Mary has requested that the daily message be given each day to the world. It is read nightly at the prayer service from her Image Building in Clearwater, Florida, U.S.A. This is according to her request. All attempts will be made to publish this daily message to the world at 11 p.m. Eastern time, U.S.A.


We acknowledge that the final authority regarding these messages
rests with the Holy See of Rome.


I appear my children on this former bank building in Florida, Our Lady Clothed with the Sun.

October 23, 2005

October 24th Holy Spirit Novena
Scripture selection is Day 4 Period II.
The Novena Rosary Mysteries for October 24th are Luminous.

         

Pray for Jim who had heart surgery.

 

Pray for urgent intention and all involved.

     

 

October 23, 2005

   

 

Exodus 22: 20-26

‘You will not molest or oppress aliens, for you yourselves were once aliens in Egypt. You will not ill–treat widows or orphans; if you ill–treat them in any way and they make an appeal to me for help, I shall certainly hear their appeal, my anger will be roused and I shall put you to the sword; then your own wives will be widows and your own children orphans. ‘If you lend money to any of my people, to anyone poor among you, you will not play the usurer with him: you will not demand interest from him. ‘If you take someone’s cloak in pledge, you will return it to him at sunset. It is all the covering he has; it is the cloak he wraps his body in; what else will he sleep in? If he appeals to me, I shall listen. At least with me he will find compassion!

     

 

1 Thessalonians 1: 5c - 10

And you observed the sort of life we lived when we were with you, which was for your sake. You took us and the Lord as your model, welcoming the word with the joy of the Holy Spirit in spite of great hardship. And so you became an example to all believers in Macedonia and Achaia since it was from you that the word of the Lord rang out—and not only throughout Macedonia and Achaia, for your faith in God has spread everywhere. We do not need to tell other people about it: other people tell us how we started the work among you, how you broke with the worship of false gods when you were converted to God and became servants of the living and true God; and how you are now waiting for Jesus, his Son, whom he raised from the dead, to come from heaven. It is he who saves us from the Retribution which is coming.

  

 

 

   

Matthew 22: 34-40

But when the Pharisees heard that he had silenced the Sadducees they got together and, to put him to the test, one of them put a further question, ‘Master, which is the greatest commandment of the Law?’ Jesus said to him, ‘You must love the Lord your God with all your heart, with all your soul, and with all your mind. This is the greatest and the first commandment. The second resembles it: You must love your neighbour as yourself. On these two commandments hang the whole Law, and the Prophets too.’

   

October 23, 2005 message continues

Messenger:            God gave the commandments to Moses
                        while they made a molten calf and worshiped it.

     

Exodus 32: 1-10, 15-24

The golden calf

When the people saw that Moses was a long time before coming down the mountain, they gathered round Aaron and said to him, ‘Get to work, make us a god to go at our head; for that Moses, the man who brought us here from Egypt—we do not know what has become of him.’ Aaron replied, ‘Strip off the gold rings in the ears of your wives and your sons and daughters, and bring them to me.’ The people all stripped off the gold rings from their ears and brought them to Aaron. He received what they gave him, melted it down in a mould and with it made the statue of a calf. ‘Israel,’ the people shouted, ‘here is your God who brought you here from Egypt!’ Observing this, Aaron built an altar before the statue and made this proclamation, ‘Tomorrow will be a feast in Yahweh’s honour.’ 

    Early next morning they sacrificed burnt offerings and brought communion sacrifices. The people then sat down to eat and drink, and afterwards got up to amuse themselves.

Moses forewarned by Yahweh

Yahweh then said to Moses, ‘Go down at once, for your people whom you brought here from Egypt have become corrupt. They have quickly left the way which I ordered them to follow. They have cast themselves a metal calf, worshipped it and offered sacrifice to it, shouting, "Israel, here is your God who brought you here from Egypt!" ’ Yahweh then said to Moses, ‘I know these people; I know how obstinate they are! So leave me now, so that my anger can blaze at them and I can put an end to them! I shall make a great nation out of you instead.’

Moses breaks the tablets of the Law

Moses turned and came down the mountain with the two tablets of the Testimony in his hands, tablets inscribed on both sides, inscribed on the front and on the back. The tablets were the work of God, and the writing on them was God’s writing, engraved on the tablets. 

    When Joshua heard the noise of the people shouting, he said to Moses, ‘There is the sound of battle in the camp!’ But he replied: 

    No song of victory is this sound, 
    no lament for defeat this sound; 
    but answering choruses I hear! 

    And there, as he approached the camp, he saw the calf and the groups dancing. Moses blazed with anger. He threw down the tablets he was holding, shattering them at the foot of the mountain. He seized the calf they had made and burned it, grinding it into powder which he scattered on the water, and made the Israelites drink it. Moses then said to Aaron, ‘What have these people done to you for you to have brought so great a sin on them?’ Aaron replied, ‘My lord should not be so angry. You yourself know what a bad state these people are in! They said to me, "Make us a god to go at our head; for that Moses, the man who brought us here from Egypt—we do not know what has become of him." I then said to them, "Anyone with gold, strip it off!" They gave it to me. I threw it into the fire and out came this calf!’

 


    

October 23, 2005 message continues

Messenger:       The age old disobedience of men to God's will

                            Genesis:  Adam & Eve
                            Genesis:  Cain
                            People at the time of Noah
                            People time of Moses
                            Look at the obstinacies of the Pharaoh
                                All the Plagues

                        It is a battle for man to obey God's will

Jesus speaks:    I give you the commandments
                        I give you My Word.

 

Matthew 22: 1-14

Jesus began to speak to them in parables once again, ‘The kingdom of Heaven may be compared to a king who gave a feast for his son’s wedding. He sent his servants to call those who had been invited, but they would not come. Next he sent some more servants with the words, "Tell those who have been invited: Look, my banquet is all prepared, my oxen and fattened cattle have been slaughtered, everything is ready. Come to the wedding." But they were not interested: one went off to his farm, another to his business, and the rest seized his servants, maltreated them and killed them. The king was furious. He despatched his troops, destroyed those murderers and burnt their town. Then he said to his servants, "The wedding is ready; but as those who were invited proved to be unworthy, go to the main crossroads and invite everyone you can find to come to the wedding." So these servants went out onto the roads and collected together everyone they could find, bad and good alike; and the wedding hall was filled with guests. When the king came in to look at the guests he noticed one man who was not wearing a wedding garment, and said to him, "How did you get in here, my friend, without a wedding garment?" And the man was silent. Then the king said to the attendants, "Bind him hand and foot and throw him into the darkness outside, where there will be weeping and grinding of teeth." For many are invited but not all are chosen.’

   

Isaiah 25: 6-10a  

On this mountain, for all peoples, 
Yahweh Sabaoth is preparing 
a banquet of rich food, 
    a banquet of fine wines, 
of succulent food, of well–strained wines. 
On this mountain, he has destroyed 
the veil which used to veil all peoples, 
the pall enveloping all nations; 
he has destroyed death for ever. 
Lord Yahweh has wiped away the tears 
    from every cheek; 
he has taken his people’s shame away 
    everywhere on earth, 
for Yahweh has spoken. 

And on that day, it will be said, 
‘Look, this is our God, 
in him we put our hope 
    that he should save us, 
this is Yahweh, we put our hope in him. 
Let us exult and rejoice 
    since he has saved us.’ 
For Yahweh’s hand will rest 
    on this mountain, 

   

October 23, 2005 message continues

Jesus speaks:    Rise up Jerusalem your time is come —
                            A city sleeping awakens and the
                            River flows, the crystal clear water
                            of purity —

                        Your flooding will end — the flooding
                            that destroys the place, but first
                            you will battle the waters of
                            destruction

                        No water anywhere can compare to the
                            loss of one precious soul and
                            you miss the story and eat corn
                            all day and feast on things that
                            please your appetites and
                            fill your bellies with joy —

                        Oh Jerusalem this is not about over-eating —
                            it is about over-indulgence —
                            indulging in sex —
                            willfulness —
                            covetedness —

                            searching under every rock for a treasure
                                to fill your animal cravings —

                            You were created with a soul —
                                reach for the gifts of the Spirit —
                                bake in an oven of My love —

                            Don't give into your foolish ways —
                                you give into — that consume
                                you —

                            Water is a source of cleaning —
                            But on a scale — water can be so polluted
                                as to kill —

                            Water is needed for your life —
                            Rain for the fields —
                            Grain for your food —
                            grapes —
                            oh grapes of wrath —
                            blood of fruit —
                            oh you blind men —
                        Do not see how much I love you
                            But you must obey and
                            Taste of My fruits —
                            Feast of My fruits —
                            Feast on My milk and honey —

                        Go to the trough I provide and drink —
                            from My well — (not Jesus and Mary's well
                                                        in Florida)

                        I give you My water to cleanse you —
                            you dirty My streams with sin —

                        What about the lock —
                        Will your pollution ever stop and
                            you open your heart to My burning love.

                        My letters of love I give you —
                        My Body and Blood in the Mass —

                        Oh reach for the fruits of heaven.

    

 

 

 

 

 

     

 

October 23, 2005 message continues

Jesus speaks:    When night dances on the dark Sea —
                            is it any less beautiful, than when
                            the wind of day dances on the lighted sea —

                        Or is it you just can't see the beauty because
                            of the darkness of night —

                        Autumn leaves do not go away at night
                            you just don't see them growing
                            old in the night light — little light
                            and mostly darkness —

                            but should I call it light at all —
                            when it is really dark, but it isn't black —
                            it may be lighted by the moon and stars and
                            some nights more black and some nights
                            more light so —
                            I call it night-light because there is
                                some light in the night, even though
                                it is little.

                        Can you comprehend pollution in the water,
                            a little, a lot, a pure lake used
                            for you to drink to sustain life —

                        An ocean scene of beauty

   

 

 

 

 

 
a wave of destruction

 

October 23, 2005 message continues

Jesus speaks:    I am the maker of you —
                        I am the maker of the stars of night
                            the luminaries in the sky —
                            the water in the basins —
                            the green leaves of summer —
                            the autumn leaves of fall —

                        I treat you so gently with love and yet you
                            do not comprehend My ways and
                            My love —

                        You are mortal men —
                            coming like helpless babies lying on your backs and

                        Many have forgotten their Father —
                            God who rules the world —
                            Oh mere creatures you are and
                            I have raised you to heights of
                                such prominence and
                            you lower your status with your
                                dark ways. 

 

 

October 23, 2005 message continues

Jesus speaks:    This is My Movement and
                        When you go to the Eucharist and pray
                            My prayers

 

 

   

October 23, 2005 message continues

Jesus speaks:        I promise great gifts —
                                           great grace —
                                           great insight —
                            to experience My life more deeply —

                            Oh little chickadee —
                            Help Me —
                            This is My Movement
                            Listen

                            Does the world need more of your
                                suggestions —
                                the suggestions of men —

                            Pray My prayers

   

Prayer for Union with Jesus

    Come to me, Lord, and possess my soul. Come into my heart and permeate my soul. Help me to sit in silence with You and let You work in my heart.

    I am Yours to possess. I am Yours to use. I want to be selfless and only exist in You. Help me to spoon out all that is me and be an empty vessel ready to be filled by You. Help me to die to myself and live only for You. Use me as You will. Let me never draw my attention back to myself. I only want to operate as You do, dwelling within me.

    I am Yours, Lord. I want to have my life in You. I want to do the will of the Father. Give me the strength to put aside the world and let You operate my very being. Help me to act as You desire. Strengthen me against the distractions of the devil to take me from Your work.

    When I worry, I have taken my focus off of You and placed it on myself. Help me not to give in to the promptings of others to change what in my heart You are making very clear to me. I worship You, I adore You and I love You. Come and dwell in me now.

-God's Blue Book, January 17, 1994

      

 

A Prayer for Intimacy with the Lamb, the Bridegroom of the Soul

     Oh Lamb of God, Who take away the sins of the world, come and act on my soul most intimately. I surrender myself, as I ask for the grace to let go, to just be as I exist in You and You act most intimately on my soul. You are the Initiator. I am the soul waiting Your favors as You act in me. I love You. I adore You. I worship You. Come and possess my soul with Your Divine Grace, as I experience You most intimately.

 

 

 

     


  

A Prayer before the Holy Sacrifice of the Mass

    Let me be a holy sacrifice and unite with God in the sacrament of His greatest love.

    I want to be one in Him in this act of love, where He gives Himself to me and I give myself as a sacrifice to Him. Let me be a holy sacrifice as I become one with Him in this my act of greatest love to Him.

    Let me unite with Him more, that I may more deeply love Him. May I help make reparation to His adorable Heart and the heart of His Mother, Mary. With greatest love, I offer myself to You and pray that You will accept my sacrifice of greatest love. I give myself to You and unite in Your gift of Yourself to me. Come and possess my soul.

    Cleanse me, strengthen me, heal me. Dear Holy Spirit act in the heart of Mary to make me more and more like Jesus.

    Father, I offer this my sacrifice, myself united to Jesus in the Holy Spirit to You. Help me to love God more deeply in this act of my greatest love.

    Give me the grace to grow in my knowledge, love and service of You and for this to be my greatest participation in the Mass. Give me the greatest graces to love You so deeply in this Mass, You who are so worthy of my love.

-God's Blue Book, December 27, 1995

  

October 23, 2005 message continues

Jesus speaks:        Come to the tabernacle

                            Read My letters of love   

 

         

    

October 23, 2005 message continues

Jesus speaks:        Pray the rosary and meditate as I
                                instruct you ——

                            I am with you

                            Pray the rosary as I have instructed

     

  

  

 

October 23, 2005 message continues

Jesus speaks:        Listen to Me —

                            Spread the word I give you —

                            I am God

  

  

A message for the Earth from Jesus

January 22, 1998

    I am the Good Shepherd, these are My prayers, the prayers I give to help renew the Church and the world, all prayer chapters are asked to include these prayers (found in the Shepherds of Christ Prayer Manual). As My Apostles and Shepherds I ask you to encourage all existing Chapters to try to encourage all existing prayer groups to pray the Shepherds of Christ prayers. Encourage all Churches to pray these prayers. It is most urgent that the people of this earth concur with the Father's wishes to begin Prayer Chapters. This is an urgent request from the Good Shepherd. The flock will become one when they have given their hearts to Jesus and Mary. Encourage all priests to pray the Shepherds of Christ prayers. Your world will be lighted with great light as the people of this earth pray these prayers.

    My promise is this to you My beloved earth: When you give your heart to Me and spread the devotion to My Sacred Heart, I will write your name In My Heart. I promise to give the greatest graces when you pray these prayers for renewal of the Church and the world and take all who pray them deeply into My Heart. The prayers I give will bring about the reign of My Sacred Heart and the triumph of Mary's Immaculate Heart. I am Jesus Christ, this is My message of January 22, 1998, Please circulate this message to your world. I am the Good Shepherd, I know Mine and Mine know Me and they follow Me. Grace My Shepherds, I will give you the greatest graces for spreading these words to this earth and to your Church. I love you, I am Jesus Christ, the Son of Man, it is the Plan of the Father that Prayer Chapters are begun immediately and the Priestly Newsletter is given to all priests. The Voice of the Good Shepherd speaks through it.

end of January 22, 1998

        

Novena to the Infant of Prague
(to be prayed hourly if possible)

 
          O Jesus, who said, "Ask and you shall receive, seek and you shall find, knock and it shall be opened to you," through the intercession of Mary, Your most holy Mother, I knock, I seek, I ask that my prayer be granted. 

          O Jesus, who said, "All that you ask of the Father in My Name He will grant you," through the intercession of Mary, Your most holy Mother, I humbly and urgently ask Your Father in Your Name that my prayer be granted. 

          O Jesus, who said, "Heaven and earth shall pass away, but My word shall not pass," through the intercession of Mary, Your most holy Mother, I feel confident that my prayer will be granted.

  

      

         

A rosary can be used to pray for healing. It is powerful to unite our prayers to the Holy Sacrifice of the Mass and pray through the powerful intercession of Our Lady of Clearwater.

In times of trouble, for special prayer, we can use our rosary and pray as follows.

A Rosary for Healing or for Someone with Cancer.

On one Hail Mary bead or as many as you desire, say: 

May God heal                     through the intercession of Our Lady of Clearwater and Fr. Carter in union with the Mass and all the Masses being celebrated around the world.

Pray the Hail Mary or Hail Mary's then pray this after the Hail Mary.

May the cancer be uprooted and thrown into the sea.

We believe with all our hearts.

After the Glory Be— pray the following petition.

May                     be healed through the intercession of Our Lady of Clearwater and Fr. Carter if it be the holy will of God.

                

   

February 22, 1995

Stations of the Cross

 

1. Jesus Is Condemned to Death 

Jesus speaks:  My dear child, with angry hearts and hatred on their faces, they poked at Me and condemned Me to death. I stood so silent, My hands tied, in perfect peace, because I knew the Father's love. I knew the Father's Will. You too will stand your trials in perfect peace, the more you realize the immense love the Father, Son and Holy Spirit have for you. Pray to the Spirit to transform you more and more into My image and, through this transformation, you will be led ever closer to the Father. Oh, how I love you!
  

                     

 

2. They Give Jesus the Cross

Jesus speaks:  They gave Me a heavy cross, laden with the sins of the world. They placed it on My shoulder. It was so heavy I felt as if My shoulder would break. I ask you to carry little crosses, to experience little pains. I could not remove this cross from My shoulder. The weight was unbearable. It is through My suffering and death that you receive new life. It is through your sufferings this day that you will grow in your life with Me. Oh, child, I loved you so much that I took up the cross of salvation. I love you. Please realize that I am talking to you here. To My death I loved you. Oh, how I love you!

 

 

3. Jesus Falls the First Time

Jesus speaks: The cross was so heavy I could hardly walk. I held on to My cross for greatest love of you and in compliance with the Will of My Father. It became so hard to walk! The cross was so heavy! I fell. I fell and the cross fell on Me. They poked at Me, they struck Me, they demanded I get up. The pain from the instruments they used to poke Me and strike Me was so great! I somehow managed to get up.

When you fall under the weight of your cross, come to My Eucharistic Heart. I am no less present in the tabernacle and in the Eucharist than on the day I carried My cross. I wait with the same love that I had for you when I carried this cross and suffered such agony. Oh, how I love you!
  

4. Jesus and Mary Meet

Jesus speaks: I saw the face of My beautiful Mother. She was weak, her face reddened and full of tears. I saw her tender heart, her love, her anguish, her pain. I saw My dear Mother Mary. My Heart was comforted by the sight of her, but torn by her suffering.

Mary speaks: As I looked into the eyes of my beloved Son, I saw His love. His head, bleeding and wounded. His body weak. His clothes covered with blood. I looked into His eyes and I saw His love for you. I call out to you today. I appear today with a face full of anguish and tears. I appear to call you back to the love of my Son. See through my eyes, as I peer into His eyes, the love He has for you this day to give of Himself for you. Oh, He loves you so much, my little children. See through my eyes the love of my Son. Oh, how He loves you!
  

5. Simon of Cyrene Is Forced to Help Jesus Carry His Cross

Jesus speaks: The cross was so heavy I could not move. My persecutors became angry and forced a man to help Me. The cross was so heavy the two of us could barely move it. How is your cross today? Does it seem so heavy you cannot go on? I am forever watching you. When you are suffering the greatest, I am very close to you. It is in immense suffering that you realize My great love for you. Pray for grace to do always the Father's Will. Pray for grace to grow in your knowledge and love of Me.

 

6. Veronica Wipes the Face of Jesus

Jesus speaks: My face was covered with blood. From the crowd Veronica came forward with a cloth to wipe My face. On the cloth I gave to you an imprint of My bloodied face. This, My children, remains with you this day as a sign of My immense love for you. But more than any cloth, look beyond the visible consecrated host. I, Jesus Christ, the Son of God, remain with you, Body, Blood, Soul and Divinity, in the Eucharist this day, waiting and longing to be with you. Oh, how I love you!
  

7. Jesus Falls the Second Time

Jesus speaks: Oh, dear ones, the road became harder and harder to walk. The cross was becoming heavier, My body weaker and weaker. My shoulders and arms hurt so much! My head throbbed as I walked. The blood came from My body, from My head to My feet. I was covered with open wounds. I could not go any farther. I stumbled and fell. Again they poked at Me, only harder, and with such hatred they kicked Me. Such vileness in the hearts of men! My greatest agony was not the agonies of My body, but the agonies of My heart for the love I have for all My precious souls. I loved them so dearly. I loved those who persecuted Me. Oh, how I love you!  

 

8. Jesus Meets the Women of Jerusalem

Jesus speaks: The women came to Me with their children, their tender hearts crying and wanting to comfort Me. I saw their love, their care. I saw the coldness of men's hearts for all time, the hatred, the anger, the sins, all the souls that, despite all of My sufferings and death, would be condemned to eternal damnation. I told the women to weep not for Me, but for themselves and their children. My greatest agonies were the agonies of My Most Sacred Heart. Oh, how I love you!
 
  

9. Jesus Falls the Third Time

Jesus speaks: I fell hard the third time. I was so weakened I could not go on. My body collapsed under the cross from such exhaustion! My child, My child, My greatest agonies were not the wounds to the body. They were the wounds I experienced to My heart. Do you know a little more now how I love you? It is in meditating on My Passion and death that you will realize My immense love for you. When you fall, when you struggle, I give you the grace to get up. I never give you more than you can handle. Your strength will come from Me. Come to My Eucharistic Heart. I am waiting for you this day. Oh, how I love you!

   

10. Jesus Is Stripped of His Garments

Jesus speaks: They took Me to the hill to crucify Me. They angrily stripped Me of My garments. They took off My clothes to whip Me. They had covered My bloody wounds with a dirty purple robe. Now, total surrender-they took off My clothes. I showed you the way to surrender, always complying with the Will of the Father. It is in living in His Will that you will have peace and joy, and life eternal some day. Oh, how I love you!

  

 

11. They Nail Him to the Cross

Messenger: See Mary as she holds the little Baby Jesus. See her as she washes His tender hands and feet. See her now as she watches as they pound into those same hands and feet the gigantic nails that fix Jesus to the cross.

Mary speaks:
Oh, my dear ones, my heart was torn in my chest as they nailed His hands and feet to the cross. I ask you this day to walk the Passion with me and see through my eyes the love He has for you. He truly was nailed to the cross.

Jesus speaks:
They pounded the nails into My first hand, then they stretched My body and nailed My other hand. The blood poured from these wounds that went totally through My hands. My pain was so immense, but then they nailed My feet! You do not know what pain I suffered, My child. My children, My children, for each one of you I suffered this pain. Oh, how I loved you!

 

12. Jesus Dies on the Cross

(Silence.)

Messenger:
He hung for three agonizing hours on the cross against the darkened sky. His greatest agonies were not the agonies of His body, but those of His Heart for the great love He has for each and every soul.

Jesus speaks:
I gave Myself to you, My dear ones. I gave My all. I hung with My arms spread in total surrender. My head was punctured; My hands and feet were nailed to the cross. I gave Myself to you. I give Myself to you this day in the Eucharist. I give Myself to you. I, God, give you Myself! What more do you want?

Song:
Oh, burning Heart, oh, Love divine, etc.

Messenger:
They pierced His Heart with a lance and what flowed forth was blood and water, the sacramental life of the Church, water for Baptism and blood for the Eucharist. His life, death and resurrection live on in the Church this day.
  

 

13. Jesus Is Taken Down from the Cross and Placed in the Arms of His Mother

Messenger: His totally lifeless body was placed in the arms of His most loving Mother. As she had held the little baby body in her arms, she now received His bloodied, bruised body in her arms. This is how He obeyed the Father's Will. Jesus gave His life for us. The Father gave His only Son because He loves us so much. Mary, His Mother, our Mother and the Mother of the Church, is forever by His side. See Jesus in the arms of His loving Mother under the cross. This is love.

Mary speaks:
I held His lifeless body in my arms. See through my eyes the love He has for you this day. He gives Himself to you today in the Eucharist. He loves you so much!

 

  

14. Jesus Is Locked in the Tomb

Messenger: His enemies rolled the stone up to the tomb and were pleased to have buried Jesus. Mary, outside the tomb, wept bitterly. The cold reality that He was dead! But death has no power over Jesus for on the third day He rose, triumphant, from the tomb! We are partakers in His divine life. Death has no power over Jesus. He is with us this day. He comes to bring us life to the full. He loves us so much!

  

   

     

July 8, 2005

Stations of the Cross

 

                            1) Jesus is condemned to death -

Jesus speaks:       Stand your trials -
                               for days will come when you will
                                   be misunderstood and persecuted
                                   for doing My work

                               and you will want to run away and
                                   you will be unable to run away,
                                   but your suffering will be immense.

  

                        2) Jesus bears His Cross

Jesus speaks:       I took the cross willingly and you
                               too can accept the crosses I
                               give you willingly.

                           Some will come to you with a short-cut -
                               there is no short-cut -

                           You must love your God with your
                               whole heart, your whole soul and
                               your whole being.

                           You must want to serve God more
                               than yourselves.

                           What you do is to serve and love God - to
                               be ambassadors of My Sacred Heart -

                           You must want greater holiness and
                               work on your imperfections -
                               the devil will work through your
                               imperfections - you cannot live a
                               lie, be jealous, prideful, envious,
                               angry, lustful, slothful and
                               survive his attacks alone - you
                               must want only My Will -

   

                        3) Jesus falls the first time -

Jesus speaks:       I fell under My cross and My chin
                               hit the ground, the cross fell
                               so hard on My Body - I was wounded
                               deeply from the first fall -
                               My Body was a bag of wounds,
                                   My bones crushed, My Blood
                                   was spent - for your sins -
                                   You will be tested as never before -

                           Oh put aside your anger, how can I
                               work through you when all you
                               care about is if your were right -
                               You could go in the corner and cry -
                               "I am right" I watch your motives
                               for behavior, manipulating others
                               because your feelings are hurt,
                               you are wounded -
                               I am disgusted -

                           I show you My Bloody face -

                           I show you My battered body -

                           I got up again and again -

                           Oh I should sing a song to you
                               so you can manipulate others
                               and block My work -

                           You are your focus and your old
                               wounds carry you into a fog
                               in which you operate almost unconsciously
                               blocking My work -

                           You don't even listen to My messages
                               anymore - you have turned
                               these gifts to service for your
                               imperfect ways

                           The Blood poured out every pour of
                               My Body -

                               You cry when you come to the
                                   Mass
                                   "Oh poor me"
                                   Satan has a wrap on your
                                   emotions - so you miss
                                   the opportunity to pray
                                   deeply at Mass - you can't
                                   get off yourself and your
                                   angry heart - I fell 3 times -

                                   I got up for your sins -

 

                        4) Jesus meets His Mother -

Jesus speaks:       I saw her beautiful face - she was
                               covered with tears and her face
                               swollen from her suffering -
                               her eyes were big and her flesh
                               puffed up from her anguish -

                           She looked at Me - she saw the
                               Blood on her child - she
                               looked into My eyes and My
                               Heart being one with her was
                               filled with the greatest anguish
                               of all -

                           I did the Father's will - I could
                               have stopped it for her, but
                               it was God's plan that this suffering
                               continue -

                           The New Adam, the new Eve
                               Did always the will of the Father -

                           See us - see Me carrying the tree
                               they hung Me on -
                               the New Adam, the New Eve

                           See Adam and Eve in the garden under
                               the tree -
                               Eve wanted to be smarter than God -
                               Eve and Adam disobeyed the Father
                               Adam and Eve were prideful
                               Adam and Eve were sinful

                           I watch you give into the weaknesses -
                               I watch your pride, hatred, anger,
                               lust -

                           Mary saw Me - the New Adam pay for
                               your sins

                           I saw My Mother cry -

                           I cried bloody tears -

                           I could have stopped it all,
                               but I watched her suffer
                               and I did it, I always
                               did the Father's will -
                               Mary did the Father's will

                           You are given sufferings and how
                               do you act -

                           Adam and Eve were greedy, prideful,
                               disobedient - THEY sinned

                           I give you the tree in Clearwater -

                           My Mouth is a branch -

                           Your sins -

                           I paid for the sins of your tongue
                               as I hung on the tree

   

April 5, 2004

 

Jesus speaks:       I paid for your sins -

                               I am the tree of life -

                               I am the vine - you are the branches

   

 

    

  

                        5) Jesus is helped by Simon

Jesus speaks:       Today so many think that they
                               don't need any help -

                           They want to be chiefs -

                           They want to be heads -

                           They don't need to be one body
                               working on a mission -

                           My convents, My seminaries
                               are almost empty -

                           Everyone is wanting to be a
                               chief

Messenger:        Simon was made to help Jesus
                               carry His cross

Jesus speaks:     Why are you even above My
                               mission given to you to
                               help promote My Kingdom -

                           You want to promote your kingdom -
                               you want to be king -
                               they wanted Barabbas
                               they crucified Me -

                           You do this to Me today -
                               you crown My head with thorns -
                               you have taken the gold crown
                                   for yourself -

                           I am the King of heaven and earth -

                           I remain truly present in the Eucharist -

                           Without priests - you will not
                               have the gifts you once had -

                           Why won't you listen to Me and
                               pray My prayers ———

 

                        6) Jesus and Veronica

Jesus speaks:       My face was covered with Blood -

                           Veronica had a treasure on
                               her cloth

   

 

Jesus speaks:       You had a treasure on the
                               window in My garden
                               you do not even recognize
                               the gifts given to you there.

 

April 5, 2001

         

Jesus speaks:       The New Adam appeared in
                               the garden -

   

February 5, 2001

 

Jesus speaks:       the New Eve - the Lady
                               clothed with the sun

 

  July 5, 2000

 

July 5, 2000

      

   

                        7) Jesus Falls a second time

Jesus speaks:       Oh I fell again -

                           I was so weaken -

                           The cross fell so hard I could not
                               move under its weight -

                           They hit Me -

                           Poked Me

                           Kicked Me -

                           I watch your world today -
                               how many are even willing to
                               suffer for the gift of the priest -

                           I ask you to pray My prayer manual -

                           Some have removed My little red
                               book from the racks -

                           How sick is this to block prayers
                               in America, praying for the
                               priests, the Church and the
                               world

                           And watch your Churches close -

                               your seminaries and convents
                                   like empty tombs -

                           The Eucharist is the greatest gift
                               I give you today on earth and
                               you, many of you, don't care -
                               it is fading fast from you

                           Persecute your priests, talk about
                               the Church, disobey the
                               commandments, I bled, I fell,
                               My Body was torn and it was
                               you who whipped Me at the pillar
                               with your sins of ingratitude -

                           I watch you put yourselves on My
                               throne in My Churches -

                           Our Lady of Clearwater appeared
                               in rainbow color that you
                               would remember the sign of
                               the Rainbow -

 

Genesis 9: 13-15

I now set my bow in the clouds and it will be the sign of the covenant between me and the earth. When I gather the clouds over the earth and the bow appears in the clouds, I shall recall the covenant between myself and you and every living creature, in a word all living things, and never again will the waters become a flood to destroy all living things.

 

     

                        8) Jesus speaks to the women

Jesus speaks:           I spoke to the women who were
                           weeping for Me -

                               I speak to you today - weep for
                           your children America that will
                           have very few priests -

                               This is My Movement - pray
                           these prayers and watch your
                           Churches change -
                               Expose the Eucharist
                               Speak of My Intimate Love
                                   in the Blue Books

                           11 years ago I gave this message

 

 Picture of the Sacred Heart of Jesus

I Want My Priests to Come Back

January 17, 1994 3:40 a.m.

Jesus:  You know I am He Who lifts you up. In one second I can turn your feelings around and lift you up. Constantly pray to Me. You need Me through these times. Remember, I truly died for you on the cross. Remember, little one, I have chosen you to write to Me. Do you think I will ever abandon you? I am a God who truly loves His people. I love you with such ardent love. You must never doubt.

    Look into My face and see My gentleness. I am the kindest of all hearts. I am He who knows how to love with such love. Become totally lost in My arms.

    Do you think Satan will not taunt you? Put him behind you. You are being guarded by God and His heavenly court. Walk in My ways and the angels walk with you on your path. You are escorted on your way and you are never alone. You are guarded as a precious treasure that is being transported to another place.

    You need to put all your cares in My hands. You are developing true trust when you let go and let Me take over. Keep trusting and silence the ugly prompting of Satan who wants you to worry about useless things. Quit worrying and pray and play with your children. I am telling you there is so much peace and grace gained by private prayer with them. I will tend to all the details of your life. Do not worry for one moment. Put your life in My hands. I am here, little one. Read this message and all of them over and over again.

    You need to go to the Blue Book for your answers. Your answers are found there. I never leave your side. God is guarding you. Just continue to have a union with Me all through the day. All the prayer time alone with Me in one day is not enough. I want you in constant prayer.

    Turn to Me and My Blue Book. This will help many priests to come back and sit before Me in private union with Me. When priests come back to the tabernacle, the flock will begin to be led back to His altar. Priests need to read these letters. They are the preachers. If they do not value their own relationship with Jesus, if they are being led away from Me with busyness, they will not preach the intimate love of Jesus. They are so busy, but it is like throwing out the baby with the bath water. I am the center and their relationship with Me is utmost.

    The priests need these messages. They need to have an intimate, close union with Me. They should be preaching "time in front of the tabernacle." They should be preaching My intense love for My people and how I have so much to give. Some sermons are so complicated--yet nothing about union with Me in the Eucharist and in front of the tabernacle.

    I want My priests to come back and pray before My tabernacle. I want them to read these messages and make Jesus the Center of their lives. When they are led back to Jesus, they will lead the flock home. Priests need adoration every day for at least an hour. I don't care how busy they are. None of it matters if they are not spending time in private prayer alone with Me. They need to come and get their supplies. They need to quit thinking they are doing it and turn back to turning their lives totally over to Me, to totally letting their burdens and busy lives off at the foot of My cross and letting Me lead the way.

    There is not one priest who has so much to do that he cannot do private adoration daily. When the priest comes back to the power in the Eucharist and the tabernacle, the congregation will turn to God for their troubled hearts. Satan has led priests away from Jesus. They are so busy they cannot do all their work, but this must all take second place to praying silently before God and reading His words. These letters will help many priests to come back and be intimate with Jesus.

    All the rituals, all the upkeep of the churches, all the little details, and the King of Glory sits alone! You have thrown out the baby with the bath water. You are missing the boat.

    I want the priests to read this message. Where is the reverence after Communion and who has even heard it mentioned in the church? Private union with Jesus! What an honor! I have all you need. Come to Me and I will give you rest. I am all powerful. I have all the power. I am hyper--vigilant over your lives. I guard you. Quit trying to do it yourselves. Become selfless and let Me possess your souls.

    Have the priests spread these messages. Read them in church. I want adoration of the Eucharist back. I want people to know I am God and I am coming to them in Holy Communion. I want the Blessed Sacrament exposed. I want My churches open. Union with Jesus, the love of Jesus, trust, faith, love for one another, love of God--I want all of these preached from the pulpit!

    I am the Alpha and the Omega. I want My people to be led back to the center, which is Jesus. Pray for your priests. They are under attack. If Satan can wreck the family, the priests, the children, he has it made.

    You are under attack, My beloved priests, and you, in your busyness, are being led away from your union with Jesus. Bring yourselves back to Me and let Me give you My love. I am indeed the bridegroom of your souls. I wait for My beloved ones at the altar. I long for private union with all My beloved ones.

    Come to Me, all who labor and are heavily burdened, and I will give you rest. Come and be lifted up to heights you never dreamed possible. I am God. Put your lives in My hands. Let Me run your life. Quit running amok. You have lost your way and are running down the wrong road. Bring your lives back to Jesus in the tabernacle.

    The world is getting farther from God every minute. Read the messages at prayer meetings. Spread them by word of mouth. The time you waste is valuable. These words are not meant to be saved. Spread them here by any means possible. I want them out, I tell you! If someone wants to read some messages, give them to them and let them read them at prayer meetings. There is no secret here. They are from Me and I want them out. I want you to speak. A lot of your discontent is in sitting around with all these messages and not spreading them. Tell your friends to speak. Speak My words here. You don't have to mention the source. Spread the messages. You are not what is important. The messages are. You will be exposed. Don't worry who knows, but don't spread your own story. Spread the messages. Like ripples on a pond, the love of God will be spread throughout the land. I have so much to give to My hurting ones. I am your God. I died for you out of deepest love. I have come in these messages to lead you back home.

    Quit worrying of details. I am He Who runs the show. Pray for guidance every day. Spend one hour in front of the tabernacle. You cannot do in a million years what I can do in one moment. Quit relying on yourselves. You are only pushing buttons. When you are fixed in Me, the right door opens. When you go it alone, you have a hard road to walk. One hour in private adoration. Be silent or read the Blue Book. Your life will become uplifted by My teaching and you will sail a blue sky.

    Spend time in silence and some in reading My words in front of Me. I am talking to you in these letters. What power, to read them in front of the tabernacle! You can't go it alone. You need My help. You need your supplies. But you must come and get them! You are following your tail around if you do it alone. I am He Who can do all this. When you realize My power in adoration, your lives will change. As long as you are too busy you will have a hard time. The soul craves this union with Me.

    Lead the priests back to adoration and the people will follow. Our leaders have become too busy for adoration. This is the key, the key to unlock the doors to the world's problems. It is found in front of the tabernacle, at daily Mass and Communion. Do the priests ever preach any of this? You have forgotten your center, Jesus, in the Eucharist! All the power is found in Jesus. You have all that you need and you walk about and decorate My churches and clean every speck of dust and repair My pews and carpet My house and fix My organs but you walk about and miss the King of Glory who sits there all alone! Spread the messages on the tabernacle. I want them out!

Prayer for Union With Jesus

Come to me, Lord, and possess my soul. Come into my heart and permeate my soul. Help me to sit in silence with You and let You work in my heart.

I am Yours to possess. I am Yours to use. I want to be selfless and only exist in You. Help me to spoon out all that is me and be an empty vessel ready to be filled by You. Help me to die to myself and live only for You. Use me as You will. Let me never draw my attention back to myself. I only want to operate as You do, dwelling in me.

I am Yours, Lord. I want to have my life in You. I want to do the will of The Father. Give me the strength to put aside the world and let You operate my very being. Help me to act as You desire. Strengthen me against the distractions of the devil to take me from Your work.

When I worry, I have taken my focus off of You and placed it on myself. Help me not to give in to the promptings of others to change what in my heart You are making very clear to me. I worship You, I adore You and I love You. Come and dwell in me now.

end of January 17, 1994 message

      

Jesus speaks:       12 years ago I gave this message

 

Picture of the Sacred Heart of JesusMy True Presence

December 29, 1993

Jesus speaks: I am the Good Shepherd. I know Mine and Mine know Me. I am one Who goes before you. Pave the way for the Lord. He is mighty and deserving of all praise and Holy is His Name! His might goes from generation to generation on those who fear Him. He raises the lowly to new life and the rich He sends away empty.

Prepare His way. As one crying in the desert, prepare and make ready a path for the Lord. At His name, every knee should bend and all should be attentive to His coming. I am Jesus, Son of the Living God. I come into your midst, not as a king adorned in splendor, but as a helpless little baby. I do not carry My might in front of Me. My might is there without any ado.

I am He Whose boot strap you are unworthy to tie, but I come and give Myself to you. I am a God of might, but one Who loves you so much that I come and dwell with you. I enter into your bodies in Holy Communion. I do not blare the trumpets and roll the drums, but nonetheless am I mighty and nonetheless am I the true King of heaven and earth!

My love for you gives you such dignity, My little ones. Why do you go about wailing for all you're worth when I give you worth. So much worth by My Communion with you. I come and I dwell by your side. I enter your body. I remain waiting for you in the tabernacle and you miss the great dignity that I bestow on you. Wake up, My people! The King of Glory is in your midst. He awaits you in the tabernacle. He waits for you to come and be in Communion with Him at Mass. And you sleep, you follow roads that lead you to empty treasures when the priceless treasure waits you at Mass!

Ready your hearts for the coming of the Lord. Be not numb to this event. Be wide awake and knowledgeable of what transpires at the altar. Bread and wine are changed by the priest into the Body and Blood of Jesus. He is the Savior of the World. He loves you so much that He comes to you every day in Communion and you, little ones, choose other things! Oh, how blind and numb My sick children are. You are missing the most valuable treasure. I await you at every Mass. Why is My church not packed for what transpires here? Concerts are packed. Ball games are packed. Big bucks for the false idols! And what for the King of Glory? An empty church!

My heart is sad, sad, sad, little ones. I come and wait for you here. Tell your brothers about My love for them. You come empty, you leave full. Tell My brothers that Jesus Christ, the Son of God, is present at Mass and He enters your bodies. Many Catholics go to Mass every Sunday and have no idea of the significance of the Holy Eucharist. My heart is aching. They receive Me. Then, with the same tongues, they leave the church rattling senseless things. I am God, you silly children. I am God and I come to you on your tongue. Tell your friends how honored you are. No stars could compare to God. They are mortal beings and their concerts are packed. Ball games are honored as a god.

Your time is not yours. It is My time and I loan it to you to work for Me. America, you have made sports a god! You have made sports stars gods, singers gods! You pack the house and the honor awaits mortal beings, but the Son of God sits in an empty church! For the few who want to sit with Me the churches are locked. Open My churches up. I want My people to come to Me and sit with Me. The few who do know the significance have to drive so far to sit with Me.

Not even My priests know how important the tabernacle is. They need to realize I am truly present there and that I wait for My loved ones to come and sit with Me. To lock Me up is not to treasure Me. To treasure Me is to make Me available to all that want to come.

Preach My love from the housetops and boast My words from every rooftop, "Jesus, Lord, awaits you in the tabernacle. He is in the church, truly present there, waiting to give you His love!" Please do not guard Me so well. I am so guarded no one can come to Me. What a setup! I sit and wait and lament My loved ones' presence with Me and the few who would come cannot get in! I am truly present in the tabernacle.

I do not want to be locked up. I want you to come and let Me pour My gifts out to you. I want to give you supplies for a sick world. Everyone should come and be with Me every day, sit in silence and let Me work in your soul. What might for you, little babies! Jesus waits to shower you with His love.

After Communion people run from the church. They receive God on their tongues and in their hearts and they are out lickety-split. Where do they go so quickly from the Son of Man, Who is God? You turn your backs. You run away like in a race, a race for nothingness, and the bridegroom of your hearts is ignored. Think of a bride running away to K-Mart two minutes after her wedding. "What could be so important?," you ask. "What is wrong with her head!?"

Little ones, what is wrong with the heads of My faithful who attend daily Mass and do not know they still have Jesus, the Son of God, in their hearts when they run to the food stores. There I am going up and down the grocery aisles while they make useless conversation-right outside the church-while I am still actively in their chest!

Tell your brothers about Communion. It has become an insignificant event! I am God and I am in the host you receive. God, God, God. Where is your honor for this King? Where is your head? I, Jesus, Lord, am in your hearts and you run from the church to pump your gas. Such indifference! Such disrespect and irreverence! I am God, My loved ones. I am the bridegroom of your soul and you leave the wedding for a trip to the gas tank. I am so offended. I, in My great love, come to you. God enters you and you run from My altar with such irreverence! Believe Me, nothing you do all day will compare to the Son of Man in your breast. I am God and I enter your body and you are so irreverent. You don't even know what treasure you possess.

Get this message out about My True Presence. Tell them, My faithful ones, that I am very displeased by their indifference to Me in Holy Communion. Stay and sit with Me. Sit in silence after Communion. My magnetic attraction draws you to the altar, then you miss the most important event in your day. It is your union with Me, your silence after Communion, your quiet resting in My arms, that will change your life. I am so loving and I long to dole out My gifts after Communion.

Know, My loved ones, Jesus, Son of the Living God is there the same as He was the day He died on the cross, and you walk away with Him Who loves you so much in your breast.

Sit with Me. Be silent. Spend time with Me after Communion. You do not talk to Him Whom you love. You just melt into each other's arms. Let Me join My heart to your heart after Communion. Don't ever run from the church. I am God, truly present there. All you faithful, become aware of My True Presence in Holy Communion and in the tabernacle. Tell all about this and how I am there out of such love and I have so much to give them.

If I, Who am God, came and was born a helpless baby, a human being; if I, Who am God, died a brutal death for you with full knowledge of all My sufferings before I did it; if I, Who am God, rose from the dead and then ascended into heaven to My Father; if I, Who am God, am present in the tabernacle and Communion and if I love you so much as to go through all this for you, then why do you not realize what I, Who am God, would give to you when you receive Me and sit in front of the tabernacle!

I am God!! What is wrong with your heads! Tell My people the treasure you possess. All else here is empty. I am Who am. I am God! I dwell among you and you run to worship other gods. God is not far off. He is in your midst as a prisoner of love and He awaits you in all your unworthiness. But you are dumb! You look for empty treasures and you find empty treasures. In your emptiness you begin an avid search for the answer to a stalking soul, when the treasure you seek is God and He longs for your union with Him!

Tell your brothers they thirst for God and He is waiting. Quit your idle pursuits, your empty hearts. Crave the Savior. You turn your backs and search a barren desert for that which is right in front of your face!

It is in making known God's True Presence in the Eucharist that much healing takes place. Many starving souls are fed for the first time when they realize that Jesus, God, is truly present there! They have given lip service to Jesus in the Eucharist, but have no idea in their hearts what a treasure they possess. Spread the doctrine of the True Presence. Make My love and My availability known to your blind brothers. Bow yourselves before My altar. Be in awe of God, truly present there. Kiss My sanctuary. Don't ever talk in church about anything. Respect God Who is there. Have reverence for Me in My tabernacle. Kiss the floor. Bow. Be reverent!

You must speak about this every chance you get. When people take time to be with Me, then I can change their hearts. Tell all who go to Communion about what a treasure they possess. Pray for your brothers. It is your goodness that pleases Me. I will hear your prayers, spoken from a good heart. Strive after holiness and strive to please Me every minute. Your devotion pleases My aching heart. Do not falter in your love of Me. Let it grow with Me in Communion and in front of the tabernacle. Silence is the key. Be silent and be with Me, little loved one.

end of December 29, 1993

 

 

Picture of the Sacred Heart of Jesus

The Bridegroom Awaits

 

December 27, 1993 - 4:00a.m.

Jesus speaks:Dear child, the Son of Man waits and you sleep in the night. I wait for you and you sleep. You know I am waiting and you are dead in your bed. Awake, My little one, when I call. You must not give in to the desires of the body. I care for your needs. Your strength comes from Me. Jump from your bed, sound the trumpet and arise, for your Savior comes in the night to bring you a message for all His children. Ready yourself, for I do not like to wait. Get up and come, child. I am God.

I am He Who made the world, He Who makes the sun shine and the baby in the womb! You make Me wait while you sleep. Rise and run, for the Lord is at hand. God awaits you and beckons you to be attentive to your calling. Sound the trumpet! Arise in the night. I am He Who comes to you. You must harken to the call. Come pronto to My request and do not tarry. I wait and I wait and I eagerly want to talk to you.

I am Jesus, Son of the Living God. Oh, child, I want these messages to reach the ends of this earth. I deliver each with such love. Will you deliver My messages to all My loved ones? They eagerly need to hear My words of love. They need to know how I feel about each one of them. They need to know that I am God. I love each child uniquely and My love is the love of God. What can you get on this earth that can compare to the love of God? You have a message declaring My love for each of My children. They are My love letters to them. Please see that they receive this letter. This is your top priority. It is a love letter to My beloved ones.

I am your Savior. I am not a myth. I am alive and I come to you. I wait in the tabernacle every day as a prisoner. Waiting and waiting in the tabernacle and who comes to be with Me? I await you, My children, to come and realize that God is in the tabernacle. I am Jesus, the Son of God, and I wait for you every day. Come to Me in your busy day. Come to Mass. Make ready your hearts and receive Me in Communion. I am there awaiting you as a groom awaiting his bride. I want to be with you, united in Holy Communion. I am truly present there, but which of you come? I wait for each of you. I am God. I can love you each so intently you do not understand. Your brother does not make up your love to Me. I wait, you little ones. Will you come and receive your love this day?

Ready your hearts and keep them holy. God will enter there. Prepare the way for Me. Do not sin. Do not lie to yourselves and tell yourself that some sins are of no account. Every sin is wrong. I tell you what is right and wrong in your hearts. You know the Ten Commandments. Satan tells you "but in this case, you are exempt", "this is out of date, you are allowed here." No, little ones, sin is sin and your heart knows what is wrong! Keep it pure. The more you lie to yourself about evil, the more right it becomes. Oh, how sad to numb your beautiful heart and accept the things of this world that are evil as okay. Evil is evil and you must guard against any evil the world tells you is okay.

I am the way, the truth and the life. When you abide in My ways, you possess the light of life. Do not be pulled into the world and its evil ways. Ready yourself for My love. I am as a bridegroom awaiting his bride. So pure, so white, so untainted she appears, just for her loved one. Her ways are gentle and kind and she is a picture of holiness, dressed in a white gown. Dress your soul in a white gown for Me. Keep your soul clothed in a cloth of dignity, a white cloth untainted by any sin, pure as the bride who meets her groom. Our meeting is with such love.

You enter My church, you walk My aisle. Your bridegroom awaits you in Communion. I am the bridegroom of your hearts. I come with such love to enter your soul. I am He Who walks with you to be united in Communion. I am Jesus. I am your true Love. I wait for you, My child. Please clean yourself up for My arrival! Think of My coming the day before and eagerly await our union. This is the greatest event of your life, union with God. Anticipate it with such eagerness, as the wedding of our hearts. I await you, little ones. I am God. What could this world ever give you that can be likened to God's entering your soul?

I am God and I come to you in Communion. Do you wait for Me, the bridegroom of your soul? Do you wait as one who is going to one's own wedding? This event far surpasses any wedding. It is you who are missing the significance here. I am here every Mass waiting, just for you. Get dressed, purify yourself, see the priest, go to confession, guard your tongue as the opening to your soul. I enter therein and you receive God, my child. Do you not comprehend this a little?

Read My words here. They are as real as the eyes you use to read them. It is you who blind yourself to all I have to give you. You do not reach with the things of the soul. You look for explanations in bodily things. To see the soul and the things of God you must reach with the eyes of God. You must be opened by the faith I eagerly want to give you. Beg to be open to Me so I can give you all you need to know Me. This world is blurring your Godly vision. It is hard to see through the mask of evil it has created. Every day the mask becomes more dense.

I am here, little one. You must die to this world to see Me. You don't need more of the world. You need less of the world. As the world decreases, your knowledge of Me increases. Take the mask off your face. Make your hearts pure. Pray to the Holy Spirit for His gifts of wisdom, understanding, counsel, fear of God-all gifts that only He can give! Fill your hearts with the gifts of the Spirit. He will remove the blinders from your eyes and dwell in your soul. You will know a new life and I will become so much more alive to you. You, child, need the Spirit!

The way to God is through Jesus. You need the Spirit. You need the Father. You need all three. Pray to be made whole in the Holy Trinity. Pray for union with God. Pray for the things of the soul. When your soul is in order, all else falls into order. You needn't pray for things of the world. Pray to know Me more fully. Pray for unity with God. Pray for opening in your hearts. Pray for holiness. Pray for faith, hope, charity. Pray for knowledge of how to please God. These are the true treasures. All else is of no account. Don't recite prayers for worldly things. Pray for your union with God. This is what it is all about!

I am so eager to make Myself known to you. Our love affair awaits and it depends on you. I am here loving you. It is you who keep us apart. What could you find on this earth that could compare with a love affair with God, child? Your soul was created to know love and serve Me. It craves this union with Me. This appetite is stronger than any other you possess. You hold it back and make light of it because this world has taken God out. This world is messed up. I am God and you are a creature of God. You cannot take God from you or you remain only a creature. What dignity you sacrifice to remove God from yourself!

Prepare for the wedding of our souls. Your bridegroom awaits you. I am Jesus, Son of the one, true, God. I await your union with Me. Child, nothing you ever do on this earth can compare with Communion with God. If you do not behold this as something, you need to pray to know Me more. Go to the Spirit and beg Him for understanding and wisdom. Beg Him for all his gifts to enhance your knowledge of God. Beg the Spirit for His baptism. Let Him shower you with His life and you will become alive and on fire in your heart.

Your bridegroom awaits you. Prepare yourself for the wedding. Come, pure and white, and anticipate this union with eagerness. I love you so, My child. You will never find a speck on this earth that can compare with the love of God. Search, you feeble creature, for worldly satisfaction and you will never satisfy one little part of your soul. Your soul can only be satisfied by the love of God. It stalks your restless heart and is only satisfied in God. It craves God like an appetite except that it is much stronger. What is in your heart that is never satisfied by your worldly way? It is the soul that craves union with God. It constantly keeps you in a state of unrest, of searching, of seeking, of looking for more. The more is found in the Eucharist. It is the answer to the empty heart. It is the love you seek, but cannot find anywhere else. It is Jesus, child. It is your Bridegroom. Come and be in Communion with Him. He awaits you and bids you to come, pure in your heart, to the wedding-the wedding of your soul.

Messenger: I felt as if there was so much I just did not understand and I was overwhelmed by the mystery of God. I opened the Blue Book to this:

Nov. 21, 1993:

Jesus speaks: Oh, what glories I have in store for you when you finally see it all, see all there is to Me! Little glimpses I will give you. These are special treats of My love, but you, in your earthly form, cannot even handle it. My power, My light, My fire would blow you off your feet and you would be out cold.

That is how I am at your side, with a power pack like this, and you worry about a power failure? Oh, how silly, when I am with you. Trust, trust. I am here.

end of December 27, 1993

                


  

A Prayer before the Holy Sacrifice of the Mass

    Let me be a holy sacrifice and unite with God in the sacrament of His greatest love.

    I want to be one in Him in this act of love, where He gives Himself to me and I give myself as a sacrifice to Him. Let me be a holy sacrifice as I become one with Him in this my act of greatest love to Him.

    Let me unite with Him more, that I may more deeply love Him. May I help make reparation to His adorable Heart and the heart of His Mother, Mary. With greatest love, I offer myself to You and pray that You will accept my sacrifice of greatest love. I give myself to You and unite in Your gift of Yourself to me. Come and possess my soul.

    Cleanse me, strengthen me, heal me. Dear Holy Spirit act in the heart of Mary to make me more and more like Jesus.

    Father, I offer this my sacrifice, myself united to Jesus in the Holy Spirit to You. Help me to love God more deeply in this act of my greatest love.

    Give me the grace to grow in my knowledge, love and service of You and for this to be my greatest participation in the Mass. Give me the greatest graces to love You so deeply in this Mass, You who are so worthy of my love.

-God's Blue Book, December 27, 1995

  

       

                        9) Jesus Falls a Third Time

Jesus speaks:       I fell again and again -
                               now I could not move -
                               a big guard kicked
                               Me in the side with
                               his boot -
                               another slapped Me with
                               a whip for horses

                           My priest, My priest, do you not
                               care to suffer a little
                               to spend one hour before
                               My tabernacle and to
                               tell the boys how I
                               love them -

                           You do not have priests because
                               you will not listen to
                               Me -

                           I want a love affair with My
                               priests -

                           I want you to tell the people
                               of My intimate love

 

                        10) Jesus is stripped of His Garments

Jesus speaks:       They tore off My garments -

                           They were stuck to My Body -

                           I was covered with Blood and
                               wounds -

                           I Bled for you

                           I give My priests the gift
                               of celebrating Mass -

                           I give you Myself Body,
                               Blood, Soul and Divinity
                               through the hands of
                               My priest

                           My Father has called a
                               code-orange for you
                               to listen to My messages in this
                               Movement Shepherds of Christ
                               to begin prayer chapters
                               to circulate the Priestly Newsletters
                                   given

   


 

                        11) Jesus is Nailed to the Cross

Jesus speaks:       I was nailed to the cross for your sins -

                           My priest you have the power
                               to forgive sins -

                               what power -

                           My priests - you have the
                               power to change bread and wine
                               into My Body and My Blood -

                           Why do you fight My Movement
                               of people praying for the
                               priests, the Church and the world -

                           Why won't you help them

                           Why won't you listen

                           My babies - My babies will
                               not have Masses - fewer
                               and fewer priests -
                               Churches closing -

                           Why do you fight people
                               who are praying for the priests,
                               the Church and the world

 

                        12) Jesus dies on the cross

                           Sing Song from Jesus -

 

 

Jesus speaks:       I DIED FOR YOU - 

                           Fight for the priests you
                               need -

                           Go to the tabernacle and
                               beg -

                               pray My Prayers

                           Tell all to be Apostles of
                               My Eucharistic Heart and Pray
                               My Prayers -

                           Tell all to Pray My Prayers

   

Given to Father Carter
on the Feast of St. Ignatius

July 31, 1994

Words of Jesus to Members of
Shepherds of Christ Associates:

"My beloved priest-companion, I intend to use the priestly newsletter, Shepherds of Christ, and the movement, Shepherds of Christ Associates, in a powerful way for the renewal of My Church and the world.

"I will use the newsletter and the chapters of Shepherds of Christ Associates as a powerful instrument for spreading devotion to My Heart and My Mother's Heart.

"I am calling many to become members of Shepherds of Christ Associates. To all of them I will give great blessings. I will use them as instruments to help bring about the triumph of the Immaculate Heart and the reign of My Sacred Heart. I will give great graces to the members of Shepherds of Christ Associates. I will call them to be deeply united to My Heart and to Mary's Heart as I lead them ever closer to My Father in the Holy Spirit."

- Message from Jesus to Father Edward J. Carter, S.J., Founder, as given on July 31, 1994,
feast of Saint Ignatius Loyola, Founder of the Society of Jesus (The Jesuits)

end of July 31, 1994 message given to Fr. Carter

          


 

A message for the Earth from Jesus

January 22, 1998

    I am the Good Shepherd, these are My prayers, the prayers I give to help renew the Church and the world, all prayer chapters are asked to include these prayers (found in the Shepherds of Christ Prayer Manual). As My Apostles and Shepherds I ask you to encourage all existing Chapters to try to encourage all existing prayer groups to pray the Shepherds of Christ prayers. Encourage all Churches to pray these prayers. It is most urgent that the people of this earth concur with the Father's wishes to begin Prayer Chapters. This is an urgent request from the Good Shepherd. The flock will become one when they have given their hearts to Jesus and Mary. Encourage all priests to pray the Shepherds of Christ prayers. Your world will be lighted with great light as the people of this earth pray these prayers.

    My promise is this to you My beloved earth: When you give your heart to Me and spread the devotion to My Sacred Heart, I will write your name In My Heart. I promise to give the greatest graces when you pray these prayers for renewal of the Church and the world and take all who pray them deeply into My Heart. The prayers I give will bring about the reign of My Sacred Heart and the triumph of Mary's Immaculate Heart. I am Jesus Christ, this is My message of January 22, 1998, Please circulate this message to your world. I am the Good Shepherd, I know Mine and Mine know Me and they follow Me. Grace My Shepherds, I will give you the greatest graces for spreading these words to this earth and to your Church. I love you, I am Jesus Christ, the Son of Man, it is the Plan of the Father that Prayer Chapters are begun immediately and the Priestly Newsletter is given to all priests. The Voice of the Good Shepherd speaks through it.

end of January 22, 1998

           

Jesus speaks:       I DIED FOR YOU

                           Sing A priest is a gift from God

 

 

 

                        13) Jesus is taken down from the cross

Mary speaks:      I held His lifeless body -

                           I held His little baby body -

                           Oh listen to God the Father -

                           Your babies will have hardly
                               any priests -

                           You are missing the greatest
                               gift God gives you

                           Jesus truly present in the
                               Blessed Sacrament -

                             given through the hands of
                               the holy priests -

                           I appeared 7½ years to lead
                               the world to My Son's
                               Movement Shepherds of Christ -

                           Begin prayer chapters

                           Circulate the Priestly Newsletter

                           Get the rosary in the hands of
                               the children as I told you
                               11 years ago and you would
                               have your priests -

                           America I cry bloody
                               tears for you -
                               My head is gone -
                               they threw acid on
                                   the image -

                           Your babies will not have
                               the priests they need -

                               do what My Son tells you
                                   in His Movement
                                       Shepherds of Christ

     

Excerpt from July 7, 2005

                            (1) Priestly Newsletter centered
                                in our relationship with Father,
                                Son and Holy Spirit                                   
                                the Eucharist,
                                Mary as Mother
                                the Mass,
                                the Priest,
                                the Church
                                Consecration to the Hearts of Jesus and
                                    Mary.

                    This Newsletter

                            Mary and the Eucharist

                                is a summit newsletter

                        (2) To begin prayer chapters all over
                                the world praying for the priests,
                                the Church and the world.

                        (3) A group of people Servants and
                                Handmaids of the Good Shepherd
                                living at Centers doing this
                                work for Jesus.

                        (4) Apostles of the Sacred Heart of
                                Jesus, like-a-3rd order, dedicated
                                to this mission only

                                Some live at the Centers as
                                    live-in apostles.

                        (5) 3 Main Centers
                                Florida
                                China
                                Morrow
                                and the Cincinnati hub

                        (6) Sub Centers

                                    Toledo, Ohio
                                    Texas
                                    Iowa
                                    Sidney, Ohio
                                    Jasper, Indiana
                                    St. Mary's, Penn
                                    Salina, Kansas
                                    Massachusetts
                                    New York
                       

                        (7) Homemade Rosaries

                        (8) Foreign Ministry

                        (9) School Rosary Program

                      (10) Nursing Home Ministry

                      (11) Prison Ministry

                      (12) Apostles of the Eucharistic Heart

                      (13) Videos, discs, books, tapes,
                                Newsletters, statues

                      (14) Stores

                      (15) Associates

                     (16) Prayer Apostles

end of excerpt

 

 

                           14) Jesus is locked in the tomb -

Jesus speaks:           I bring you new life -

                               I give you Myself in the
                                   Eucharist -

                           This is My Movement -
                               I want Prayer Chapters
                               as I have directed

 

click

   

Jesus speaks:       You need Apostles of the Eucharistic
                               Heart
                               praying for - 

 

  1. For the spread of the devotion to the Hearts of Jesus and Mary culminating in the reign of the Sacred Heart and the triumph of the Immaculate Heart.
  2. For the Pope.
  3. For all bishops of the world.
  4. For all priests.
  5. For all sisters and brothers in the religious life.
  6. For all members of the Shepherds of Christ Movement, and for the spread of this movement to the world.
  7. For all members of the Catholic Church.
  8. For all members of the human family.
  9. For all souls in purgatory.

 

Jesus speaks:       I give you My Priestly Newsletter
                           I give you the Rosary Meditations
                               for the children

                           I give you My Blue Books
                               listen to Me --

                           12 days before Mary appeared
                               at Clearwater - I
                               appeared at the point of
                               death on the cross

     

Excerpt from April 4, 2003

Messenger:    I saw Him at the point of death on the cross December 5, 1996, after Mary appeared 500 times.

He hung, all battered, greatly weakened. His mouth moved very clearly. It seems that a man in His condition could not move His mouth to that extent.

Later in the rosary that night, He gave messages and said: "No one was listening."

 

Excerpt from August 8, 1999

Messenger:  Mary had appeared almost every 5th for two and 1/2 years beginning July 5, 1994.

On December 5, 1996, instead of Mary appearing Jesus appeared on the cross in utter anguish at the point of death at Holy Cross-Immaculata Church.

He spoke not a word, but His mouth moved profusely. I was horrified by the apparition.

end of excerpt

  

God the Father:   This is My Beloved Son
                               listen to Him -
                               Shepherds of Christ is His Movement -

                           Listen to Our Lady of Fatima in
                               the Americas
                               before it is too late

Mary speaks:       I cannot hold back the
                           hand of My Son any longer

 

      

 

July 12, 2005 

transcribed from a tape given during the retreat

  

This is a very urgent message given 
before the Exposed Eucharist.

   

 

 

During the Chaplet of Divine Mercy

 

The Agony in the Garden

Matthew 26: 39

And going on a little further he fell on his face and prayed. ‘My Father,’ he said, ‘if it is possible, let this cup pass me by. Nevertheless, let it be as you, not I, would have it.’

 

Matthew 26: 36-46

Then Jesus came with them to a plot of land called Gethsemane; and he said to his disciples, ‘Stay here while I go over there to pray.’ He took Peter and the two sons of Zebedee with him. And he began to feel sadness and anguish.

    Then he said to them, ‘My soul is sorrowful to the point of death. Wait here and stay awake with me.’ And going on a little further he fell on his face and prayed. ‘My Father,’ he said, ‘if it is possible, let this cup pass me by. Nevertheless, let it be as you, not I, would have it.’ He came back to the disciples and found them sleeping, and he said to Peter, ‘So you had not the strength to stay awake with me for one hour? Stay awake, and pray not to be put to the test. The spirit is willing enough, but human nature is weak.’ Again, a second time, he went away and prayed: ‘My Father,’ he said, ‘if this cup cannot pass by, but I must drink it, your will be done!’ And he came back again and found them sleeping, their eyes were so heavy. Leaving them there, he went away again and prayed for the third time, repeating the same words. Then he came back to the disciples and said to them, ‘You can sleep on now and have your rest. Look, the hour has come when the Son of man is to be betrayed into the hands of sinners. Get up! Let us go! Look, my betrayer is not far away.’ 

     

 

Jesus speaks:  And I call to you My beloved priests to spend this hour with Me daily. I call to you to pray for this, that this message will be circulated throughout the land, to the priests,

 

  

Jesus speaks:  especially of the United States where My Mother appeared to tell them. But they did not listen and I go away and I come back and I say "Could you not wait one hour with Me?" Pray that you will not enter into the temptation. And again and again, and I come in My love letters and I say "Can you not wait one hour with Me?" and they say "Oh but I must do this and be about this business and that business and the other business." And I say to you "You are My beloved spouse, the one that I have called to be My priest, to offer the Holy Sacrifice of the Mass, to give to the people My Body and My Blood. I give to you the power to forgive sins" and you say "Oh I do not have time today Jesus." And I say "Could you not wait one hour with Me?" 

    I ask you to circulate this message to My priests, "Can you not wait one hour with Me daily before the Blessed Sacrament?" And pray that you will not be held to the test. For the grace that I outpour to you in this hour is the grace that will help you to be the priest that is needed to help the young men to follow the vocation to be the priest in the churches in America. Do you not hear the words I speak to you this day? Can you not spend one hour with Me? I give to you 24 hours a day and you are busy for what?

 

Jesus is Scourging at the Pillar

Matthew 26: 48-49

Now the traitor had arranged a sign with them saying, ‘The one I kiss, he is the man. Arrest him.’ So he went up to Jesus at once and said, ‘Greetings, Rabbi,’ and kissed him.

  

Jesus speaks:  And they tied Me to the pillar and they tore My flesh and I bled for the sins of this world today. And I call to you My beloved priests to hear the words that I speak -- for the little ones will not have the availability of the Eucharist as many do today. And it is because of your lack of holiness and time alone with Me to do holy prayer. And I say to you "Can you not wait one hour with Me" that you will not be put to the test, that you will be the holy priest that will lead the people to My Heart. And they whipped Me and they tore My flesh and the blood ran down from My battered head for My little ones, the souls of the babies, the souls of millions of babies that can be affected by what you are doing in this Movement with the Newsletter and the Prayer Chapters. 

    God the Father has called this code orange that you will pray more ardently, that you will realize that this Movement will flourish through the prayers of the people united as associates and Apostles of the Eucharistic Heart. But if you are not committed, if you think it depends on you alone, the prayer power will not be there. You must pray for your priests, for they are blind and do not see the benefits of the daily hour before the Blessed Sacrament. And in that hour I give to them the grace to be holy priests, I give to them the grace to know the will of God and to live by it. And in that hour they will speak to the people of the gift of the Eucharist, of the gift of the Church - outpour their love to the people of the Church. Oh pray My little ones for it is so important that you pray here today.

Messenger:  And we pray, we pray Father and we beg for mercy and for grace because it is all in Your hands. It is in our hearts etched deep within our soul and we ask You to please hear our prayers for the shortage of the priests to come -- makes us so sad. Hear our prayer God, hear our prayer and help us. We know that our lives given will make a difference to the souls but it is only by Your might that this will happen.

    Dear Father in the name of Your Son Jesus, in the Holy Spirit, with all the angels and the saints and the souls in purgatory, through the intercession of Our Lady of Fatima in the Americas and Pope John Paul II and Bishop Ed and Fr. Carter, St. Ignatius, St. Xavier, Margaret, my mom and sister, and for all the favorite saints that you have, for St. Joseph and St. Anthony, Our Lady of Guadalupe and all Mary's titles, God we want You to help us, we are sinners have mercy on us, but hear our pleading prayers for we just cannot do it. We are totally dependent on You. Please Father for the sake of His sorrowful passion, hear our prayers.

 

Crowning with Thorns

Matthew 27: 28-29

And they stripped him and put a scarlet cloak round him, and having twisted some thorns into a crown they put this on his head and placed a reed in his right hand. To make fun of him they knelt to him saying, ‘Hail, king of the Jews!’

  

Jesus speaks:  And they pounded the thorns into My head and the blood ran down My head.

Messenger:  Oh God we meditate on Your wounds and Your love for souls. And we too love the souls so deeply, please hear our prayer for we believe in this Movement and the Newsletter and the Prayer Chapters and all the things that You have asked us to do with the rosary and the consecration. God it's all in Your hands. For the sake of the babies, dear Jesus, that You shed Your blood for. Help us to be able to do what You have asked us to do in this Movement, for we believe.

Sing:  Jesus we believe, Jesus we believe, Jesus we believe, 
            we believe in You.
          Father we believe, Father we believe, Father we believe, 
            we believe in You.
          Holy Spirit we believe, Holy Spirit we believe, Holy Spirit 
            we believe, we believe in You.
          Mary we believe, Mary we believe, Mary we believe, 
            we believe in you.

Messenger:  Little infant we love You so. The sight of You with Your little crown and Your little sweet cheeks as a King just makes our hearts so happy. Please help us, Jesus in the Eucharist truly present here, please hear our prayer.

 

Messenger:  The words of this message are etched so deeply in my soul that the words are just words, but I speak as Mary spoke through me.

Mary's Message
from the Rosary of August 27, 1996

Mary speaks:  I stood beneath the cross of my Son, and my Heart was in such pain for I saw Him before my eyes. I saw Him covered with blood. I saw Him die. My Heart, my children, my Heart to watch my Son, but my Heart, my Heart, how I suffered for my little children of the world that give in to this world and give up the love of my Son. O my little children of light, I give you this message. Carry this light into the darkness for your Mother Mary, for I stood beneath the cross and I cried. I cried for the little ones. I cried for the young ones, the ones that do not care and will lose their souls. How do I make you see for you will not listen to me? What can I do? I come. I appear. I beg. I plead. I give you these gifts from my Son, and you reject me. I do not deliver messages very often anymore for I have been ignored. The message is the same. You do not read the messages I have given to you. Please help me. Help the little children. I appear. I appear. I appear, and I am ignored. I stood beneath the cross, and I cried. I cried, and my Heart was in such anguish for my little children, 

(Messenger:  that's what she's talking about, lots of little children that are just not even going to have the benefits that we have with the Eucharist and availability of the Mass)

for I am searching for them this day as I searched for the Child Jesus. Please, please help me. I cannot hold back the hand of my Son any longer. I am Mary, your Mother. I ask you to help my children. You are my children of light.

end of Mary's Message, August 27, 1996

 

Mary speaks:  I looked into the eyes of my Son and I saw the blood and the anguish.

And Jesus says:  I looked into the eyes of My Mother and I could have stopped the suffering but I didn't, I did the Father's will. My little ones, carry your crosses and your tears bring to Me, tears for the souls of the little ones for I long for you to pray and to ask for the things that you need for it is by My might that they will be accomplished.

Messenger:  And we pray to you Father and we ask You, please in the name of Jesus for the sake of His sorrowful passion, hear our prayer, please God, please hear us for all the years that we have prayed, for all the apparitions, please God look at our faith and our love and our devotion, forgive us for our sins and failings but look into our hearts and see how much we too love the souls. How can this happen? Why won't anyone listen? Why does the crisis for the priest get worse and worse? Why won't they go to the tabernacle and spend the time? Why is the love not there to be there with God? Please hear us, we are the Shepherds of Christ. You have formed us and given us this Movement but we cannot change the hearts of the people, only God by Your might can their hearts be changed. Hear us, Father we lay prostrate before You and beg, we beg God hear us and help us, please.

 

 

Jesus carries His Cross

John 19: 16-17

So at that Pilate handed him over to them to be crucified.

They then took charge of Jesus, and carrying his own cross he went out to the Place of the Skull or, as it is called in Hebrew, Golgotha,

 

Messenger:  And we sing for the whole world. Sing this song. I have to find it.

    We sing this song, Father, we sing for the whole world, if we pray hard enough, if we love you deep enough, if we tell you we are sorry for our sins, if we give our lives to You, will you hear our prayers - for the little ones Jesus gave His life for, for the ones that Mary speaks of.

Song:  Change Our Hearts

Messenger:  I pray for every soul on this earth that the blood of Jesus will be spread on them, that their hearts will be consecrated to the Hearts of Jesus and Mary, that the devil will be cast into the fires of hell, that ugly, evil devil, I am just sick of him. Please God help us?

Song:  Change Our Hearts

Messenger:  Dear God please give us the funds, give us everything that we need to do this, change our hearts oh Father, whatever it is, dear God help us to spread this knowledge of Your burning love in the churches and to the priests, for the sake of the little ones we pray, please Father.

Messenger:  O Jesus, who said, "Ask and you shall receive, seek and you shall find, knock and it shall be opened to you," through the intercession of Our Lady of Fatima in the Americas and Pope John Paul II we pray, please help us to do what You have asked us to do and forgive our imperfections, but look at our hearts and how deeply we love You.

Song:  Change Our Hearts

Messenger:  Our dream is Father that the world will be where people love God and do His will, and little children will have priests.

Song:  Change Our Hearts

Messenger:  We cast the devil into the fires of hell and ask that the blood of Jesus be spread on this earth and that the pressure of the evil serpent is no more and we consecrate all the hearts of the people of this earth to the Sacred Heart and the Immaculate Heart, please God. We come to you united to the Mass in the pure and holy Hearts of Jesus and Mary that our prayers will be more pure. Hear us.

Song:  Change Our Hearts

Messenger:  Help us God, please.

Song:  Change Our Hearts

Messenger:  And all the hearts of the people of this earth, of the people that could help us, if its the donors or the priests or the bishops, whatever, just to spread the prayer chapters and to do the newsletter the way You want.

Song:  Change Our Hearts

Messenger:  And help so that they don't keep thinking about stuff in the heads and just disregard the things in the hearts, the Sacred Heart and the Immaculate Heart, the fire of Your love, the Holy Spirit coming upon the people and molding them more and more in Your image and likeness. The devil is just a devil, kick his butt please.

  

  

Crucifixion

Matthew 27: 50-51

But Jesus, again crying out in a loud voice, yielded up his spirit.

    And suddenly, the veil of the Sanctuary was torn in two from top to bottom, the earth quaked, the rocks were split,

John 19: 25-26

Near the cross of Jesus stood his mother and his mother’s sister, Mary the wife of Clopas, and Mary of Magdala. Seeing his mother and the disciple whom he loved standing near her, Jesus said to his mother, ‘Woman, this is your son.’

 

Messenger:  Dear Father help so that the whole world will know Mary, the Mother of God, our Mother, that the priests will recognize her as Mother of the Church, that the children of this earth will go to Mary, that Our Lady of Clearwater will be known throughout the world as the Mother who appeared to the children, the Lady of Fatima in the Americas, for the little children. Oh God please send us holy priests, lots of them, that the love of the Eucharist be so attuned in their hearts. God please hear us.

John 19: 26-27

...‘Woman, this is your son.’ Then to the disciple he said, ‘This is your mother.’ And from that hour the disciple took her into his home.

 

Messenger:  Help dear God so that people who have made their heads gods learn Your love, that they will know the scriptures and the gifts in the Church and the wisdom in their hearts. God let us love your life, live in us and your word come alive in our hearts. Dear God we pray so deeply that these words can never express what is in us. Look inside of ourselves and see our lives given and our prayers prayed and hear us for the sake of the little souls that are coming up in the world, God. Send us holy priests, we pray. Help us to do what you've asked us to do, provide for us that which we need to do, this, because it's just been hard. God help us. Amen.

    

    God the Father said to alleviate the shortage

1)      Priests are to celebrate Mass every day (don’t skip Mass)

2)      One hour of adoration before the Blessed Sacrament

3)      Begin Shepherds of Christ Prayer Chapters (Red prayer manual) Jesus asked for 11 years ago from Fr. Carter. This is to center their lives in consecration to the Hearts of Jesus and Mary and to help make reparation to the Hearts of Jesus and Mary in the litanies and other prayers praying for the priests, the Church and the world.

4)      Priests must recognize they need a deep union with Mary.

  

From June 23, 2005 message

Messenger:       Please focus on me no longer —
                            look at the fruits of Jesus' Movement 

The purpose of the Movement are majorly
        1) To circulate the Priestly Newsletter to 72,000 priests in 189 countries. Fr. Carter, S.J. sent the Newsletter since 1994. The Priestly Newsletter is the main purpose of our Movement centered in consecration to the Hearts of Jesus and Mary.

        2) A co-equal purpose is the prayer chapters centered in consecration to the Hearts of Jesus and Mary we participate in ourselves and encourage others to begin who come to the site. Prayers are from the red prayer manual begun by Fr. Carter in 1994 – praying for the priests, the Church and the world.

        3) Apostles of the Eucharistic Heart –
            Our members spend 2 hours weekly before the Blessed Sacrament praying for the pope, bishops, priests, sisters and brothers, for the Church in general, members of the human family, souls in purgatory, members of the Shepherds of Christ Movement, praying for the culmination of reign of the Sacred Heart and triumph of Mary’s Immaculate Heart using the red prayer manual, the rosary and private meditation.

        4) Rosary Program —
            homemade rosaries sent to school children in United States over 100,000 yearly, with meditations with the Imprimatur and consecration cards to the Hearts of Jesus and Mary.

         5) Morning Offering program encouraging all to say the morning offering with materials given to unite all they do all day to the Mass praying for the priests, the Church and the world.

        6) Consecration of Homes and Families, School Program to the Sacred Heart and Immaculate Heart.

         7) Store in both China, Indiana and Clearwater, Florida

providing images and statues of the Sacred Heart and Immaculate Heart, rosaries, rosary kits, prayers with the Imprimatur, vestments for priests, bibles, religious goods in general, prayer cards and prayer manual, etc., power point presentation of the rosary for meditation for schools and for tiny tots.

        8) Retreats monthly – 4 days in China, Indiana with daily Mass, the Eucharist exposed for our members, praying for the priests, the Church and the world.

        9) 24 hour adoration from our Church in China praying for the priests, the Church and the world by our members, servants, handmaids and apostles.

      10) Books on meditations of the rosary, Father Carter’s books, books on the Mass with Imprimatur, coloring books on the rosary for children all ages, nursing home books, large print.

  

   

  

  February 22, 1995

The Seven Sorrows

 

The Prophecy of Simeon
Mary, Joseph and the child Jesus went to the temple. Simeon, the prophet, inspired by the Holy Spirit, met them and told Joseph and Mary of the great sufferings of Jesus and Mary. He told Mary that a sword would pierce her heart. From that point on, Mary ever remembered the prophecy of Simeon whenever she beheld her child. When she looked at His little body, even as an infant, she knew He would suffer. Every time she clothed Him and watched Him at play, her heart was torn in her chest as she knew what He would suffer. And a sword, too, shall pierce your Heart, O Mary!

The Flight into Egypt
Joseph was told by the angel to flee. Joseph, Mary and the child Jesus had to flee because of what might happen to Jesus. They had to pack for a long stay. The child Jesus was so small! They left on their journey, hearts full of fear, trying to protect Jesus. They were forced to flee into Egypt.

Jesus Is Lost, In the Temple
Imagine the sufferings in Mary's heart when she realized the child Jesus was not with them. Think of how it would be to lose your child and not know where he was or if anything happened to him. With sorrow in their hearts, Mary and Joseph returned to Jerusalem to look for the child Jesus. And a sword, too, shall pierce your heart, O Mary!

Jesus Carries His Cross
Song: See the eyes that look at Mary, her tender infant child. See the child's Heart beat so tenderly, the Savior of the world!
See the eyes of Jesus and Mary as they met on Calvary. Mary's Heart knew Jesus' Heart so well! From the first moment of conception and throughout His life, Mary was so connected with Jesus and now she peered into His eyes. The crown of thorns adorned His Head! Blood ran down His face! A heavy cross on His back! Wounded, His whole body covered with bleeding wounds! And her whole life flashed before her, the life that she had spent with Jesus. This was the beloved child that she had held in her arms when Simeon told Mary that 'a sword, too, shall pierce your Heart, O Mary!'

Jesus Dies on the Cross
Mary stood under Jesus' cross as He was put to death. The child that she had held in her arms as Simeon prophesied, And a sword, too, shall pierce your Heart, O Mary! Now Jesus is dead on the cross! He gave His flesh, He gave His blood so that we might be with Him forever in heaven. He held not back. He gave His all. He calls out to us this day to see through the eyes of His mother as she appears and calls out with a Heart of great love, "Return to the love of my Son! He is with you this day. He remains with you, no less present than the day that He hung on the cross, in the Eucharist. He longs for you to come and be with Him. He is in your brother. How can you not love your brother when Jesus died for your brother?"

Her Heart was pierced with a sword. His Heart was pierced with a lance. What came forth was blood and water, the sacramental life of the church. He lives with us this day in the Church. He gives to us His sacraments, the source of His life! He gives to us the Sacrament of Penance whereby any sin that we commit can be taken away through the priest. He wants us to be so close to Him! He gives us everything to be close to Him. But we see with such limited vision only those things that are right before our face, when the true reality is that which we don't see with our eyes, the reality of the invisible divinity of Jesus Christ, the Son of God, in the consecrated Host! This is reality! This is our life! This is our power! This is God! And a sword, too, shall pierce your Heart, O Mary!

Jesus Is Taken Down from the Cross
If we ever doubted for one second that we were loved, we could visualize the picture of Mary as she sat beneath the cross with the lifeless, battered, bruised and bloodied body of her Son in her arms, the same child that she held when Simeon prophesied her suffering. He gave His last breath. He gave the last beat of His Heart. He gave His all! This is the way He complied with the Will of the Father. He came to show us the way. He died in perfect peace. To His death He was in peace because He knew the Father's love. The Father loves us so much that He gave His only begotten Son for love of us! The Spirit descended upon the Virgin Mary and the Word was made flesh! The love of the Two Hearts! Such immense love beating for us!

In all love there is suffering. Her Heart was pierced with a sword. His Heart was pierced with a lance. And a sword, too, shall pierce your Heart, O Mary!
 

Jesus Is Locked in the Tomb
And now Jesus, His body lifeless, is locked in a tomb! What cold reality for Mary to realize that His body is now gone! A stone separated her from her Son!

He gave His last breath! He gave the last beat of His Heart for love of each one of us! And she comes to us this day with her sweet, beautiful voice and she asks us to go to her Son and love Him! How can we refuse Jesus who spread His arms and gave His life for each and every one of us? How can we not trust Him when He loved us so much that He allowed them to tear His flesh, to crown Him with piercing thorns and, lastly, to hang Him on a cross? He truly gave His life for us! He, truly God, is with us this day, the same as the day He died on the cross, in the tabernacle! And we take it so lightly! Death has no power over Him! Locked in the tomb for three days, He rose triumphant on the third day as He had foretold. He comes to give us life. He gives us the sacrament of Baptism that initiates us into His life, that makes us children of God and heirs of heaven if we remain in the state of grace. He asks two things: love of God and love of one another! He came to show us the way and His way is love. To His death on the cross He loved each one of us! He calls out to each one of us here today to be His soldiers, to march on a world that has forgotten God, that has forgotten what it is like to love! It is a battle to live in this world. But the battle is won with hearts that are filled with His love, empowered by the grace and might that He pours out in the Eucharist. He calls out for us to come to the Eucharist and to the tabernacle and be fed with His very flesh and blood. To feed on Divine Life, the greatest nourishment, the Body and Blood of Jesus Christ, the Son of God! This is the love He gives. This is the love He asks us to share.

 


      

*August 2, 2005 Rosary*

"Let Go, Have Peace, and Love"

Transcribed from a tape of a live rosary
 

Messenger:  Jesus says to stop in these moments and to ask for the gift of healing. For He has called me as a messenger here this night and He has promised to outpour special graces of healing to those who hear the sound of my voice. It is through this prayer service that He has worked very many gifts in the lives of the people who pray these prayers. And it is a vital part of this prayer service that we meditate deeply on what consecration to the Sacred Heart of Jesus is and to the Immaculate Heart of Mary. I come to you as a messenger of God, one who has been sent this night to bring to you this message. Open up your heart and concentrate on the Hearts of deepest love, the plan that the Father has for each and every one of us in this mission of helping to bring about the Reign of the Sacred Heart and the triumph of Mary's Immaculate Heart.

  

bride-groom.jpg (16414 bytes)      

Act of consecration to the Sacred Heart of Jesus 
and the Immaculate Heart of Mary

"Lord Jesus, Chief Shepherd of the flock, I consecrate myself to Your most Sacred Heart. From Your pierced Heart the Church was born, the Church You have called me, as a member of Shepherds of Christ Associates, to serve in a most special way. You reveal Your Heart as a symbol of Your love in all its aspects, including Your most special love for me, whom You have chosen as Your companion in this most important work. Help me to always love You in return. Help me to give myself entirely to You. Help me always to pour out my life in love of God and neighbor! Heart of Jesus, I place my trust in You!

"Dear Blessed Virgin Mary, I consecrate myself to your maternal and Immaculate Heart, this Heart which is symbol of your life of love. You are the Mother of my Savior. You are also my Mother. You love me with a most special love as a member of Shepherds of Christ Associates, a movement created by your Son as a powerful instrument for the renewal of the Church and the world. In a return of love, I give myself entirely to your motherly love and protection. You followed Jesus perfectly. You are His first and perfect disciple. Teach me to imitate you in the putting on of Christ. Be my motherly intercessor so that, through your Immaculate Heart, I may be guided to an ever closer union with the pierced Heart of Jesus, Chief Shepherd of the flock."

Jesus speaks:  I have called this prayer service to tell you of a special message. For it is in the fervent prayer that you give to Me this night that I will outpour great grace for the priests and the Church and the world. Come to Me united, give your hearts to Me. 

Messenger:  Dear Jesus we come to You and we ask You for the grace of this night, for the grace of the sorrow and the testing and all the things that we may have experienced, to realize that there are many little babies this day that will be born into a world that there will be fewer and fewer priests and less availability of the Eucharist. Dear God please hear our prayers and help us in all that we do, to focus on how when we are pure, we can help to bring down so much grace, in loving You and serving You according to God's will. Dear God please help us. Amen.

Jesus speaks:  And this is the song that I give to you this night.

Song:  Wedding Song

Jesus speaks:  I am the bridegroom of your soul and I come to you to give you My love. For I am God and nothing on this earth can ever compare to the love that I want to give you here, to let go and to experience the love that I give and the message that I deliver to you now.

Song:  Wedding Song

Messenger:  This is the song that Jesus wanted me to sing because they're words from Him.

Song:  Wedding Song

Jesus speaks:  And I call you to sing the song of My love to My beloved ones, that they will know that it is the marriage of our souls that I want to speak about. For I have given to you all the letters in God's Blue Book, the letters of My deepest love, to take the souls of this earth into this great era of intimacy, in which they will know the love of My Heart. And it is not measured by those things that surround you, but by the love that I give, for I am love and this is the message I have chosen to give to My precious souls this night.

Song:  Wedding Song

Jesus speaks:  I speak to you of the love in My Sacred Heart, for it is because the world does not recognize this love, that they are hurting and in pain, and that they need healing. Come to Me My child, for I want the words of My love to go to the far ends of the earth, that men will know that the healing will come in this, in the love of Jesus.

Sing:  There is love

Messenger:  Love from the Divine God, the One Who gives Himself to us in the Eucharist.

Sing:  There is love

Jesus speaks:  You are My beloved spouse, I am the bridegroom of your soul. Do not fume or fret for I am with you. And your strength is in this - that I am the Divine God.

Sing:  There is love

The Agony in the Garden

1.  Hail Mary

2.  Hail Mary

3.  Jesus speaks:  I have come to you to deliver this message. It is a message of endurance and of love, for it is in this that you will be healed. It is in reaching for Me and for the gift that I can give to you in eternal life forever. For the moments of this earth are so very passing. They last but a moment and are gone, as the leaves on the ground, the wind blows and you do not know where the wind comes or where it goes, but a leaf that looked as if it was set in secure footing suddenly disappears. And so it is with your lives that you hold on to the little things with selfishness and pride and bitterness and all the things. And I whisper into your ears so gently and I say to you, "My beloved one, do not focus on these things for I am with you always. My Heart is a Heart of Divine love and I outpour My greatest love to you this day." And you walk away and you worry for so many incidental things. And when I want to put the ring on your finger and caress your heart with all My love, you've closed the door for the 10 cent irritation or whatever it is. Oh My precious one, anticipate the moments that I give to you, in My most ardent love given to you in the Eucharist. Come to Me at the Mass and know how deeply I long for you to come and to be with Me. It is in this that the more you are filled with My life, the stronger you become, for it is life in Me that strengthens you. Oh precious child of mine, it is to you I sing.

Song:  Come to My Heart - refrain

4.  Jesus speaks:  And I knelt in the garden and I knew of all the anguish and the pain, but I knew of this day today. I knew of this day, the day in which the sin is so great. And they are not even shy to commit the sins that they do over and over again. For they are blinded by the evil one and they do not even see how their lives have become like a web that they have spun themselves in giving in one and one, and one more time, to little temptations to do evil. And I knelt in the garden and I knew of the pain and the suffering and I said "yes" for you My precious one, for the bride of My Heart, for the one that I love. And you look at the trials and you say to yourself "Oh Jesus help me, help me." And you think that I am not there and I am right with you this day, in all of the trials and the sufferings that you have endured. I have walked by you, I have held your hand, I have caressed your heart, I have washed your face with a soft wet cloth when the sun felt as if it was beating down and you thought you may grow faint. You My child are My little flower, so indeedly precious to Me. Let Me caress your heart and pour the grace out to you that I want to give now. For it was for you in the garden that I suffered so much anguish and pain and the blood ran down from My pores. For I loved them so, the precious ones, that I knew would go to hell despite My suffering. Oh reach out with your lives to help them, to come to Me. I am a God of justice, I am a God of love. I gave My life for every soul. And some will throw into My face the gift that I suffered for them. I knelt there, bathed in a sweat of blood. And My Heart was comforted by the love that I have for you and why do you fear? Do not listen to the tauntings of the evil one, for to you I have given the vision to know Me in a deep way and in listening to him you become weak and disempowered. Oh My precious, sweet one, I was bathed in a sweat of blood for thee.

5.  Jesus speaks:  And tenderly I wipe your brow as I watch it wrinkle with concern and fear. And I say "Little one, little one I am so close, why do you not hear Me?" And many times you tune Me out to run down the road that hurts your heart and makes you cry. Hear Me, hear Me now, "Little one, little one, little one — little ones stop running."

6.  Jesus speaks:  And they slept, My beloved Apostles, I brought them with Me and they could not wait that hour with Me. How many of your priests today are too busy that they cannot wait that hour with Me and yet your prayers and your devotion to My Most Sacred Heart to tell them of the importance of the Eucharist can make such a difference into the healing of the world and the Church. Do not give up for a moment, for a moment's frustration or anger, you let go of the very vision that I have given to you that can make the difference to the Church and the world. Be strong for I call to you little one as you run down the road, "Little one, little one, little one" and you keep going with fingers in your ears after that which hurts your heart and makes you cry.

7.  Jesus speaks:  It is an act of the will, for you have been given a free will and you can let go of those things but you do not understand how important disciplining your will is, to greater union with Me and peace and love and joy. Say the prayer now to be strengthened in all that you do. Pray to have a strong will to follow My plan, "Little one, little one, little one" and you run away.

8.  Jesus speaks:  And I sweat blood and it came forth from My pores for I knew the anguish within My soul for the souls that would go to hell forever despite My suffering and My life given. Bring Me souls for I long for them and love them so. And for My beloved priests that I have called, pray with all your heart for they are so important indeed to Me. "Little one, little one, little one" do not give into satan. His way is the way of evil and he wants you to have a weak will, to say its too hard, 'I will just do this frivolous thing anyway.' And so I call to you and I say "Little one, little one, you can control the situation" but it will be difficult. But you still do what God is telling you to do, little one.

Song:  Come to My Heart - refrain

Jesus speaks:  "Little one, little one" I see you there, little one with your fingers in your ears and I keep calling to you and I nag at your heart and you say to Me, many times, "Go away Jesus. I want to be mad. I want to do this thing. What You tell me to do is too hard." And you run down that street and you are miserable, you plug up your ears and I softly tap at the door of your heart saying "Little one, little one."

9.  Sing:  He is love, He is love

Jesus speaks:  To My death on the cross, I loved you. And I love you this day that I give to you Myself in the Eucharist, Body, Blood, Soul and Divinity. Do not be afraid My child, for I am with you in this trial and this struggle. I am always with you. You may feel weak-willed or you may feel weak in health or in mind, but there is always the will that you can choose to do what I am asking you to do with love. And I knew that you would hear the sound of My voice this day and I called you "Lit-tle one, I am Jesus and I am knocking on the door of your heart, little one, open up. Don't go down that road that's going to make you angry. Just don't do it. I give you a free will."

10.  Hail Mary 

Sing:  I have loved you with an everlasting love, I have loved you and you are mine,
            I have loved you with an everlasting love, I have loved you and you are mine.

Jesus speaks:  I am the Divine God and I have chosen you as My bride.

  

Scourging at the Pillar

1.  Jesus speaks:  And they took Me out and they tied Me to a pillar and they beat My flesh and the blood from My body flew into the air, and My thoughts were of you here this day, My precious one. And this is why I deliver this message to you, to the world that is hurting and in pain, that is suffering, that is longing for healing, the message that I give to you is that I am the Divine God and that I love you. I love you with a Heart of burning love. Let go precious, precious child of mine, let go and focus on My love.

2.  Jesus speaks:  And some days will be like this, when you will feel that you will not be able to even see the peaking of light in the sky. And you will feel pressed on and I will be walking right by your side and saying to you "My precious one offer this up for the grace that will help the world and help the souls. Do not abandoned the ship, do not give in." For it is in the suffering that much grace will be released. Just hold on a little longer. It is your faith that is so important to Me. For it is in your faith that much grace is released. And it is all the things that you think that are so hard, that are the very things that can help so many, and yet so many times you fail to see the very vision before your eyes. Look at Me as I was scourged at the pillar, as they whipped Me, as they tore My flesh as they pounded thorns into My head. Do you see the message of the Son of God, the King of kings, the Divine Lord and He is whipped at the pillar.

3.  Jesus speaks:  Look into the eyes of the babies and see the purity and the sweetness. I was tied to the pillar and whipped and the blood flew into the air. And I saw the little ones, the ones that are not even born yet and they will not know the priests and the Mass as you have it today. Please do not abandoned the ship. And when it is difficult say "God, I offer this cross to You for the grace for the little ones. God, I offer this cross to You for the grace for the little ones, for the shortage of the priests, for the love that I have for the Church, for the gift of the Eucharist that I am so grateful for, God help me."

4.  Jesus speaks:  And you may think that you are afraid, and you may think that you don't want to do this. Look at Me as I was whipped at the pillar. I did this for you.

5.  Jesus speaks:  And they tore My flesh and they made Me bleed and I call to you "Little one, little one, little one" and you think "Oh, they just made me mad, so I'm just going to run away."

6.  Jesus speaks:  "Little one", I am calling you today.

7.  Jesus speaks:  And I show you the death and the resurrection and do you not see your own life as it comes in death and resurrection, in suffering and in joy, in suffering and in joy, for that is the way. And in thinking that it will be any other way is not to realize the truth. You were given many days of joy, and today may be a day that I have asked you to suffer a tremendous cross. Offer that up for the shortage of the priests, for the little ones that may not have the Mass as you do today. I give you My Body and My Blood, tell Me how grateful you are and that you love Me.

8.  Song:  Under the Weight of the Wood

Messenger:  Lord, I see You there covered with blood and beaten at the pillar. Why is it that I do not understand how deeply You truly love me? I want to be a heart of love, God. In this healing rosary this night, help us all to be healed of those things that we must be healed of to do this work. Help us all to be healed of those things that we need to do to endure the situations, that you have given to us and want us to endure. Help us to receive the grace of healing for those that are inflicted with physical suffering that is of enormous proportion. And if it be possible, even through the use of the Jesus water to be healed, help these people to be healed. And I pray for Don and Donna, and Ali and Tim, Bill and my son was sick, and all the different people that we have in our hearts that are suffering physical pain today. 

9.  Messenger:  And He dropped the wraps around Him to the ground as He came forth - that day of light and glory. Why is it God, that we let our hearts be wrapped tight like bandages because of pride and anger, because of selfishness, because of envy, because of greed, because of slothfulness. Why is it God that we give in so easily, that we don't hear the words that You speak to us as you speak to us this day?

    Look into My eyes, He (Jesus) says, covered with blood and My body wounded and see the love that I have for you in the Eucharist today. Please My precious one, reach your hand out even when you don't feel like it, if what you can do can help to lead souls to Me. Pray for the vision to discipline your wills. Even in the hardest actions, when you do not want to forgive, when you do not want to say you are sorry, when you do not want to reach for the star that is right before your eyes, and you dig in the ground with a little shovel and say "What is wrong with me that I feel so bad today?" And the star is right before your hand and you reach down into the mud, pull up the dirt and say, "Oh isn't this just a bunch of dirt."

10. Hail Mary

Song:  King of Glory

Messenger:  He came, adorned not in a golden crown with jewels, but they pounded into His head a crown of piercing thorns. And He did this for us. He did this because of His love for us.

 

Crowning With Thorns

Song:  King of Glory

1.  Jesus speaks:  This is My message that I have given to you this night, which is why I have called this healing rosary that you would hear the words that I speak to you and that you will be able to walk from this place and that the wraps that have held you bound will drop around you and you will be empowered to lead others to the light.

2.  Jesus speaks:  And the stars twinkled above and they saw them but they saw so much darkness and so they focused on the darkness even though the light was seen so bright and so clear and they kept focusing on the darkness. And you said how could they even do that when those stars were so bright and they twinkled and they were up there. And I said to them, I said, "Oh look at that star there" and they said, "Oh look at that black stuff." And then I kept saying to them "Oh look at that star up there" and then they just kept on saying "look at that black stuff." 

    Does that sound familiar, My little one? When I call you and I say here My precious one, here is Myself given to you in the Eucharist. And you say, "Oh I remembered that He did this yesterday and that really got me angry." And it is almost time for you to receive Me and what is going through your mind? And I am waiting and waiting and waiting for you to come and you won't let go. And I say to you "My child, My child, come to Me and I will outpour My grace to you, but you do not let go and you come to Me with a heart that is bound up like in bandages. Let go, let go, let go.

Song:  Come to My Heart - refrain

3.  Jesus speaks:  Listen to Me, My precious child, I am God and I am love. I am the King of Glory and for you I suffered. They gave Me a crown of thorns and pounded it into My head and I knew that I would suffer for you so much that I sweat blood in the garden, But I said yes for My beloved one. And today that love that I have is the love of the Divine God for you. Today I would die for you this very day. Focus on the above, do not look to the ground, do not dig in the mud, look at the stars above your head for they are there and you can focus, you too, on the black of the night.

4.  Messenger:   And they gave Him a dirty purple robe and a scepter and they crowned His head with a crown of thorns and then they spit on Him. They blasphemed Him and they called Him names, Jesus the Divine God, and He could have stopped it all but He withstood the torture for you and for me.

5.  Hail Mary

6.  Jesus speaks:  Do you want to know about love? Then you must study My life, not like a text book, but study the sacrifice that I made for you. They tore My flesh and they made Me bleed.

Sing:  There is love, there is love

Jesus speaks:  I am love.

Sing:  If we love one another God will live in us in perfect love.

Song:  Wedding Song

7.  Hail Mary

8.  Jesus speaks:  And they pounded the thorns into My head. And I say to you "Little one, I love you." And I give to you My Blue Book writings and I tell you of My love. Over years I wrote to you every day, so when you feel bad why don't you open up one of those books and read My letter of love.

Sing:  There is love

9.  Jesus: My heart is ablaze for love of My dear children. I want each to understand My love. Each child is given a free will to choose Me or reject Me. Many have gone so far from the first commandment! It is My commandment that makes all the others work. If I am first, all the others follow.  -  Excerpt from Put God First in Your Life - January 2, 1994 

Sing:  There is love

10.  Hail Mary

Song:  Here I Am Lord

Messenger:   Sing and give God our answer.

Song:  Here I Am Lord

Jesus speaks:  And in the deepest suffering great grace can be outpoured. In the deepest suffering you measure things in your human minds and you think you are so smart and yet you fail many times to have the real wisdom. For I am God and I Am Who Am and you act in your silly ways. And I try to tell you My ways and you do not hear.

Song:  Jesus I want to Be With You

Messenger:   And we want to pray for deep healing in our heart, especially in this mystery, when we see the pain that Jesus endured and His death on the cross. We want to be able to do whatever it is to do the work He's calling us to. Because we need to be filled with joy and happiness in our heart because God loves us so much.

Song:  Jesus, My Lord, My God, My All

Song:  Lift High the Cross

  

The Carrying of the Cross

1.  Jesus speaks:  And I carried My cross to the hill of Calvary and there I mounted it and I gave Myself for love of you. Today I ask you to carry the little crosses that I have given to you and it is in your willingness and your love that you touch the heart, the heart that was filled with such anguish that I had all through My bitter passion, the sorrow within My Heart, knowing that despite My suffering, of the souls that would be lost forever.

2.  Jesus speaks:  Come to Me My child and let Me tell you of the love of My Heart. For the love that I have for you is more than you can ever imagine, but you must hold tight and not give into the evil one who wants to divide you and to hurt you and to lead you astray. Come to Me and ask for what you need and I will give it to you. Pray for the healing in this rosary and I will outpour My healing grace to you, but you must come with a heart that is docile and is open, is ready to be molded and to be changed in the way that I want to mold you. For if you come and then you say to me, "Well Jesus, I want to be healed" and then I say to you "This is the way My child" and then you say "Oh not that way Jesus. The way that I want is this way Jesus, now I'm telling you, "dab, ba dab ba dab ba da." And I say to you My child, tenderly I take you to My Heart, I wrap you in My Divine Love and you will not receive this love if you continue to control the way that you do the things of your life that lead you to your own devastation. 

    I carried My cross to the hill of Calvary for you my precious one (tape 1 end) always the will of the Father and I gave to you this teaching. As you look at Me upon the cross you see as I hung, obeying His will to My very death on the cross, shedding all of My blood, every ounce of My blood - for you. And I say to you little things, will you do this for Me or that for Me and you say, "Ah not that" but then you have the audacity to come and to say "Oh God heal me, heal me, heal me, heal me." And then when I say "This is the thing that's keeping you stuck there." You say "Well I know that but I ain't giving that one up." 

    Come to Me with a heart of docile love, of humility, of purity. Reach for the stars and not the granules of mud beneath your feet, for I come to you and I give to you a garden overflowing with thistles and you run as fast as you can go into the stars that hang low above your head. You say "Nay God - I want what I want when I want it." And I tap on your back and whisper in your ear and tell you of My greatness and My love. And many times you were stubborn and strong-willed in the ways that lead to your own destruction. 

    Now harken to Me My child, and envision in your mind as clear as you can, how I carried the cross. I could hardly move and when it became so heavy I fell to the ground. What cross have you been given today that you throw back in My face continually and it is the very thing that will help to bring down the grace that will help so many souls. Need I tell you more that it is in love that all things will work for the greater good. For I am a God of love and I want you to act in the ways of love, to be permeated with the love in your heart for souls that you will help to carry out this mission that I have given to you today. For you may be afraid but I will strengthen you and you will know the peace and the joy of deeper union with Me. I carried My cross to the hill of Calvary and when it became so heavy and I fell under it, I got up time and time again.

3. Song:  Come Unto Me All Who are Weary

4.  Jesus speaks:  And I fell under the weight of the cross and I got up again and again and again, and when I give to you this trial and I ask you to endure it, you throw the chance for so much grace back in My face. And then you come and you pray and you say "Oh God help me." And you do not see the wisdom in the fact that the cross that you carried had the very answer that you sought, but you did not go to those elements of prayer, but reached for the lesser way of dealing with the situation. And you suffered far more than you were with the carrying of the cross because of your own inability to love and to let go. Come unto Me all who are burdened and I will comfort thee.

5.  Jesus speaks:  It is in faith and in trust, it is in prayer, it is in knowing Me, it is in letting Me come more and more into your heart. It is in the docility. It is in saying yes. It is in not giving into fear and running away when I have called you to do a mission, that this mission will be completed. 

    Do you want healing? You've come to Me today and you say "This is healing day Lord, heal me." And I say to you, "I carried My cross to the hill of Calvary and I showed you the way" but you just want to say "heal-ing" and then that's over. I tell you to "forgive us our trespasses as we forgive those who trespass against us." And you say it over and over and over again but you don't think about it. "forgive us our trespasses as we forgive those who trespass against us. And lead us not into temptation". Say that slowly and with all your heart to the Father and pray for the grace to be docile and act only in the ways of God.  

The Our Father

    Our Father, Who art in heaven, hallowed be Thy name. Thy Kingdom come, Thy will be done on earth as it is in heaven. Give us this day our daily bread and forgive us our trespasses as we forgive those who trespass against us. And lead us not into temptation, but deliver us from evil. Amen.  

Messenger:  God heal us in this rosary, give us the grace of healing, give us the grace to be able to endure the suffering when it comes and to see with wider vision, that it is in the suffering and in prayer that many times our answers are given to us, but we seek for something that will alleviate the suffering thereby sacrificing the very good answer that is necessary for the solution of the problem, creating sometimes a more difficult situation for the momentary alleviation of frustration and pain. God give us the wisdom to see what you want us to do and to forgive us for our sins. Amen.

6.  Messenger:  We know that you fell God on the way to Calvary and there are so many priests today that can give such an example of holiness and love. We pray that for the priests of the world today, we pray with all of our heart, that they will have a keener love of the Eucharist and that they will spend time in adoration with You, please God hear our prayer, and for all the sufferings that we have endured this day we offer them up in union with the Mass, that tremendous grace will be given for priests reading the Newsletter on Mary and the Eucharist, that they will make Mary the Queen of their hearts and Jesus, so important in their spiritual life, as the bridegroom of their souls. God please lead the priests to adoration we pray. Amen.

7.  Hail Mary

8.  Hail Mary

9.  Hail Mary

10.  Hail Mary

Messenger:  And I look at Jesus on the cross and I see His head crowned with thorns and the nails in His hands and His feet. And He shed the last drop of blood and gave the last beat of His heart for you and for me. 

    Dear God help us to know Your love, please. We read the Blue Book messages, we know they're there. A lot times we don't read them, but in reading it sometimes the answer is not always there the moment that we read it except that it's there a lot of the time. The answer to our own problems is in deeper over all understanding of the love that God has for us. And when we read those messages in God's Blue Book, Blue Book IV a lot, we begin to have that love with Jesus, where we fall in love with Him all over again. What a gift He gives to us when we read those readings. There is no lover on the face of this earth that is like Jesus, none. And when we read the Blue Book IV messages over and over again, it just sticks in our souls how much He loves us. 

    We owe it to ourselves and that's not saying that'll alleviate the pain, that we are going to get up tomorrow and we're not going to be envious, jealous, prideful — that says that we're going to know His love more and at least if we've been these things we're docile in our heart to tell God that we want to be healed and we're sorry. You know we only got so many days down here. What are you going to do with each precious hour that's left of today? I can tell you what satan wants to do with your hours that are left of today. He wants you to go away. He wants you to focus on yourself. He wants you to think about how you've been wronged. He wants you to think all the ugly things that you can think of that somebody else might be thinking about you. And then when you go to bed tonight and you lay your head on your pillow he wants you to be mad. Now why would we do that? Why would you do that? Isn't that stupid? But what do we do?

Song:  Come Unto Me All Who are Weary

 

Crucifixion

1.  Messenger:  And if that ball player is running as fast as he can toward the evil goal, he is just going to have himself a bad end.

2.  Song:  Come Unto Me All Who are Weary

Messenger:  And we pray for all the needs that we have, these special needs that God called this prayer service for. We take them all and we put them in the Heart of Jesus and we tell Him — Jesus we love You so much and we thank You for the gift that You have given to us in having Mary appear on this building all this time and for having Jesus here. And we thank You God for this building and we thank You for this place. Dear God we thank You for the brick wall and all the beautiful people that You have brought to us. And we thank You for our priests and for our Church and we ask that the Holy Father will recognize more and more this special Movement that God has given to us. Dear God and all of our needs and for funds we pray and we give ourselves in docility and love and ask You to help us, dear God for we are so grateful and thank You. Thank You God.

Song:  Jesus I want to Be With You

3. Hail Mary

4. Messenger:  They hung Him on the tree and them pounded the nails into His hands and His feet. And His head was crowned with thorns and He hung for 3 agonizing hours because of His love for you and for me and His precious souls. Jesus we love You and we thank You for this gift that You have given to us here and for Our Lady of Fatima and Our Lady of Fatima in the Americas. And we pray for the urgent intentions and all that we ask for and for the funds, help us. Amen.

5. Jesus speaks:  Did you ever see the beauty of a rose? Each little petal that is so beautiful. I designed the rose for you and yet you do not see how beautifully you were created by the Father. Oh My precious sweet one, I outpour to you the grace now to know you are My beloved spouse and I love you with a most tender love. You were fashioned by the hand of The Father with such love, a gift to this world. Let Me kiss your little wounds and caress your sweet tender heart  for it is for you that I died. Tell Me of your love.

6. Song:  Jesus I want to Be With You

7. Jesus speaks:  It is your thank you that I like you to say, I want to hear the words from your heart, from your whole heart, that you thank Me for the gifts that I have given to you. Think of how it is when you give and you give and you give and you give and then the person is just selfish and they are not nice to you. How is it that I give to you so much and you are haughty and ungrateful many times and you do not even say thanks to Me. 

Sing:    thank You God, thank You God, thank You God, 
            thank You God, thank You God, thank You God, 
            thank You God, thank You God, thank You God, 
            thank You God, thank You God, thank You God.  

Sing:   We praise you oh Lord for all your works are wonderful
            We praise you oh Lord for ever and a day.

Messenger:  Thank You God, we praise You God, we worship You God, we love You God. You are our King, the King of Glory, crowned with a crown of thorns, adorned in a robe of blood and a Heart that is pierced as Yours was on the cross. Dear God, You are the King, the Divine King, thank You God for Your life given for me

8. Jesus speaks:  And I tenderly caress you and take you to My Heart and you say, "Ah but I'm mad so I'm going to stay mad forever" and I say to you "Well how do you say the Our Father — 'forgive us our trespasses as we forgive those who trespass against us' " and you say "Well I can say it real good. I don't mean it, but I can say it real good."

9. Jesus speaks:  And then I say to you "Well that's why you never got healed, because what you're saying and what you're thinking are two different things", so you're confused in there and then you say "Well God why am I not healed?" and I say to you "It very simple — what you speak and what is in your heart should be the same." 

"forgive us our trespasses as we forgive those who trespass against us. And lead us not into temptation, but deliver us from evil. Amen."

    And the light comes down from the sky and guess what? — your heart is soft and filled with love.

10. Jesus speaks:  Do you want to be happy now? Then let go.

Jesus speaks:  And I hung for 3 agonizing hours on the cross and I show you how to - let go.

Jesus sings:  Let go, let go, let go, let go, let go
                     Feel My peace, Feel My peace, Feel My peace, let go, let go.

All together now:

Jesus Sings:  Let go, let go, let go, let go, let go
                      Feel My peace, Feel My peace, Feel My peace, let go, let go.

                    Open your heart to love, Open your heart to love,
                        Open your heart and let Me fill it with love.

Messenger:  Do we say "yes" to Jesus now? Do we say "yes" to the God who hung on the cross? Do we drop the binds that are around us and come forth in victory from the tomb? Do we say yes to God? Yes, yes, yes, yes, yes, yes.

Song:  Change Our Hearts

Messenger:  For if we don't see that with Mary and Jesus appearing on the building, man, we got a problem.

Song:  Change Our Hearts

Messenger:  I've always liked this.

Song:   Crucem

Song:  Spirit Blowing Through Creation

Song:  Lord You Give the Great Commission

Song:  Be Not Afraid

Song:  Now the Green Blade Rises

Messenger:  And so they laid Him in the tomb and He came forth the third day victorious. And although Mary's head has been knocked off here, the face of Jesus remains.

Song:  This is the Feast of Victory

Song:  This Joyful Eastertide

Messenger:  (the mike dropped) It still kisses good. Did you hear that? We're almost done.

Song:  This Joyful Eastertide

Messenger:  Now there's one more and then we're done. This is from my friends that like this song but it is the word that God wants to give us today. Oh I could sing this one too but I didn't get that direction, but I did for this one. Ready?

Song:  Go

Messenger:  And that's the end of today and Joe is going to play the Lady of Clearwater to give her honor. And then we are going to hear this great song that we are going to put on a disc and it's In My Heart. Amen.

Song:  Our Lady of Clearwater (Joe)

Song:  In My Heart (Joe)

Messenger:  And so we want to say goodbye and ask you to pray with us every half an hour cause we have lots of needs and we need your prayers. We need funds, you know that. So please help us. Come to Clearwater and China, we got a big retreat and we got a big prayer service on the 5th and so everybody that wants to say "I give my heart to Jesus and Mary with you in love."

 

  

 

June 1, 2000 -  MONTH of the SACRED HEART

A Burning Heart I give you

    SORROWFUL MYSTERIES

(to be used on June 2, 2000)

(PRAY ON RED IMAGE ROSARY IF AVAILABLE)


Agony in the garden

Jesus speaks: 

  1. I loved you so much I gave Myself for you.

  2. You do not fully comprehend how real I am.

  3. You wander a barren desert.

  4. You make this world your God.

  5. This is My Mission to help bring about the Reign of My Heart.

  6. Look at My red rosary, think of the drops of red Blood I shed in the garden for you.

  7. Blood coming from My pores.

  8. Blood mixed with water.

  9. You are the temple of the Holy Spirit.

  10. I give you such dignity - you do not comprehend.


Scourging at the Pillar

Jesus speaks:

  1.  I was whipped for your sins of hatred and disharmony, the stubborn ways you act that come from deep in your heart.

  2. Look at My red rosary, think of My Precious Blood I shed for you.

  3. My Heart is an endless furnace of love.

  4. The men were full of hatred in their hearts, they whipped Me and I loved them so much.

  5. I love the souls today that laugh at Me and make fun of Jesus, fun of My Name, that raise themselves indignantly over Me.

  6. They whip Me today, the way they treat Me.

  7. They tear My Flesh.

  8. My Heart beats for My beloved ones.

  9. I am the Sacred Heart of Jesus.

  10. Look at the picture of My Heart on Blue Book II - It is a furnace of endless love.


Crowning with Thorns

Jesus speaks:

  1. In this month of the Sacred Heart spend time reading My personal love letters to you in My Blue Books.

  2. Hear Me whisper My gentle words of love.

  3. See My red Blood pour down My cheeks from the thorns. Look at the red rosary, think how much I love you. Carry it with you. Look at My picture, think of My deep love. Let My Sacred Heart remind you of My burning love.

  4. Look at My Mother's picture on the building. God loves you so much, He gave you this gift of Mary on the building. Are you grateful?

  5. See My pierced head.

  6. See the Blood on My cheek.

  7. See the Consecrated Host in the Mass.

  8. See My Blood poured out for you.

  9. Gaze upon the Exposed Eucharist.

  10. I am there, I remain with you in such love.


Carrying of the Cross

Jesus speaks:

  1. A heavy cross I carried on My back.

  2. Why do you think you should not suffer?

  3. My Blood was red, My Heart is a symbol of My great love.

  4. My walk to Calvary was painful.

  5. I paid the price for the sins of today.

  6. Do you have to go with the world? Quit watching the filthy movies and the dirt on television.

  7. It hurts My Heart to see you won't take a stand for Me.

  8. Don't visit places where people are sinning. It hurts My Heart that you do that.

  9. My Heart bleeds when you say yes when you mean no, and no when you mean yes. Don't confuse matters, that is from Satan. Tell the truth.

  10. I called you to be an Apostle of My Sacred Heart. Will you serve Me?


Crucifixion

Jesus speaks:

  1. My dear soul, I love you to say to Me when receiving the Eucharist, "I scarce can breathe when You come into Me."

  2. My dear soul, I do love you so, so much, see My red Blood shed for you.

  3. My dear soul, see My bleeding hands and feet.

  4. My dear soul, look at the crucifix.

  5. My dear soul, the most important thing you do everyday is going to Mass and receiving Me.

  6. My dear soul, tell others of the gift of Myself in the Eucharist.

  7. My dear soul, do you like favors, ice cream, candy? My dear soul, I give you Myself, I am the Son of God.

  8. My dear soul, during this month of the Sacred Heart, pray this rosary, look at My red rosary, think of My drops of Blood. Oh My soul, it is Blood I shed for you.

  9. Unite to the Mass at every moment. Feel united as a body.
  10. My dear soul, My Mass is a gift I give to you. Love your priests, pray for them, the Church and the world. Oh My dear soul, the more you do for Me the more you will unite to Me. I am the Chief Shepherd of the Flock, I give My prayers to you. I will give the greatest graces to anyone who says My prayers and promotes My prayers. Churches that have prayer chapters, even small, will experience the greatest grace. They will turn into little cities of light, run by Me to give honor to Me and devotion to My Eucharistic Heart. I will bless abundantly all churches which have prayer chapters. In this month of June, the month of My Sacred Heart, I implore you to spread My prayer chapters. This is My plan to help enormously to renew the Church and the world.

    I am Jesus Christ, the Son of God, Chief Shepherd of the Flock. My Heart is on fire for love of you, I loved you to My death on the cross. What did I think of on the cross? I thought of you. I knew you by name, I gave Myself as a sacrifice for you. Oh I love you, I am the Sacred Heart, I love you so much. My Heart is a burning furnace of love.

    end of June 1, 2000 rosary
  

       

June 2, 2000

The Glorious Mysteries

Resurrection

  1. I gave My life for you.
  2. How precious you are to Me.
  3. This is the month of My Sacred Heart.
  4. My Heart is on fire for you.
  5. Thomas did not believe until he touched My wounds.
  6. Where is your faith?
  7. My Mother appears, one so fair, for those who are filled with doubt to remind you she is there as your spiritual Mother.
  8. See the glory of that first Easter morn.
  9. See Me clothed in white, Victorious after the brutal death.
  10. I am the Sacred Heart of Jesus, the risen Lord is with you today in the Eucharist.

 


 

Ascension

Jesus speaks: I ascended into heaven, I left you here to help continue the work I began.

  1. I am the Bread of Life.
  2. I am the One Who saves.
  3. I am the One Who sets the captives free.
  4. I open the minds of the blind.
  5. I gave My Apostles the power to forgive sins.
  6. I gave you My Church, My Bride.
  7. I sent the Holy Spirit to come to you.
  8. I am the Way, the Truth, and the Life.
  9. The Spirit of Truth comes to you.
  10. You must walk in the ways of truth.

 


 

Descent of the Holy Spirit

  1. On that Pentecost the Holy Spirit came upon them in tongues of fire.
  2. Where they were once blind they could see.
  3. Pray for the Holy Spirit to come alive in your hearts. Pray the Holy Spirit Novena I gave you. It is for your Church and your world, for you and your family, for healing, for protection from the evil one. It is to help you be My spouse
  4. Say often, "Oh Holy Spirit, enkindle in me the fire of God's love."
  5. See the fire from My Heart.
  6. See the love of God as a burning furnace, a flame of the deepest intensity, beyond your human comprehension.
  7. Pray the Holy Spirit Novena as a body at 6:20, being united to all others all over the world.
  8. Have the pictures of these mysteries fixed in your mind. See Mary and the Apostles and the fire above their heads. Meditate on this mystery. Meditate how the Apostles were no longer afraid, but fearless.
  9. Say, "Oh Holy Spirit, fill US WITH the FIRE of God's love."
  10. Sing: Come Holy Ghost, think of every word, pray to Him with all your hearts as you sing. Feel the words deep in your hearts. The Holy Spirit is your God.

 


 

Assumption

  1. Mary was taken into heaven.
  2. Mary is Mother of all.
  3. Mary has an Immaculate Heart.
  4. Mary is model.
  5. You must think of the great feast to end this month and the great feast to begin next month.
    Look forward to the feast of the Sacred Heart all month.
    Look forward to the feast of the Immaculate Heart.
    The day July 5 is very important to My Mother, I want a great celebration in Florida.
  6. Mary appears on the building for her children.

 

 

  1. Mary's peace plan was given at Fatima.

 

 

  1. Mary's promises for those that recite the rosary are:
  1. Whoever shall faithfully serve me by the recitation of the Rosary, shall receive signal graces.
  2. I promise my special protection and the greatest graces to all those who shall recite the Rosary.
  3. The Rosary shall be a powerful armor against Hell, it will destroy vice, decrease sin, and defeat heresies.
  4. It will cause virtue and good works to flourish; it will obtain for souls the abundant mercy of God; it will lift them to the desire of eternal things. Oh, that souls would sanctify themselves by this means.
  5. The soul which recommends itself to me by the recitation of the Rosary shall not perish.
  6. Whoever shall recite the Rosary devoutly applying himself to the consideration of its sacred mysteries shall never be conquered by misfortune. God will not chastise him in His justice, he shall not perish by an unprovided death; if he be just he shall remain in the grace of God, and become worthy of eternal life.
  7. Whoever shall have a true devotion for the Rosary shall not die without the sacraments of the Church.
  8. Those who are faithful to recite the Rosary shall have during their life and at their death the light of God and the plenitude of His graces; at the moment of death they shall participate in the merits of the saints in paradise.
  9. I shall deliver from purgatory those who have been devoted to the Rosary.
  10. The faithful children of the Rosary shall merit a high degree of glory in Heaven.
  11. You shall obtain all you ask of me by the recitation of the Rosary.
  12. All those who propagate the Holy Rosary shall be aided by me in their necessities.
  13. I have obtained from my Son that all the advocates of the Rosary shall have for intercessors the entire celestial court during their life and at the hour of death.31
  1. The promises of My Sacred Heart given to St. Margaret Mary are:
  1. I will give them all the graces necessary in their state of life.
  2. I will establish peace in their homes.
  3. I will comfort them in all their afflictions.
  4. I will be their refuge during life and above all in death.
  5. I will bestow a large blessing on all their undertakings.
  6. Sinners shall find in My Heart the source and the infinite ocean of mercy.
  7. Tepid souls shall grow fervent.
  8. Fervent souls shall quickly mount to high perfection.
  9. I will bless every place where a picture of My Heart shall be set up and honored.
  10. I will give to priests the gift of touching the most hardened hearts.
  11. Those who promote this devotion shall have their names written in My Heart, never to be blotted out.
  12. I promise you in the excessive mercy of My Heart that My all-powerful love will grant to all those who communicate on the first Friday in nine consecutive months the grace of final penitence; they shall not die in My disgrace nor without receiving their sacraments; My divine Heart shall be their safe refuge in this last moment.
  1. The promise I made to your Founder is:

I am calling many to become members of Shepherds of Christ Associates. To all of them I will give great blessings. I will use them as instruments to help bring about the triumph of the Immaculate Heart and the reign of My Sacred Heart. I will give great graces to the members of Shepherds of Christ Associates. I will call them to be deeply united to My Heart and to Mary's Heart as I lead them ever closer to My Father in the Holy Spirit.

 


 

Coronation

  1. Mary told her children to wear the scapular and pray the rosary.
  2. Mary wants peace, the Father wants peace. God wants you to be children of love.
  3. Mary will be recognized by her children.
  4. You must spread the devotion of the First Saturdays and tell them Mary has given a great promise to those that observe the 5 First Saturdays.
  5. I promise you great things for observing the First Fridays.
  6. I promise you great things for spreading devotion to My Heart.
  7. I will write your name in My Heart if you heed My wishes.
  8. I am the Sacred Heart of Jesus on fire for love of you.
  9. I will reign in all hearts.
  10. Messenger: The Sacred Heart of Jesus will reign and the Immaculate Heart of Mary will triumph. Alleluia, the risen LORD is with us today.

            end of June 2, 2000  Rosary

       

 

    

Month of the Sacred Heart June 3, 2000

The Rosary

The Joyful Mysteries to be used on June 4, 2000.

 

Annunciation

Jesus speaks:
1. My Heart is an endless furnace of love.
2. My Heart is that of the Divine God.
3. The angel Gabriel appeared to Mary.
4. I am the Son of God.
5. I am He Who comes to fill you with My life.
6. My staff I hold in My hand.
7. I come announced by the messenger (the angel).
8. Mary accepted.
9. Let My life transform you.
10. The incarnation goes on in you.

 

Visitation

Jesus speaks:
1. I come a Babe in the arms of Mary.
2. I am the Savior of the World.
3. My love is eternal.
4. My Heart is on fire for you.
5. A child carried in the womb of the Virgin Mary.
6. A Heart filled with love.
7. My endless love I pour out to you now.
8. Come and be with Me.
9. On the long hot days of summer, feel the love I give to you.
10. Sufferings are gifts I give you. The sufferings are given to draw you closer to Me.

 

Birth of Jesus

Jesus speaks:
1. A little Baby carried in the womb of the Mother.
2. Mary takes you as a little baby into her Immaculate Heart.
3. In her Heart, the Holy Spirit transforms you more and more into My image, if you cooperate with the grace I give you.

Messenger:
4. O Holy Spirit, come and fill the hearts that are weary.
5. O Holy Spirit, fill them with fire.
6. O Holy Spirit, enlighten the blinded minds.
7. O Holy Spirit, spark a fire burning in the children of Mary.
8. O Holy Spirit, it is a light and love the children of Mary seek in their hearts.
9. O Holy Spirit, enlighten the little babies' eyes.
10. O Holy Spirit, let them see God and hear the voice of the Good Shepherd.

 

Presentation

Messenger:
1. Oh a little Child, God-made-man.
2. Taken to the temple.
3. Simeon foretold, ...'Look, he is destined for the fall and for the rise of many in Israel...' (Lk 2:34).
4. Oh Heart of Mary pierced by a sword, oh Mary help us endure the sufferings of life.
5. Oh Heart of Mary, help us to spread the rosary.
6. Oh Heart of Mary, help us to teach the world how to pray the rosary.
7. Oh Mary so fair, protect us from the devil and all that could come against us as we spread the rosary.
8. Oh Mary most pure, we humbly pray for this grace.
9. On this first Saturday of June, 2000, Mary help us, Jesus help us. Dear Father, Son and Holy Spirit help us. Amen.
10. Into the arms of our Mother we give ourselves as little dependent children of our God.

 

Finding in the Temple

Jesus speaks:
1. You must obey your God.
2. I am a just God. All your deeds will be judged.
3. I am just!!
4. So many are lost, today.
5. At the end of this rosary, I ask you to see Me, My hands on either side of My Heart. I want you to see the fire, I want you to see My eyes, I want you to see Me, a Child in the temple, 12 years old. I want you to know I gave My life for you.
6. My life is given for you. My love is an endless furnace of love that does not flicker.
7. I am the Son of God.
8. Pray for the children of Mary to find their way home to My Heart.
9. Oh children, be humble.
10. Oh children pray for enlightenment, go to the spiritual womb of your Mother, she is your spiritual mother. Oh My children go to her now.


On this 3rd day of the month of My Sacred Heart, I ask you to show My picture before this rosary.

On the left I want Mary with the babe, as in the church in China, Indiana. On the right I want My Sacred Heart.

I want you to see yourself as a little babe in the arms of Mary. Put your little body in her arms. I want you to see yourself this way now. 

I want you to think of yourself as a child, a child of God, learning to be like God in your ways.

God is your Father, Mary your Mother, pray this rosary to your Father and Mother for help.

See yourself in the spiritual womb of your Mother being more and more formed in My image.

My little sweet baby, I love you so much.

I am the Sacred Heart.

end of June 3, 2000 rosary

 

 

 

Mysteries of Light

         

   

  

Baptism of Jesus

1. Matthew 3:13

Then Jesus appeared: he came from Galilee to the Jordan to be baptised by John.

2. Matthew 3: 17

And suddenly there was a voice from heaven, ‘This is my Son, the Beloved; my favour rests on him.’

3. Jesus is the Light of the World. Jesus loves us so much.
    Jesus wants us to love Him and talk to Him.

4. In the picture we see Jesus and the Holy Spirit.

5. We hear the voice from heaven.

...‘This is my Son, the Beloved; my favour rests on him.’ 
                                                                                                                Matthew 3: 17

6.  There are Three Persons in one God.

7. This is the Trinity.

8. God the Father wants us to love Him, pray to Him 
    and obey Him.

9. We are children of God. God loves us so much.

10. God the Holy Spirit is a Person of the Trinity.
      The Holy Spirit wants us to pray to Him.

 

 

    


  

  

Marriage at Cana

1. Jesus worked miracles while on earth.

2. Jesus performed a miracle at the
    Marriage at Cana.

3. Jesus loves the youth.

4. Jesus wants the youth to pray.

5. Jesus gives us the Holy Scripture.

6. Jesus gives us the Holy Eucharist. 
    The Holy Eucharist is a sacrament.

7. There are 7 sacraments in the Church.

8. We can go to Confession. Confession is a sacrament.

9. There is the sacrament of Baptism.

10. There is the sacrament of marriage in the Church.

    

    

    


     

Kingdom of God

1. God wants us to help build His Kingdom.

2. All of us working together to do what God wants
    us to do will help build the Kingdom of God.

3. The Our Father is an important prayer to pray.

4. We should pray deeply to Our Father when we
    pray the prayer the Our Father and think about
    the words.

5. Jesus wants to be the center of our hearts.

6. Jesus wants us to pray to Him.
    Jesus wants us to talk to Him during the day.

7. Jesus shows us His Sacred Heart.

8. Jesus shows us His Heart because He loves us so
    much.

9. Jesus wants us to make Him the King of our homes.

10. Jesus wants us to put the image of the Sacred Heart
      and Immaculate Heart in our homes.

    

   

    

      

Transfiguration

1. Matthew 17: 1

Six days later, Jesus took with him Peter and James and his brother John and led them up a high mountain by themselves.  

2. Matthew 17: 2-3

There in their presence he was transfigured: his face shone like the sun and his clothes became as dazzling as light. And suddenly Moses and Elijah appeared to them; they were talking with him. 

3. Jesus showed Himself to the Apostles in the brightest light.

4. God wants us to be good and loving to one another.

5. We must ask ourselves everyday before bed
    if we hurt anyone and tell God we are sorry.

6. God wants us to love our family, our neighbors.

7. Sometimes we are not nice.

8. Jesus showed Himself in this great light to the Apostles.
    We pray to God for grace to be good and holy
    more like Jesus.

9. We have a soul, God wants us to be good.

10. God wants us to be good. God wants us to serve Him. 
      God wants us to be with Him for all eternity.
      God has a special place for us in heaven, but
        we must serve Him.

 

 

    

  

Last Supper

1. Jesus washed the feet of the Apostles at the Last Supper.

2. Jesus changed bread and wine into His Body
    and Blood at the Last Supper.

3. Luke 22: 19-20

    Then he took bread, and when he had given thanks, he broke it and gave it to them, saying, ‘This is my body given for you; do this in remembrance of me.’ He did the same with the cup after supper, and said, ‘This cup is the new covenant in my blood poured out for you.

4. John 6: 51

I am the living bread 
    which has come down from heaven. 
Anyone who eats this bread 
    will live for ever; 
and the bread that I shall give 
is my flesh, for the life of the world.’

5. Today, Jesus gives us Himself in the Holy Eucharist.

6. Jesus wants us to come to Him in Holy
    Communion.

7. Jesus loves us so much.

8. Jesus loves little children to go to Mass.

9. Jesus is truly present in the consecrated host —
    no less present than the day He walked
    the earth.

10. We can visit Jesus at Church. He remains with
        us this day in the Blessed Sacrament.

  

 

Many of these things in Spanish

   

October 23, 2005 message continues

Jesus speaks:    Please help Me spread My word

   

   

October 23, 2005 message continues

Jesus speaks:    Oh Jerusalem when will you listen?
                            Mary appeared 7 1/2 years ——

    

Morning Offering (for Shepherds of Christ Members)

My dear Father, I offer You this day all my prayers, works, joys and sufferings, my every breath, my every heartbeat, my every thought, all my actions, in union with Jesus in the Holy Sacrifice of the Mass throughout the world, in the Holy Spirit. I pray the Holy Spirit is with me every second today, enlightening me to do the will of the Father and filling me with the fire of God's love.

I ask Jesus and Mary to be one in me in all that I do and I unite with all the angels and saints and souls in purgatory to pray continually to the Father for these intercessions, in this prayer, for this day.

For myself, I pray for grace-abundant grace, to know and love God more and more and to follow the will of the Father. I pray to the Holy Spirit to transform me in the heart of Mary to be more and more like Jesus. I pray that I can forever dwell in the Hearts of Jesus and Mary. I pray for conversion of all those I hold dear who need conversion. I pray for each member of my family that they will be filled with Your abundant grace to grow in their knowledge and love of God.

I pray for all my friends that they will receive abundant grace to carry out the great plan of the Father, that they will grow forever closer to Jesus' Heart through Mary's heart, that we will all be led by the Holy Spirit to do His work, that we will, together, carry out the plan of the Father as He intends us to, to spread the love of the Sacred Heart of Jesus and Mary's heart to this world.

Jesus, I pray for myself so the Holy Spirit descends upon me and opens my heart to Your love so I will grow more and more deeply in union with You. I pray that I do not worry what other people think but try always to please the Father and do His will. I pray that I may help lead many to Your burning love.

I pray for the following people in particular that they will be filled with the Spirit and grow deeply in their union with You, that they will receive abundant graces to know, love and serve You more. (Include special friends by name...)

I pray for priests the world over, for the success of the Priestly Newsletter, the Chapters and for the finances needed for the Newsletter. I pray for the circulation of the Blue Book messages, rosary meditations and tapes. I pray for all those involved in the publication of these messages.

I pray that You will shower Your abundant graces onto the priests reading the Newsletter the people reading and hearing the Blue Book messages and Rosary Meditations and all of Fr. Carter's publications.

We pray for the intentions we hold deep within our hearts, for our families and friends, for those requesting our prayers. We pray for children the world over and for the souls in purgatory. We ask God to shower His abundant grace on us and the members of our Shepherds of Christ chapter so that we may grow more and more in our knowledge and love of God.

We consecrate ourselves to the Hearts of Jesus and Mary. We pray for Father Carter, for Father Smith, for Rita Ring, and for John Weickert, for all leaders and helpers in the Shepherds of Christ Movement, for Shepherds of Christ Ministries, and Our Lady of Light Ministry. We pray for all those who are working in these ministries.

We bind ourselves and our children and our friends to the Immaculate Heart of Mary. We place the precious blood of Jesus on ourselves, and all we touch, so that we will be protected from the evil one. We pray to St. Michael to cast the devil into hell.

We love You, God, we love You, we love You. We beg that we may receive the grace to love You more and more deeply. We adore You, we praise You, our beloved Father, Son, and Holy Spirit.

include Pray for Fr. Lou B.

 

 

 

October 23, 2005 message continues

Jesus speaks:    I have called you to be deep intercessors

  

Excerpt from October 2, 2005

Jesus speaks:    This is My Movement —

                        I have called servants, handmaids and apostles
                            to pray as intercessors for the priests,
                            the Church and the world.

                        I have taught you in My Movement/Shepherds of Christ
                            to pray deeply as intercessors —

                        I have instructed you for over 13 years
                            in these messages.

                        Look at these messages

    

         

    

                        Rosaries from the Hearts of Jesus and Mary

    

                           

    

   


(English)
 


(Spanish)

 

     

 

 

 

 

 

 

 

Tiny Tots coming soon

  

 

       

           

 

  Daily Message Books

      

July 1998
S M T W Th F S
             
       8  9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
             
August 1998
S M T W Th F S
             1
 2  3  4  5  6  7  8
 9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
September 1998
S M T W Th F S
     1  2  3  4  5
 6  7  8  9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
             
October 1998
S M T W Th F S
         1  2  3
 4  5  6  7  8  9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             
November 1998
S M T W Th F S
 1  2  3  4  5  6  7
 8  9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
             
December 1998
S M T W Th F S
           1  2  3  4  5
 6  7  8  9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
             

   

January 1999
S M T W Th F S
                          1  2
 3  4  5  6  7  8  9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
February 1999
S M T W Th F S
    1  2  3  4  5  6
 7  8  9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28            
             
March 1999
S M T W Th F S
    1  2  3  4  5  6
 7  8  9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
             
April 1999
S M T W Th F S
                     1  2  3
 4  5  6  7  8  9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             
May 1999
S M T W Th F S
                                1
  2   3   4   5   6   7   8
  9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
June 1999
S M T W Th F S
            1   2   3   4   5
  6   7   8   9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30               
                                  
July 1999
S M T W Th F S
                     1  2  3
 4  5  6  7  8  9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             
August 1999
S M T W Th F S
 1  2  3  4  5  6  7
 8  9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31                    
                                  
September 1999
S M T W Th F S
        1   2   3   4
  5   6   7   8   9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30          
                                  
October 1999
S M T W Th F S
            1   2
  3   4   5   6   7   8   9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
November 1999
S M T W Th F S
     1   2   3   4   5   6
  7   8   9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30                    
                                  
December 1999
S M T W Th F S
                 1   2   3   4
  5   6   7   8   9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31     
                                  

   

January 2000
S M T W Th F S
                               1
 2  3  4  5  6  7  8
 9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31                         
February 2000
S M T W Th F S
           1  2  3  4  5
 6  7  8  9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29                    
                                  
March 2000
S M T W Th F S
                1  2  3  4
 5  6  7  8  9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31     
                                  
April 2000
S M T W Th F S
                               1
 2  3  4  5  6  7  8
 9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30                              
May 2000
S M T W Th F S
      1  2  3  4  5  6
 7  8  9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31               
                                  
June 2000
S M T W Th F S
                     1  2  3
 4   5  6  7  8  9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30     
                                  
July 2000
S M T W Th F S
                               1
 2  3  4  5  6  7  8
 9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31                         
August 2000
S M T W Th F S
           1  2  3  4  5
 6  7  8  9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31          
                                  
September 2000
S M T W Th F S
                          1  2
 3  4  5  6  7  8  9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
                                  
October 2000
S M T W Th F S
 1  2  3  4  5  6  7
 8  9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31                    
                                  
November 2000
S M T W Th F S
                1  2  3  4
 5  6  7  8  9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30          
                                  
December 2000
S M T W Th F S
                          1  2
 3  4  5  6  7  8  9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31                              

  

January 2001
S M T W Th F S
      1  2  3  4  5  6
 7  8  9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31               
                                  
February 2001
S M T W Th F S
                   1  2  3
 4  5  6  7  8  9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28      
             
March 2001
S M T W Th F S
                  1  2  3
 4  5  6  7  8  9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
                                  
April 2001
S M T W Th F S
 1  2  3  4  5  6  7
 8  9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
                                  
May 2001
S M T W Th F S
           1  2  3  4  5
 6  7  8  9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31          
                                  
June 2001
S M T W Th F S
                 1  2
 3  4  5  6  7  8  9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
                                  
July 2001
S M T W Th F S
 1  2  3  4  5  6  7
 8  9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
                                  
August 2001
S M T W Th F S
                1  2  3  4
 5  6  7  8  9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31     
                                  
September 2001
S M T W Th F S
                               1
 2  3  4  5  6  7  8
 9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30                              
October 2001
S M T W Th F S
      1  2  3  4  5  6
 7  8  9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31               
                                  
November 2001
S M T W Th F S
         1  2  3
 4  5  6  7  8  9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30     
                                  
December 2001
S M T W Th F S
             1
 2  3  4  5  6  7  8
 9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31                         

   

January 2002
S M T W Th F S
           1  2  3  4  5
 6  7  8  9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31          
                                  
February 2002
S M T W Th F S
                          1  2
 3  4  5  6  7  8  9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28          
                                  
March 2002
S M T W Th F S
                          1  2
 3  4  5  6  7  8  9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31                              
April 2002
S M T W Th F S
      1  2  3  4  5  6
 7  8  9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30                    
                                  
May 2002
S M T W Th F S
                1  2  3  4
 5  6  7  8  9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31     
                                  
June 2002
S M T W Th F S
                               1
 2  3  4  5  6  7  8
 9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30                              

July 2002

S M T W Th F S
      1  2  3  4  5  6
 7  8  9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31               
                                  
August 2002
S M T W Th F S
                     1  2  3
 4  5  6  7  8  9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
                                  
September 2002
S M T W Th F S
 1  2  3  4  5  6  7
 8  9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30                         
                                  

October 2002

S M T W Th F S
           1  2  3  4  5
 6  7  8  9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31          
                                  

 

November 2002

S M T W Th F S
                          1  2
 3  4  5  6  7  8  9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
                                  

 

December 2002

S M T W Th F S
 1  2  3  4  5  6  7
 8  9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31                    
                                  

 

January 2003

S M T W Th F S
                1  2  3  4
 5  6  7  8  9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31     
                                  

February 2003

S M T W Th F S
                               1
 2  3  4  5  6  7  8
 9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28     
                                  

March 2003

S M T W Th F S
                               1
 2  3  4  5  6  7  8
 9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31                         

April 2003

S M T W Th F S
           1  2  3  4     
 6       8  9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30               
                                  

May 2003

S M T W Th F S
                     1  2  3
 4  5  6  7  8  9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
                                  

June 2003

S M T W Th F S
 1  2  3  4  5  6  7
 8  9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30                         
                                  

July 2003

S M T W Th F S
           1  2  3  4  5
 6  7  8  9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31          
                                  

August 2003

S M T W Th F S
                          1  2
 3  4  5  6  7  8  9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31                              

September 2003

S M T W Th F S
      1  2  3  4  5  6
 7  8  9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30                    
                                  

October 2003

S M T W Th F S
                1  2  3  4
 5  6  7  8  9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31     
                                  

November 2003

S M T W Th F S
                               1
 2  3  4  5  6  7  8
 9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30                              

December 2003

S M T W Th F S
      1  2  3  4  5  6
 7  8  9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31               
                                  

                

January 2004

S

M

T

W

Th

F

S

                     1  2  3
 4  5  6  7  8  9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
                                  

February 2004

S

M

T

W

Th

F

S

 1  2  3  4  5  6  7
 8  9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29                              
                                  

March 2004

S

M

T

W

Th

F

S

      1  2  3  4  5  6
 7  8  9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31               
                                  

April 2004

S

M

T

W

Th

F

S

            1  2  3
 4  5  6  7  8  9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30     
                                  

May 2004

S

M

T

W

Th

F

S

                      1
 2  3   4  5  6  7  8
 9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31                         

June 2004

S

M

T

W

Th

F

S

           1  2  3  4  5
 6  7  8  9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30               
                                  

July 2004

S

M

T

W

Th

F

S

                     1  2  3
 4  5  6  7  8  9 10
11 12   14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
                                  

August 2004

S

M

T

W

Th

F

S

 1  2  3  4  5  6  7
 8  9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31                    
                                  

September 2004

S

M

T

W

Th

F

S

                1  2  3  4
 5  6  7  8  9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30          
                                  

October 2004

S

M

T

W

Th

F

S

                          1  2
 3  4  5  6  7  8  9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31                              

November 2004

S

M

T

W

Th

F

S

      1  2  3  4  5  6
 7  8  9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30                    
                                  

December 2004

S

M

T

W

Th

F

S

                1  2  3  4
 5  6  7  8  9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31     
                                  

     

January 2005

S

M

T

W

Th

F

S

                               1
 2  3  4  5  6  7  8
 9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31                         

February 2005

S

M

T

W

Th

F

S

           1  2  3  4  5
 6  7  8  9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28                         
                                  

March 2005

S

M

T

W

Th

F

S

           1  2  3  4  5
 6  7  8  9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31          
                                 
     

April 2005

S

M

T

W

Th

F

S

                          1  2
 3  4  5  6  7  8  9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
                            

May 2005

S

M

T

W

Th

F

S

 1  2  3  4  5  6  7
 8  9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
                            

June 2005

S

M

T

W

Th

F

S

           1  2  3  4
 5  6  7  8  9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
                            
     

July 2005

S

M

T

W

Th

F

S

                          1  2
 3  4  5  6  7  8  9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31                              

August 2005

S

M

T

W

Th

F

S

      1  2  3  4  5  6
 7  8  9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31               
                                  

September 2005

S

M

T

W

Th

F

S

            1  2  3
 4  5  6  7  8  9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30     
                                 

  

       

  


English

French
       
English

French 

Spanish

Portuguese

Spanish

Portuguese

                               

                            Prayer Cards

 

    

     

 

Priestly Newsletter by Fr. Bonacci

 

  

  Other Priestly Newsletters

 

Synopsis of Spiritual Life by Fr. Carter

 

Rosary Aves disc & video

 

     

 

Mystery of Light Books


Book 1


Book 2

 

 

     
   

Audio Tapes

Mary's Message

October 13, 1996high-speeddial-up

November 13, 1996high-speed dial-up December 13, 1996high-speed dial-up January 13, 1997high-speed dial-up February 13, 1997
high-speed dial-up

 

       

 

October 2, 2005 message continues

Messenger:        Jesus told me to put all these on
                            disc beginning with Choose
                            Life right away —
                            make available

   

 

end of excerpt October 2, 2005  message

   

 

English

Spanish

French

Portuguese

  

English

Spanish   

   French

 Portuguese  

 

  

 

 

    

 

Para Comprender Mejor La Santa Misa

Una Jornada Hacia el Corazón de Jesús






Rita Ring






 

Shepherds of Christ Publications
Madison, Indiana
El Paso, Texas









Este libro es publicado por Shepherds of Christ Publications, un subsidiario de Ministerios Pastores de Cristo, una asociación pública religiosa y caritativa organizada para fomentar la devoción a los Dos Corazones, el Sagrado Corazón de Jesús y el Corazón Inmaculado de María.

Para copias adicionales, contáctenos:

Ministerios Pastores de Cristo
P.O. Box 193
Morrow, OH 45152-0193

(sin costo) 1-888-211-3041

(teléfono) 1-513-932-4451

(fax) 1-513-932-6791

http://www.PastoresdeCristo.org

IMPRIMATUR
Obispo D. Hilario Chávez Joya
Gobierno Eclesiástico
Diócesis de Nuevo Casas Grandes, Chih. México.
11 de Enero del 2003

Traducido y revisado por Fernando
González Galache y por Martha González Galache

Copyright © 2003 Ministerios Pastores de Cristo

Todos los derechos están reservados. Ninguna parte de este libro puede ser reproducida o transmitida de cualquier forma sin el permiso por escrito del editor. Para información contácte a Shepherds of Christ Publications.

Primera Impresión: 2005






 

Este es el primero de una serie de libros.






 

Dedicación

    Dedico este libro a mi amado Jesús, a mi Madre María y a mi Director Espiritual el Padre Edward J. Carter S.J.

    Esta es una labor de amor. Presento este libro a mi Padre amoroso en el Espíritu Santo, a través del Corazón traspasado de Jesús con mi Madre María a mi lado.

 

 

Reconocimientos

El autor reconoce el uso de extractos de los siguientes materiales:

Las citas de las Santas Escrituras fueron tomadas de La Biblia
Latinoamérica, San Pablo: Editorial Verbo Divino & Edición revisada 1995. 55a Edición

Padre. Edward J. Carter, S.J., La Espiritualidad de Fátima y Medjugorje, Milford: Faith Publishing Co. 1994.

El Plan de Paz del Cielo de Nuestra Señora, Rockford: TAN Books and Publishers, Inc., 1983.

 

  

Y Gracias Especiales A:

Padre Edward J. Carter
Fernando González
Martha González

   

   

Tabla de Contenido

PARA EL LECTOR
PROLOGO

   
CAPITULOS DE INTRODUCCION AL DIARIO
 
1. 2 de Enero de 1997
    — Oración para Antes del Santo Sacrificio de la Misa
 
2. 19 de Diciembre de 1996
    Título: Hay un Hombre en la Cruz
    Canto: Te Amo Jesús
 
3. 26 de Diciembre de 1996
    Título: Unión con Jesús
    — Oración para Unión con Jesús
 
4. 26 de Diciembre de 1996
    Título: El Sacerdote y la Misa
 
5. 10 de Enero de 1997
    Título: Los Sacerdotes y la Consagración
    — Oración al Espíritu Santo
    — Acto de Consagración
 
6. 20 de Agosto de 1996
    Título: Meditaciones del Rosario para los Misterios Dolorosos
 
7. 6 de Diciembre de 1996, Viernes Primero
    Título: Pastores de Cristo y Fátima
    6 de Noviembre de 1996
 
8. 27 de Diciembre de 1996
    Título: La Misa y Fátima
 
9. 27 de Diciembre de 1996, Primer Sábado
    Título: Jesús la Luz del Mundo
 
10. 27 de Dicimembre de 1996
    Título: Conclusión
 
 
DEDICACION DE ESTOS ESCRITOS
 
SEPTIEMBRE

11. 1 de Septiembre de 1995, Viernes Primero
    Título: Qué Tiernamente Nos Ama Jesús
 
12. 2 de Septiembre de 1995, Sábado Primero
    Título: Voy hacia Mi Señor y Muero a Mis Modos Egoístas
 
13. 3 de Septiembre de 1995
    Título: El Bien que Yo Hago Actúa como las Olitas en un Estanque
 
14. 4 de Septiembre de 1995, Día del Trabajo, 8:45 a.m.
    Título: Mi Seguridad Se Encuentra en Ti
 
15. 4 de Septiembre de 1995
    Título: Tomen Su Misión en Serio
 
16. 5 de Septiembre de 1995
    Título: Una Confesión
 
17. 6 de Septiembre de 1995, 9:15 a.m.
    Título: ¿Vemos los Corazones?
 
18. 7 de Septiembre de 1995
    Título: No se Detengan, Hablen a las Monjas y a los Sacerdotes
 
19. 19 de Septiembre de 1995
    Título: Este Es un Llamado Urgente
 
20. 20 de Septiembre de 1995
    Título: Jesús Nos da Grandes Regalos
 
21. 21 de Septiembre de 1995
    Título: Almas Frías y Calientes
 
22. 20 de Septiembre de 1995
    Título: Por Cristo, con él y en él
 
23. 23 de Septiembre de 1995
    Título: Jesús Se Ofreció, Ofrezcámonos Nosotros
 
24. 24 de Septiembre de 1995
    Título: Experimenten La Presencia de Dios Dentro de Ustedes
 
25. 25 de Septiembre de 1995
    Título: Vivir sin Dios es Simplemente Existir
 
26. 28 de Septiembre de 1995
    Título: Contemplen el Rostro
 
27. 29 de Septiembre de 1995
 
28. 30 de Septiembre de 1995
    Título: En el Bautismo, Jesús Vive en Nosotros
 
   
 OCTUBRE
 
29. 1 de Octubre de 1995
    Título: Sufro por los Hijos
 
30. 1 de Octubre de 1995
    Título: Experimenten los Misterios de la Vida de Jesús en el Rosario
 
31. 1 de Octubre de 1995
    Título: En la Noche Más Obscura, Conocí a Mi Dios
  
32. 3 de Octubre de 1995
    Título: El Vientre Sagrado de María
 
33. 4 de Octubre de 1995
    Título: Nuestra Arma Poderosa, el Rosario
 
34. 5 de Octubre de 1995
    Título: Amor Más Allá del Amor Se Encuentra en los Corazones de Jesús y María
 
35. 5 de Octubre de 1995
    Título: La Reparación es la base del Mensaje de Fátima
 
36. 8 de Octubre de 1995
    Título: Despierten, Hijos de Dios
 
37. 9 de Octubre de 1995
 
38. 9 de Octubre de 1995
    Título: Conocer a Dios es Amarlo
 
39. 11 de Octubre de 1995 4:17 a.m.
    Título: Vean el Sufrimiento como un Regalo
 
40. 11 de Octubre de 1995
    Título: Debemos Seguir Adelante con una Bandera Blanca
 
41. 11 de Octubre de 1995
    Título: Experimentando a Dios en Misa
 
42. 11 de Octubre de 1995
 
43. 12 de Octubre de 1995
    Título: El Sacrificio de la Misa
 
44. 12 de Octubre de 1995
    Título: La Misa
 
45. 13 de Octubre de 1995
    Título: Las Pavesas Ardientes del Corazón de Jesús
 
46. 15 de Octubre de 1995, 3:00 a.m.
    Título: Apareció en el Cielo una Mujer, María
 
47. 16 de Octubre de 1995, Día de la Celebración de Santa Margarita María
    Título: Un Sacerdote Santo en la Misa
 
48. 17 de Octubre de 1995
    Título: Soy Crucificada con Jesús
 
49. 17 de Octubre de 1995
    Título: Las Blasfemias a María
 
50. 18 de Octubre de 1995
    Título: El Corazón de María debe ser Venerado Junto al Corazón de Jesús
 
51. 18 de Octubre de 1995
    Título: Estoy Perdida en Dios
 
52. 19 de Octubre de 1995
    Título: Yo Dependo Totalmente de la Gracia de Dios
 
53. 19 de Octubre de 1995
    Título: Bautismo en el Espíritu Santo
 
54. 19 de Octubre de 1995
    Título: Dios Nos Ama en Nuestra Debilidad
 
55. 20 de Octubre de 1995
    Título: Unanse en Los Corazones de Jesús y María y Mutuamente
 
56. 21 de Octubre de 1995
    Título: En el Sufrimiento Hay Alegría
 
57. 22 de Octubre de 1995
    Título: La Misa
 
58. 23 de Octubre de 1995
    Título: El Espíritu Santo
 
59. 24 de Octubre de 1995
    Título: Nuestra Alma Inmortal
 
60. 24 de Octubre de 1995
    Título: El Corazón Traspasado de Cristo
 
61. 26 de Octubre de 1995
    Título: Al Unirme a Jesús Amo Más a los Demás
 
62. 27 de Octubre de 1995
    Título: Mi Precioso Jesús
 
63. 30 de Octubre de 1995
    Título: Estoy Casada con Dios 
 
64. 31 de Octubre de 1995
    Título: Halloween
  
   
NOVIEMBRE
  
65. 1 de Noviembre de 1995
    Título: Me Encanta que Jesús Me Ame
 
66. 2 de Noviembre de 1995
    Título: La Juventud Difundirá el Amor de Jesús al Mundo
 
67. 2 de Noviembre de 1995
    Título: Jesús y María Quieren Nuestro Amor
 
68. 6 de Noviembre de 1995
    Título: Notas del Rosario
 
69. 7 de Noviembre de 1995, 8:15 a.m.
    Título: Sientan el Dolor por Dentro
 
70. 8 de Noviembre de 1995
    Título: Quiero la Gracia para Amar a Dios Más
 
71. 8 de Noviembre de 1995
    Título: La Promesa de Nuestra Señora en Fátima
 
72. 11 de Noviembre de 1995
    Título: Sientan la Prescencia de Dios
 
73. 13 de Noviembre de 1995
    Título: Amor
 
74. 13 de Noviembre de 1995
 
75. 15 de Noviembre de 1995, 1:30 a.m.
    Título: Den a Dios Toda la Gloria y Alabanza
 
76. 15 de Noviembre de 1995
    Título: Vayan a la Profundidad del Más Allá
 
77. 15 de Noviembre de 1995
    Título: Enfóquense en la Vida Interior
 
78. 15 de Noviembre de 1995, 1:15 a.m.
    Título: Sientan el Dolor de Jesús y María
 
79. 15 de Noviembre de 1995
    Título: La Acción Más Grande que Puedo Hacer Es Amar a Dios
 
80. 17 de Noviembre de 1995, 8:15 a.m.
    Título: Imprégnense de la Vida de Jesús
 
81. 21 de Noviembre de 1995
    Título: Quiero estar Envuelta en la Divina Prescencia de Dios
 
82. 24 de Noviembre de 1995
    Título: Los Niños Necesitan Saber Cuanto Los Ama Jesús
 
83. 24 de Noviembre de 1995
    Título: Dios Alimenta el Alma Hambrienta
 
84. 26 de Noviembre de 1995
    Título: Soy un Bebé en el Pecho de Mi Madre
 
85. 26 de Noviembre de 1995
    Título: María Es la Mediadora de Toda Gracia
 
86. 27 de Noviembre de 1995
    Título: Den de Comer a los Hambrientos
 
87. 28 de Noviembre de 1995
    Título: El Espíritu Santo
 
88. 28 de Noviembre de 1995
    Título: El Misterio del Amor de Dios
 
89. 30 de Noviembre de 1995
    Título: La Encarnación
  
  
DICIEMBRE
  
90. 1 de Diciembre de 1995
    Título: Cristo que Viene del Corazón
 
91. 1 de Diciembre de 1995
    Título: Desde los Corazones de Jesús y María Puesto que Ellos Viven en Mi Corazón
 
92. 1 de Diciembre de 1995
    Título: ¿Las Monjas...Sacerdotes?
 
93. 3 de Diciembre de 1995, 5:30 p.m.
    Título: María Da a Luz al Cristo en Mí
 
94. 5 de Diciembre de 1995
    Título: María Madre Nuestra
 
95. 8 de Diciembre de 1995
    Título: Formado en el Vientre de María
 
96. 8 de Diciembre de 1995
    Título: La Inmaculada Concepción
 
97. 8 de Diciembre de 1995, entre las 12 p.m. y las 3 p.m.
    Título: Los Hombres Tienen su Papel; Las Mujeres Tienen el de Ellas
 
98. 10 de Diciembre de 1995, Segundo Domingo de Adviento, 7:15 a.m.
    Título: Unión Es Dar
 
99. 11 de Diciembre de 1995
    Título: Conocemos a Dios a través de la Palabra
 
100. 11 de Diciembre de 1995
    Título: Es a través de María que Recibimos a Cristo
 
101. 11 de Diciembre de 1995
    Título: Debemos Arrepentirnos de Nuestros Pecados
 
102. 13 de Diciembre de 1995
    Título: Tanto Sufrimiento por los Religiosos y Niños
 
103. 14 de Diciembre de 1995
    Título: La Gente Platica y Se Ríe después de la Comunión
 
104. 15 de Diciembre de 1995 12:00 p.m - 3:00 p.m.
 
105. 15 de Diciembre de 1995, 12:30 p.m.
    Título: Dios Me Envolvió en Su Abrazo Divino
 
106. 15 de Diciembre de 1995
    Título: Dios me Toca de una Manera Especial
 
107. 16 de Diciembre de 1995
    Título: Una Oración Enfrente del Sagrario para Mi Amante Divino
  
108. 16 de Diciembre de 1995, 8:30 a.m.
    Título: Quiero Darle a Jesús el Más Grande Amor
 
109. 16 de Diciembre de 1995
 
110. 17 de Diciembre de 1995 12:00 p.m.
    Título: El Cuarto Rojo
 
111. 17 de Diciembre de 1995
    Título: La Tierra Se Detuvo y Toqué el Cielo
 
112. 18 de Diciembre de 1995
    Título: En lo Más Recóndito del Corazón de Jesús
 
113. 19 de Diciembre de 1995
    Título: Alimenten las Almas Hambrientas
 
114. 20 de Diciembre de 1995
    Título: Mis Experiencias
 
115. 21 de Diciembre de 1995, entre las 3:00 p.m. y las 4:00 p.m.
    Título: Las Relaciones: Estén Unidos en Un Corazón con Toda la Humanidad
 
116. 22 de Diciembre de 1995, 6:45 p.m.
    Título: Sobre la Magnífica
 
117. 24 de Diciembre de 1995
    Título: Amen a Jesús Calladamente
 
118. 26 de Diciembre de 1995, 12:15 p.m.,
    Título: Hagan las Cosas Ordinarias con Amor
 
119. 27 de Diciembre de 1995
    Título: Oración para antes del Santo Sacrificio de la Misa
 
120. 27 de Diciembre de 1995
    Título: Amemos Los Corazones de Jesús y María al Recibir la Santa Eucaristía
 
121. 27 de Diciembre de 1995
    Título: Es en la Cruz que Seremos Llevados a Nueva Vida
 
122. 27 de Diciembre de 1995
    Título: Jesús y María Vienen con Espinas en Sus Corazones
 
123. 28 de Diciembre de 1995
    Título: Lleven la Cruz de Cristo en Su Corazón
 
124. 29 de Diciembre de 1995
    Título: Madre de Dios
 
125. 29 de Diciembre de 1995
    Título: Unida con el Hijo y Nuestro Padre
 
126. 29 de Diciembre de 1995
    Título: Dios Sopla Su Amor Divino y Nuestra Alma Se Limpia
 
127. 29 de Diciembre de 1995
    Título: Carne de Mi Carne, Sangre de Mi Sangre
 
128. 29 de Diciembre de 1995
    Título: Notas
 
129. 31 de Diciembre de 1995
    Título: Los Dolores de María
 
130. 31 de Diciembre de 1995,
    Título: La Prescencia de María
 
IMAGENES
EL VIA CRUCIS
LOS SIETE DOLORES
CANTOS
NOTAS
Manual de Oraciones
Otras Oraciones
Oraciones Diarias para Niños
Oraciones Diarias para Jovenes Adultos
¿Quiere sacerdotes santos?
Portada de Atrás
 
Un gran número de las narraciones de mi diario fueron escritas entre las 12.00 p.m. y las 3:00 p.m.

  

  

 

Para el Lector

    Este libro es para ayudar a que nos unamos más profundamente al sacrificio más grande que existe hoy sobre la tierra. Este libro es para ayudarnos a estar unidos en este sacrificio único a lo largo del mundo y ayudarnos a vivir como hijos de Dios, de acuerdo al plan del Padre, como un solo cuerpo en él. Al consagrar nuestros corazones a los Corazones de Jesús y María, y al habitar en sus Corazones, ellos viven en nosotros hoy en este mundo. Nosotros somos las luces para este mundo. Nuestros corazones son iluminados con el poder de "...la luz del mundo...", (Jn. 8:12) Jesucristo, Hijo del Dios viviente. Cuando habitamos en los Corazones de Jesús y María, nos conectamos y brillamos con su amor ferviente. Somos atrapados en el abrazo del amor. El Padre ve este mundo y ve la obscuridad. Sus hijitos que están consagrados a los Corazones de Jesús y María son las luces que brillan en el mundo obscuro.

    Mientras el Movimiento Pastores de Cristo se va extendiendo sobre la tierra y más y más de los hijos de Dios se unan al rebaño, más y más corazones serán iluminados con el fuego del amor de Dios. Nosotros ayudaremos a dar lugar a esa era en la cual habrá un rebaño y un Pastor. Habrá una era de paz en la cual el Corazón Inmaculado de María triunfará y el Sagrado Corazón de Jesús reinará. El Movimiento Pastores de Cristo existe para ayudar en la renovación de la Iglesia y del mundo. Nosotros nos saturamos con gracia cuando habitamos en sus Corazones. Estamos siendo utilizados para ayudar a dar lugar al triunfo del Corazón Inmaculado de María y al reinado del Sagrado Corazón de Jesús. Queremos estar profundamente unidos al Corazón de Jesús y al Corazón de María al acercarnos cada vez más al Padre en el Espíritu Santo.
 

 

Prólogo

    Este no es un estudio completo sobre la Misa. Yo no soy teóloga. Estoy relatando aquí mis experiencias personales sobre mi jornada hacia el Corazón de Jesús. No me gradué con una especialización en el idioma Inglés. Estudié matemáticas y enseñé esta materia en la preparatoria y principalmente en la universidad. Soy esposa y madre de cuatro hijos. He estado casada por 27 años. Escribo este libro por que quiero compartir el amor que tengo por mi amado Jesús. Amo tanto la Eucaristía y la Misa. Quiero escribir sobre este tema. Estoy relatando mis experiencias en la Misa y ante el sagrario. Muchas de las experiencias que se encuentran en este libro fueron recibidas en la Iglesia Católica Holy Cross-Immaculata (La Santa Cruz - Inmaculada) en Mount Adams y durante la Santa Misa.

    Bajo la guía de mi director espiritual, el Padre Edward J. Carter, S.J., he relatado aquí mis experiencias. El es una gran parte de todas mis iluminaciones. Estoy muy agradecida por todos sus regalos y el tiempo que él ha compartido conmigo. Este libro, el cual contiene las experiencias de mi diario, es un esfuerzo colectivo de su dirección y mi informe sobre estas experiencias.

    Espero que este libro los conduzca más profundamente hacia el Sagrado Corazón de Jesús por medio del purísimo e Inmaculado Corazón de María, nuestra Madre. Espero que los ayude a amar más y más a Dios por medio de la Misa y la Eucaristía.

Los Amo.

Rita

 

 

2 de Enero de 1997

    "En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, Amén. Que la gracia de Nuestro Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo esté con todos ustedes."

    Dios derrama su gracia en este Santo Sacrificio de la Misa. El mayor regalo es cuando Dios se entrega a nosotros.

    Compartimos con Dios su vida, que se nos da abundantemente en la Misa.

    El se entrega a nosotros y nosotros nos entregamos a él. La gran relación de amor entre Dios y el hombre: su Santa Misa.

    El sacerdote es otro Cristo para nosotros. Es Cristo presente, celebrando la Misa, por medio del sacerdote. Debemos ver a Cristo en el sacerdote, verlo celebrar la Misa, ver su hermoso cabello café, su rostro apacible, verlo, Nuestro Salvador. Este Jesucristo que vino, nació como un niño y se entregó hasta su muerte en la cruz para que pudieramos participar en su vida. Veámoslo hoy en la Misa, entregándose en el regalo más grande de todos. El nos da su amor divino y su vida divina.

    Oh, te damos gracias por tu vida. Sabemos que Jesús murió, resucitó y nos hizo partícipes en su vida santa. Hoy su vida se derrama abundantemente como una fuente para todos nosotros, especialmente en la Misa.

    Entonces, escuchamos su palabra. Dejemos que la palabra de Dios penetre en nuestro ser. Sintamos esta Palabra Viva de Dios. Como una espada de dos-filos, viene con una gran convicción y amor y penetra en las almas de los fieles con semejante amor. Es en verdad alimento, alimento para nuestra alma.

    Jesús es el Buen Pastor. El nos habla. Nos da lo que queremos. "El Señor es mi pastor: nada me falta." (Ps. 23:1)

    El Señor nos da verdes pastos y su agua se derrama y nos refresca. El derrama su gracia como una fuente para alimentarnos con su vida.

    El es un Dios justo, bueno y afable, todo amoroso, porque él es Amor. No queremos nada más, porque él nos derrama su amor y su vida en la Misa. Celebramos su Cuerpo y su Sangre y somos alimentados con su Palabra. Nos hacemos uno en él y él participa con nosotros.

    Es a través de la Misa celebrada por las manos de un sacerdote santo, que experimentaremos la Misa de la manera que Cristo pretende. Estos escritos son conocimientos los cuales espero ayuden a conducirlos a la fuente de agua que da vida, la fuente de vida y amor que Cristo derrama en la Misa.

    Habrá una tierra nueva en donde los hombres verán con la luz de siete soles. Conocerán a Dios. Un pueblo que camina en tinieblas verá una gran luz. Ya no estarán ciegos, serán iluminados, amarán a Dios con el más profundo amor en la Misa. Celebrarán su Cuerpo y su Sangre y se unirán como un solo cuerpo en su santa Iglesia a través de la vida de Cristo que se nos da en la Eucaristía.

    Beberemos abundantemente de la fuente de gracia que Jesús derrama en la Misa. Estaremos llenos de su amor, absorbidos en el amor del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y celebrando su vida divina.

    Vemos con la visión de Dios. Tomamos parte en semejante unión con Dios. Vemos con la luz que nos da el Espíritu. El sacerdote celebra la Misa y conocemos a Dios intensamente en esta unión. Somos saturados con su vida que fluye de las manos de su sacerdote consagrado.

    Y lo veo, al sacerdote, y veo a Jesús allí. Lo veo entregándose a Mí. Veo la Ciudad nueva y Santa. ¡Veo con una gran claridad el gran regalo que Dios nos da en la Misa!

    Aprendemos cómo amar en la Misa, porque nos unimos a Dios. El nos da una participación tan íntima en su amor divino, que llevamos su amor al mundo. En esta unión conocemos su amor a un intenso grado y llevamos este amor a los demás. Participamos de una manera intensa en su acto divino de amar. El, quien es amor, se entrega a nosotros y somos absorbidos en su amor y conocemos intensamente cómo ama Dios. Nos llenamos de amor a Dios y hacia los demás porque, en la unidad, él está amando a través de nosotros. El nos da conocimientos hacia la capacidad de su amor y conocemos el poder de su amor con una intensidad que antes no conocíamos.

    Entonces, rezamos. Ofrecemos nuestras intenciones por esta Misa. Ahora somos nosotros los que intercedemos ante él para que derrame su gracia sobre nosotros y nos ayude con estas intenciones.

    Pedimos por este reinado de paz, donde el Sagrado Corazón de Jesús reinará, el Inmaculado Corazón de María triunfará y el hombre amará y adorará fervientemente a Dios con ardiente amor. Oramos por todas las almas y por la Iglesia y pedimos su ayuda, su amor y su gracia.

    Nos ofrecemos como un sacrificio. Ofrecemos el pan que se convertirá en el pan de vida.

    El sacerdote mezcla el agua y el vino.

    Ofrecemos el vino que se convertirá en nuestra bebida espiritual - Su Sangre.

    Yo me entrego a Jesús y ruego ser limpiada de mis pecados con el lavatorio de las manos.

"El Señor reciba de tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su Santa Iglesia"

    Le pedimos al Señor que acepte los regalos que queremos darle, le damos gracias, elevamos nuestros corazones en agradecimiento y alabanza y cantamos:

    "Santo, Santo Dios de fuerza y de poder..." - le cantamos alabanzas y le damos gracias - oh, Dios te amamos tanto.

    Mi corazón está tan lleno de admiración. Lloro por que amo tanto a Dios.

    Amo cada palabra en la Misa. El sacerdote consagra la hostia y la convierte en el Cuerpo y en la Sangre de Cristo.

    Oh, quiero llorar porque estoy tan impresionada por lo que pasa en la Consagración. Me uno en la unidad con el sacerdote, con Cristo y con todos los presentes, con el cielo y la tierra. Soy uno en ese momento, unida al sacrificio de Cristo entregándose al Padre.

    Este es el momento cuando me uno en semejante unidad con Cristo en la pureza del corazón de María. Me entrego como un sacrificio. Me ofrezco al Padre.

    El Padre baja su mirada y nos ve unidos al sacrificio de su Hijo. Es en esta unidad que su gracia es derramada sobre nosotros, donde morimos a todo aquello que no es de Dios y el Espíritu Santo obra en el corazón de María y nos llena con su vida.

    Estoy en éxtasis al darme más y más cuenta del gran regalo de amor que Dios nos da en su Santa Misa. Me lleva a semejantes alturas, el estar envuelta en la presencia de Dios. Es un rapto, este Santo Sacrificio de la Misa.

    Es un gran regalo, el vivir esta intensa presencia del Dios Omnipotente: Por Cristo, con él y en él.

    Le rezamos al Padre como Jesús nos enseñó y pedimos, "venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.²

Rezamos: "Tuyo es el Reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Señor."

    Pedimos por la paz en nuestros corazones. Nosotros compartimos esta paz con los demás. Luego, rogamos al Cordero de Dios. Quiero postrarme hasta el suelo y pedir su gracia, misericordia y perdón por nuestros pecados.

    Por favor, Dios, veo que somos pecadores. Quiero que la gracia y la misericordia fluyan abundantemente.

    El levanta la Hostia y dice: "Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Señor. "

    Respondemos: "Señor, yo no soy digno de que vengas a mí, pero una palabra tuya bastará para sanarme."

    Recibo al Dios Omnipotente en la Comunión. Lo único que quiero es a él. Oh, Dios, te quiero, te adoro, te alabo, te amo.

    Oh, por este momento cuando Dios se entrega a mí. Oh, Dios, las palabras no pueden expresar este momento - esta intensa presencia tuya dentro de mi ser. ¡Oh, dulce Salvador, te amo!

    Tú te compartes tan íntimamente conmigo. Imprimes en mi alma un conocimiento de tu Divino Ser que es muy íntimo en esta Comunión cuando te entregas a mí.

    Oh, dejemos que nuestros corazones estén abiertos a la gracia de Dios para que conozcamos más este gran regalo, para que participemos más completamente en este grandísimo acto de amor con la Divinidad.

    El se comparte con nosotros, el Dios Omnipotente, en semejante unidad. Esta es la manera más grandiosa de unirnos unos a otros, de unirnos mutuamente en la Misa y en la Comunión.

    Y así canto el amor de Dios, el amor a su Misa. Les ruego que pidan la gracia para que él les enseñe en estos escritos sobre su gran relación de amor con el hombre, el regalo de sí mismo, el regalo que él nos da en la Misa.

    ¡El Santo Sacrificio, el sacrificio del Calvario, sacramentalmente-hecho presente en la Misa cuando Jesús se entrega a nosotros con el mayor amor!

    ¿Y qué nos pide Dios como respuesta? El nos pide que nos amemos los unos a los otros, que le demos la gloria, las gracias y la adoración que le debemos como el Dios Omnipotente.

    Dios nos envía con su bendición para compartir su más íntimo amor con todos. Nosotros vamos adelante como otros Cristos en el mundo. Porque él está vivo hoy y vive en nosotros y da su amor a los demás por medio de nosotros. Actuamos como conductos de la vida de Jesús unos a otros.

    La Misa es la fuente más rica de la vida de Jesús. Su vida fluye a través del cuerpo, la Iglesia, especialmente por medio de los Sacramentos y la Misa.

    Oh, Jesús, desde la fuente de vida que se derrama de tu Corazón traspasado, danos sacerdotes santos, cuyos corazones estén consagrados a los Corazones de Jesús y María para celebrar la Misa - que haya una gran unidad entre el sacerdote y Cristo para que su gracia fluya abundantemente.

    Estamos sedientos de la fuente de vida que se derrama del Corazón traspasado de Cristo. Es su vida lo que buscamos y la encontramos en la Iglesia. Es su amor lo que queremos y experimentamos la más grande relación de amor con Dios en la Misa.

    Estos libros sobre la Misa son relatos de mi íntima relación de amor con nuestro Dios Omnipotente. Muchas experiencias fueron iluminaciones que recibí en la Misa.

    Les recomiendo firmemente a todos que recen, que digan la Oración al Espíritu Santo, las Oraciones de Consagración y la Oración para antes del Santo Sacrificio de la Misa, antes de Misa. (Estas oraciones prosiguen a este mensaje).

    Este libro es la jornada hacia dentro del cuarto rojo, la cámara interna del Sagrado Corazón de Jesús, a través de la puerta, el Corazón puro e Inmaculado de su Madre.

    Es en la Misa donde nos entregamos con gran amor a nuestro Santo Dios. El se entrega a nosotros y nosotros nos entregamos a él.

 

Oración para antes del Santo Sacrificio de la Misa

    Permíteme, Señor, ser un sacrificio santo y unirme con Dios en el sacramento de su mayor amor.

    Quiero hacerme uno con él, en este acto de amor, en el cual él se entrega a mí y yo me entrego a él como un sacrificio. Permíteme ser un sacrificio santo conforme me uno con él en este mi acto del más grande amor hacia él.

    Permíteme unirme más con él, para que pueda amarlo más profundamente. Que pueda yo ayudar a hacer reparación a su adorable Corazón y al Corazón de su Madre, María. Con el mayor amor, me ofrezco a ti y suplico que aceptes mi sacrificio de amor sincero. Me entrego a ti, y me uno en tu regalo de tu entrega a mí. Ven y toma posesión de mi alma.

    Purifícame, fortaléceme, sáname. Amado Espíritu Santo actúa en el corazón de María para hacerme cada vez más como Jesús.

    Padre, te ofrezco este mi sacrificio, unido a ti con Jesús en el Espíritu Santo. Ayúdame a amar a Dios más profundamente en este acto de mi mayor amor.

    Dame la gracia de crecer en sabiduría, amor, y servicio a ti, y que ésto sea mi mayor participación en la Misa. Dame las mayores gracias para amarte profundamente en esta Misa, tú que eres tan merecedor de mi amor.

 

 

19 de Diciembre de 1996

Hay un Hombre en la Cruz

    Dios quiere unión con nosotros. El quiere fuego. Muchos tratan de amar a Dios con un corazón frío. Le dicen a Dios palabras porque ellos piensan que son amorosas y deberían de decírselas.

    Cuando uno ama, no necesita ser impulsado a decir palabras. Desde las profundidades de su ser gritan sus palabras de amor. Es un grito desde adentro, desde el fuego que hay en su pecho, detrás de las palabras. Las palabras están ardiendo en su pecho y tienen que ser liberadas por el fuego detrás de ellas.

    Somos como hombres ciegos. No vemos los grandes regalos que Dios nos da. Es como si estuviéramos en una playa y le lanzáramos palabritas a Jesús. No debemos tener miedo de brincar al agua y sumergirnos completamente en su amor. El fue consumido con semejante amor por nosotros. Se entregó hasta su muerte en la cruz.

    Hay un hombre en la cruz y nos dice tantas cosas. Jesús no tiene que hablar. Cuando lo estudiamos en la cruz, él nos habla con sus manos traspasadas, con su cabeza cubierta de sangre, con su cuerpo maltratado y golpeado. El nos habla de su amor que no muere.

    Oh, amado Salvador, estoy ciega. Soy egoísta. No veo todo el amor que me das. Yo veo a un hombre muriendo en la cruz. ¿Cómo lo veo? Veo una figura y pienso, oh, es una cruz bonita, ¿se vería bien en mi sala? Veo la cruz y pienso, oh, supongo que debería tener una en mi casa, ¿pensarán entonces los demás que soy santa? Las personas santas tienen una cruz en sus hogares.

    ¿Veo el cuerpo de un hombre, un hombre vivo? ¿Veo su forzada respiración? ¿Veo moverse su pecho al latir su Corazón ahí dentro? ¿Veo la verdadera piel de un hombre? ¿Veo la sangre real que él derramó? ¿Veo la luz en la silueta de su cuerpo desfallecido? ¿Veo la Luz del Mundo? ¿Veo la tierna piel de un bebé que descansa sobre la madera en un pesebre y luego la piel desgarrada, herida y ensangrentada de este hombre?

    ¡Esto es amor! Hay un hombre en la cruz. Hoy nos ha nacido un niño. El es la Luz del Mundo. Su luz está brillando en la obscuridad, pero la gente no la ve. Ellos ven la madera, pero la ven por la belleza que creará en sus salas recién decoradas.

    La cruz no es una cosa del pasado, la cruz está con nosotros hoy. La cargamos sobre nuestras espaldas como Jesús nos enseñó que lo haríamos, pero tratamos de quitarla y echarla a un lado.

    Es ahí en la cruz donde está la resurrección. Es meditando sobre el crucifijo, que vemos su amor eterno. Debemos abrir nuestros ojos y ver. Recemos para poder ver claramente al hombre que se entregó por amor a nosotros, Nuestro Divino Señor.

    ¿Y cómo le devolvemos su amor?

    El amor es espontáneo, el amor es fuego en nuestros corazones, el amor está vivo y es emitido con fuerza. Dios es amor.

    ¿Nos damos cuenta de que los últimos pensamientos de Jesús en la cruz fueron para nosotros? En esta agonía, mientras estaba colgado en la cruz, él fue consumido con ardiente amor por nosotros. Cuando fue golpeado en el pilar, él fue confortado por nuestros actos de amor que le damos hoy. Nuestro ardiente amor por él fue una dulzura para su Sacratísimo Corazón en los momentos de su amarga Pasión.

    El amor da y quiere entregar su todo. Una persona enamorada no necesita ser incitada o decirle que ame. El amor quiere dar.

    El amor se da espontáneamente, no es controlado. El amor es ternura derramándose del corazón. El amor no se preocupa por el compromiso, el amor por sí mismo está comprometido. Se derrama de la boca del que ama debido al fuego que arde muy dentro de su ser.

    Estudiemos el cuerpo golpeado de Cristo en la cruz. Al estudiar sus manos y sus pies traspasados, su cabeza coronada con espinas, la sangre que corre de su Corazón, al ver las llagas que cubren su cuerpo, siento su palabra brotar en mi corazón. El me habla en lo más hondo de mi alma y lo escucho decir, "Te amo. Te amo. Te amo, hasta mi muerte en la cruz."

    Cristo da, él da, él nos da constantemente. El da ¿y cómo lo tratamos? Tomamos y tomamos y tomamos y ni siquiera le damos las gracias. Gracias por nuestra respiración, por los latidos de nuestro corazón, por el cielo hermoso, por el día soleado, por la luna en la noches, por los hermosos ojos de nuestros amigos. ¡Oh, tantas cosas que nos da y cómo somos malagradecidos!

    ¿Cómo está tu día? ¿Está tu vaso la mitad vacío o la mitad lleno?

    Cuántas veces mi vaso está la mitad vacío, me recuerda mi director espiritual, el Padre Carter. ¡Cuántas veces no le doy gracias a Nuestro Divino Señor por sus regalos!

    Cuando estoy llena de amor, veo más claramente. El secreto es conocer el amor de Dios. Debemos rezar por la gracia para conocer más su amor y la gracia para amarlo más.

    Hay un hombre en la cruz. ¿Vemos su eterno amor por nosotros? El no dice palabras. El nos muestra el crucifijo. Las palabras están vivas en nuestros corazones.

    El Padre nos creó para amar y ser amados. Dios es amor. El quiere unión con nosotros. El se entrega a nosotros. Esto es amor. Hay unión en proporción a cuánto me entrego a él.

    Jesús da y da y da y lo tratamos "indiferentemente." El nos da amor, pero debemos entregarnos a él para tener unión con él. El quiere que seamos uno con él.

    Debemos apreciar los grandes regalos que Jesús nos da - el regalo más grande que existe es el regalo de él mismo. Deberíamos esperar el gran regalo de recibirlo en la Santa Eucaristía con un gran entusiasmo en nuestros corazones. Las palabras que siento en mi corazón son expresadas en el canto, "Te amo Jesús"

Oh Corazón ardiente, oh amor divino,
Qué dulce eres conmigo.
Veo la hostia y sé que estás aquí
para amar y cuidar de Mí.

No puedo decir. No hay palabras
Para expresar mi corazón.
Te amo tanto, que apenas puedo respirar
cuando tú vienes a mí.

Oh cómo late tu tierno corazón,
en este día por amor a todos.
Yo quiero darte todo mi amor,
entregarme totalmente.

Refrán

Sé de tu amor ahora un poquito,
tan amado eres para mí.
Ven y dame vida, vida en abundancia,
sedienta estoy de ti.

    Cuando despertemos en la noche, deberíamos pensar en Jesús y que lo vamos a recibir al día siguiente. Anhelamos ir a la Comunión a recibirlo. Amamos tanto a Jesús en la Eucaristía. Un Rey viene a nosotros. El entra a nuestro cuerpo y se une con nuestra alma. El es el Rey del reino del cielo. El es nuestro amor, es el Dios Todopoderoso, es una Persona Divina y viene a nosotros. El quiere que vengamos a él con gran anhelo. Quiere que pensemos en él todo el día. Quiere que anhelemos por él.

Sal. 63:1-8:

Oh Dios, tú eres mi Dios, a ti te busco,
mi alma tiene sed de ti,
en pos de ti mi carne languidece,
cual tierra seca, sedienta, sin agua.
Por eso vine a verte en el santuario,
para admirar tu gloria y tu poder.

Pues tu amor es mejor que la vida,
mis labios tu gloria cantarán.
Quiero bendecirte mientras viva,
y con las manos en alto invocar tu Nombre.
Mi alma está repleta, saciada y blanda,
y te alaba mi boca con labios jubilosos.

Cuando estoy en mi cama pienso en ti,
y durante la noche en ti medito,
pues tú fuiste un refugio para mí
y salto de gozo a la sombra de tus alas.
Mi alma se estrecha a ti con fuerte abrazo
y tu diestra me toma de la mano.

    En la Misa, el sacerdote dice en el ofertorio: "Por el misterio del agua y el vino, vengamos a compartir en la Divinidad de Cristo, quién se humilló para compartir de nuestra humanidad." Jesús se entrega a nosotros, comparte su Divinidad con nosotros. Somos criaturas humanas y él se comparte con nosotros. Mi corazón arde cuando el sacerdote pone la gota de agua en el vino. Esto es verdaderamente un gran misterio, el que Dios permanezca con nosotros hoy en día, verdaderamente presente en su Divinidad y humanidad en la Santa Eucaristía, que se entrega a nosotros en la Comunión y que espera en el sagrario a que vayamos a estar con él. El quiere derramarnos su amor divino y su vida divina.

    Deberíamos desmayarnos por nuestro amado, el Todopoderoso, Dios Divino, sin embargo vamos a él con corazones tan fríos. El quiere nuestro amor ardiente.

Canto: "Te amo Jesús:"

Oh Corazón ardiente, oh amor divino,
Qué dulce eres conmigo.
Veo la hostia y sé que estás aquí
para amar y cuidar de Mí.

No puedo decir. No hay palabras
Para expresar mi corazón.
Te amo tanto, que apenas puedo respirar
cuando tú vienes a mí.

Oh cómo late tu tierno corazón,
en este día por amor a todos.
Yo quiero darte todo mi amor,
entregarme totalmente.

Refrán

Sé de tu amor ahora un poquito,
tan amado eres para mí.
Ven y dame vida, vida en abundancia,
sedienta estoy de ti.

 

 

26 de Diciembre de 1996

Unión con Jesús

    Esto es la Misa. Es el acto de amor más grande que se le da al hombre cuando Dios se entrega a nosotros. Tomaremos parte más completamente en esta relación de amor de Dios dependiendo de cuanto nos entreguemos a él.

    Dios demostró su amor por nosotros cuando vino a este mundo un hombre, un inofensivo bebé, cuando se encarnó. Para poder comunicarnos su amor, Dios Padre, envió a su Hijo único, hecho hombre, como un sacrificio para expiar nuestros pecados. Jesús, nuestro Amado, se entregó, Cuerpo y Sangre en la cruz. Dios comunica su amor por nosotros a través de su Hijo Jesús, hecho hombre. Un Dios-hombre.

    Este sacrificio es sacramentalmente hecho presente hoy. A cada momento en todo el mundo este sacrificio continúa a través de las manos de sus sacerdotes. Jesús ya no camina más en la tierra, pero el está vivo, presente y entregándose sacramentalmente a nosotros en la Misa.

    Esto es amor: que el Dios Omnipotente nos ama tanto que permanece con nosotros hoy y nos da su amor divino. El se comparte con nosotros.

    El amor puede ser unilateral.

    Yo puedo amar a alguien y dar y dar y entregarme yo misma y quizá nunca correspondan a mi amor. Quizá me traten con odio y amargura, pero yo, por mi amor hacia ellos, sigo amándolos cuando soy rechazada, ignorada, odiada y olvidada. Los quiero cuando están amargados, cuando están reprochando y son poco cariñosos porque los amo - esto es amor.

    Dios quiere unión con el hombre. La unión es más grande que el amor unilateral. La unión, la unidad, ocurre solamente cuando ambas partes están entregando su todo a la relación.

    Dios se entrega a nosotros. Conocemos Su regalo y cuánto nos ama al ver el crucifijo. El crucifijo me muestra al Dios-hecho hombre dándome su todo, en la cruz - amándome hasta la última gota de su sangre y hasta el último latido de su Corazón.

    El crucifijo es un pedazo de madera con la réplica de un hombre sobre ésta. Es un recuerdo del acto más grande de amor, ¡Dios hecho hombre entregándose por mí!

    Pero para mí, lo que lleva mi corazón a las llamas ardientes es el sacerdote levantando en alto la Hostia consagrada y viendo sobre ésta a Jesús crucificado, muriendo en la cruz. Este es el acto de amor más grande que jamás le haya sido dado al hombre. Jesús, el Hijo de Dios, el Omnipotente, el Salvador todopoderoso, entregándose por el hombre y él quiere unión conmigo. Quiere que me entregue a él como un sacrificio para poder ser uno con él. Jesús nos da su vida, sin reservas. No se queda con nada y quiere unión conmigo, una simple criatura, una persona humana. ¡La Divinidad quiere unión conmigo!

    Piense en lo que es amar a alguien, revelar los secretos más grandiosos de su corazón y entregar su todo a alguien que usted ama. Piense en lo que es estar consumido por amor a otro y que usted continuamente le dice, te amo, quiero unirme a ti, quiero entregarme completamente a ti. Mi más grande deseo, es vivir mi vida entera para darte amor. Tu estás en cada uno de mis pensamientos. Moriría por ti. Imagínese sentirse así de amoroso en su corazón hacia otra persona. El regalo de su amor es el regalo de sí mismo y se entrega completamente a esa persona. Cada pensamiento y acción que usted tiene, cada deseo en su corazón, es por amor a esa persona. Entonces, usted le presenta su regalo. Le dice, "Aquí estoy, me entrego a ti. Te entrego mi corazón. Quiero entregarme a ti completamente." ¿Y como responden ellos?

    ¿Qué si lo ignoran, lo odian, lo tratan con indiferencia, o no tienen tiempo para usted y no les importa su regalo? Puede ser que no le digan nada y se vayan.

    ¡Oh, qué lastimado te sentirías interiormente! Con todo mi corazón yo quería darte el regalo de mí mismo, todo mi ser, pero tú no dijiste nada y te fuiste. Quiero cerrarme y nunca entregarme de nuevo a nadie, porque cuando finalmente me abrí a fondo para entregarme, el regalo de mí mismo, fui tratado como si éste no fuera nada - el regalo de mí mismo no fue nada y te fuiste y me sentí vacío, con mi corazón abierto y en llamas, queriendo unirme a ti y tú no te relacionaste conmigo en absoluto y me heriste. Mi corazón fue lastimado más allá de todo el dolor y quise cerrar mi herida y protegerme.

    Jesús es una persona. Es el Dios Todopoderoso. El se entrega a sí mismo. Nuestro Divino Salvador, se entrega totalmente a nosotros en cada Misa. Se entrega a nosotros en la Eucaristía - el regalo más grande de amor, Dios el Hijo, entregándose completamente al hombre. Dios, quién es amor, queriendo nuestro amor. El está añorando, está sediento, está esperando nuestro amor. Piensen, que el Dios omnipotente, todopoderoso, nos quiere tanto - El quiere unión con nosotros. El ha permanecido vivo en su Divinidad y humanidad en la tierra, no menos presente que cuando caminó sobre la tierra y se entrega completamente a nosotros en la Misa.

    ¿Cómo es recibido Jesús? El amor es dar. La unión ocurre sólo cuando las dos partes lo entregan todo. Si una persona se resiste, si no se tienen confianza mutuamente, no hay unión. La unidad o la unión ocurre de acuerdo a qué tan completamente cada persona de de sí mismo a la otra.

    Jesús se entrega a nosotros en el acto de amor más perfecto, en la Misa. Se entrega completamente. Es una Persona Divina. El es amor. Se está entregando a nosotros y es ignorado, rechazado y tratado con indiferencia por el hombre.

    El Dios Divino nos creó para compartir Su amor divino. Nosotros somos humanos, tenemos capacidades humanas. En el bautismo él nos hace partícipes en su vida divina. Nuestra naturaleza humana es elevada a semejantes alturas para participar en su vida divina, para compartir de su amor divino. Esta es la razón para la que fuimos creados - para amar a Dios y para amarnos los unos a los otros. Somos criaturas de amor. Sólo el amor nos hace felices. Sólo su amor nos satisface. ¿Qué nos alimentará? Nosotros somos alimentados solamente por él. Todas las otras cosas con las cuales nos alimentamos no nos satisfacen. Muchos tratan de satisfacer el anhelo de Dios que hay en su alma con otras cosas: comida, sexo, o el amor posesivo hacia los demás.

    Solamente el amor de Dios nos satisfacerá. Así fuimos creados, para amar a Dios y al prójimo de acuerdo a su voluntad. Habrá paz y armonía en la tierra sólo cuando los hombres estén amando a Dios y amando al prójimo de acuerdo a la voluntad de Dios. Esto vendrá pronto, en la gran era de paz, prometida por Nuestra Señora en Fátima. Para dar lugar a esto, debemos entregarnos como un sacrificio a Dios, un sacrificio, una ofrenda: Yo me entrego a Dios como soy, con mis errores y mis faltas y mis buenas cualidades. Yo me entrego a Dios con todo mi ser - esto es lo que él quiere.

    En Fátima, María nos dice como entregarnos a Dios. Somos pecadores, manchados por el pecado original. María es la única pura e inmaculada. Yo soy una pecadora. No puedo unirme en grandes profundidades con el santísimo Dios por mí misma. Tengo que ir a través de la única que es pura e inmaculada, para poder unirme profundamente con Dios. Ella es el único camino para tener una profunda unión con Dios. Yo voy a su corazón puro, inmaculado y sin pecado y ella me coloca profundamente en el Corazón de su Hijo. Yo tengo una profunda unión con Jesús porque estoy rodeada por el Inmaculado Corazón de María. Es ahí, en su corazón puro, que su Esposo, el Espíritu Santo, permanece. A través de su penetrante acción él me hace más santa, para unirme más profundamente a Dios.

    Todo ésto tiene un sentido perfecto. Dios nos enseña el camino. El Padre envía a su Hijo al mundo en el vientre de la Bendita Virgen María, la única pura e inmaculada. El Niño Cristo se formó en su vientre. Dios viene como un bebé, el Dios Todopoderoso, el Hijo del Padre.

    Para unirme con la Divinidad como Jesús lo desea, debemos ir por medio de ella. Jesús vino como un bebé en el vientre de María. El es la Luz del Mundo.

    Si nosotros vamos por medio del vientre de María como un pequeño bebé, ella nos dará a luz como sus hijos de la luz a través de la penetrante acción del Espíritu Santo. Nos haremos más santos y así nos uniremos más a nuestro Santísimo Dios.

    Nosotros por sí mismos, en nuestro pecado, no podemos unirnos como deberíamos a menos que vayamos por medio del Inmaculado Corazón de María.

    ¿Entonces qué hago para tener unión con Dios? Tengo que ir por medio del Corazón puro e Inmaculado de María. Este es el acto más grande de amor - Dios se entrega en la Misa. Para estar más profundamente unida a él, yo quiero ofrecer un sacrificio santo. Cuando voy a través del corazón puro de María, el Espíritu Santo me santifica más. Mi unión con él depende de mi pureza. Yo le digo que lo siento por mis pecados y voy a la confesión regularmente. Antes de Misa, consagro mi Corazón a María y a Jesús y le rezo al Espíritu Santo. Quiero ser un sacrificio puro y santo. Pido la ayuda de Jesús y María y su gracia para hacer esto.

    Jesús se entrega completamente como un sacrificio. Yo me entrego lo más perfectamente que puedo como un sacrificio a él.

    La Misa es el acto más grande de amor que se ha dado -- Dios, se entrega al hombre. El acto más grande que podemos hacer en esta tierra es amar a Dios.

    Dios se entrega a mí. Yo me entrego a Dios. Nos hacemos uno. La manera más completa de entregarme a Dios es entregándome enteramente a María, unirme lo más enteramente a ella, la única pura y sin pecado, en su Inmaculado Corazón y entregarme enteramente al Sagrado Corazón de Jesús.

    Esto es la Misa. Es una relación de amor con Dios. Dios quiere amor. Dios quiere todo nuestro ser. Dios quiere que acariciemos cada palabra dicha en la Misa como si una enamorada acariciara cada palabra que su amado le dice.

    La Misa es el acto más grande de amor que Dios nos ha dado. Esto de ninguna manera es un estudio completo de la Misa. Yo anhelo acariciar las palabras de la Misa y las siento profundamente en mi corazón y éste arde de amor por Jesús al ser dichas. Yo no soy Teóloga, soy ama de casa y maestra. Mi querido Señor me ha conmovido a escribir acerca de la Misa que tanto amo.

    En Misa, el sacerdote dice, "Preparémonos para celebrar el misterio del amor de Cristo, reconozcamos nuestros pecados y pidamos perdón y fortaleza"

    Amo esta parte, cuando el sacerdote dice, "preparémonos para celebrar el misterio del amor de CristoŠ."

    Para mí este es el acto más grande de amor. Oh, mi corazón arde por compartir este gran acto de amor con mi Dios Divino. Lo amo. Lo amo. Lo amo. Y amo la Misa. Es la expresión más grande de su amor por nosotros. Dios se entrega al hombre en la Misa.

    Dios sabe que somos imperfectos. Para ofrecer un sacrificio santo, para unirnos lo más profundamente con Nuestro Divino Señor, debemos ser muy santos. Cuanto más puros seamos, más podremos unirnos a él. Entonces nosotros "... reconozcamos nuestros pecados y pidamos perdón y fortaleza..." Queremos ser muy puros para poder ser uno con él y participar en mayor grado en su amor. Mi pureza es un factor determinante para esta unión. Por eso me entrego a María. Yo voy al Corazón de Jesús, rodeada del corazón puro de María, y ofrezco el sacrificio. Cuanto más sea uno en sus Corazones, participo más completamente de su amor y experimento su gracia derramarse abundantemente. La Misa y los sacramentos son la fuente más rica de su gracia. La gracia es un regalo de Dios. La gracia es la vida de Dios. El nos da una participación en su vida divina. La fuente de su gracia es derramada en la Misa. Cuanto más consagrados estén los corazones de los sacerdotes a los Corazones de Jesús y María, cuanto más sea él uno con Cristo, más gracia es derramada en la Misa.

    El mayor regalo es participar en la vida divina de Dios. El punto final es la gracia. El conocer, amar y servir a Dios, es una gracia que él nos da. Yo quiero que la gracia fluya en mí para poder ser uno con él. Este es mi más grande deseo. Yo quiero que la gracia y la misericordia fluyan en mí y en todas las almas. Quiero ser el sacrificio más puro para que la gracia fluya en mí y a través de mí.

 

Oración Para Unión con Jesús

    Ven a mí, Señor, y toma posesión de mi alma. Ven a mi corazón y empapa mi alma. Ayúdame a sentarme en silencio y permitirte que actúes en mi corazón.

Yo soy tuyo para que tomes posesión de mí. Soy tuyo para que te valgas de mí. Quiero ser generoso y existir sólo en ti. Ayúdame a vaciar todo lo que soy, y a convertirme en una vasija vacía, lista para ser llenada por ti. Ayúdame a morir a mí mismo, y vivir sólo para ti. Utilízame según tus deseos. No permitas que mi atención vuelva a posarse en mí. Solamente deseo actuar como tú lo haces, haciendo morada en mí.

Yo soy tuyo, Señor. Quiero que mi vida esté en ti. Quiero cumplir la voluntad del Padre. Dame la fuerza para hacer a un lado este mundo, y dejar que tú manejes lo más infinito de mi ser. Ayúdame a actuar según tus deseos. Fortaléceme contra las distracciones del demonio que tratan de apartarme de tu obra.

Cuando estoy preocupado, es porque he puesto mi atención fuera de ti, y la he colocado sobre mí. Ayúdame a no entregarme a las insinuaciones de otros que traten de cambiar lo que en mi corazón tu estás aconsejandome con claridad. Yo te alabo, te adoro y te amo. Ven vive ya en mí.

 

 

26 de Diciembre de 1996

El Sacerdote y la Misa

    Conozco esta mística unión con Cristo a través del sacerdote santo.

    Es ahí, en la Misa, donde me encuentro con Jesús. Lo conozco muy íntimamente.

    Es a través de las manos de los sacerdotes santos, los que están consagrados a los Corazones de Jesús y María, que recibimos una inmensa derrama de la gracia de Dios, su vida divina.

    Oh, no sólo a través de los sacerdotes santos; la vida de Dios fluye a través de cualquier sacerdote.

    Oh, pero cuando un sacerdote es muy santo, en su unidad con Cristo, la gracia fluye y fluye.

    El estar en una Misa en donde el sacerdote está profundamente unido con Cristo, es estar en una Misa en donde siento verdaderamente la presencia de Cristo en el sacerdote. En toda Misa, estoy muy consciente de que es Cristo el que la celebra por medio del sacerdote. Pero cuando un sacerdote muy santo celebra la Misa, siento ahí una presencia inmensa de Cristo. Siento la corriente de su gracia y mi corazón se conmueve profundamente y lloro por esta inmensa presencia de Dios. Estoy admirada. Yo me uno a Jesús en cada movimiento del sacerdote, en cada palabra, cuando el sacerdote está muy unido a Cristo. Siento a Cristo tan vivo en él. Cada gesto, cada palabra que se dice, es como si Cristo está presente ofreciendo el sacrificio y me alimento con su vida divina.

    Amo tanto a Dios. A través de las manos de los sacerdotes más santos, caigo en éxtasis en la Misa porque estoy tan envuelta en su amor divino.

    Oh, quiero tanto a Dios. Anhelo por esta intensa unidad que recibo en la Misa, cuando recibo a Cristo en la Eucaristía. Mi corazón arde por recibir a mi Rey Divino.

    Veo las manos, las manos de un hombre, un sacerdote, y veo a Cristo en el sacerdote celebrando la Misa. Oh, la unión de Cristo y el sacerdote en este Santo Sacrificio es algo que me transporta a las alturas del cielo.

    Estoy admirada del Dios omnipotente que está verdaderamente presente a través de las manos del sacerdote. Oh Dios, te amo. Si tú quitaras el regalo de la Misa y la Eucaristía, yo sufriría mucho. Oh, amo tanto este regalo. Yo vivo cada día para asistir a Misa y recibir la Eucaristía. Ansío por ésto. Mi día entero se centra en la Misa y en mi recepción de la Santa Eucaristía. Oh lo amo, a mi amado, en la Eucaristía. Yo veo esta fusión entre Nuestro Divino Señor y el sacerdote y amo tanto a Dios.

    Dios viene a mí en las manos de un hombre, pero veo esta inmensa fusión en cada acción del sacerdote, en cada palabra entre él y Jesús. En Misa voy a un lugar, un lugar que para mí es como el cielo.

    La Misa comienza y mi alma se llena de gran amor a Dios, y deseo tanto unirme y ser uno con él. Yo conozco este lugar, como ningún otro en la tierra, un lugar que contiene una inmensa presencia de Dios, que fluye del sacerdote hacia mí. Amo tanto a mi Dios. Mucho de este amor ha venido por asistir a la Misa, celebrada por un sacerdote santo, uno que ha consagrado su corazón a Jesús y María y tiene una unión muy profunda con Cristo.

    Mi corazón arde por esta Misa. Cuando él, el sacerdote santo de Dios, celebra la Misa, veo esta fusión entre Nuestro Divino Señor y el sacerdote y amo tanto a Dios. Los Sacramentos son encuentros especiales con Cristo para dar vida divina.

    ¡Oh vida, Oh, vida divina, Oh, fuente de la vida divina de Cristo que fluye a través de las manos de un sacerdote santo! Yo anhelo, tengo sed, quiero este gran regalo dado de Dios.

    Cristo comparte su vida conmigo y lo conozco.

    He desarrollado esta gran relación de amor con Mi Dios a través de las manos de un sacerdote santo celebrando la Misa y por la adoración ante el sagrario.

    Me enamoré de Jesús en estos momentos más íntimos en la Misa, especialmente después de la Comunión cuando él se entrega a mí.

    Me enamoré de mi precioso Jesús mientras él permanecía oculto en el sagrario, oh pero, ¡su presencia y su vida! El derramó su vida hacia mí y me enamoré de mi Dios Divino.

    Oh, cómo escribir, porque el escribir es limitar este gran regalo de Dios mismo a un papel y una pluma y eso no es nada comparado a lo que es en realidad.

    Oh, quiero tanto a Jesús. Quiero estos preciosos momentos en la Misa cuando me encuentro tan vivamente con Cristo al entregarse a mí.

    ¡Cómo se le trata a Nuestro Señor y él se entrega a nosotros y nos da su amor!

    Oh la Misa, la amo tanto de principio a fin. Anhelo la Misa. Quiero estar ahí y pido la mayor gracia para unirme muy profundamente a Nuestro Señor.

    ¿Por qué no hay más vocaciones, con ese honor tan grande que Dios les da a su sacerdotes?

    Ser sacerdote es el honor más grande que Dios le concede a un hombre. Dios le da al hombre el poder de convertir el pan y el vino en el Cuerpo y en la Sangre de Cristo.

    Dios le da al sacerdote el poder de Bautizar, de elevar una naturaleza humana hacia una en la cual la persona participa de la vida divina.

    Dios le da al sacerdote el poder para perdonar los pecados, lo que hace la diferencia para una alma muerta en pecado.

    Dios le da semejante poder al sacerdote, grandioso regalo le ha sido dado al sacerdote.

    ¿Por qué no hay más jóvenes sacerdotes?

    Muchos sacerdotes no se dan cuenta del gran regalo que Dios les da.

    Me siento en la banca de la iglesia y soy alimentada por Cristo, quien celebra la Misa por medio del sacerdote. Entro en éxtasis al ver al sacerdote fusionarse con Cristo y siento a Cristo celebrando la Misa a través del sacerdote.

    Oh, soy alimentada. Oh, soy tan susceptible a cada gesto, a la manera en que el sacerdote pronuncia la Palabra de Dios. Yo siento a Cristo hablarme mientras el sacerdote lee las escrituras. La Palabra me alimenta. Las palabras dichas por un sacerdote santo penetran en mi corazón y en mi alma. Es como una espada de dos filos. Siento todas las palabras en mi ser, cada palabra en lo más hondo de mi ser.

    Amo mucho a Dios y amo al sacerdote. Amo la Eucaristía. Amo las manos que me dan a mi Dios. ¡La Misa es el regalo más grande del amor de Dios!

    ¿Entonces por qué no hay vocaciones? El sacerdote debe entregarse en la consagración a Jesús y María para estar muy unido con Cristo.

    Cuando el sacerdote ame a Jesús con todo su corazón, con toda su mente y con toda su alma, el hombre que está siendo llamado al sacerdocio verá el gran honor que es ser un sacerdote y los hombres se congregarán en el seminario.

    ¡Oh sacerdotes lleven su sacerdocio con orgullo! A ustedes se les ha dado el honor más grande otorgado a un hombre - el título de sacerdote!

    El sacerdote debe amar a Dios con un corazón ardiente y amar a su gente con el Corazón de Jesús.

    Es maravilloso ser amados por el sacerdote en la Misa. El sacerdote debe amar su rebaño, a tal grado que moriría por ellos. Debe amar tanto a Cristo que se entrega totalmente a él sin reservas.

    Amor es dar. El sacerdote debe entregarse totalmente a Dios para tener una unión apropiada con él.

    Oh, cuánto nos une la Misa en un solo cuerpo, en el Cuerpo de Cristo. Yo me hago uno en él. Usted se hace uno en él. Somos un cuerpo en él. Su vida fluye a través de su cuerpo, la Iglesia.

    Oh, fuente de vida, la Iglesia - fluyendo sobre el pueblo de Dios. Su abundante gracia fluye a través de la Misa.

    La vida fluye del padre, en el Espíritu Santo, a través del Corazón traspasado de Jesús, por medio del corazón de María, a nosotros.

    Nosotros somos un cuerpo. La vida fluye a través de nosotros. Nos alimenta y nos hace íntegros.

    La vida de Dios fluye en su Iglesia por medio de la Misa y los Sacramentos.
Oh, Dios, protege lo que tu mano derecha ha plantado.

Sal. 80:14-18:

¡Oh Dios Sabaot, es hora de que regreses;
mira de lo alto del cielo y contempla,
visita esta viña
y protégela, ya que tu derecha la plantó!
Los que le prendieron fuego como basura,
que perezcan al reproche de tu mirada.

Que tu mano apoye al hombre que hace tus obras,
al hijo del hombre que has hecho fuerte para ti.
Ya no nos apartaremos más de ti,
nos harás revivir y tu nombre invocaremos.

Jn. 15:5-6:

Yo soy la vid
y ustedes las ramas.
El que permanece en mí y yo en él,
ése da mucho fruto,
pero sin mí no pueden hacer nada.
Al que no permanece en mí
lo tiran
—y se seca;
como las ramas, que las amontonan,
    se echan al fuego
y se queman.

    Dios es la viña, nosotros somos las ramas. Necesitamos su vida o nos secaremos y moriremos.

    La gente celebra copiosamente la vida divina de Dios que fluye abundantemente a través de las manos del sacerdote santo en la Misa.

    La vida de Dios fluye como una fuente sobre su pueblo santo.

    El sacerdote es como la abertura por la cual esta fuente se derrama.

    Cuando un sacerdote ha entregado su corazón a María, esta vida divina fluye como una regadera a través de su Inmaculado Corazón, bañando la tierra con la gracia resplandeciente de Cristo.

    Oh, qué abundantemente fluye tu gracia, Señor.

    Esta fluirá en proporción a nuestra entrega a Jesús y María.

    En Fátima María le dijo a Jacinta: "Di a todos que Dios concede gracias a través del Inmaculado Corazón de María. Diles que pidan gracia de ella y que el Corazón de Jesús desea ser venerado junto con el Inmaculado Corazón de María."1

 

 

10 de Enero de 1997

Los Sacerdotes y la Consagración

    Aparte de los mensajes asociados con las apariciones mayores de Fátima, hubo otras revelaciones dadas por Nuestra Señora. Antes de fallecer Jacinta, ella relató sobre otros mensajes que le fueron dados (durante su enfermedad) por María: ".... Los sacerdotes deben ser puros, muy puros. Ellos no deben ocuparse con nada que no sea lo concerniente a la Iglesia y a las almas. La desobediencia de los sacerdotes, a sus superiores y al Santo Padre es muy desagradable para Nuestro Señor."2  3

    Hay una conexión entre el sacerdote y Cristo: qué tan "uno" es el sacerdote con Cristo.

    Cristo es el Sacerdote principal. El sacerdote, en su unión con él, debe pedir por la unión más profunda con Cristo. Cristo es el Supremo Sacerdote. El sacerdote asume el papel de Cristo, Cristo está ofreciendo el sacrificio a través del sacerdote.

    Nosotros nos unimos proporcionalmente a Cristo dependiendo de nuestro grado de santidad. María le dijo a Jacinta que los sacerdotes deben de ser puros y santos.

    Nosotros debemos luchar siempre para ofrecer al Padre el sacrificio más santo, al ser uno con Cristo. Es en la ofrenda de este santo sacrificio que fluyen enormes cantidades de gracia. El sacerdote debe ser puro y ser uno con Cristo al ofrecer el Santo Sacrificio de la Misa.

    La unidad del cuerpo de Cristo depende de la unidad de sus santos sacerdotes con él. Es en el Sacrificio Eucarístico, cuando Dios nos da su Cuerpo y su Sangre, que estamos más unidos en él. La Iglesia es el cuerpo de Cristo. El nos alimenta con su Cuerpo. Somos uno en él.

    Yo recibo a Jesús en la Eucaristía y me hago uno en él.

    Usted recibe a Jesús en la Eucaristía y se hace uno en él.

    Somos uno, proporcionalmente, en la medida en que nos entreguemos a Cristo.

    La santidad más elevada y la unidad más grande se alcanzan siendo uno en Jesús.

    El cuerpo de Cristo será uno en la unidad más profunda dependiendo del grado de unidad del sacerdote con Cristo y de la unidad de la gente con Cristo.

    Nosotros hemos de ser un cuerpo en Cristo. Cuando él nos da su Cuerpo, estamos unidos al máximo en él.

    El sacerdote es la clave para que una enorme cantidad de gracia sea derramada.

    María le dijo a Jacinta, "... el Corazón de Jesús desea ser venerado junto con el Inmaculado Corazón de María."4  María también dijo que los sacerdotes deben ser puros. Los sacerdotes deben entregar sus corazones a la única que es pura y sin pecado, al Inmaculado Corazón de María. Es en esta unión con María que nos unimos profundamente con Cristo.

    Los sacerdotes no alcanzarán el grado de pureza al cual María se refiere, a menos que le entreguen sus corazones a ella. Es en esta pureza que ellos se unen a Cristo y ofrecen un sacrificio santo. Es en esta unidad con Cristo que una enorme cantidad de gracia y misericordia fluyen cuando un sacerdote santo administra los Sacramentos y celebra la Misa. Oh, la gente tiene hambre. Oh, la gente esta sedienta por un derramamiento de la abundante vida de Cristo. El mundo anhela por este derrame de su gracia.

    María nos dice que debemos consagrar nuestros corazones a ella. Para ir profundamente al Corazón de Cristo, debemos entregar nuestro corazón a María.

    ¿Y qué de los fieles que están hambrientos, aquellos que van a Misa deseando participar más completamente en el Santo Sacrificio? Debe haber una fuerte unión entre el sacerdote y Cristo.

    El Pueblo ------------------>  El Sacerdote ------------------>  Cristo
                                                                                          Supremo
                                                                                          Sacerdote

    El sacerdote debe luchar para estar muy unido con Cristo. La gente recibe una gran conexión para estar unidos místicamente con Cristo a través del sacerdote.

    Es una unión mística muy intensa -- esta gran conexión entre el sacerdote, el creyente y Cristo. Es la unidad que Cristo quiere para su cuerpo, la Iglesia. El quiere que esta unión mística sea muy fuerte entre el sacerdote y él, y entre el sacerdote y los fieles.

    La unidad es alcanzada grandemente en el Sacrificio Eucarístico. El sacerdote debe ser puro para ser uno con Cristo. El sacerdote debe consagrar su corazón a los Corazones de Jesús y María. Hay una fuente de vida que fluye del Corazón traspasado de Cristo. El nos está dando la gracia para ser profundamente unidos a su Corazón. El nos está dando la gracia para ayudar a difundir la consagración entre los sacerdotes. Para tener inmensa unión en una parroquia, la gente y el sacerdote deben consagrar sus corazones a los Corazones de Jesús y María. Debe haber esta conexión del sacerdote a los Corazones de Jesús y María. El sacerdote debe ser puro para ser uno con Cristo. El no puede alcanzar este grado de pureza a menos que se entregue al corazón puro de María. Hay una fuente de vida que fluye del Corazón traspasado de Cristo. La fuente derrama su gracia divina más abundantemente cuando el sacerdote está unido a sus Corazones.

    María le dio el mensaje a Jacinta de que los sacerdotes deben tener corazones puros. Nosotros estamos manchados por el pecado original. El sacerdote está manchado por el pecado original. El tiene que ir a través de María para tener la pureza suficiente para unirse lo más profundamente con Cristo.

    El amor está en el corazón. Muchos sacerdotes recitan las palabras sin amor en sus corazones. La gracia fluye abundantemente dependiendo del grado de conexión entre el corazón del sacerdote y el Corazón de Cristo.

    Nosotros nos conectamos a Dios por medio del corazón. La Iglesia se formó del Corazón traspasado de Cristo. La Iglesia es el cuerpo de Cristo. La vida de Dios fluye en la Iglesia.

    El corazón es la vida del cuerpo. El Corazón de Cristo es la vida de su Cuerpo. De su Corazón traspasado, nació la Iglesia. Nuestra vida fluye a través del Corazón de Cristo.

    No podemos ser un cuerpo sin que el Corazón de Cristo bombee su vida a sus miembros. Si ellos se separan de la Fuente de vida, se secan y mueren.

    Para que el sacerdote esté conectado muy profundamente al Corazón de Cristo, tiene que consagrar su corazón al Sagrado Corazón de Jesús y al corazón de María. Debido a nuestros pecados y a nuestra naturaleza humana caída, tenemos que ir a través de la única que es pura e Inmaculada, María. Entonces, podemos ser profundamente unidos al Corazón de Cristo.

    ¿Cómo puede la impureza unirse profundamente a la pureza? ¿Cómo? Vamos a través de la única que es pura, ella nos sostiene en su corazón y vamos profundamente hacia el Corazón de Cristo. María es la única persona humana sin pecado.

    Entonces el diablo ha emprendido una guerra contra los sacerdotes y María. El sacerdote no alcanzará una gran santidad sin entregar su corazón a María. El no puede unirse profundamente en el Corazón de Cristo sin el corazón puro y sin pecado de María.

    La gracia no fluirá abundantemente para alimentar a la gente sin esta conexión a María.

    La vida fluye en el corazón. Los sacerdotes deben amar a Dios con sus corazones. La unión del cuerpo de Cristo se centra alrededor de esta consagración y en la celebración del Sacrificio Eucarístico por estos sacerdotes puros y santos.

    Nuestro hogar es el Corazón de Cristo. Cuando consagramos nuestros corazones a los Corazones de Jesús y María, permanecemos en sus Corazones. Este es nuestro pequeño cielo en la tierra.

Como el Padre Carter afirma:

    Este último mensaje nos ofrece una excelente oportunidad para resumir el mensaje de Fátima. Nos dice que "el Corazón de Jesús desea ser venerado junto con el Inmaculado Corazón de María."4

    En el centro de la veneración a la cual nos llama Nuestro Señor se encuentra el acto de consagración a su Sacratísimo Corazón y al Inmaculado Corazón de María.... Como tal, la consagración a los Corazones de Jesús y María resume el mensaje de Fátima.5

 
Ezequiel 34:11-16:

    Porque ésto dice Yavé: ¡Aquí estoy, soy yo! Vengo en busca de las ovejas, yo me ocuparé de ellas como el pastor que se ocupa de su rebaño el día en que se encuentre en medio de sus ovejas en libertad. Yo también me ocuparé de mis ovejas y las sacaré de todos los lugares por donde se dispersaron ese día de negras nubes y tinieblas. Haré que salgan de los otros pueblos, las reuniré de diferentes países y las conduciré a su propia tierra. Haré que ramoneen por las montañas de Israel, en los valles y en todas las praderas del país. Sí, haré que ramoneen en un buen potrero, en las altas montañas de Israel, descansarán en un buen corral y se alimentarán en fértiles praderas de las montañas de Israel; yo mismo me preocuparé de mis ovejas, yo las llevaré a descansar, palabra de Yavé. Buscaré a la que esté perdida, volveré a traer a la que esté extraviada, curaré a la que esté herida, reanimaré a la que esté enferma, velaré por la que esté sana; las cuidaré con justicia.

    Es mediante las consagraciones como los descarriados serán dirigidos al Corazón de Jesús. María le dijo a Jacinta que debemos venerar el Corazón de Jesús junto al de ella. Es por medio de la consagración que los descarriados son conducidos a los Corazones de Jesús y María. Debemos difundir está consagración al mundo. Es en el corazón de María que el Espíritu Santo trabaja para santificarnos y para darnos conocimiento e iluminación hacia los misterios divinos. La consagración a los Corazones de Jesús y María es una gran ayuda para crecer en santidad. Al entregar todos nuestros corazones a Jesús y María, seremos un rebaño con un Pastor. El Buen Pastor nos rescatará en el día de niebla y obscuridad. Nos alimentará en fértiles praderas. Buscará a los que están perdidos y rescatará a los descarriados. Vendará a los lastimados y fortalecerá a los enfermos.

    Lo que sigue es la consagración que rezamos varias veces al día para unirnos en un corazón. Es muy importante rezar la Oración al Espíritu Santo y las oraciones de consagración antes de Misa para unirnos en un corazón, en los Corazones de Jesús y de María. Los sacerdotes deberían rezar esta consagración con la gente antes de Misa. Nuestra Señora nos ha pedido en Fátima la devoción a su Inmaculado Corazón. Ella le dijo a Jacinta, "Dí a todos que Dios concede gracias a través del Inmaculado Corazón de María. Diles que pidan gracia de ella y que el Corazón de Jesús desea ser venerado junto con el Inmaculado Corazón de María."6  Lo que sigue es la oración al Espíritu Santo y las oraciones de consagración que rezan nuestros miembros de Asociados de los Pastores de Cristo.
 

Oración al Espíritu Santo

    Ven, Espíritu Santo, Santificador todopoderoso, Dios de amor, que llenaste a la Virgen María de gracias, que cambiaste admirablemente los corazones de los apóstoles, que le comunicaste a tus mártires un  milagroso valor, ven y santifícanos. Ilumina nuestras mentes, fortalece nuestras voluntades, purifica nuestras conciencias, rectifica nuestro juicio, pon fuego en nuestros corazones, y presérvanos de la desgracia de no prestar atención a tus inspiraciones. Amén.7
  

Acto de Consagración al Sagrado Corazón de Jesús
y al Inmaculado Corazón de María

    "Señor Jesús, Supremo Pastor, yo me consagro a tu Sagrado Corazón. De tu Corazón traspasado nació la Iglesia, la Iglesia a la cual me has llamado, como miembro de los Asociados de los Pastores de Cristo, a servir en una forma muy especial. Tú revelas tu Corazón como un símbolo de tu amor en todos los aspectos, incluyendo tu amor muy especial hacia mí, a quien has escogido como tu compañero en este tan importante trabajo. Ayúdame a corresponder siempre a tu amor. Ayúdame a entregarme totalmente a ti. Ayúdame siempre a derramar mi vida en amar a Dios y mi prójimo! Corazón de Jesús, pongo mi confianza en ti!

    "Amada y bendita Virgen María, yo me consagro a tu maternal e Inmaculado Corazón, este Corazón que es símbolo de tu vida de amor. Tú eres la Madre de mi Salvador. Tú eres también mi Madre. Tú me amas con amor muy especial como miembro de Asociados de los Pastores de Cristo, una cruzada creada por tu Hijo, como un instrumento poderoso para la renovación de la Iglesia y el mundo. Correspondiendo al amor, yo me entrego totalmente a tu amor y protección maternal. Tú seguiste a Jesús con toda perfección. Tú eres su primer y perfecto discípulo. Enséñame a imitarte en ante poner a Cristo. Sé mi maternal intercesora, para que, a través de tu Inmaculado Corazón, sea conducido a una unión más cercana al Corazón herido de Jesús, Pastor Supremo del rebaño."8

 

 

20 de agosto de 1996

Meditaciones del Rosario para los Misterios Dolorosos

La Agonía en el Huerto

1. Siempre en obediencia a la voluntad del Padre, al meditar sobre todos los misterios del rosario, vemos que Jesús y María cumplieron siempre la voluntad del Padre. Para tener paz y felicidad en nuestras vidas, debemos obedecer siempre la voluntad del Padre. Vemos a Jesús en el huerto, con su rostro cubierto con un sudor sangriento y en cualquier momento él podía haber detenido todo. El podía haberse retirado. El, el Dios Omnipotente, todo poderoso y omnipotente, estaba por padecer la cruel Pasión y su muerte, y ve todo ésto ante él. El ve todos los pecados del hombre y a todos los hombres que rechazarían la gracia que él ameritó para ellos. ¿Pero en qué pensó Jesús? El nos vio, nos vio esta noche haciendo oración y su Corazón se llenó de una inmensa alegría. Sintió mucho gozo en su Corazón al saber que lo amaríamos tanto, porque él es una Persona y anhela ser amado por sus amadas criaturas. No comprendemos y no tenemos conocimiento de qué tanto Jesús espera y anhela por nuestro amor. Démosle nuestro amor en este rosario al ponerle toda nuestra atención y al escuchar las palabras que nos dice en nuestros corazones. Escuchemos a Jesús mientras derrama su amor hacia nosotros y nos enseña sobre sí mismo.

2. ¿Cuántas veces hemos sentido como si también nosotros hubiéramos padecido esta Pasión en nuestras vidas? ¿Nos hemos sentido agobiados y llenos de dolor? Algunas veces es tan difícil. En este mundo que no reconoce a Dios como debería, estamos tratando muy fuertemente de complacer al Dios Omnipotente y parece que nos presionan y nos presionan y decimos, "Dios por favor ayúdanos. Quítanos esta cruz." Pero él nos permite seguir sufriendo y no lo comprendemos. Es en la muerte donde está la resurrección. En nuestras vidas constantemente vivimos este misterio Pascual de la muerte y resurrección. Meditemos sobre los misterios de este rosario, sobre la muerte y el sufrimiento de Jesús, y a través de estos misterios meditemos en cómo Jesús resucitó victorioso al tercer día y cómo es que a través de su muerte nosotros participamos de su vida Divina. Pensemos en lo que es conocer a Dios y amarlo. Es gracias a Jesús, gracias a su Pasión y su muerte, que podemos participar de su vida Divina. A través de nuestras pequeñas muertes, siempre está la resurrección. A lo largo de nuestras vidas, crecemos más y más en esta vida en él. María, la Madre de nuestra vida en Cristo, está ahí con nosotros y está conduciéndonos profundamente al Corazón de su Hijo.

3. El tesoro más allá de todos los tesoros es el Corazón de Jesús. El Corazón lleno de un infinito y divino amor, el Corazón del cual fluye la vida de Dios. Ellos traspasaron su Corazón con una lanza y de éste brotó sangre y agua. El agua - un símbolo del Bautismo por el cual somos partícipes de su vida Divina. La sangre - un símbolo de la Eucaristía por la cual somos alimentados con el Pan de Vida. ¡Oh Dios, cómo te amamos! Permite que nuestros corazones en este rosario se enfoquen solamente en ti. Al ver tu rostro cubierto de sangre, al ver la sangre caer al suelo, al conocer la inmensa agonía mental que sufriste en el huerto, el sufrimiento de saber que serías rechazado y olvidado por aquéllos por los cuales diste tu vida, que entendamos un poquito, solamente un poquito, qué tanto verdaderamente nos amas. Te amamos. Te amamos. Te amamos Jesucristo Salvador del mundo.

4. Canto:

Yo vengo a ti, con grande amor,
Soy tu amoroso salvador.
Yo soy tu Dios, morí por ti,
y vengo a ti en este día.

    El ha venido a poner a hermano contra hermano, madre contra hijo, esposo contra esposa. El es Jesucristo el Hijo de Dios. El nos da su vida y nos da su amor. Debemos enfocarnos totalmente en su amor por nosotros. Debemos ir a él y darle nuestro amor y darnos amor unos a otros. Este es el mandamiento que él nos da - que amemos a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todo nuestro ser y que nos amemos unos a otros como nos amamos a nosotros mismos.

5. Tormento mental. Cúanto tormento mental sufrió Jesús en el huerto, pero sus pensamientos fueron confortados por el amor que le damos esta tarde. Hagamos a un lado todos los pensamientos que no tienen que ver con él, y enfoquémonos totalmente en nuestro amado Salvador. El dio su vida por nosotros. ¿Le daremos nuestras mentes y nuestros corazones en este momento y dejaremos que él nos llene con su gracia para que participemos más y más de su vida? El nos está dando un gran tesoro en este momento. Debemos abrir nuestros corazones y dejar que él derrame su gracia en nuestros corazones y nuestras almas. El es Jesús. El nos ama con el más ferviente amor, ni siquiera lo entendemos. Nuestras almas están sedientas del amor de Dios. Fuimos creados para este amor. Nada en este mundo satisfacerá este anhelo, este apetito en nuestro interior. Debemos hacer a un lado todos los pensamientos en nuestra mente y en nuestro corazones y enfocarnos en él, por que él es el Camino, la Verdad y la Vida. El es Jesús el Hijo de Dios, nuestro Salvador, nuestro Redentor, nuestro Rey, nuestro Amante. Abramos nuestros corazones y él los llenará con amor Divino. El nos ama. El nos ama. El nos ama.

6. Dios te salve María...

7. Una gran parte del mundo está adormecido. Caminan en la obscuridad. Están cubiertos con una nube. Sus ojos no ven y sus oídos no escuchan. Jesús ha levantado el velo para nosotros, sus escogidos y nos está dando grandes gracias para que veamos con ojos descubiertos y escuchemos con oídos que estén abiertos a su Palabra. Hemos sido llamados y hemos sido escogidos. Caminaremos en la noche obscura como luces brillando y su luz irradiará desde nuestros corazones y desde nuestras almas. Debemos ir a él y dejar que nos bañe con su amor, en su Sacratísimo Corazón.

8. Jesús está vivo. El está vivo. El está vivo y vive en nuestros corazones, y vive en este mundo mientras recorremos las calles. Es a través de nosotros que su gracia tocará muchos corazones. Debemos ceder totalmente y ofrecernos a él. Entregarnos. Debemos entregar nuestros corazones a su Madre porque ella convertirá nuestros corazones fríos en corazones ardientes que se unirán al Corazón de Jesús. El nos ama, sus amados. El nos está diciendo los secretos de su Corazón para que conozcamos el verdadero tesoro, el tesoro que este mundo ha echo a un lado y está sufriendo por su ignorancia y olvido. Quitémonos el velo de los ojos y veamos que Jesús nos está dando grandes gracias. Nosotros somos sus apóstoles que llevaremos la bandera por toda la tierra, y llevaremos esta bandera llena de amor a este mundo que está sufriendo.

9. Y Jesús lo vio todo. El vio toda la Pasión ante él. El supo vivamente de cada dolor, de cada golpe, de cada espina. El sabía todo lo que padecería. Sabía del dolor en la cruz y de las tres agonizantes horas que sufriría. El sabía de todas las almas que se irían al infierno a pesar de su sufrimiento. Pero a pesar de todo esto, él se entregó. El se entregó por mí y se entregó por ustedes sabiendo perfectamente todo lo que sufriría por su gran amor a nosotros, para que seamos salvos, para que participemos en su vida Divina, para que podamos estar para siempre con él el en cielo.

10. Oh Corazón de Jesús, Tesoro más allá de todos los tesoros, dame la gracia para habitar siempre en tu Corazón.

Canto:

Oh Corazón ardiente, oh amor divino,
Qué dulce eres conmigo.
Veo la hostia, y sé que estás aquí,
para amar y cuidar de Mí.

  

La Flagelación en el Pilar

1. Se lo llevaron y lo ataron al pilar y comenzaron a golpearlo. Ellos se turnaban para golpear a nuestro amado Salvador. Detengámonos ahí. Imaginémonos atados al pilar. Imaginémonos. ¿Cómo es el amor en nuestros corazones? ¿Estaríamos en el pilar y le permitiríamos a hombres que amamos desgarrar nuestra piel con el pleno conocimiento de que pudiéramos detener todo en cualquier momento? Jesús estuvo atado al pilar y ellos desgarraron su piel y su sangre cayó al suelo. El soportó esto por nuestros pecados. ¿Sabemos cuánto sufrió Jesús por nuestros pecados, los pecados que cometemos contra nuestros hermanos cuando hablamos mal de ellos, a quienes él ama? Su camino es amor. Nosotros somos sus apóstoles de amor. Debemos ser santos. Nuestros corazones deben estar llenos de santidad. Debemos ir al mundo y enseñar siempre a otros a cómo amar. No debemos criticar a los demás. Debemos tener corazones llenos de amor. Nuestros corazones estarán unidos al de Jesús sólo en el amor. Hay gente que nos está observando. Somos las estrellas en la noche obscura. ¿Brillaremos o permaneceremos opacos? Nuestros corazones, para poder brillar, deben ser semejantes al Corazón de Jesús. Debemos entregarle nuestros corazones a Jesús y él los convertirá en corazones de amor.

2. Cómo insistimos e insistimos en hacer las cosas a nuestra manera y lo intentamos y lo intentamos y lo intentamos. ¿Sabemos que él está con nosotros en todo momento? Debemos admitir nuestra dependencia en él. Debemos entregarnos y decir." Jesús, dependo totalmente de ti. Quiero ser una persona amorosa, pero caigo. Soy una niñita. Necesito que me ayudes a amar como tú. No puedo hacer esto por mí misma." Debemos ir a la confesión y decirle al sacerdote de las veces que criticamos a nuestros amados hermanos porque Jesús estuvo en el pilar y fue golpeado por nuestros pecados y también por nuestros hermanos que ama. El nos está enseñando en el Movimiento Pastores de Cristo a estar unidos en mente y corazón. Nuestros corazones se unirán profundamente con el Corazón de Jesús, pero debemos entregarnos. No debemos permitir que pensamientos de amargura o de odio hacia los demás tomen vida en nuestros corazones. El nos está permitiendo sufrir, y está permitiendo que presenciemos nuestras caídas porque volveremos a él de rodillas y le diremos "ayúdame." Usted dirá, "Ayúdame, Dios," "Ayúdame. Quiero amar como tú, pero no puedo hacerlo por mí mismo."

3. Jesús fue golpeado por nosotros. No sabemos cuanto lastiman y ofenden a Dios los pecados contra nuestros hermanos. Cuanto fue golpeado por aquellas palabras que nos decimos con odio unos a otros. Nosotros somos las estrellas que brillarán en la obscuridad. Somos los apóstoles de Jesús, pero nuestros corazones deben de ser puros. Debemos ir a él porque no podemos hacer esto por nosotros mismos. El nos dará la gracia para amar, amar como él amó, como él amó a cada una de las almas. Nosotros dependemos de él. Veámonos caer y darnos cuenta de que necesitamos de su ayuda.

4. Los corazones que son arrogantes y orgullosos no pueden unirse al Corazón de Jesús. Hoy en día hay muchos que tienen el control, que siguen controlando con corazones orgullosos. Dios les da a muchos poder y autoridad y son para usarse de acuerdo a la voluntad del Padre. Nuestros corazones deben de ser mansos y humildes como el Corazón de Cristo. No debemos permitir que el poder y el control se apodere de nuestras mentes. Solamente tenemos autoridad como nos la da el Padre.

Esto es de la lectura de hoy:

    "Hijo de hombre, háblale al príncipe de Tiro; le dirás esta palabra de Yavé: ¡Eres muy engreído, te consideras un dios en su residencia divina, en medio de los mares! ¿Te vas a hacer pasar por Dios, tú que eres hombre y no Dios? Tú eres seguramente más sabio que Daniel, y ningún misterio te quedó grande. Tienes inteligencia, has sabido actuar y te ha llegado la riqueza: el oro y la plata han repletado tus cofres. Gracias a tu inteligencia, gracias a tus negocios, ha aumentado tu riqueza y te ha crecido el orgullo en la misma medida que tu riqueza. Por eso, esto dice Yavé al que se hace pasar por Dios. Enviaré contra ti a extranjeros, los sepultureros de los pueblos; su espada se medirá con tu bella cultura, pisotearán tu gloria. Te harán bajar a la tumba y morirás allí, en el corazón de los mares. ¿Acaso dirás: "Yo soy Dios" cuando vengan a matarte? En manos del matador serás hombre y no Dios. Sufrirás la muerte de los paganos, y por manos de extranjeros, yo lo digo, palabra de Yavé. (Ez 28: 2-10)

5. Jesús es manso y humilde de Corazón. El ha hecho a al hombre la cabeza de sus hogares. Les ha dado a los sacerdotes autoridad y un gran regalo al ser llamados sacerdotes y ofrecer sacrificio. Dios le ha otorgado al hombre gran honor, pero dentro del corazón de cada hombre que se le ha dado poder tiene que haber un corazón de humildad y amor. Jesús estuvo atado en el pilar y fue golpeado y su piel fue desgarrada por los corazones arrogantes, por el orgullo, por los hombres que quisieron hacer su voluntad y no la voluntad del Padre. Todo lo que hagamos tiene que ser de acuerdo a la voluntad del Padre. Jesús nos enseñó el camino. El estuvo atado al pilar y fue golpeado porque esa fue la voluntad del Padre. Debemos luchar siempre para hacer la voluntad del Padre con amor. El amor es nuestro propósito primordial, amar a Dios sobre todas las cosas y amarnos unos a otros como nos amamos a nosotros mismos.

6. Hemos sido llamados para estar aquí. Dios nos enseña. Somos llamados a vivir las Escrituras y debemos responder a este llamado. El nos está dando su gracia. Alabemos y demos gracias a nuestro Dios por los regalos que nos han sido dados.

7. Nosotros llevamos la Palabra de Dios al mundo. Seremos las luces que brillarán en la noche más obscura. El estuvo atado al pilar y fue golpeado. El fue golpeado por los corazones arrogantes. Nuestros corazones deben ser semejantes al de él. Somos sus apóstoles que llevaremos este mensaje a este mundo. No comprendemos esta gran misión. Cada uno de nosotros hemos sido llamados para estar aquí. Debemos responder a este llamado por que él nos está pidiendo que ayudemos en la salvación de muchas almas. Lo que hagamos ayudará para que muchas almas sean salvadas. Jesús estuvo atado al pilar y desgarraron su carne. El ama a cada una de las almas con un amor tan ardiente, que les permitió que lo condenaran a muerte. ¿Irá usted a este mundo? ¿Caminaremos adelante sin temor a pesar de la persecución y del abuso verbal que recibamos? ¿Le diremos al mundo, "Este es el Dios Omnipotente, está vivo este día y nos ama, nos ama, nos ama, vengan, vengan a él y él nos dará lo que nuestros corazones desean?"

8. 1 Co. 12:12-26:

    Las partes del cuerpo son muchas, pero el cuerpo es uno; por muchas que sean las partes, todas forman un solo cuerpo. Así también Cristo. Hemos sido bautizados en el único Espíritu para que formáramos un solo cuerpo, ya fuéramos Judíos o Griegos, esclavos o libres. Y todos hemos bebido del único Espíritu. Un solo miembro no basta para formar un cuerpo, sino que hacen falta muchos. Supongan que diga el pie: {No soy mano, y por lo tanto yo no soy del cuerpo.} No por eso deja de ser parte del cuerpo. O también que la oreja diga: {Ya que no soy ojo, no soy del cuerpo.} Tampoco por eso deja de ser parte del cuerpo. Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿cómo podríamos oír? Y si todo el cuerpo fuera oído, ¿cómo podríamos oler?
    Dios ha dispuesto los diversos miembros colocando cada uno en el cuerpo como ha querido. Si todos fueran el mismo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? Pero hay muchos miembros, y un solo cuerpo. El ojo no puede decir a la mano: {No te necesito} Ni tampoco la cabeza decir a los pies: {No los necesito}
    Aun más, las partes del cuerpo que parecen ser más débiles son las más necesarias, y a las que son menos honorables las tratamos con mayor respeto; cubrimos con más cuidado las que son menos presentables, mientras que otras, más notables, no lo necesitan. Dios, al organizar el cuerpo, tuvo más atenciones por lo que era último, para que no se dividiera el cuerpo; todas sus partes han de tener la misma preocupación unas por otras. Si un miembro sufre, todos sufren con él; y si un miembro recibe honores, todos se alegran con él.

9. No podemos tener divisiones con cualquier persona y tener paz en nuestros corazones. Nuestros corazones deben ser corazones de amor. Debemos deshacernos de cualquier amargura y división que haya en nuestros corazones hacia cualquier persona, porque él es Dios y en su Corazón no hay división. El nos está nombrando sus apóstoles de amor, su pequeño ejército que llamó y trajo a este cuarto esta tarde. Debemos ser como las estrellas más luminosas que brillan contrastando en la noche obscura, porque él es Jesús; él es el Dios Omnipotente y nos ha llamado para que llevemos los mensajes de su ardiente amor a este mundo, a los sacerdotes, a las hermanas y también a aquellos que están sufriendo. Mientras Jesús estuvo en el pilar y fue golpeado por los pecados del hombre, él sabía que nosotros responderíamos a este llamado y ésto fue alegría para su Corazón mientras le corría la sangre por el cuerpo. Su Corazón fue consolado y se llenó de gran alegría por el trabajo y el amor que le daríamos a los demás y por las almas que ayudaríamos a salvarse. Nosotros somos sus estrellas que brillarán en la noche más obscura. Hemos sido llamados. Hemos sido escogidos y él nos ha dado semejante gracia para que podamos llevar a cabo esta misión. Podemos decirle que "no", pero fue allí al ser golpeado en el pilar que nuestro "sí" le dio consolación. En su más grande agonía, Jesús nos vio cuando estaba colgado en la cruz. Con su cuerpo golpeado y adolorido, él nos miró y vio el amor que brotaría de nuestros corazones hacia este mundo. El nos ama con semejante amor. El se entregó por amor a nosotros y por todas las almas. ¿Ayudaremos a nuestros hermanos a conocer su amor?

10. Habrá paz y felicidad en nuestros corazones cuando cumplamos siempre la voluntad del Padre. El Padre tiene un plan para nosotros. Jesús es el Camino. El es la Verdad. El es la Vida. Hemos sido llamados. Hemos sido escogidos. ¿Responderemos a su llamado, sus apóstoles de amor?

 

La Coronación de Espinas

1. Piensen en las mentes del hombre y cómo Satanás presiona sobre ellas. Piensen en cómo nuestros pensamientos pueden ser tan influenciados por el maligno, en cómo podemos preocuparnos acerca de lo que piensan los demás, en cómo podemos creer que los demás nos están criticando, en cómo podemos hacernos miserables al rendirnos a nuestros pensamientos. Jesús nos mostró su cabeza coronada con espinas. Cuanto dolor sufrió él en su cabeza y sin embargo nosotros no podemos disciplinar nuestros pensamientos. Recemos por la gracia para pedirle a Dios que nos ayude a que nuestros pensamientos sean siempre pensamientos de amor, de armonía y de unidad con los demás.

2. No debemos rendirnos a las semillas de división que Satanás planta en nuestras mentes. Debemos decir, "Yo amo a esa persona. Yo amo a esa persona." ¿Pero nos damos cuenta de que no podemos hacer esto por nosotros mismos? ¿Sabemos que dependemos totalmente de Dios? El ha permitido que caigamos muchas veces. Seríamos miserables si no fuera por su gracia. Nosotros dependemos de su gracia. Si somos santos, es por la gracia que él nos está dando. El es Jesús. Nosotros, sus amados, dependemos de él. Debemos venir a él y pedirle la gracia para amar. El quiere amar en este mundo a través de nosotros.

3. Debemos ir al Padre como un niño que depende de él. Debemos hablarle de nuestro amor y de nuestras necesidades.

4. Me imagino sentada en una silla rodeada de aquella gente que más amo. ¿Veo a toda la gente que amo? Y luego observo, cómo aquellos que tanto amo vienen a mí y me clavan una corona de espinas en la cabeza y siento la sangre brotar y caer sobre mi cuerpo.

5. Cuántas veces hemos coronado a Jesús con espinas por nuestros pensamientos de odio y de coraje hacia los demás. El sufrió inmenso dolor a causa de los pensamientos del hombre. Nosotros somos sus escogidos. Pidamos no lastimar su Corazón con pensamientos de odio y amargura por que él nos ama. El nos ama tanto y hiere su Corazón cuando nos odiamos unos a otros.

6. Debemos moldear nuestras vidas a la de nuestra Madre. Debemos observar a nuestra Madre, su corazón puro y sin pecado. Sólo en la pureza nos uniremos a los Corazones de Jesús y María.

7. Yo voy al corazón de la Madre de Jesús y mía y le pido al Espíritu Santo que me santifique para poder unirme lo más profundamente en el Corazón de Jesús.

8. Nosotros no sabemos del odio y la amargura, de los pensamientos en los corazones y mentes de algunos hombres. Cuánto dolor sufrió Jesús en su cabeza por los feos y horribles pensamientos de la humanidad. Dios está ofendido por las acciones del hombre de hoy. Ayuden a hacer reparación a Dios por nuestros pecados y por los pecados de la humanidad. La reparación que le damos a su Corazón sus amados, lo deleita. Dios está ofendido por los hombres pecadores.

9. Canto: Oh Corazón Ardiente, Oh Amor divino, que dulce eres conmigo. Veo la Hostia y se que estás aquí para amar y cuidar de mí. Jesús está vivo. Jesús está vivo. ¡Jesús está vivo, y él vive en nuestros corazones!

10. Canto: "Dame tu Corazón Jesús, dame un Corazón como el tuyo. Enséñame a amarte con este corazón, Oh sé un poquito de cómo amarte. Crea en mí, oh precioso salvador, este corazón especial."

    Jesús los ama. El los ama. El los ama.

 

La Cruz a Cuestas

1. Debemos cargar nuestras cruces. Jesús nos ve al caminar y pone esa cruz sobre nuestra espalda, pero él sabe que cargando la cruz se nos dará mucha vida. Nosotros queremos hacer la cruz a un lado, pero es cargando la cruz que creceremos más y más en nuestro conocimiento y amor hacia él.

2. Jesús ve que cargamos la cruz y observa cómo la movemos de un hombro a otro. El ve cómo la cruz se resbala de nuestros brazos y caemos al suelo y él está tan cerca de nosotros. El está a nuestro lado y dice, "cárgala un poco más, cárgala un poco más," porque no sabemos del regalo que recibiremos, sus amados. Al final del túnel más obscuro, está la luz más brillante. El es Jesús y nos da de acuerdo a nuestras necesidades. El nos da el sufrimiento. Debemos aprender a soportarlo y tener en cuenta que es un regalo en el cual creceremos más y más en nuestra vida en él.

3. Mi Jesús, yo cargué y cargué la cruz y el túnel era tan obscuro y tan negro y sentí como si nunca jamás volvería a sonreír. Pero recuerdo esos tiempos y fue tan difícil. Fue tan difícil cuando sentí como si estuviera muriendo en la cruz contigo y entonces la luz comenzó a lanzarse por los cielos y la gloria rebasó todo el sufrimiento. Porque después de la muerte, está la resurrección. Nuestras vidas, son una constante muerte y resurrección en él.

4. Ayúdame a darme cuenta de que se nos da el sufrimiento y que debemos soportarlo hasta que Dios lo levante. Cuando estemos contra la pared, debemos darnos por vencidos y aceptar todo lo que Dios nos da y entregarnos a él, porque él respira a nuestro lado cuando estamos envueltos en dolor. El nos está mirando a los ojos cuando estamos bajo la cruz. Cuando pensamos que está tan lejos, él tiene nuestras manos en las de él y sabe todas las cosas. El sabe de los grandes regalos que vendrán cuando soportamos los sufrimientos que nos está dando. Siempre hay vida después de la muerte cuando permanecemos arraigados en él. Debemos cargar la cruz en nuestras espaldas y recordar que hay luz al final del túnel.

5. Es un camino escabroso el que Jesús caminó en el Calvario y sabía que terminaría en su muerte, pero él sabía de la Resurrección. El cargó la cruz dando tumbos y miró a los ojos de su Madre que lo confortaban. Veamos los ojos de Jesús. Envuélvanse en el abrazo de amor de sus dos Corazones. En el sufrimiento, debemos ir a los Corazones de Jesús y María y saber que nunca estamos solos y que él nunca nos abandonará. El es omnipotente, todopoderoso. El es Dios y está con nosotros hasta el final del tiempo.

6. Y llegará el día en que seamos llevados al cielo, y seremos envueltos en el abrazo Divino, para que conozcamos el abrazo del Dios Omnipotente. Debemos cargar nuestra cruz sobre nuestra espalda. Cada día, carguen la cruz y participen en la Resurrección. Nuestras vidas son este morir y resucitar, cada día.

7. El mundo nos dice que no debemos de sufrir, pero Jesús nos enseña el camino. Veámoslo, con su rostro cubierto de sangre, en su cabeza una corona de espinas y soportando la cruz sobre su espalda. El apenas podía moverse y cayó al suelo, pero al tercer día resucitó victorioso.

8. Tac, tac, tac. Oigan la cruz de Jesús. Vean la tensión en su rostro. Vean la sangre que se derrama de su cuerpo. Véanlo caer bajo la cruz. ¿Oyen la muchedumbre? ¿Los oyen gritarle a nuestro amado Salvador? El soportó todo ésto en silencio. María, sabiendo que él era el Dios Omnipotente, estuvo ahí, con su corazón destrozado dentro de su pecho viendo a su hijo sufrir. Y Jesús y María se están apareciendo a nosotros este día. Ellos se están apareciendo para decirnos de su amor. Esto es amor, el que Jesús haya cargado la cruz y nos haya dado su Cuerpo y su Sangre. Jesús quiere que el mundo sepa que él está vivo y nos ama y también él quiere ser amado por el hombre.

9. Canto: "Dame tu Corazón Jesús, dame un Corazón como el tuyo. Enséñame a amarte con este corazón, Oh sé un poquito de cómo amarte. Crea en mí, oh precioso salvador, este corazón especial."

10. Dios te salve María....

 

La Crucifixión

1. El sacrificio más grandioso de todos, el Hijo de Dios viene a esta tierra y se ofrece a sí mismo como un sacrificio por amor a nosotros para que seamos salvos.

2. El sacrificio es sacramentalmente hecho presente en cada Misa, el sacerdote ofrece este sacrificio. Debemos unirnos en este sacrificio y ofrecernos. Así como Jesús se sacrificó en la cruz, nosotros nos sacrificamos en el Santo Sacrificio de la Misa en unión con él. Es al unificarnos en esta unidad con Cristo que la gracia será derramada sobre esta tierra y que muchas almas se salvarán. Esto es el Santo Sacrificio de la Misa. Nosotros no estamos ahí como espectadores. Estamos ahí para ofrecer sacrificio, para ofrecernos a sí mismos. Es cuando nos entregamos que la gracia es derramada sobre la tierra.

3. Debemos rezar para tener sacerdotes santos, para que los sacerdotes sean santos en sus corazones y para que se unan grandemente con el Corazón de Jesús, para que al celebrar la Misa y al ofrecer sacrificio, también ellos se ofrezcan como un sacrificio en el Santo Sacrificio de la Misa. El sacrificio del Calvario es sacramentalmente hecho presente en cada Misa.

4. La gracia que Cristo ameritó por medio de su vida y su muerte en la cruz es liberada en abundantes proporciones en el Santo Sacrificio de la Misa. Cuanto más nos unifiquemos en esta unidad en la Misa, más gracia es liberada. Nuestro mundo se encuentra en un estado desesperado. Debemos unirnos en el Santo Sacrificio de la Misa, en nuestra ofrenda de la mañana, todos los días uniendo cada una de nuestras actividades con el Santo Sacrificio de la Misa.

5. Todas nuestras acciones se magnifican y una inmensa cantidad de gracia es liberada sobre nosotros y sobre este mundo cuando nos unimos al Santo Sacrificio de la Misa en todas nuestras acciones.

6. Cada una de nuestras acciones, cuando se llevan a cabo de acuerdo a la voluntad del Padre con amor, son acciones heroicas cuando las unimos al Santo Sacrificio de la Misa, porque la gracia llueve sobre la tierra y su gente. Muchos se salvarán al unirnos al Santo Sacrificio de la Misa en todas nuestras acciones y al unirnos en los Corazones de Jesús y María. Esto es el Santo Sacrificio de la Misa, la fuente de la vida de Dios derramada sobre la tierra. Jesús se entregó a sí mismo. "Este es mi Cuerpo. Esta es mi Sangre." Conectémonos a cada segundo a esta fuente de la vida de Jesús al unir cada acción al Santo Sacrificio de la Misa.

7. Y ellos traspasaron el Corazón de Cristo y nació la vida sacramental de la Iglesia.

8. La vida de Dios es una fuente de vida derramándose sobre la tierra desde el costado de Cristo.

9. Debemos pedir por gracia. Debemos unirnos cada mañana, en la ofrenda de la mañana, al Santo Sacrificio de la Misa para que todas nuestras acciones sean magnificadas, porque su gracia se derramará sobre esta tierra y será iluminada con la luz más radiante. Somos las almas fervientes de Dios que él ha llamado y que está uniendo a su Corazón. En esta unidad, la gracia se liberará sobre la tierra y muchas almas se salvarán. No menospreciemos el valor de cada acción que llevamos a cabo cuando nos unimos al Santo Sacrificio de la Misa en la ofrenda de la mañana. El es Jesús. El vino a este mundo a salvar a todas las almas. ¡Traigámosle almas! ¡Traigámosle almas! Nosotros somos sus apóstoles. Ayudaremos a salvar a muchas almas. Muchos conocerán el fuego del ardiente amor de Jesús. No podemos menospreciar la importancia de nuestras vidas. Lucharemos y sufriremos. Veamos a Jesús mientras estuvo colgado en la cruz. El nos enseñó el camino. El nos enseñó su camino. Pero en la muerte está la resurrección y su vida se derramará sobre la tierra. Debemos ofrecernos a Jesús. El quiere nuestro amor. El quiere que le hablemos durante el día. Cuando estemos preocupados y nerviosos, él quiere que digamos en nuestros corazones, "Jesús, te amo. Jesús, te amo." Debemos hacer a un lado los pensamientos que Satanás está plantando en nuestras cabezas, las semillas de duda y división y decir, "Jesús te amo." Tómense un momento para estar con él, amándolo y él nos fortalecerá. Jesús quiere nuestro amor. El quiere que anhelemos y que tengamos sed de su amor. El quiere que le digamos que lo amamos. Jesús es una persona. El quiere que lo amemos. El dio su vida por nosotros. ¿Le entregaremos nuestros corazones?

10. Es cumpliendo la voluntad del Padre como tendremos paz y alegría en nuestras vidas. Vemos a Jesús en los brazos de su Madre. Jesús cumplió la voluntad de su Padre hasta su muerte y María cumplió la voluntad del Padre. Ella no gritó durante toda la Pasión, "¡Este es Dios!, ¿qué pasa con ustedes?" Ella estuvo en silencio y aceptó el sufrimiento porque sabía que el Padre tenía un plan y que ella tenía que soportar el sufrimiento. María sabía que Jesús tenía que morir. Ella siempre obedeció la voluntad del Padre. Jesús hizo la voluntad del Padre hasta su muerte. El nos enseña el camino. Su camino es el sufrimiento y la vida. El mundo nos enseña otro camino. Nos enseña un camino que conduce nuestros corazones al hambre y al sufrimiento. El camino de Jesús es el camino hacia la alegría, la paz y el amor. El nos ama. El nos ama. El nos ama. El es Jesús. El se entrega a nosotros. Al entregarnos a él nos uniremos. El se entrega a nosotros en amor, pero para ser uno con él, debemos entregarnos a él. Nosotros participaremos en su amor Divino. Nada en esta tierra puede compararse a esta relación de amor con su Divino Corazón. El amor es una relación. El se entrega a nosotros. Nosotros participaremos en proporción a qué tanto nos entreguemos a él. Jesús quiere nuestro todo. El nos dará paz, amor y alegría en nuestros corazones cuando le entreguemos éstos a él. El nos ama. El nos amó hasta su muerte. El moriría por nosotros hoy. ¿Le entregaremos nuestros corazones a Jesús?

 

 

6 de Diciembre de 1996

Pastores de Cristo y Fátima

    En los Pastores de Cristo, somos una familia unidos en un corazón, en el Corazón de María y de Jesús por nuestra consagración a sus Corazones. Estamos actuando como el Corazón de Jesús que late en este mundo. Somos los apóstoles de días modernos unidos en un corazón.

    Al entregar nuestros corazones a María, el Espíritu Santo nos ilumina para conocer a Dios y vamos adelante hacia al mundo como luces porque lo amamos tanto. No podemos conocer a Dios y no amarlo. Nuestros corazones están llenos del ardiente amor de Dios.
  

Somos Uno en el Corazón de Jesús


  

    Los líderes centrales contactan a los coordinadores. Los coordinadores contactan a los apóstoles individuales. Todos los apóstoles están trabajando para Jesús. Ellos tratan de estar una hora al día ante el sagrario o en casa, a solas con Jesús. En esta hora, Jesús les da dirección en sus vidas. Ellos comparten un íntimo amor con Jesús. El les enseña sobre sí mismo y sobre la voluntad del Padre para ellos. Es muy importante estar una hora en intimidad con Jesús todos los días.

Nosotros vivimos de acuerdo al Plan de Paz de María que fue dado en Fátima. Es el siguiente:

1. No tendremos paz en el mundo hasta que un número suficiente de personas hayan consagrado sus corazones a los Corazones de Jesús y María.

2. María ha pedido que todos recemos el rosario diariamente.

3. Debemos observar la devoción a los Cinco Sábados Primeros de cada mes:

— Asistir a la comunión por cinco meses consecutivos el primer sábado del mes, confesión (entre 8 días antes o después del sábado), una recitación del rosario y una meditación por 15 minutos sobre los misterios del rosario. Todo esto debe hacerse en un espíritu de reparación.

4. Debemos hacer reparación a los Corazones de Jesús y María.
 

El plan de Dios se centra alrededor de ésto:

    Tenemos cabezas funcionando en los ministerios individuales. Todo lo que nosotros hacemos conduce a la consagración de corazones. Mientras los apóstoles insisten a las tres instituciones, la Iglesia, la familia y las escuelas para ayudar a difundir la consagración, los descarriados serán conducidos a casa, al Corazón de Jesús.

    María dijo en Fátima: No tendremos paz en el mundo hasta que un número suficiente de personas hayan consagrado sus corazones a los Corazones de Jesús y María.
  

La Condición Presente del Mundo


     

    La paz vendrá cuando los corazones sean corazones de amor. La balanza tiene que cambiar. Esto sucederá por medio de la consagración. El plan de paz de María: No tendremos paz en el mundo hasta que un número suficiente de personas hayan consagrado sus corazones a los Corazones de Jesús y María.
   

La balanza tiene que cambiar.
El Padre mira a la tierra; El ve mucha obscuridad.


    

    El Padre mira hacia la tierra. Hay muchos corazones que no están en fuego por amor a Dios. Los corazones de amor ferviente iluminan la tierra. Son como foquitos en un árbol de Navidad. Este está escasamente iluminado. Por lo tanto, el árbol se ve obscuro.
 


 

Conforme el Movimiento Pastores de Cristo vaya creciendo (y también los otros movimientos enfocados en difundir la consagración a los Corazones de Jesús y María) el árbol está cubierto con más corazones llenos de amor ferviente hacia Jesús y la tierra se ilumina más.
 

El árbol está cubierto de corazones consagrados a los
Corazones de Jesús y de María. El árbol está muy brillante.


 

    Mientras los apóstoles de los Pastores de Cristo difunden la consagración a la Iglesia, la familia y la escuela, el árbol se cubre de luces y la tierra se cubre con el fuego del amor de Dios.

    Ahora, el Padre mira hacia la tierra. El está disgustado con los corazones del hombre. El Padre quiere que amemos a Dios y a nuestro prójimo. El quiere que vivamos de acuerdo a su voluntad en amor.

    María se aparece en Fátima y nos dice que estamos ofendiendo a Dios. Ella nos dice lo que debemos hacer. El plan de paz de María:

1. No tendremos paz en el mundo hasta que un número suficiente de personas hayan consagrado sus corazones a los Corazones de Jesús y María.

2. María ha pedido que todos recemos el rosario diariamente.

3. Debemos observar la Devoción a los Cinco Sábados Primeros:

— Asistir a la comunión por cinco meses consecutivos el primer sábado del mes, confesión (entre 8 días antes o después del sábado), una recitación del rosario y una meditación por 15 minutos sobre los misterios del rosario. Todo esto debe hacerse en un espíritu de reparación.

4. Debemos hacer reparación a los Corazones de Jesús y María.

    María dijo que habrá una era de paz en la cual el Sagrado Corazón de Jesús reinará y el Inmaculado corazón de María triunfará.

    Dios nos dio a María como nuestra Madre. Estamos desobedeciendo las peticiones de nuestra Madre que fueron dadas en Fátima. ¿Piensa usted que el Padre está complacido con hijos rebeldes que desobedecen a su Madre?

    El hombre desobedece, el diablo bloquea el mensaje de Fátima. Ocurre la Segunda Guerra Mundial exactamente como María lo dijo.

    Jesús escribe su mensaje de amor en nuestros corazones. Su vida vive en nuestros corazones. Las Escrituras y la Misa viven en nuestros corazones.

    En el Movimiento Pastores de Cristo, nuestro enfoque está en el sacerdote.

 
6 de Noviembre de 1996

    Hoy vi que nuestro hogar es el Corazón de Cristo. María es la que cuida la puerta de este sacratísimo lugar. El Señor, el Buen Pastor, nos está conduciendo a casa, a su Corazón. Nos alimentamos con su vida. Las gracias fluyen abundantemente en la Misa y en los Sacramentos. A través de los sacerdotes tenemos la Misa y los Sacramentos. El sacerdote es otro Cristo para el mundo.

    María es la entrada al Corazón de Cristo. Ella es la llave para que el sacerdote tenga una gran unidad con Cristo. Los sacerdotes necesitan honrar, respetar y amar a María. El Espíritu Santo está desposado a María. El sacerdote debe amar a María para estar unido a Dios.

    La vida fluye del Padre, en el Espíritu Santo, a través del Corazón traspasado de Cristo y por medio de María, a nosotros. El sacerdote celebra la Misa actuando como otro Cristo y administra los Sacramentos. Cuanto más sea él uno con Cristo, más ayudará a canalizar mayor gracia y más se alimentará la gente.

    Jesús escogió al sacerdote. El los eligió. El les dio este gran regalo. Al sacerdote se le ha dado el honor más grande al ser otro Cristo, para celebrar la Misa, para consagrar el pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, para bautizar, para perdonar los pecados y para administrar otros Sacramentos.

    El sacerdote es una gran fuerza al ayudar a canalizar gracia hacia los demás. Para que el sacerdote sea lo más semejante a Cristo, tiene que ir a través del corazón puro y sin pecado de María, no hay otro camino.

Juan 10:2-3

"El que entra por la puerta es el pastor de las ovejas. El cuidador le abre...."

    María es la que cuida la puerta. No hay otra persona pura y sin pecado. No podemos entrar de ninguna otra manera porque somos pecadores. El nos dio a la única sin pecado como el camino por el cual entremos a su Sacratísimo Corazón. La fuente de vida fluye del Corazón de Jesús a través de la llaga traspasada.

    María es la que cuida la puerta. Satanás está tratando de separar al sacerdote de María. Satanás no quiere que el sacerdote sea uno con Cristo porque el sacerdote es el que celebra la Misa y administra los Sacramentos. Bajo Cristo, el sacerdote es el administrador principal de esta fuente de vida. Así que, Satanás ha emprendido una guerra en contra del sacerdote y María.

    María es la clave para tener unidad con Cristo. Sólo yendo por medio de la única que es pura e inmaculada estaremos unidos apropiadamente con Cristo. Es en esta unidad con Cristo que las gracias fluyen.

    La consagración a María y Jesús es el camino a casa, a la profundidad de su Corazón, nuestro pequeño cielo en la tierra. Nosotros apenas rasgamos las afueras de su Corazón. Debemos entrar profundamente a su Corazón para que la gracia fluya como fuego por todo el mundo. El fuego de su amor cubrirá la tierra magníficamente cuando los corazones de más sacerdotes estén consagrados a los Corazones de Jesús y María al celebrar la Misa.

    ¡Oh fuente de vida! La lanza atravesó profundamente el Corazón de Jesús. Las espinas que rodeaban su Corazón, presionaban profundamente. Hoy en día muchos aman a Jesús con un amor superficial.

    Las palabras en la Misa y en las Escrituras no son saboreadas profundamente en nuestro interior. No hay profundidad. Debemos amar a Jesús con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todo nuestro ser.

    Debemos rezar por los sacerdotes. El boletín sacerdotal, Pastores de Cristo, es una gran ayuda para dirigir a los sacerdotes a la consagración. En el Movimiento Pastores de Cristo, nuestra labor es, ser los apóstoles de Jesús para ayudar a dirigir a los descarriados de nuevo a su Corazón.

    Nosotros nos hacemos uno en el Corazón de Jesús a través de las grandes gracias que él nos da cuando consagramos nuestros corazones.

    Al hacernos uno en su Corazón estamos dirigiendo a los descarriados a casa, a su Corazón, por medio de la consagración. Habrá un rebaño y un Pastor mientras los corazones son dirigidos a casa al Corazón de Jesús por medio de la consagración. Estamos pastoreando su rebaño al difundir la consagración a las iglesias, escuelas y familias.

    Somos ricamente alimentados en la Eucaristía. Exhortamos a los sacerdotes a leer el boletín sacerdotal. Les pedimos que formen comunidades de oración centradas en la consagración, en las iglesias y les rogamos que dejen las iglesias abiertas para que la gente pueda pasar tiempo con Jesús ante el sagrario.

    Las instituciones están intactas, debemos animarlos a consagrar sus corazones. Estamos tratando de contactar a los niños en las escuelas con la consagración y el rosario. Estamos tratando de contactar a las familias iniciando comunidades de oración en sus hogares y rezando diariamente la consagración y el rosario juntos.

    María nos ha pedido que observemos la devoción al primer sábado del mes. Si muchos hicieran ésto, muchas, muchas almas se salvarían. Todo esto en espíritu de reparación al dar nuestro amor a Dios. Porque los Corazones de Jesús y María han sido grandemente ofendidos. Debemos hacer reparación a nuestro Dios.

    El Padre mira a la tierra. El quiere una familia feliz en la cual nos amemos unos a otros como verdaderos hermanos. El nos demostró la profundidad de su amor cuando dio su vida por nosotros. Este es el amor que él quiere de nuestra parte.

    Dios quiere que seamos una familia feliz en el Movimiento Pastores de Cristo, amándonos profundamente unos a otros. El quiere que estemos unidos profundamente en amor para que amemos como él nos enseñó y que estemos dispuestos a dar la vida por nuestros hermanos.

    Estamos ayudando a dirigir al hombre hacia esta nueva era. Estas son las buenas noticias al difundir la consagración. Nuestra Madre celestial ha prometido en Fátima que tendremos paz en el mundo. El Movimiento Pastores de Cristo está centrado en la consagración que se pidió en Fátima.

    El fuego del amor de Dios se difundirá a través de la tierra con la ayuda del Movimiento Pastores de Cristo - su Corazón reinará.

    Estamos tratando de difundir la consagración a los sacerdotes, hermanas, hermanos, laicos y niños. Los corazones amarán a Dios fervientemente. Cuando ellos consagren sus corazones a Jesús y María, seremos más y más un cuerpo en él. Seremos una familia unida y feliz como el Padre lo pretende - amando a Dios y a nuestro prójimo.

  

  

27 de Diciembre de 1996

La Misa y Fátima

    ¿Puedo decirles lo que es desear a Dios por toda la eternidad y saber que nunca lo tendrán? Este es el destino de las almas en el infierno.

    Yo pido y ruego que se circule este libro "Para Comprender Mejor la Santa Misa" para que todos amen a Dios fervientemente por medio de la Misa, para que su vida fluya abundantemente a través de las manos de los sacerdotes consagrados.

    Esto es el centro de todo: sacerdotes santos y consagrados celebrando la Misa.

    Hemos desobedecido el mensaje de Fátima. En la visión de Lucía de 1929, vemos como la vida, la vida divina de Dios, está fluyendo del Padre, en el Espíritu Santo, por medio del Corazón traspasado de Jesús, a través del corazón de María - sostenido en su mano izquierda - ofreciéndolo a Lucía y a nosotros. Vemos las gotas de sangre derramarse de las llagas de Jesús. Es a través del Inmaculado Corazón de María. Ella es la mediadora de todas las gracias.

    Es a través de las manos de los sacerdotes consagrados que la gracia fluirá abundantemente. Oh Dios, ten misericordia de los hombres porque han pecado. Ellos sucumbirán a una muerte mucho peor que cualquier destino en esta tierra. Padecerán la muerte del alma.

    Lucía vio esta visión: Nuestra Señora de Fátima estaba bajo el brazo derecho de su hijo. María se apareció en Fátima. Ella le dio su plan de paz al mundo. María fue enviada por el Padre para decirle a la humanidad que están pecando y ofendiendo a Dios y que deben de arrepentirse.

    Lucía dijo que recibió iluminaciones hacia el misterio de la Trinidad. Yo relato aquí conocimientos. Durante la Misa conozco más y más el misterio del amor de Dios, su ardiente y eterno amor por nosotros. Cuando los sacerdotes sean sacerdotes santos y estén consagrados al corazón de María y al Corazón de Jesús, la gracia fluirá y la luz cubrirá la tierra. La luz será el fuego que proviene del Corazón traspasado de Jesús, adorado y amado en el Santo Sacrificio de la Misa.

    Luego la luz se lanzará a través del cielo y los corazones obscuros se convertirán a la luz. Esto ocurrirá sólo cuando los sacerdotes y los fieles consagren sus corazones a Jesús y María como ella lo pidió en Fátima.

    Nos hacemos uno en este Sacrificio de la Misa. Debemos unir todas nuestras actividades durante todo el día al Santo Sacrificio de la Misa. Somos uno con Jesús y María cuando consagramos nuestros corazones a ellos y somos uno mutuamente porque si yo estoy en los Corazones de Jesús y María y ustedes también lo están, todos somos uno en sus Corazones.

    Ahora somos un pueblo que camina en obscuridad porque hemos desobedecido a Nuestra Señora en Fátima.

    Todos los grandiosos regalos de Dios están listos y la gracia está proviniendo de la Misa y de nuestras oraciones, pero el día de la avalancha está aquí, cuando las compuertas se abrirán y la gracia se derramará del Corazón traspasado de Cristo como en la imagen de la Divina Misericordia de Santa Faustina.

    Cuando los corazones estén consagrados a los Corazones de Jesús y María y los santos sacerdotes estén celebrando la Misa y estén unidos en todo momento a ese sacrificio, seremos unidos inmensamente y la fuente de la vida de Dios fluirá sobre la tierra y con esto, su gran misericordia.

    Habrá esta gran era de paz en donde el Sagrado Corazón de Jesús reinará y el Inmaculado Corazón de María triunfará.

 

 

27 de Diciembre de 1996

Jesús la Luz del Mundo

Escrito un Sábado primero:

Isaías 30: 19-26

Sí pueblo de Sión, que vives en Jerusalén, ya no llorarás más. El se compadecerá de ti al sentir tus lamentos, lo llamarás y te atenderá.

Después que el Señor les haya dado el pan del sufrimiento y el agua de la aflicción, él, que es su educador, ya no se ocultará más y ustedes verán al que les educa. Cuando tengan que tomar el camino ya sea a la derecha o a la izquierda, tus oídos oirán sus palabras resonar detrás de ti: {Este es el camino que deben seguir.}

Encontrarás que son impuros la cubierta de plata de tus ídolos y el revestimiento de oro de tus estatuas. Los tirarás como unas inmundicias y les dirás: {Váyanse de aquí.}

El Señor te dará la lluvia para las semillas que hayas sembrado en el campo, y el pan que te producirá la tierra será sustancioso y nutritivo. Tu ganado pastará entonces en grandes potreros. Los bueyes y los burros que trabajan en el campo, comerán buen pasto aventado a pala y horqueta.

Sobre cualquier cerro alto y sobre cualquier colina elevada habrá arroyuelos y vertientes cuando llegue el día de la gran matanza y se vengan abajo los castillos.

Entonces la luna alumbrará como el sol, y la luz del sol será siete veces más fuerte el día en que Yavé vende la herida de su pueblo y le haga una curación a las magulladuras de sus golpes.
 

Isaías 40: 1-8:

Consuelen, dice Yavé, tu Dios,
consuelen a mi pueblo.
Hablen a Jerusalén, hablen a su corazón,
y díganle que su jornada ha terminado,
que sido pagada su culpa,
pues ha recibido de manos de Yavé
doble castigo por todos sus pecados.

Una voz clama:
{Abran el camino a Yavé en el desierto;
en la estepa tracen una senda para Dios;
que todas las quebradas sean rellenadas
y todos los cerros y lomas sean rebajados;
que se aplanen las cuestas
y queden las colinas como un llano.}
Porque aparecerá la gloria de Yavé
y todos los mortales a una verán
que Yavé fue el que habló.

Una voz dice: {Grita.}
Y yo respondo: {¿Qué he de gritar?}
La voz dice: {Toda carne es hierba,
y toda su delicadeza como flor del campo.
La hierba se seca y la flor se marchita
cuando sobre ella pasa el soplo de Yavé.}
La hierba se seca y la flor se marchita,
mas la palabra de nuestro Dios
permanece para siempre.

    A Adán y Eva les fueron dados grandes regalos y conocimientos hacia Dios. Ellos pecan, la luz del conocimiento de Dios se obscurece. Ellos ya no conocen a Dios como lo conocían antes del pecado.

    Cristo viene, él es la luz del mundo. El muere, se entrega a sí mismo. El comparte su vida con nosotros a través de la gracia santificante.

    A través del Bautismo, recibimos esta participación en su vida divina. Cuanto más él comparta su vida, cuanto más nos saturemos de su vida, más lo conocemos. El se revela a nosotros - vemos la luz.

    El reino de Dios está a la mano. Todo está aquí: la Misa, la Eucaristía, Dios entregándose a sí mismo.

    Para participar más en la vida de Jesús debemos entregarnos a él.

    María se le aparece a Bernardita. María le dice que ella es la "Inmaculada Concepción." Nosotros somos pecadores, pero a través de María, la única que es pura y sin pecado, podemos unirnos profundamente en Dios.

    Estamos en obscuridad a diversos grados. Cuanto más saturados estemos con la vida de Dios, más veremos.

    El reinado de Dios está a la mano. Desde que él vino a la tierra, todo está listo para ver la luz.

    Dios nos está dando grandes gracias para ver la luz ahora. El está levantando el velo.

    Habrá la era de paz como lo prometió María en Fátima.

    El 13 de Julio de 1917, María dijo, " Pero en el fin, mi Inmaculado Corazón triunfará, el Santo Padre consagrará Rusia a mí, Rusia se convertirá y cierto período de paz se le concederá al mundo."9

Isaías 30:26

"Entonces la luna alumbrará como el sol, y la luz del sol será siete veces más fuerte......"

    Nosotros vemos la obscuridad. Como de noche, no vemos las hojas de colores en los árboles, están allí, pero no las vemos.

    Con la luz de la mañana vemos la gloria del hermoso día y el colorido de las hojas.

    Mientras la luz se apodera del cielo, vemos más y más. Al salir el sol gradualmente, vemos más claro la belleza de las hojas.

    Al principio nuestra visión no es tan clara porque la luz no se manifiesta en su más profunda intensidad. Al ir saliendo el sol vemos más y más, hasta que finalmente vemos muy claro la belleza de las coloridas hojas.

Isaías 30:26

"Entonces la luna alumbrará como el sol, y la luz del sol será siete veces más fuerte......"

    Cuanto más saturados estemos con la vida de Dios, cuanto más seamos uno en él, más claramente vemos. Es en esta unión, en la profundidad del Corazón de Jesús, que recibimos semejante vida, que lo conocemos con una gran claridad, que se nos da esta visión de Dios.

    No es con los "ojos" con lo que vemos, sino que la iluminación está en el poder del conocimiento que Dios nos da. El ilumina nuestras mentes para que entendamos más hacia sus divinos misterios. Compartimos con él muy íntimamente cuando somos uno con él en la Misa y después de la Comunión. Estos son atesorados momentos en los cuales él nos da una participación especial para conocerlo, nuestro amante Divino.

    Vemos claramente cuando nuestros corazones son corazones de amor. Vemos claramente cuando nuestros corazones están llenos de amor y de paz. Fuimos creados para amar, para amar a Dios y para amarnos los unos a los otros.

    Adán y Eva pecaron. Ellos perdieron el gran regalo que se les había dado. La luz del conocimiento de Dios se obscureció a causa de su pecado.

    Cristo viene al mundo. El es la Palabra. El es la luz del mundo. Viene a salvar al hombre de su pecado. Viene en el vientre de la Virgen María. María es la única pura y sin pecado. Jesús viene a pagar el precio por el pecado de Adán y por nuestros pecados. Todos estamos manchados por este pecado de nuestros primeros padres. María es la única pura e inmaculada, el ser humano más excelso. La divinidad se une con la humanidad en el vientre de María. Ellos son uno. Jesús es cargado en el cuerpo de su madre. Semejante unidad desde el principio, porque la vida de Jesús fue formada en el cuerpo de María.

    ¿Nos sorprende entonces, que si Cristo vino en el vientre de la Virgen María, que también nosotros tengamos que ir a través de ella para unirnos a Jesús? ¿De dónde el orgullo en los corazones de los hombres que piensan que no tienen que ir por medio de su Madre María? Si Cristo viene en el vientre de María para pagar el precio por los pecados del hombre y nosotros estamos manchados por el pecado, para unirnos al Dios Omnipotente quién es todo santo, debemos ir a través de la única que es pura y sin pecado.

    Adán y Eva pecaron. El Padre envía a su Hijo al mundo para pagar el precio por los pecados del hombre. Jesús es el nuevo adán; María es la nueva Eva. El hombre sigue pecando, disgustando grandemente a Dios. El Padre le permite a María aparecerse a Bernardita en Lourdes como la "Inmaculada Concepción", al haber sido concebida sin pecado original. Después el Padre, le permite a María aparecerse a los niños de Fátima como el Inmaculado Corazón de María.

    Nosotros somos pecadores, no podemos unirnos íntimamente a Dios a menos que vayamos por medio de María.

    María es la única pura y sin pecado. Nosotros podemos unirnos profundamente a Dios. Estamos en obscuridad a diversos grados. Cuanto más saturados estemos con la vida de Jesús, más vemos.

    El reino de Dios está a la mano. Jesús vino a la tierra, murió, resucitó al tercer día. El les dio a los apóstoles el poder para convertir el pan y el vino en su Cuerpo y en su Sangre. Les dio el poder para perdonar los pecados. Cristo estableció su Iglesia derramándose de su costado traspasado. No vemos los grandes regalos que nos da. El nos está dando grandes conocimientos hacia estos regalos. Dios nos está dando grandes gracias para ver la luz ahora. El está levantando el velo.

    Habrá una era de paz y todos veremos con semejante luz así como dice Isaías en el Capítulo 30 verso 26:

Isaías 30:26

"Entonces la luna alumbrará como el sol, y la luz del sol será siete veces más fuerte......"

    El hombre pecó. Jesús vino a redimirnos. El hombre aún es tan pecador. María se aparece en Fátima. Ella nos dice que estamos ofendiendo a Dios, que debemos hacer reparación a su corazón y al Corazón de su hijo.

    María nos da el plan de paz para el mundo. Ella nos dice que el sagrado Corazón de Jesús reinará y su Inmaculado Corazón triunfará, pero debemos hacer lo que ella dice. La Iglesia ha aprobado a Fátima. El diablo ha bloqueado el mensaje. ¿Cómo podemos desobedecer a nuestra Madre? ¿Cómo podemos ignorarla? María se apareció en Fátima y fue ignorada. El plan del Padre se cumplirá a pesar de la rebeldía de cualquier persona.

    No estamos escuchando a María. El hombre ha pecado. Jesús vino a redimirnos. María nos dice lo que debemos hacer. La humanidad es desobediente. Desobedecieron a su Madre. No hacen lo que ella les dijo en Fátima que deberían de hacer. Cuando los corazones están consagrados a Jesús y a María, se vuelven corazones santos, unidos profundamente a Dios. El reinado del Sagrado Corazón está a la mano porque él nos ha dado abundante gracia que estamos viendo con gran claridad. Cuando permanecemos después de la Comunión y cuando vamos ante el sagrario él nos da grandes gracias. Cuanto más nos hagamos uno en él, tanto más él ilumina nuestras mentes. Lo conocemos en esta unidad que compartimos con él, especialmente después de la Comunión y ante el sagrario.

    Cuanto más nos enfoquemos en lo que María nos ha dicho, más paz tendremos. Ella es la Reina de la Paz. Nuestro Señor le ha encomendado la paz del mundo a ella. Nosotros difundimos las buenas noticias cuando difundimos la consagración.

    Debemos escuchar las palabras de nuestra Madre. Ella no se irá a causa de la terquedad del hombre. Hemos hecho enojar más a Dios al ignorar a María. Sólo hay un camino: es el plan que María nos ha dado en Fátima.

    Muchos en el Movimiento Pastores de Cristo están amando a Dios fervientemente. En el Movimiento Pastores de Cristo, mientras los apóstoles difunden la consagración a la Iglesia, la familia y la escuela, el fuego del amor de Dios cubrirá la tierra y será iluminada con este amor que proviene del Sagrado Corazón de Jesús. El Sagrado Corazón de Jesús reinará y el Inmaculado Corazón de María triunfará.

    Nosotros, en el Movimiento Pastores de Cristo estamos bajo la dirección del Padre Edward J. Carter S.J. ayudando a difundir el fuego del amor de Dios por toda la tierra a través de la consagración.

    Los corazones del hombre se volverán de sus conductas enfermas y desoladas hacia corazones apacibles como el de una ovejita. Habrá un rebaño y un Pastor y su cetro reinará sobre todos. Los corazones que estén consagrados a los Corazones de Jesús y María dirigirán la luz a través de la tierra. Esta luz será de intensa brillantez, más brillante y más abrasadora que la luz de cualquier llama. Será el fuego del amor de Dios. El Espíritu se moverá en todos los corazones que estén consagrados a su Corazón, y sabremos verdaderamente cómo se propaga el fuego, porque el amor de Dios es un fuego, es vibrante, es envolvente, es abrasador, ardiendo profundamente por dentro y creciendo rápidamente por fuera. Jamás ningún fuego en esta tierra podrá describir las pavesas ardientes del Sagrado Corazón de Jesús. Ningún fuego arde como las llamas que vienen de su Corazón y de los corazones que están llenos del amor del Sagrado Corazón de Jesús.

    El 13 de octubre de 1917, Nuestra Señora le dio a Lucía y a 70,000 fascinadas personas una gran visión: el sol comenzó a girar en el cielo, lanzando grandes luces. Esto pasó tres veces en un lapso de 12 minutos aproximadamente.

    Parecía que todo el mundo estaba en llamas, con el sol girando cada vez más fuerte.

    Luego un grito de terror surgió del gentío, porque el sol pareció arrancarse de los cielos y venir a estrellarse sobre la multitud horrorizada.... Precisamente cuando parecía que la bola de fuego estaba por caer y destruirlos, el milagro cesó, el sol volvió a tomar su lugar normal en el cielo, brillando tan pacíficamente como siempre.10

    María dio esta tremenda señal en Fátima y la gente no escuchó. Los eventos que siguieron fueron como ella lo predijo puesto que la desobedecimos. Hubo una brutal guerra, la Segunda Guerra Mundial. María se apareció en Fátima seis veces a los tres niños. La primera visión fue el 13 de Mayo de 1917. La sexta y última visión fue el 13 de Octubre de 1917. El 13 de Julio de 1917, María les enseñó a los tres niños una visión del infierno. Ella les dijo:

    Ustedes han visto el Infierno, a donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlos, Dios desea establecer, en el mundo, la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si la gente hace lo que les digo, muchas almas se salvarán y habrá paz.

    La guerra (La Primera Guerra Mundial, entonces en su furor) terminará. Pero si la gente no deja de ofender a Dios, otra guerra y peor comenzará en el reinado de Pío XI.11

    María le dijo a Jacinta, una de los tres videntes de Fátima. " Ya no puedo detener la mano de Mi Divino Hijo de golpear al mundo con castigos justos por sus muchos crímenes."12

    Adán y Eva pecaron. Dios Padre envió a su Hijo. El hombre sigue pecando - El Padre envía a María ¡pero es ignorada!

    La paz abundará cuando las naciones, Iglesias, familias e individuos estén consagrados al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María. El Movimiento Pastores de Cristo, bajo la dirección del Padre Carter, es un pilar de luz en la obscuridad.

    Debemos animar a todos a consagrar sus corazones al Inmaculado Corazón de María y al Sagrado Corazón de Jesús y a que se unan a las comunidades de los Pastores de Cristo y al Movimiento Apóstoles del Corazón Eucarístico de Jesús, para rezar por los sacerdotes de una manera especial, por nuestra Iglesia, y por nuestro mundo.

    Este movimiento es para ayudar en la renovación de la Iglesia y del mundo, está basado en la consagración, en la unión de cada una de nuestras acciones al Santo Sacrificio de la Misa, en la recitación del rosario y en hacer reparación a los Corazones de Jesús y de María, especialmente el primer viernes y sábado del mes. Nosotros ayudaremos a salvar a muchas almas por medio de nuestras oraciones y sacrificios. Nuestra consagración a los Corazones de Jesús y María nos ayuda grandemente a este respecto. Los Corazones de Jesús y María y el fuego de su amor iluminarán este mundo obscurecido.

    Muchos están viviendo en obscuridad porque no están obedeciendo a Nuestra Señora. La gente verá la luz cuando la obedezcan y consagren sus corazones a María y al Corazón de Jesús.

    Para tener esta intensa unión con Jesús y con Dios, debemos entregarnos a nuestra Señora. Es ahí en la intimidad con él que nos saturamos de su vida y que nos da grandes iluminaciones, grandes conocimientos hacia sus divinos misterios. Sí, en realidad, la luz se lanzará a través de la tierra y los corazones del hombre serán corazones llenos del amor de Jesús. Ellos conocerán a su Dios con una gran iluminación impartida por el Espíritu Santo, una luz que se les habrá dado gracias a la gran unión que tienen con Jesús. El reinado del Sagrado Corazón de Jesús está muy cerca.

Isaías 30:26:

"Entonces la luna alumbrará como el sol, y la luz del sol será siete veces más fuerte......"

Isaías 30:25:

"Sobre cualquier cerro alto y sobre cualquier colina elevada habrá arroyuelos y vertientes cuando llegue el día de la gran matanza y se vengan abajo los castillos."

    El corazón de Jesús es verdaderamente la fuente de vida divina. Fluye a través de la Iglesia, a través de las manos de sus santos sacerdotes. Cuando los sacerdotes estén consagrados a los Corazones de Jesús y María, celebrando la Misa y administrando los Sacramentos, una inmensa cantidad de gracia será derramada sobre la tierra.

    Un pueblo en obscuridad ha visto una gran luz. ¡Jesús, Jesús, Jesús, la luz del mundo!

    Padre Nuestro...venga a nosotros tu Reino, hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo. Todos amaremos como el Padre lo pretende, porque ahora él mira hacia la tierra y la ve cubierta de obscuridad. Mientras los corazones se consagran a los Corazones de Jesús y María, la tierra se cubrirá con la luz de Dios.

Apocalipsis 12: 1-12:

Apareció en el cielo una señal grandiosa: una mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza. Está embarazada y grita de dolor, porque le ha llegado la hora de dar a luz. Apareció también otra señal: un enorme dragón rojo con siete cabezas y diez cuernos, y en las cabezas siete coronas; con su cola barre la tercera parte de las estrellas del cielo, precipitándolas sobre la tierra.
El dragón se detuvo delante de la mujer que iba dar a luz para devorar a su hijo en cuanto naciera. Y la mujer dio a luz a un hijo varón, que ha de gobernar a todas las naciones con vara de hierro; pero su hijo fue arrebatado y llevado ante Dios y su trono, mientras la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar que Dios le ha preparado. Allí la alimentarán durante mil doscientos sesenta días.

Entonces se desató una batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles combatieron contra el dragón. Lucharon el dragón y sus ángeles. pero no pudieron vencer, y ya no hubo lugar para ellos en el cielo. El dragón grande, la antigua serpiente, conocida como el Demonio o Satanás, fue expulsado; el seductor del mundo entero fue arrojado a la tierra y sus ángeles con él.

Oí entonces una fuerte voz en el cielo que decía.

Por fin ha llegado la salvación,
el poder y el reinado de nuestro
Dios,
y la soberanía de su Ungido.
Pues echaron al acusador de
nuestros hermanos,
el que los acusaba día y noche
ante nuestro Dios.
Ellos lo vencieron con la sangre
del Cordero,
con su palabra y con su
testimonio,
pues hablaron sin tener miedo a
la muerte.
Por eso, alégrense, cielos
y los que habitan en ellos.
Pero ¡ay de la tierra y del mar!
porque el Diablo ha bajado donde
ustedes
y grande es su furor,
al saber que le queda poco
tiempo.

    Estamos en el vientre espiritual de María (su corazón). Ella está embarazada, dando a luz a sus hijos de la luz. Al ir a su corazón, ella aplasta la cabeza de la serpiente. Algunas de las estrellas más brillantes que iluminarán la tierra están en el Movimiento Pastores de Cristo. Nosotros somos los hijos de la luz. Estamos siendo enviados por delante mientras ella nos da a luz como sus hijos de la luz para extingir la obscuridad. Debemos entregarnos a María.

 

 

27 de Diciembre de 1996

Conclusión

    En la visión de Lucía de 1929, Lucía vio a nuestra Señora de Fátima bajo el brazo derecho de Jesús. El pondrá el plan de paz de María en acción. Nosotros la hemos ignorado.

El 13 de Octubre de 1917, María dio el siguiente mensaje:

"Yo soy la Señora del Rosario. He venido a advertir a los fieles para que enmienden sus vidas y pidan perdón por sus pecados. No deben ofender más a Nuestro Señor, porque él ya está gravemente ofendido por los pecados del hombre. La gente debe rezar el rosario. Continúen rezándolo todos los días."13

María le dijo a Jacinta:

Los sacerdotes deben ser puros, muy puros. Ellos no deben ocuparse de nada que no sea lo concerniente a la Iglesia y a las almas. La desobediencia de los sacerdotes, a sus superiores y al Santo Padre es muy desagradable para Nuestro Señor.

Ya no puedo detener la mano de Mi Divino Hijo de golpear al mundo con castigos justos por sus numerosos crímenes.14

    Dios permitió que el mundo sufriera la brutal guerra después de que María fue ignorada. El es un Dios justo.

Mateo 25:32-33

    "Todas las naciones serán llevadas a su presencia, y separará a unos de otros, al igual que el pastor separa las ovejas de los chivos. Colocará a las ovejas a su derecha y a los chivos a su izquierda."

    "Antes de recibir las seis apariciones de Nuestra Señora, desde Mayo hasta Ocutbre de 1917, los tres videntes de Fátima fueron visitados por un ángel en tres diferentes ocasiones durante el año precedente.."15

El segundo mensaje del ángel dice:

    ¡Recen! Hagan mucha oración. Los Corazones de Jesús y María tienen planes misericordiosos para ustedes. Ofrezcan oraciones y sacrificios continuamente al Altísimo. Hagan de todo lo que hacen un sacrificio y ofrézcanlo como un acto de reparación por los pecados por los cuales Dios está ofendido y como una petición por la conversión de los pecadores.16

    Debemos unir cada una de nuestras acciones como un sacrificio al Santo Sacrificio de la Misa que se celebra en todo el mundo.

    En el otoño del mismo año, el ángel visitó a los videntes por última vez:

    El ángel vino...llevaba un cáliz de oro en una mano y en la otra una Hostia sobre el cáliz. Los niños asombrados se dieron cuenta de que gotas de sangre caían de la Hostia al cáliz. Presentemente, el ángel dejó ambos suspendidos en el aire y se postró en el suelo, diciendo esta hermosa oración: Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente. Te ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los sagrarios del mundo, en reparación por las atrocidades, sacrilegios e indiferencia por los cuales él esta ofendido. Te ruego la conversión de los pobres pecadores por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y la intercesión del Inmaculado Corazón de María."17

Sor Lucía relata cómo el ángel les dio la Comunión:

    Luego, levantándose, el ángel tomó el cáliz y la Hostia en su mano. El me dio la Sagrada Hostia y compartió la Sangre del cáliz entre Jacinta y Francisco, diciendo:

    "Tomen y beban el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, ¡terriblemente agraviado por hombres malagradecidos! Hagan reparación por sus crímenes y consuelen a su Dios."18 19

    El ángel también nos recordó que la Eucaristía está en el centro de la vida de la Iglesia. Y, muy importante, en cada uno de sus tres mensajes, el ángel remarcó nuestra atención al papel crítico que los Corazones de Jesús y María entablan en nuestras vidas Cristianas.

    Otro hecho admirable es que en cada una de las tres apariciones, el ángel ya menciona los Santos Corazones de Jesús y María, como si estuvieran conectados uno al otro por una unión indisoluble. Incluso, la narración de la primera aparición presenta una frase notable la cual parece haber sido poco observada. Después de enseñarnos esta oración centrada completamente en Dios, "Dios mío, Yo creo, yo adoro, yo espero y te amo" el Angel añadió: Recen así. Los Corazones de Jesús y María están atentos a la voz de sus plegarias." ¡Nosotros le rezamos a Dios y son los Santos Corazones de Jesús y María quienes escuchan y responden a nuestras oraciones! ¿Cómo pudiera expresar mejor la verdad de que sólo podemos ir a Dios y complacerlo por medio de esta meditación única y universal?

    Del mismo modo, en el verano de 1916, cuando el Angel anuncia a los tres videntes sus futuras vocaciones, son los Santos Corazones de Jesús y María que aparecen al frente como los mediadores inseparables del "Padre de la Misericordia." El les dice, "Los Corazones de Jesús y María tienen designios misericordiosos sobre ustedes.

    Finalmente, la tercera vez, en la oración de la ofrenda Eucarística, es por "los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y la intercesión del Inmaculado Corazón de María," que el Angel ruega a la Trinidad por "la conversión de los pobres pecadores."

    Con este pensamiento constante de la mediación de los Santos Corazones de Jesús y María, estamos ya en el mismísimo centro del Mensaje de Fátima.20 21

    La clave para dar lugar al reinado del Sagrado Corazón de Jesús y al triunfo del Corazón Inmaculado de María, se centra en la consagración. Es a través de corazones consagrados uniéndose como uno solo, unidos a cada segundo al Santo Sacrificio de la Misa ofrecida en todo el mundo, que la gracia será derramada en proporciones abundantes sobre la tierra. ¡Necesitamos la vida de Jesús!

  

  

Dedicación de estas escrituras

Para Jesús la Luz del Mundo
Mi Amado
Mi Salvador
Mi Novio
Mi Todo

Para Jesús, el Dios Todopoderoso, el Amante más grandioso de todos.
Yo le entrego mi alma. Te amo, Jesús.

    

  

Escritos

Los siguientes escritos provienen de mi diario desde el 1ero de Septiembre de 1995 hasta el
31 de Diciembre de 1995. En estos escritos yo hablo acerca de mi Amado Jesús.

  

  

1 de Septiembre de 1995

Qué Tiernamente Nos Ama Jesús

Escrito un Viernes Primero:

    ¡Tengo tanto remordimiento por la irreverencia que le he dado a Jesús en el Santísimo Sacramento! Ante el sagrario y después de la comunión, él me ha dado grandes gracias y participación en su precioso amor.

    Tantos tiernos momentos, recuerdo su compasivo amor, ¡semejantes regalos se me han dado! Recuerdo mi cercanía con él, los momentos que comparto con él, estos momentos especiales después de la Comunión y ante el sagrario en el Centro.

    Soy tan malagradecida por sus grandes regalos hacia mí.

    Jesús está tan vivo y verdaderamente presente con su profundo amor y cuánto lo ofendo y no valoro su presencia y sus regalos.

    Quiero apreciar mucho todos y cada uno de los momentos que Jesús con su tierno amor ha pasado conmigo. Lo amo tanto. Es al darme cuenta de esto que lo amo más profundamente.

    ¡Qué tiernamente nos ama Jesús a pesar de nuestra indiferencia e ingratitud!

    Me doy cuenta de su presencia, mi precioso amor, y qué significativos son estas memorias y momentos para mí. ¡Significan para mí más que cualquier otra cosa en mi vida y qué malagradecida soy por estos preciosos regalos de parte de Jesús! El pudiera quitar la Eucaristía, o la disponibilidad del sagrario. Te amo, mi Salvador. El me da cuanto yo necesito.

    Muchos tratan a Jesús con tanta indiferencia. Veo mi indiferencia e ingratitud y se me parte el corazón porque he ofendido a mi precioso enamorado.

    Valoro cada momento y cada regalo que él me ha dado. Más que las perlas más finas, estos son regalos especiales de nuestro amado Salvador.

    Qué tiernamente nos ama Jesús. ¡Somos tan malagradecidos con él!

    Jesús es "...el Camino, la Verdad y la Vida...." (Jn. 14:6) Es aquella persona que nos ama. El quiere que lo amemos con un corazón ferviente. Quiere que le digamos al mundo sobre su amor. El sufrió tanto durante la Pasión por la indiferencia y falta de respeto que le damos hoy en día en el Santísimo Sacramento, el Sacramento de su gran amor.

    No me daba cuenta de qué tanto significaban para mí estos preciosos regalos. El es mi vida. El es mi amor. El es Jesucristo, el Hijo de Dios.

    Lo amo. Lo amo. Lo amo con todo mi corazón y con toda mi alma.

    Si tengo a Jesús, tengo todo. Nunca debería quejarme por nada. Soy tan malagradecida.

    Amo tanto a Jesús. Renunciar al sagrario y a la Eucaristía sería una gran pérdida, ¡es semejante regalo! Somos tan malagradecidos. El sigue dándose a sí mismo y es ignorado y olvidado. El sigue esperando horas interminables en el sagrario.

    ¿Qué si tuviéramos que renunciar a la Eucaristía? ¿Qué si no pudiéramos ir a Misa? ¿Qué si los sacerdotes estuvieran en prisión y no pudieran celebrar la Misa?

    Jesús le da al sacerdote el poder para convertir el pan y el vino en su Cuerpo y en su Sangre. El le da al sacerdote el poder para bautizar y perdonar los pecados. El sacerdote debería ser muy reverente y respetuoso hacia Jesús en el Santísimo Sacramento. Qué honor para el sacerdote haber sido elegido por Jesús y que se le haya dado este gran regalo. El sacerdote debería cantar con alegría porque está ungido por Dios quién tanto lo ama.

    Estoy consciente de los grandes regalos que nos ha dado Dios - una fruta fresca, un cielo azul, un día soleado. Estoy consciente de la bondad de Dios, grabada profundamente en mi ser.

    Puedo enfocarme en la Eucaristía expuesta ahora, primero de Septiembre de 1995, en la capilla mayor, en el Centro Nuestra Señora del Espíritu Santo. Jesús está rodeado de flores. Cuán profundamente me ama. Siento un profundo amor por él, al acordarme de todos los momentos en su cercanía.

    Me doy cuenta de cuanto nos ama Jesús. Yo tengo un gran romance con mi querido Dios. Amo su vida.

    Lo he tratado con tanta indiferencia. Nunca volveré a hablar ante el Santísimo Sacramento.

    ¡En su nombre toda rodilla debe doblarse y hacer reverencia a nuestro Dios omnipotente!

 

 

2 de Septiembre de 1995

Voy hacia Mi Señor y Muero a Mis Modos Egoístas

Escrito en el transcurso de mi retiro un sábado primero:

    El mundo está sufriendo y en dolor. Buscar la gratificación momentánea no satisfacerá el alma hambrienta.

    Por muchos años, busqué comida, busqué placeres momentáneos: palomitas, películas y todas las cosas que me hicieran sentir mejor. Yo quería el amor y la aprobación de los demás para sentirme mejor.

    Lo que me hace sentir mejor es sanar el alma herida, el corazón herido. El Corazón de Cristo padeció las heridas del rechazo, del sufrimiento y del dolor. Su cuerpo muestra las marcas de sus sufrimientos, pero él se sobrepuso a todo esto y amó.

    Te doy mis heridas, Señor, mis pecados, mis faltas. Te doy todas las cosas que he escogido antes que a ti para gratificarme. Yo pongo ante ti todas esas cosas que usé para darme satisfacción, amor y aceptación.

    Yo pongo todas estas cosas al pie de la cruz, faltas y todo y me ofrezco como un sacrificio.

    Me ofrezco al Padre. Me uno a Jesús y me ofrezco como un sacrificio al Padre. En este retiro, pido por las gracias que más necesito para llevarme a una unión más cercana con Dios, María, los ángeles y los santos.

    Voy a ti y clamo por tu amor. Tu amor es la medicina para sanar mi alma enferma. Mi alma está sedienta de tu amor. Estoy arrepentida por todas las veces que busqué gratificaciones momentaneas en cosas mundanas. Mi alma se ³enferma más² al entregarme a mis apetitos y caprichos. ¡El alma que está llena del amor de Dios no tiene hambre de las cosas de este mundo!

    Nuestras almas tienen hambre de Dios. Los miembros de la Iglesia deben de ser alimentados con su amor. Cuando las almas de la Iglesia sean alimentadas con el amor de Dios, vendrán a la Iglesia por su alimento. Tratar de alimentar las almas hambrientas con otras cosas las deja vacías y sufriendo.

    Cuando observamos nuestros pecados, vemos en nuestras vidas las cosas que fueron más importantes que Dios. Cuando pecamos elegimos algo en lugar de Dios. En estos momentos, cuando pecamos, elegimos nuestra propia gratificación sobre la voluntad de Dios.

    Hagamos oración por los sacerdotes y por la Iglesia. ¡Vayamos a Jesús en el Santo Sacrificio de la Misa y seamos alimentados con el Pan de Vida! Jesús se ofrece a sí mismo. El nos da su Cuerpo y su Sangre.

    ¿Qué estoy utilizando para alimentar los anhelos de mi alma? Mi alma anhela la vida divina de Jesús. El viene ataviado de blanco, resplandeciente y glorificado. Lleva consigo las llagas de su muerte. Nosotros participamos en su vida. El nos saca de nuestra perdición. Primero debemos morir a nosotros mismos, debemos abandonar nuestros caminos pecadores y creceremos más profundamente en la vida de Cristo.

Jn. 12:24

.....Si el grano de trigo no cae en tierra
    y muere,
queda solo;
pero si muere,
da mucho fruto.

    Debemos renunciar a nuestros modos egoístas. Debemos ser purificados. Debemos dejar atrás toda nuestra maldad y caminar por el camino del Señor. Caminemos por la vereda que él nos ha señalado.

    Si abandonamos a Dios y nos entregamos al placer egoísta, sólo recibimos gratificación momentánea. Estamos en pecado. El placer se acaba pronto.

    Así como hay grados de estar saturados con la vida de Dios, hay grados de estar más y más profundamente en pecado. Dependiendo de la profundidad de nuestro pecado, hay diferentes niveles de separación de Dios.

    Oh, Señor, deja que mi alma se llene de tu vida.

Después de la Comunión:

    Cuando estoy con mi director espiritual, no quiero hablar sobre cosas incidentales, quiero hablar sobre Jesús. El está muy cerca de Jesús y sabe muchas cosas que yo no sé. Deseo saber más sobre Jesús.

    Cuando recibo a Jesús en la Comunión, es Dios mismo y él se une a mí de una manera tan íntima y profunda. Es entonces que él imprime sobre mi alma profunda sabiduría sobre sí mismo. Al compartir esta intimidad con él, me da un conocimiento, un conocimiento que no se puede adquirir en ningún texto.

    Jesús nos llama a la santidad. No debemos entregarnos a nuestros apetitos y caprichos. Debemos darnos cuenta de que solamente seremos felices cuando vivamos de acuerdo a la voluntad de Dios. Debemos disciplinar nuestras voluntades y buscar solamente lo que él quiere. Como estemos en nuestros corazones, así estaremos en el mundo. Si Jesús vive en nuestros corazones, somos uno en Dios. El vive en este mundo a través de nosotros. El cuida de todas nuestras necesidades.

    Tuve semejante experiencia en la Iglesia la Santa Cruz - Inmaculada al estar leyendo las meditaciones del rosario del 17 Marzo de 1995. Me sentí cerca de Jesús en mi corazón a través de estas meditaciones. Me sentí de la misma manera cuando recé el Vía Crucis.

Mt. 6:10

venga tu reino
hágase tu voluntad
así en la tierra como en el Cielo,

    Vean a Jesús ataviado de blanco y parado en el pueblo de Jerusalén. Con sus manos extendidas y el pueblo frente a él, predicando. Veo la edificación con la cúpula redonda detrás de él.

    Debemos identificarnos con Jesús en todo lo que hacemos. Debemos estar conscientes de él a cada segundo. Como estamos en nuestros corazones, así es como estamos en este mundo. Las cadenas son removidas y somos liberados por su poder. Somos liberados de todas nuestras ataduras cuando permanecemos arraigados en él. Sentimos como si estuviéramos volando sobre la tierra. Todos somos hijos del Padre. Debemos difundir el amor de Dios a todos los hijos del mundo.

 

 

3 de Septiembre de 1995

El Bien que Yo Hago Actúa como las Olitas en un Estanque

Escrito durante mi retiro:

    El bien que yo hago actúa como olitas en un estanque - repercute hacia todas las personas con las que convivo.

    Cuando pecamos, no vemos los efectos de gran alcance de ese pecado hacia los demás en el mundo.

    Cuando sigo el camino de Dios, otras personas son tocadas por su luz a través de mis acciones.

    Cuando peco, reflejo una sobra obscura. Los demás no son tocados por Dios actuando en mí. He elegido malas acciones en vez de buenas acciones.

    Jesús quiere que moldiemos nuestras vidas a la de él y a la de su Madre. Entonces, como yo esté en mi corazón, así estaré en el mundo. Su luz brilla a través de mí mientras interactúo con los demás. Si mi corazón está lleno de su luz y su amor, los demás ven la luz y el amor reflejado en mi vida. Si mi corazón está lleno de obscuridad, entonces los demás no ven esta luz reflejada en mi vida.

    Piense en alguién que se queja. Varias personas están reunidas en un cuarto. Ahí puede haber un cierto sentido de ansiedad, un sentido de apasionamiento. Una persona habla y empieza a quejarse. Ellos ven el mundo como si estuviera corrompido y obscuro. Los demás, para relacionarse, comienzan a identificarse y rápidamente empiezan a quejarse sobre ciertas cosas y es triste decirlo, también sobre otras personas. Una persona empieza a decir una historia mejor y empieza la competencia por tomar la palabra. Pronto el enfoque es decir una historia mejor, ni siquiera pensando sobre quién o qué se está discutiendo, sólo tratando de contar una historia mejor.

    Piense de nuevo en el mismo cuarto. Muchos están reunidos y alguien empieza a hablar sobre la bondad de Dios, el brillante cielo azul, un respiro de aire fresco. Dentro del alma está el ardiente deseo de ser alimentado con el amor de Dios. Hablar sobre su amor ferviente excita el apetito más grande de todos. Tenemos las más grandes noticias para discutir. El está vivo. El nos está dando grandes conocimientos hacia los misterios de su vida. Por qué nos preocuparíamos sobre cosas tan incidentales cuando él nos está dando tanta sabiduría y conocimiento.

    Satanás anda rondando por la tierra como un león tratando de devorar a sus víctimas y mandarlos a las llamas ardientes del infierno para siempre. El sigue presionando, nos engaña con sus mañas y estamos cayendo en su trampa. Llevamos a cabo su trabajo sin darnos cuenta de que nuestra acción ha tomado mal rumbo. Eva dijo, "....La serpiente me engañó y comí." (Gn. 3:13)

    Dios nos llama a la santidad, nos llama a cuidar nuestra lengua. El nos llama a encender luces donde estemos, nos llama a proclamar el mensaje del Evangelio. No debemos ceder a la "conversación inútil" sólo por conversar. Debemos cuidar nuestra boca y nuestra lengua. ¡Esta es la manera que él escogió para entrar a nuestro cuerpo!

    Dios entra a nuestro cuerpo a través de nuestra boca. Si nos diéramos cuenta del gran honor que se nos da al poder recibir su Cuerpo y su Sangre, nunca hablaríamos acerca de alguien maliciosamente. Si tuviéramos en cuenta los grandes regalos que se nos han dado, cantaríamos con alegría.

    Incluso en la iglesia, muchos han adoptado maneras ateas. La gente sólo hace ademanes. Dios se sienta en su trono y ellos ignoran al Maestro.

    La vida fluye del Padre, en el Espíritu Santo, por medio del Corazón traspasado de Jesús, a través del corazón de María, a nuestros corazones y nosotros somos conductos para difundir su vida hacia el mundo.

    Debemos enfatizar el amor de Dios primero y luego los aspectos sociales.

    Dios es la Fuente de toda vida y amor. Debemos estar arraigados profundamente en él para amarnos a nosotros mismos y para amar a otras personas. El enfocarnos sólo en nosotros mismos y en los demás es no tomar en cuenta la Fuente. Debemos estar conscientes primero de Dios, luego amarnos a nosotros mismos y a nuestro prójimo. ¡La vida no es vida sin Jesús! El Padre Edward J. Carter habla de esto en su libro; Response to God's Love (Respuesta al amor de Dios). El les llama los tres conocimientos y amores: el conocimiento y amor a Dios, a nosotros mismos y al prójimo. Los tres son esenciales.

    María siempre accedió a la voluntad del Padre. El ángel le dijo, "....no temas..." (Lc. 1:30) y reveló el plan del Padre. Jesús nos dice que no temamos, el Padre tiene un plan para nosotros. El es un Dios justo. Nosotros hemos de temer a Dios. Tantas personas hoy en día no tienen en cuenta la ira de Dios por los pecados. Hay un infierno y muchos irán allí si no obedecen a Dios.

    Nuestra Señora de Fátima les enseñó a los niños una visión del infierno. Las almas están yéndose al infierno para toda la eternidad a causa de sus pecados. Muchos de los hijitos perdidos de María irán al infierno. Yo clamo en mi corazón, "¿Señor, que puedo hacer?"

    Dios quiere que nos entreguemos a él, que recemos y nos hagamos santos. Dios nos ama tanto. El está vivo. El está vivo este día. El está verdaderamente presente en la Eucaristía, no está menos presente que el día que caminó en la tierra. El vive en nuestros corazones. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo viven en nosotros de una manera especial cuando somos bautizados y estamos en estado de gracia.

    Piensen en el esfuerzo que hizo Nuestra Señora al viajar en burro durante el largo viaje a Belén. Ella está embarazada y está por dar a luz a Jesús. En su lucha, ella accedió siempre a la voluntad del Padre.

    Su camino no fue una vida fácil, fue una vida de alegría y de dolor.

    Si pudiéramos ver el dolor en el rostro de María, si pudiéramos ver el dolor en su corazón, haríamos todo lo que pudiéramos para ayudar a otros a conocer el amor profundo y ferviente de Dios.

    ¿Sabemos que Dios nos permite sufrir para ganarnos una mayor vida en él? María viajó con un bebé en su vientre por el arduo camino, de arriba a abajo. Jesús caminó con la cruz en su espalda sobre el camino rocoso, de arriba a abajo. Nosotros viajamos sobre nuestro arduo camino hacia él. Nuestras cruces no son como su cruz. Nuestra jornada no es nada comparada a la de María en el camino a Belén cargando un bebé o como su viaje a Egipto a media noche cargando sus pertenencias, o nada comparado al camino del Calvario. Nosotros recibimos cruces pequeñas. Unimos nuestros sufrimientos a los de él. Llevamos a cabo su vida en nuestras vidas. El nos pide que carguemos nuestras cruces voluntariamente. El nos pide que nos sacrifiquemos por nuestra propia salvación y la de nuestros hermanos. Nos quejamos sobre las cruces que él nos da.

    La cruz conduce a la vida. La cruz es nuestro camino a la vida eterna. El quitar la cruz es perderse la vida, la vida abundante que él vino a darnos. La vida está arraigada en la cruz.

    ¡Oh, la Misa, la Misa, el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, el regalo que se le ha dado al hombre y el hombre vaga sin rumbo por toda la tierra en busca de un tesoro mundano para saciar el hambre que hay en su alma!

    Dios mío, Dios mío, Yo clamo a tu gloria y honor desde la profundidad de mi alma, con todo mi ser. Yo proclamo tu grandeza y espero las cortes del Señor.

    Yo me ofrezco como un sacrificio para conducir a todos a tu ardiente amor. Tú eres el tesoro que busca el alma.

    Tu amor es la medicina para el mundo enfermo. Tú esperas tiernamente y nos llenas de ti mismo. Nos das la vida y la alimentas de ti mismo.

    Este es el amor que tienes para mí. Tú te entregaste para que yo tuviera vida.

    Te hablo a ti, niñito, en el pesebre de Belén. Te veo rodeado de ovejas y pastores. Déjame ser un pastor para ayudar a conducir a los hambrientos a tu amor.

    Lamento tanto que tú, pequeñito, con un corazón ardiente, seas ignorado y olvidado por muchos. Yo me ofrezco como un sacrificio para difundir la devoción a tu Sagrado Corazón y al corazón de tu Madre a lo largo de este mundo. Enséñame el camino. Me entrego a ti.

    Condúcenos a todos por medio del Movimiento Pastores de Cristo a una relación más profunda contigo. Deja que nuestras oraciones por los sacerdotes y por cada uno de nosotros resuenen a lo largo del mundo al llevar a cabo esta misión a través de ti. Esta es una misión que tú nos has encomendado, difundir esta devoción al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María por todo el mundo.

 

 

4 de Septiembre de 1995

Mi Seguridad Se Encuentra en Ti.

Escrito el día del trabajo a las 8:45 a.m. en la Iglesia de Santa Gertrudis:

    Yo no creo como debería de creer que tú estás verdaderamente aquí Señor. (Tuve dolores en mis manos y pies anoche y hoy).

    El está reforzando mi fe y yo me estoy resistiendo. Muchas veces estoy lista para escapar. Dios quiere ambos pies fuera de la tierra. Se me han dado gracias en abundancia. Ni siquiera sé qué tan bendecida estoy. Es sólo su gracia la que me sostiene.

    Anhelo ser fortalecida más y más profundamente en mi fe. Veo verdaderamente mis debilidades y conozco más y más mis defectos. Anhelo humildad y sinceridad en mi alma para vivir sólo para amar a Dios y para dar su amor a los demás, pero, en mi debilidad, no llego a servirle como yo quisiera.

    El Señor es mi amor. El es tierno, bondadoso y verdadero. El espera mientras yo pruebo este y el otro capricho. El está siempre a mi lado esperando con su profundo amor.

    Yo doy un paso adelante y otro atrás entre la firme convicción y dudas y él espera cerca de mi corazón dándome grandes regalos de su amor.

    Te he buscado Señor. Me has dado tu mano. Me he alejado de ti por más seguridad de mis compañeros. Mi seguridad se encuentra en ti. Mi profundidad se mide por qué tan profundamente vivo en ti. Me conmuevo hasta las lágrimas al saber de tu presencia conmigo y me apena por no tenerla más en cuenta. Verdaderamente se me han dado grandes regalos y soy tan malagradecida.

    Tu presencia impregna mi alma. Yo te comprendo más y más Señor, al darme mayores gracias. Yo dependo totalmente de ti para todas las cosas.

    Desde el 28 de Febrero de 1995, supe que me uní profundamente a Dios, no he experimentado el inmenso anhelo en mi corazón que tuve una vez. Había experimentado el dolor amargo de quererlo tanto. Ahora conozco su presencia siempre.

    El me ha dado sus consolaciones a raudales muchas veces y qué malagradecida soy por estos regalos. ¡El me ha permitido experimentar este profundo y ardiente amor!

    A veces, nuestros cuerpos podrán sentirse separados de él, pero en la profundidad de nuestra alma estamos unidos para siempre con él por medio de su gracia lo sintamos o no.

    En la noche obscura, sentimos el dolor. En la luz de la mañana, él nos da el resplandor del día. Entonces, somos consolados con su ardiente amor.

    Venga el dolor, porque en el dolor experimentamos la gloria de la resurrección. Es experimentando las noches obscuras que conocemos la luz del día siguiente. Es en la separación que conocemos el levantamiento del velo. Es en la dulzura y en el sufrimiento que conocemos su rostro.

    Veo a Jesús sufriendo, ensangrentado, herido y golpeado, coronado con espinas, iluminado y glorificado al tercer día. Siempre hay una mirada de paz en su rostro aún en el más profundo sufrimiento.

    Veo el niño en los brazos de María. Veo la preocupación en su rostro mientras busca a su Hijo en el templo. Veo a un hombre muerto que yace en sus brazos bajo una cruz. Veo el blanco resplandor que proviene de la tumba al tercer día. Su alma había dejado su cuerpo, pero el niño resucitó a una vida nueva. Cristo ganó la victoria de la resurrección para todos. Desde los primeros momentos de la concepción hasta su Ascensión al cielo, él permaneció en esta tierra por amor a nosotros. Ahora quedamos nosotros y él vive en nosotros hoy. Llevamos a cabo su vida, muerte y Resurrección en nuestras vidas, muriendo y resucitando en él, tratando de vivir de acuerdo a la voluntad del Padre.

 

 

4 de Septiembre de 1995

Tomen Su Misión en Serio

    "....Preparen un camino al Señor; hagan sus senderos rectos." (Mt. 3:3)

    Nuestro Señor fue bautizado por Juan Bautista. El Espíritu Santo vino sobre él.

    Hoy Jesús está con nosotros. No está tan lejos que no podamos platicar con él. Permanece con nosotros y a cada momento está atento a todas nuestras necesidades. ¡El está con nosotros!

    Jesús quiere que no nos preocupemos ni nos impacientemos, sino que nos acerquemos a él y pongamos nuestra confianza en él.

    Me lleno de gran emoción al leer las Escrituras porque conocer a Jesús es conocer a mi Padre.

    El me ha enseñado tanto porque así me ama.

    Amo tanto a mi Padre. Es él quién me ha permitido acercarme mucho a Jesús y me ha revelado grandes cosas por medio del Espíritu Santo.

    Amo a Dios con el amor más profundo. Amo tanto a mi Padre. Silenciosamente, él me cuida y me ama y soy tan ciega. No veo la constancia de su amor. No lo veo dándome vida. El Espíritu permanece en mí, dándome este amor ardiente de Dios, derritiéndome y moldeándome cada vez más y más a la imagen de Jesús y no veo la obra de Dios en mi vida. ¡Soy tan malagradecida!

    El está verdaderamente dentro de mí y yo soy tan indigna y necesito mucho enmendarme, pero de todas maneras él me ama y su amor sigue dándome grandes gracias.

 

 

5 de Septiembre de 1995

Una Confesión

    Estoy tan decepcionada conmigo misma, porque veo que son muchas mis faltas y caigo tantas veces en pecado.

    Yo anhelo amarte y adorarte y soy tan débil en mi forma de ser.

    Caigo tan fácilmente en pequeñas trampas puestas por Satanás, caigo tan fácil. ¡Me alejo muy fácilmente y yo anhelo y tengo sed de estar siempre más cerca!

    Veo tu grandeza. Te amo más y más. Estoy asombrada de tu presencia. Cuanto más te conozco y te amo, más lo siento por mis equivocaciones, mis pequeñas ofensas contra ti, amado mío.

    Soy tan indigna de tu amor y tu bondad.

    Esta es una carta de parte mía para ti, mi dulce Jesús, amado mío, precioso mío.

    Tuve el mayor regalo, la Santa Eucaristía, y no la valoré. No te agradecí lo suficiente. No te adoré lo suficiente. No te alabé lo suficiente.

    Te amo con el amor más profundo, mi Dios, mi todo.

    Ahora estás aquí ante mí, expuesto y mi corazón está lleno de admiración y de reverencia, porque tú eres verdaderamente Dios, y yo soy tu sierva, tu amada sierva.

    Te amo. Te amo. Te amo.

    María, Madre mía, condúceme a una mayor intimidad con mi amado Jesús. Pido tu intercesión por ésta, mi oración ferviente.

    Oh amado Jesús, mi súplica es que me des todo lo que necesito para estar más cerca de ti.

 

 

6 de Septiembre de 1995

¿Vemos los Corazones?

Escrito a las 9:15 a.m., en el cementerio:

    Una gran parte del mundo es frío e insensible. Mostrar emoción se ve con desdeño o como si algo anda mal. No dejes tus lágrimas caer, mi amado mundo, detén el torrente - éste es el mensaje del mundo. ¿Cómo puedo conocer a Jesús como lo conozco y no conmoverme a semejante emoción? El viene a nosotros como el Sagrado Corazón; María viene como el Inmaculado Corazón. El amor incluye emoción, ardiente emoción. Estoy envuelta en profundos sufrimientos al ver este mundo ciego y saber cuánto ama Dios a todos. Tengo fuerte dolor en mi corazón cuando Jesús y María me permiten sufrir hasta cierto punto los dolores que sufrieron ellos. Estas emociones son indescriptibles en palabras. Las lágrimas no pueden expresar el dolor de adentro.

    Si lloramos hoy en día, todos dicen "¡Qué te pasa, deja de llorar!"

    Cristo mismo lloró por Jerusalén. El se iba a rezar a solas constantemente. ¿Lloró Jesús? ¿Expresó la profunda emoción dentro de él? Su corazón está ardiendo con semejante amor por la humanidad, que vino a este mundo y tomó la naturaleza de un hombre, ¡él padeció una muerte brutal en la cruz para que tuviéramos vida!

    Jesús viene como el Sagrado Corazón. Su cuerpo estaba cubierto de sangre y heridas. Su cabeza fue perforada con espinas. Sus manos y pies fueron perforados con clavos. Su corazón fue traspasado con una lanza. No vemos, somos insensibles. María es mostrada con las espadas en su corazón. ¿Cómo podemos mirar a Jesús y María con heridas en sus Corazones, la cruz arriba del Corazón de Jesús, la corona de espinas rodeando sus Corazones y no conmovernos hasta las lágrimas?

    Muchos hombres son fríos e insensibles en sus corazones. Muchas Misas son celebradas con falta de emoción. Mucha gente va a Misa y sólo siguen los ademanes.

    La Misa está viva. Jesús está vivo. El está aquí. ¡El sacrificio del Calvario es hecho presente sacramentalmente en la Misa!

    En la Consagración de la Misa escuchen a su amada Madre llorar por sus hijitos perdidos del mundo. Véanla y escúchenla clamando con una espada en su corazón.

    ...María les enseñó a los tres niños una visión del infierno. Ella les dijo:
   
    "Ustedes han visto el Infierno, a donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlos, Dios desea establecer, en el mundo, la devoción a mi Corazón Inmaculado. Si la gente hace lo que les digo, muchas almas se salvarán y habrá paz."

    "La guerra (La Primera Guerra Mundial, entonces en su furor) terminará. Pero si la gente no deja de ofender a Dios, otra guerra y peor comenzará en el reinado de Pío XI. Cuando vean una noche iluminada por una luz desconocida [2 de Enero de 1938] sepan que ésta es la gran señal que Dios les da, que él va a castigar al mundo por sus numerosos crímenes por medio de guerra, hambre, persecución a la Iglesia y al Santo Padre."

    "Para prevenir ésto, yo vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Corazón Inmaculado y la Comunión de Reparación de cinco sábados primero del mes. Si mis peticiones son concedidas, Rusia se convertirá y habrá paz. Si no, desparramará sus errores por todo el mundo, provocando guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá que sufrir mucho y varias naciones serán destruidas..."

    "Pero en el fin, mi Corazón Inmaculado triunfará, el Santo Padre consagrará Rusia a mí, Rusia se convertirá y cierto período de paz se le concederá al mundo."22 23

    Estoy de pie bajo la doceava estación del Vía Crucis en la Iglesia Católica - la Santa Cruz Inmaculada y experimento un doble dolor por María - un profundo dolor en su corazón al ver ante ella a su amado hijo colgado en la cruz, el hijo de sus entrañas y el dolor de ver a sus amados hijos yéndose al infierno hoy a pesar del sufrimiento y muerte de Jesús.

    En la estatua de la Madre Dolorosa, ella eleva sus manos suplicantes ante nosotros y nos ruega y nos suplica que despertemos antes de que sea demasiado tarde.

    Yo experimenté su sufrimiento en diferentes ocasiones en el transcurso de la Pasión - sus siete dolores. Estos dolores fueron una gran alegría para mí para conocer más profundamente el mensaje que quiero entregar a este mundo.

    ¡Es el mensaje del ardiente amor de su Hijo, Jesucristo!

    Nosotros los vemos con sus Corazones heridos, vemos al Sagrado Corazón con espinas. Vemos su Sagrado Corazón con una cruz arriba. Nuestro amor por ellos es frío.

    Su amor, es el amor que ambos Jesús y María manifiestan en el Vía Crucis y en los Misterios Dolorosos. Yo siento estas emociones. Conozco el amor. Siento el amor del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo a través de toda la Misa. Siento el dolor cuando voy ante el sagrario. Jesús quiere nuestro amor. Estuve envuelta en un dolor tan agudo el Jueves de la Ascensión. El está vivo hoy.

    Conozco el amor. Siento el dolor. Lloro en la alegría. Lloro en el dolor. El amor que Jesús tiene es el amor que experimentamos cuando estamos de pie bajo la cruz con María y vemos a nuestro mejor amigo morir por nosotros. El está cubierto de sangre.

    Somos insensibles, somos fríos, reservados, formales. Estamos en nuestras cabezas y no en nuestros corazones. El nos llama para que lo amemos con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y todo nuestro ser. Nuestros corazones son fríos, algunos son corazones de piedra. Veamos al Corazón Inmaculado y al Sagrado Corazón. Ellos tienen Corazones que laten y arden con el amor más profundo, las manos de Jesús en cada lado de su Corazón. Ellos muestran su Corazones. El corazón de María tiene una espada. El Corazón de Jesús está traspasado. ¡Nosotros aún persistimos en nuestro amor por Jesús sin emoción.

    Los apóstoles convirtieron a muchos porque sus corazones ardían con el más profundo amor hacia Jesús. No tenian miedo de predicar el Evangelio. Estaban encerrados como si estuvieran en una prisión y salieron cantando. Sabían que Jesús estaba vivo. Sus acciones fueron determinadas por Jesús. No le preguntaron a otros lo que debían hacer.

    Mi ser clama. Mi interior está profundamente arraigado en el ardiente amor de Jesús. No se debe hablar del amor de Dios con una voz monótona. Su amor es para vivirse en tal unidad con él que mi interior grita, mi ser proclama este amor. Quiero "ahondar" tan profundo dentro de mí y gritar, "¡Jesús está vivo!"

    Muchos corazones del hombre son fríos. Me imagino el Corazón de Jesús, una hoguera blanca y amarilla, de profundo y ardiente amor.

    Quisiera poder escribir todo lo que he sentido. Jesús se entrega a sí mismo en la Misa. Nosotros escuchamos las palabras, "Este es mi Cuerpo. Esta es mi Sangre."

    Jesús se nos da así mismo. El está verdaderamente presente en la Eucaristía, el mismo Jesús que caminó en la tierra, el mismo Jesús que cargó su cruz y murió por nosotros. ¿Qué más quieren? El está vivo, él está vivo, él está vivo.

    Estoy envuelta en un dolor tan intenso con el dolor de Jesús ante el sagrario y con el dolor de María durante la Pasión. He experimentado muchas de estas emociones que experimentaron ellos durante la Pasión. El nos muestra los Corazones, las espadas, las heridas, los clavos, las espinas, la sangre. ¡Hoy en día Jesús nos muestra todo ésto y no entendemos!

    Muchos corazones del hombre son fríos. Nosotros procedemos de la misma manera en nuestra relación con Jesús. Reservados y fríos. Escuchen las palabras de este canto. Mueven el corazón. "Yo vengo a ti, con grande amor, Soy tu amoroso salvador. Yo soy tu Dios, morí por ti, y vengo a ti en este día." Analicen las palabras. Cada palabra está llena del profundo y ferviente amor de Jesús. Es tan difícil expresar el verdadero mensaje en palabras, el mensaje de la profunda unidad que Jesús quiere con nosotros.

    Unidad, no son palabras intercambiadas, visiones vistas, Escrituras leídas, rosarios rezados o Misas escuchadas. La unidad es estar muy unido a Jesús, es ser uno en los Corazones de Jesús y María. Al participar en el Santo Sacrificio de la Misa, al amar sus vidas en el rosario, al vivir las palabras de las Escrituras, la Palabra Viva de Dios, hay una unidad en cada una de nuestras respiraciones mientras nuestro corazón arde por amor a Jesús y él arde por amor a nosotros. Al unificarnos en el corazón de María y al amar al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, a través de su corazón, al hacernos uno en sus corazones, somos uno con el Padre y el Espíritu Santo. Nos hacemos uno en el Santo sacrificio de su precioso Hijo al Padre, en el Espíritu Santo. Vivimos de acuerdo a su voluntad en amorosa entrega, muriendo a nosotros y viviendo en ellos.

    Yo vivo a través de Cristo, con él y en él. Ya no soy yo la que vive, sino él quien vive en mí. Yo me hago uno en los Corazones de Jesús y María. Me uno en semejante unidad con Dios y con toda la humanidad.

    Vea a María con varios rostros, alegre y triste, joven y adulta. Nos unimos con Cristo en su vida, su vida joven hasta su Ascensión al cielo. Nosotros vivimos sus vidas en nuestras vidas, sus dolores, sus alegrías, al vivir el mensaje del Evangelio en nuestras vidas. Jesús ha muerto. ¡El ha resucitado y vendrá de nuevo!

 

 

7 de Septiembre de 1995

No se Detengan, Hablen a las Monjas y a los Sacerdotes

Escrito ante la Eucaristía expuesta en la capilla del convento en el colegio Mt. St Joseph:

    Pide y recibirás, busca y encontrarás.

    Jesús quiere que hablemos. El no quiere que nos detengamos. Nosotros tocaremos los corazones fríos con los mensajes de su amor. No podemos detenernos, las almas peligran. Puedo imaginarme a Jesús de pie a la izquierda del altar, su aureola alrededor de su cabeza. Hay mucho oro. Sus brazos están extendidos.

    Por Cristo, con él y en él, en la unidad del Espíritu Santo.

    Quiero llevar los rosarios a este mundo.

    Soy tu sierva, Señor. Ya no soy yo la que vive, sino él, quién vive en mí. Dame abundantes gracias para vivir sólo para ti, para ser solamente como tú quieres que sea, que entregue mi todo por ti y así poder decir verdaderamente. "En cuanto a mí, la misma Ley me llevó a morir a la Ley a fin de vivir para Dios. He sido crucificado con Cristo, y ahora no vivo yo, es Cristo quien vive en mí." (Ga. 2:19-20)

    Somos sus apóstoles que Jesús está enviando hacia el mundo. El quiere que hablemos de su ardiente amor. El está verdaderamente presente en el Santísimo Sacramento. Debemos atesorar el precioso regalo de Jesús en la Eucaristía. El quiere que vayamos y difundamos las devociones a su Sacratísimo Corazón y al corazón de su Madre. Amo la Eucaristía, al recordar todos esos momentos especiales que he tenido con mi amor, mi amado, los momentos ante el sagrario, acercándome más y más a él.

    Yo vivo mi vida para asistir a Misa. Me imagino un halo alrededor de la Hostia consagrada.

    Siento el intenso brillo del amor de Jesús que es tan cálido y me da semejante alegría.

    Por Cristo, con él y en él.

    Su precioso amor me arrasa.
   
    Como pavesas resplandecientes que se prenden y se apagan, ¡amo la Eucaristía con mi amor más profundo!

    Déjame poner mi cabeza en tu pecho. Mi corazón está ardiendo por amor a ti. Mi corazón está ardiendo ahora por la Santa Eucaristía de hace una hora.

    Yo vengo y me siento con Jesús ante el sagrario y le digo todos mis problemas.

    ¡Lo amo tanto!

 

 

19 de Septiembre de 1995

Este Es un Llamado Urgente

    Aprendo acerca de mí misma tratando con alguien que me ama.

    La gran tragedia concerniente al sufrimiento humano no es que haya tanto. La tragedia real es que aparentemente mucho de este sufrimiento es desperdiciado. Mucho de este sufrimiento aparentemente no es enfrentado de acuerdo a la voluntad de Dios.24

    "Apareció en el cielo una señal grandiosa: una mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza." (Ap. 12:1)

    Estamos caminando en obscuridad. La luna está bajo los pies de María. La luz adentro no parpadea o se desvanece, permanece siempre ardiendo brillantemente. Ella ha conquistado la noche obscura y su cabeza está adornada con una corona de gloria. Las estrellas resaltan en su cabeza, coronándola con luz celestial.

    María es la mediadora de todas las gracias. Nosotros recibimos la vida de Dios a través de su corazón.

    María es la lámpara que ilumina el camino. Nosotros somos sus hijos de la luz. Vamos a Cristo a través de ella. Ella está adornada con luz, está llena de gracia. Vamos por medio de ella a su Hijo.

Sal. 23: 1-3

El Señor es mi pastor: nada me falta;
en verdes pastos él me hace reposar.
A las aguas de descanso me conduce,
y reconforta mi alma.
Por el camino del bueno me dirige,
por amor de su nombre.

    Inmediatamente después de escuchar este salmo miré hacia arriba y vi en mi cuarto una manta que decía: "el Señor es mi pastor".

    Dios está aquí. El está pastoreándonos en la obscuridad. Es por medio de Nuestra Señora de la Luz que somos guiados a través de la obscuridad.

    Debemos seguir rezando el rosario y difundiendo la consagración.

    María iluminará la tierra con sus hijos de la luz, encendidos por las ardientes pavesas del amor de Dios en su interior.

    Veo el cuarto rojo. Veo el resplandor del amor de Jesús.

    Nosotros somos los hijos de la luz. María es nuestra Madre. Nuestro Padre está eternamente con nosotros y permanece en nuestros corazones. ¿Por qué hemos de temer? Al ser dirigidos por el Espíritu Santo en el corazón de nuestra Madre, somos llamados a pastorear el rebaño.

    Jesús es el Pastor Supremo del rebaño, dirigiendo nuestras acciones. Su amor ardiente está dentro de nuestros corazones.

    ¡Por Cristo, con él y en él, en la unidad del Espíritu Santo!

 

 

20 de Septiembre de 1995

Jesús Nos da Grandes Regalos

    Me dolía el corazón al regresar de la Comunión. Me duele ahorita mismo. Me doy cuenta de cuánto quiero ser amada y que me lo digan.

    Me duele el corazón. Jesús, también quiere ser amado muy profundamente por nosotros. El quiere que le digamos de nuestro amor.

    Jesús nos da grandísimos regalos. Nos da el regalo de sí mismo y somos tan malagradecidos. El quiere que seamos agradecidos, que lo amemos.

    Hay una gran intimidad entre él y yo. Tratar de compartir este dolor en mi corazón con el mundo es ser motivo de burla y desprecio, pero veo a Jesús tendido en el suelo y sus manos clavadas en la cruz. Lo veo, su mano en la cruz. Lo veo en los brazos de su Madre, muerto. Lo veo en el sepulcro. Siento este dolor en mi corazón ahorita mismo - siento como si no se me fuera a quitar.

    Amo tanto a Jesús. Estoy tan conectada al dolor de Jesús y María. He sentido su amor arrollador.

    Comprendo la muerte - resurrección. Comprendo y he experimentado el dolor del corazón, el dolor tan profundo e inexplicable en palabras o acciones. Comprendo el éxtasis de sentir el abrumador amor de Dios Padre y conocer su amor, saber que me ha enseñado tanto y me ha creado.

    Conozco el amor del Hijo, mi amado Novio, la ternura, la intimidad, el conocimiento, muy dentro de mí, indescriptible en palabras o acciones. Por estar en semejante unidad con Jesús, lo amo profundamente.

    Conozco el amor del Espíritu Santo. Lo amo tanto. Es mi mejor amigo, se mueve en mí y me da su amor, su sabiduría, su conocimiento. Siento su presencia siempre conmigo, una fuerza vibrante dentro de mí.

    Yo siento, yo siento, yo siento. Yo sé, yo sé, yo sé, no son palabras dichas, es integridad el unirse con el Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Mi Dios, mi amado Dios, mi dulce Dios, Dios está en todo mi corazón, en toda mi alma y en todo mi ser.

    Conozco a Dios. Amo a Dios. Busco a Dios. Dios, Dios, Dios. ¡Mi todo! ¡Mi delicia es existir en él!

    Oh Corazón ardiente, oh amor Divino, que dulce eres conmigo.

    Nosotros somos los mensajeros para llevar el mensaje de su ferviente amor a este mundo.

    Muchos hombres han hecho de este mundo su fin. Se están muriendo por dentro por la falta de vida verdadera, vida arraigada en Dios.

    Yo clamo desde mi corazón adolorido. Amo a mi Dios, me entrego, me sacrifico a ti. Quiero decirles a todos las Buenas Noticias. Estoy contra la pared y me rindo. Yo soporto todo lo que me mandes y te amo más por este sufrimiento. Es en el sufrimiento que estoy tan cerca de ti. Te amo, te amo, te amo.

    En Pentecostés, me dolió el corazón por una hora y media más o menos. Sentía como si hubiera una espada en él. En Pentecostés, sufrí este dolor en mi corazón porque a María le dolió constantemente el corazón desde el tiempo de la profecía de Simeón. Comprendo algo de su dolor en mi corazón.

    Jesús se abrió a nosotros.

    ¿Saben lo que es amar y ser rechazado?

    Jesús se ofreció a sí mismo. Su corazón fue traspasado por una lanza y lo que salió fue Sangre y agua. ¡Su Sangre indicando la Eucaristía, el agua indicando el Bautismo! Su Corazón derramó su gran amor y misericordia. Jesús se abrió. El se entregó. El conoce nuestro corazón mucho mejor que nosotros y sin embargo permanecemos tan cerrados a él.

    ¿Cómo podemos escondernos de Dios? ¿Dios, quien nos conoce y nos ama? Se nos ha dado un libre albedrío. Podemos escoger amar o no a Jesús. Muchas veces por nuestra soberbia y orgullo nos separamos de él.

    Jesús dice, "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida..." (Jn. 14:6) Sin embargo permanecemos tan cerrados, nos falta confianza, nos falta fe.

    El está ardiendo por amor a nosotros. No debemos rendirnos al demonio que nos tienta para ceder a pensamientos negativos. Jesús nos ama tanto. Deberíamos aprovechar nuestros preciosos momentos para decirle que tanto lo amamos. Debemos tener fe en su amor por nosotros.

    Yo solamente quiero estar en el cuarto rojo, la cámara más profunda del Corazón ardiente de Jesús. Fue tan real.

    Jesús está vivo en nuestras vidas. Debemos meditar sobre su vida. Nosotros queremos vivir en él. Queremos identificar todas nuestras acciones con las acciones de Jesús. Identificamos nuestros sufrimientos con los de él. Vivimos su vida en nuestras vidas. Llevamos acabo su vida, muerte y Resurrección en nuestras vidas.

    Hoy en la noche me dolió el corazón antes de Misa en la Iglesia Católica la Santa Cruz - Inmaculada.

 

 

21 de septiembre de 1995

Almas Frías y Calientes

    Las almas frías y calientes. Dios me ha permitido sufrir mucho desde dos o tres días antes de la celebración de la Madre Dolorosa. En este momento, me duele intensamente el corazón, pero siento que él me ha dado alivio.

    Comprendo más y más la angustia que sufrieron los Corazones de Jesús y María.

    Veo a Jesús al arrodillarse en el huerto, la obscuridad de la noche, semejante dolor más allá de lo creíble, al tener él conocimiento de todos los pecados, del rechazo de todos los corazones de todos los tiempos, su amor personal por cada uno de nosotros y experimentar el dolor.

    Cómo sufrió Jesús por aquellas almas que lo aman y luego, por sus ocupaciones, se olvidan de él y llenan sus corazones con los placeres del mundo. Qué intensamente ama él a sus amados religiosos. Ellos fueron llamados por Jesús para unirse en una relación conyugal especial con él. Cómo sufrió Jesús en el huerto por los religiosos, sus elegidos quienes van al mundo por su amor. Un sacerdote santo, hermano y hermana, le dieron a Jesús semejante consuelo con su amor. Mientras él sufría tanta agonía en su Corazón durante su amarga pasión, los actos de gran amor fueron semejante dulzura para su Corazón herido.

    Quiero hacerme bolita y gritar o hacer algo, pero nada, nada aliviará este dolor tan profundo dentro de mí.

    Luego el ángel se le apareció a Jesús en el huerto para confortarlo. El me confortó en mi sufrimiento y siento alivio, pero el dolor en mi pecho, la dolencia continúa.

    Ayer tuve este dolor la mayor parte del día. Sentí como si tuviera espadas en mi corazón por hora y media. María tuvo un dolor constante en su corazón desde la profecía de Simeón.

    Le recé a mi Padre como una hijita y él me dio alivio. Esto sucedió al día siguiente de que dirigí el rosario y que el Padre Carter consagró la casa de Ellen al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María. Abrí mi cuaderno y leí, "Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre del Cielo dará Espíritu Santo a los que se lo pidan!" (Lc. 11:13)

    Desde el tiempo de Adán hasta la Resurrección y la Ascensión de Jesús al cielo, ¿cómo fue la vida de la familia humana? Es a través de Jesús que somos restituidos a vida nueva. Su camino es el camino. El adopta una naturaleza humana. Jesús es el Nuevo Adán y María es la Nueva Eva. María y Jesús ambos sufrieron semejante agonía en sus Corazones. Piensen en las espadas invisibles atravesando el corazón de María. El Corazón de Jesús sufrió tanta angustia, su Corazón fue traspasado por una lanza. Jesús y María se aparecen y nos muestran sus Corazones. Sus corazones están rodeados de espinas. En el amor hay sufrimiento.

    En el sufrimiento, vamos más profundamente a la vida de Jesús. Jesús fue llevado al templo. "Simeón los bendijo y dijo a María, su madre: 'Mira, este niño traerá a la gente de Israel caída o resurrección. Será una señal impugnada en cuanto se manifieste, mientras que a ti misma una espada te atravesará el alma. Por este medio, sin embargo, saldrán a la luz los pensamientos íntimos de los hombres.' " (Lc. 2:34-35)

    María meditaba sobre todas estas cosas en su corazón.

    María tuvo dolor en su corazón desde la profecía de Simeón.

    Ella sabía que muchas almas se perderían.

    El Niño Cristo vivió en el vientre de la Virgen María. Bendito vientre al sostener al Hijo de Dios. Piensen en la morada interna del cuerpo de María sosteniendo al Hijo de Dios.

    Ella es nuestra madre, tan agraciada, la mediadora de todas la gracias. Nosotros vamos a su corazón el cual habita en el Corazón de Jesús. Nosotros somos bañados por esta vida.

    ¡Oh santa morada de Dios! Qué santos deberíamos de ser al tener a Jesús dentro de nosotros después de la Comunión. Qué santos somos porque él nos da su vida divina y vive en nosotros. Padre, Hijo y Espíritu Santo. El vive en nosotros; llevamos a cabo su vida, muerte y Resurrección en nuestras vidas. A través de la lucha - somos conducidos a una vida más profunda en él. Sin la muerte no existiría la resurrección.

    María es contemplativa en acción. Ella fue a la casa de Isabel. La fuente de vida está en Cristo. Debemos ir a él por nuestra vida. No debemos buscar esta fuente de vida en otros lugares. Debemos tener esta conexión interna con él o el mundo de afuera nos presionará. La verdadera fuente está dentro de nosotros. Debemos ir a nuestros corazones. Cuando somos bautizados y estamos en el estado de gracia, el Padre, Hijo y el Espíritu Santo habitan en nosotros de una manera especial. Debemos ver a Jesús en los demás. Debemos ver a Jesús en el mundo.

    Jesús es mi centro. Es en él que tengo paz, amor y alegría.

 

 

20 de Septiembre de 1995

Por Cristo, con él y en él

    Por Cristo con él y en él, participemos en su Divinidad, él quién se humilló para participar en nuestra humanidad. Sintamos cada palabra en nuestros corazones. Dejemos que el Espíritu se mueva dentro de nosotros en la Misa. Vengamos a Misa con un corazón humilde. Escuchemos la Palabra Viviente de Dios que se nos entrega a través de los labios de los santos sacerdotes, sus elegidos. Ofrezcámonos al Padre como un sacrificio unidos a Jesús. Escuchemos las palabras de Jesús dichas a través de sus santos sacerdotes, "Este es mi Cuerpo. Esta es mi Sangre."

    Fui abrumada por el amor del Padre. Vi todas mis faltas. Me sentí tan pequeña comparada a la magnitud de Dios. En la Eucaristía él viene a nosotros por medio de nuestra lengua. ¿Qué tan santa es nuestra lengua? Oh Espíritu Santo, santifica mi corazón por favor, para poder amar más a Dios. En la Consagración, déjame morir a todas las cosas que no son de Dios para poder saturarme más y más con tu vida. Déjame amar todo y remueve los escombros que hay en mi corazón.

    Sentí la unidad entre el Padre y el Hijo de una manera especial. Yo amo cada palabra dicha en la Misa. Las siento dentro de mí. Amo tanto la Misa. Recen por la gracia para conocer, amar y servir más a Dios. Pido gracia para celebrar la Misa con el sacerdote, con mayores profundidades de unión con Dios. La Misa es la fuente más grande de unidad con Dios y con los demás. El sacerdote se une con Jesús de una manera especial al celebrar la Misa. El cielo y la tierra se unen en la Consagración. Somos un cuerpo en él, todos nosotros unidos en el más profundo amor con Dios. El se ofrece a nosotros y nosotros nos ofrecemos a él. Al hacernos uno en él, al unirnos más profundamente en él, nos unimos mutuamente.

 

 

23 de Septiembre de 1995

Jesús Se Ofreció, Ofrezcámonos Nosotros.

    Profundidad, más y más profunda en él. Por Cristo, con él y en él. En el cuarto rojo, en el Corazón traspasado de Jesús, me imagino las pavesas palpitantes. Siento el dolor en mi pie, siento el dolor muy dentro de mi pecho. Es un dolor que no puedo tocar, que no puedo expresar, lo siento en esta profunda unidad con él.

    Veo sus llagas; es la profundidad de las llagas. El fue traspasado totalmente. Jesús nos enseña que a pesar de todo su sufrimiento y su muerte, traspasaron su precioso Corazón. Y de su Corazón traspasado nació la Iglesia.

    El dolor en la Iglesia es profundo. Debemos difundir el mensaje de su ardiente amor. Su amor es penetrante, su amor es tan profundo. ¿Vemos su Corazón traspasado? ¿Vemos las llagas que lo traspasan totalmente? Su amor es infinito.

    El amor de Jesús es tan profundo. Yo veo el cuarto rojo, el santuario de su Corazón. Siento el dolor dentro, no un amor superficial.

    Jesús nos muestra los Corazones, traspasados. Vemos el cuerpo herido pero las manos y pies fueron traspasados totalmente.

    Comemos su Cuerpo. Esto es tan íntimo. Tomamos su Sangre. Estamos ciegos. No vemos. No sentimos.

    Sólo hacemos ademanes, cuando Jesús quiere unidad. Abre nuestros ojos. Al mirar al sol, vemos semejante poder. Unámonos profundamente en nuestros corazones y en esta unidad démonos cuenta del poder del Dios Omnipotente viviendo dentro de nosotros. Démonos cuenta de la luz encandecente de su presencia dentro de nosotros.

    Ofrezcámonos. Jesús se ofreció. No nos resistamos. Dejemos que cada respiro y cada latido del corazón sean tomados sólo para unirnos más y más profundamente al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo viviendo dentro de nosotros. El poder está en esta unión. El iluminará este mundo a través de nosotros porque estamos entre los hijos de la luz.

    ¡Jesús y María quieren estar con nosotros! ¡Ellos quieren estar muy cerca de nosotros!

    Nuestra mutua unión está en unirnos grandemente a Jesús.

Agonía en el Huerto:

    Jesús les habló claramente. Ellos no comprendieron las cosas que él les dijo. Muchos a los cuales Jesús les habló eran de cabeza dura, sus corazones estaban cerrados. No querían el mensaje. El se arrodilló en el huerto. En su entendimiento, sabía todas las cosas. El fue ignorado. ¡Lo condenaron a muerte! El sabía de los pecados de todos los hombres de todos los tiempos. Vio todos sus sufrimientos. Sufrió tanta agonía que nuestras mentes ni siquiera lo pueden comprender. Sientan el dolor mientras ellos clavan sus manos y pies. ¡Muchos hombres lo castigaban al mismo tiempo y nosotros ni siquiera podemos soportar a una persona que nos trata mal!

    Jesús tenía mucha gente persiguiéndolo.

    Cuando recemos, sintamos su dolor, sintamos su alegría. Meditemos sobre los misterios del rosario.

    ¿Experimento a Jesús dentro de mí, vivo en mí - vivo en mí? ¿Controlo mi vida o me entrego a la voluntad de Dios? Veo a Jesús colgado en la cruz. El dio su todo voluntariamente. En la Consagración de la Misa me ofrezco como un sacrificio unida a Jesús, al Padre. Esto es libertad, ofrecerme a mi Padre, darle mi vida, obedecerle, entregarme a él. Es lo que Dios quiere. Esto nos da verdadera libertad, total dependencia en Dios al unirme a Jesús en todas mis acciones. El vive en mí. Debo identificarme con él en cada acción. Me ofrezco totalmente al Padre. Todas mis acciones unidas a Jesús se convierten en mi sacrificio ofrecido al Padre. Cuando ofrezco mis acciones unidas a Jesús, mi ofrenda es una ofrenda muy complaciente al Padre. Qué regalo poder unirse al Santo Sacrificio de la Misa en todas nuestras ofrendas a través del día. Amado Padre, te ofrezco todas mis oraciones, trabajos, alegrías y sufrimientos en unión con el Santo Sacrificio de la Misa a lo largo del mundo, en el Espíritu Santo, con todos los ángeles y santos y las almas del purgatorio.

    Dejen que Dios viva en ustedes. Experimenten a Dios vivo en ustedes. Unanse en él, con él y a través de él. Experimenten las palabras de la Misa. ¡Es el Santo Sacrificio de la Misa!

    ¿Vengo y le pido a Dios que me santifique para unirme más profundamente en él? ¿Me ofrezco como un sacrificio con él al Padre?

    ¿Veo a toda la corte celestial alabando a Dios? Unanse y alaben a Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo con el sacerdote al participar del sacerdocio y la persecución de Cristo en este Santo Sacrificio. ¿Me uno a él? ¿Le permito que viva en mí? Cada una de mis acciones debería ser una acción de Cristo viviendo en mí. Si estoy rezando en la iglesia, o estoy en el trabajo, si estoy hablando con mi familia, o con mis amigas, estoy unida a Jesús y él vive en mí. Es su luz la que brilla desde mis ojos. Los demás ven a Jesús vivo en mí. Le dije a mi hija de 16 años que "el amor de Jesús es muy tierno y bondadoso." Ella se veía tan hermosa recostada en su cama junto a su almohada de Jesús. Le di un beso. En todas nuestras acciones con los demás, Jesús se une a nosotros y da su amor a los demás a través de nosotros. Debemos pedir la gracia para estar unidos más profundamente a él.

    El amor que Jesús quiere compartir con nosotros es mucho más que palabras, besos y abrazos. Jesús quiere unirse con nosotros. Su amor es penetrante, es estar en él. Yo vivo en él. El vive en mí. Más allá de un beso o cualquier expresión humana, hay una gran profundidad en esta unidad que experimento con él.

    El sol siempre brilla después de la noche. El sol es una gran alegría, es tan brillante y hermoso. Si miro al cielo, veo belleza más allá de toda belleza. Veo la puesta del sol con semejante gloria sobre el vasto océano. Veo el cielo adornado con los tonos más profundos. Veo el bosque cubierto de gran esplendor con la nieve que acaba de caer. Solo el poder del Dios Todopoderoso puede crear semejante belleza. En contraste, veo los objetos de este mundo que fueron hechos por el hombre. Es tan simple. Nosotros estamos tan ciegos. El Dios Omnipotente está vivo en este mundo hoy. Unámonos con él y démonos cuenta de los grandes regalos que él nos da, démosle gracias y permitámosle unirse lo más profundamente a nosotros.

 

 

24 de Septiembre de 1995

Experimenten la Presencia de Dios Dentro de Ustedes

    Si pudiéramos ver al Dios Omnipotente en la Eucaristía, con todo su poder, nos cegaría mucho más que el sol. Sin embargo, recibimos a Jesús en la Eucaristía tan indiferentemente. El es Dios. El es Omnipotente. ¡El tiene todo el poder y viene a nosotros!

    Postrémonos y hagamos reverencia porque se nos da a Dios. Besemos el piso. Recemos por la gracia para tener en cuenta su constante presencia dentro de nosotros para mantenernos enfocados en él. Veamos con ojos llenos de amor, con el poder del Espíritu en nuestro interior.

    Veamos a Dios en los demás, la reflexión de su Creador. Veamos a Dios en nuestro mundo y experimentemos su presencia dentro de nosotros.

 

 

25 de Septiembre de 1995

Vivir sin Dios es Simplemente Existir

    Cuanto más somos uno en Jesús, más profundamente nos unimos a los demás. Cómo nos unamos a los demás está directamente relacionado a qué tan uno somos en Dios. Me di cuenta de mi unión con la Trinidad. Me di cuenta de mi unidad con el Padre. Me di cuenta de mi unidad con el Espíritu Santo.

    Desde el 14 de Septiembre, he estado desarrollando una unión más profunda con el Padre. Leí, "Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre del Cielo dará Espíritu Santo a los que se lo pidan!" (Lc. 11:13)

    Estoy conociendo más al Padre; ser uno con Jesús es ser uno con el Padre.

    Conociendo al Padre - siendo uno en él.

    Conociendo al Espíritu Santo - siendo uno en él.

    Conociendo a Jesús - siendo uno en él.

    Me di cuenta de la presencia de las tres Personas en la Misa. ¡Es una gran felicidad para toda la eternidad saber que nos uniremos con el Padre, Hijo y Espíritu Santo si amamos y servimos a Dios ahora!

    Mi corazón arde por conocerte, amado mío, por ver el cielo azul y el día soleado, por verte vivo en los demás, por ver tu vida en una flor, pero más que todo, por unirme más y más profundamente en todo mi ser contigo. Al respirar, se que el Padre, Hijo y Espíritu Santo viven y habitan en mí. La vida es vida en él. El es vida, vivir en él es vivir. Vivir sin amarlo es simple existencia.

    Veo los árboles y su contraste con el cielo azul. Están con su follaje de otoño pero se están secando y muriendo. Al morir a mí misma, seré podada y brotará nuevo crecimiento, un crecimiento profundamente saturado con la vida de Dios.

    Es doloroso ser podado - es en ésto que se llenarán de una vibrante vida. Si las hojas viejas no caen y mueren, las nuevas hojas no brotarán.

    Anhelo por lo de afuera y por la gloria en el mundo de Dios, la belleza del cielo, la vida en el mundo - significa mucho para mí. Al ir al cementerio y sentarme ahí, me di cuenta de lo transitorio de este mundo. Los árboles siguen viviendo - yo veo la vida de Dios en los árboles y en el pasto. Veo la reflexión de Dios en el mundo, el cielo hermoso, el sol. Es sólo estando arraigados en Dios que tenemos lo que realmente cuenta.

    Hay algunos cuerpos de santos en el cementerio. Las almas de estos santos están en el cielo. Algunas de las almas de estos cuerpos en el cementerio están ahora en el purgatorio. Algunas de las almas de estos cuerpos en el cementerio están en el infierno. El cuerpo no es tan importante como el alma. ¡En Dios encontramos vida! ¡Te amo! ¡Te amo! ¡Te amo!

 

 

29 de Septiembre de 1995

    ¡Hoy no pude ir a estarme enfrente del sagrario y cómo sufrí! Después de cena sentí los sufrimientos más fuertes que nunca, y supe cómo sudó sangre Jesús.

 

 

30 de Septiembre de 1995

En el Bautismo, Jesús Vive en Nosotros

    He estado sufriendo desde el 13 de Septiembre, ayer fue peor que nunca. Anoche, al regresar de cenar, supe por qué Jesús sudó sangre. Conozco su dolor. Hoy, sábado en la tarde, tengo un dolor constante en el lado izquierdo de mi corazón.

    Fui a la Comunión a la Iglesia Católica de San Bonifacio. Le pedí a Dios que me diera una señal de que él quería que continuara lo que estoy haciendo. El me dio una señal.

    San Pablo: "Como ustedes saben, todos nosotros, al ser bautizados en Cristo Jesús, hemos sido sumergidos en su muerte. Por este bautismo en su muerte fuimos sepultados con Cristo, y así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la Gloria del Padre, así también nosotros empezamos una vida nueva." (Rom. 6:3-4)

    Somos incorporados a Jesús en el Bautismo. El vive en nosotros. Llevamos a cabo su vida, muerte y Resurrección en nuestras vidas, al estar él vivo en nosotros hoy.

    Morimos con él. Resucitamos en él.

    Muerte - Resurrección.

    Muriendo en Cristo, viviendo en él, mientras él vive en nosotros.

   

 

1 de Octubre de 1995

Sufro por los Hijos

    He estado experimentando grandes sufrimientos en mi corazón. Esta mañana, sentí como si ya no pudiera pensar más en ésto, como si hubiera llagas y escollos en mi corazón. Dios sigue dándome este intenso dolor de corazón y sufrimiento. Satanás sigue distrayéndome con asuntos que me ocasionan tortura mental.

    Desde el 13 de Septiembre, he sentido intensos sufrimientos en mi corazón. Jesús quiere una relación amorosa y ferviente con las monjas y los sacerdotes. Su corazón está herido al máximo por algunos de los que eligió y que tanto ama.

    Siento que ya casi no puedo pensar más en ésto. He tenido una dolencia constante o un dolor intenso en mi corazón. Siento que Jesús me está permitiendo tener ésto para conocer su presencia y la angustia que él experimentó.

    Siento un escollo en mi corazón por la indiferencia e ingratitud de la humanidad en torno a la Eucaristía. Conozco ésto tan bien, ésto pasa cuando Jesús me ha dado los sufrimientos más grandes sobre este asunto. María les enseñó a los niños de Fátima las almas que están sufriendo en el infierno. De este sufrimiento, sé que debo difundir los casetes sobre el ardiente amor de Jesús.

 

 

1 de Octubre de 1995

En la Noche Más Obscura, Conocí a Mi Dios

    Dios viene como un ladrón en la noche. No sabemos el día ni la hora. Todas nuestras malas acciones saldrán a la luz. En el cielo, hay muchas mansiones. Sus caminos son los caminos de la verdad.

    La noche sigue al día, el día sigue a la noche, en un momento, Dios puede arrebatarnos de nuestro lugar y nuestra vida habrá terminado.

    Nosotros vivimos la vida, muerte y Resurrección de Jesús en nuestras vidas. Caminamos la Pasión con él. Yo he luchado a través de toda mi vida. En la noche más profunda y más oscura, cuando todo era negro, conocí a mi Dios. Sentí verdaderamente que nunca más vería la luz del día.

    Nosotros vivimos el misterio Pascual en nuestras vidas. Veo la vida de Cristo. Experimento su Pasión. Camino con él al Calvario. Siento la persecución, el rechazo, las llagas, muy dentro de mi corazón, las llagas que duelen y me hacen gritar de dolor. ¡Siento la agonía, la obscura noche que Jesús pasó en el huerto, su angustia tan intensa que sudó sangre!

    Yo experimento, vivo la vida, muerte y Resurrección de mi amado Salvador en mi vida. Pero, ahora sé mucho más sobre el misterio de la Resurrección. Experimento su vida dentro de mí. Experimento tal unidad con él. Siento la agonía. Sé lo que es estar en el suelo pero no me desespero porque experimento su vida dentro de mí. "...y ahora no vivo yo, es Cristo quien vive en mí..." (Ga. 2:20) Estoy viva en él. Sufrir es conocer la vida. Sufrir es experimentar algunas veces la vida de Cristo aún más profundamente que antes.

    Cuando miro atrás hacia las noches obscuras de mi vida, las recuerdo con una gran felicidad porque fue en esas noches que me vi forzada a pasar tiempo muy íntimo con mi amor. Fue sólo a través de Jesús que viví en los momentos obscuros. Ahora, cuando la lucha ha terminado recuerdo con una gran felicidad el tiempo que pasé con él. Recuerdo este tiempo porque estuve muy cerca de él y fui tan dependiente de él. A pesar de que yo estaba en intenso dolor, fue en la lucha que crecí más profundamente en mi vida con él.

    Grandes luchas - grandes regalos de la vida abundante de Dios. Muchas noches sufrí, muchos días clamé por ese alivio y el alivo parecía no llegar. Busqué a Jesús más intensamente gracias a este inmenso dolor. ¡En esta búsqueda y en el dolor profundo, encontré a mi amado!

    El estaba ahí con su bondad y dulzura. Experimenté su prescencia a pesar de que el cuarto estaba lleno de obscuridad.

    Muchas veces sentí como si todo el infierno me presionara y yo deseaba tanto ver la luz al final del tunel, pero no la vi. Busqué a Jesús ante el sagrario. Y fue ahí donde experimenté su presencia lo más fuerte. Lo busqué en las noches obscuras cuando todos estaban dormidos y yo estaba despierta con mi dolor y mi lucha, y lo encontré. Encontré a mi amado, su Sacratísimo Corazón, su Corazón, siempre ardiente y emitiendo luz, su Corazón, lleno de amor.

    Yo luché. Crecí. Fue en los momentos cuando había caído bajo la cruz que experimenté el crecimiento más grande. Estas son mis más tiernas memorias.

    Si yo muriera a mí, experimentaría tu vida aún más profundamente. ¡Me entrego, mi Dios, y me ofrezco a ti!

    Me imaginé una cueva. Tenía una entrada muy distinta, enmarcada con tablas. No tenía puerta, era sólo una entrada. Tenía un pasillo angosto, el camino era muy estrecho y las paredes estaban cubiertas de grandes y filosas rocas. Luego había un segundo portal dentro del pasillo. Conducían a un espacio bastante abierto y las rocas todavía rodeaban las paredes interiores del cuarto, pero el espacio era mucho más largo y mucho más ilumando que el pasillo angosto.

    La puerta me llamaba a entrar. Luego viví en el cuarto obscuro y estrecho y experimenté el dolor. Las paredes eran duras y puntiagudas, el cuarto estaba obscuro, pero fue en este puequeño y apretado espacio que me encontraba con mi Señor todos los días. Mientras yo luchaba, vivía por aquellos momentos cuando estaba tan sola con él y era tan dependiente de él. Reconocía a mi Señor en la obscuridad. Sentí su vida dentro de mí más y más porque su luz era un gran contraste con la obscuridad.

    Fue de este cuarto obscuro que entré al segundo. Conocía la prescencia de Dios desde el cuarto angosto (el primero) y entré al segundo cuarto.

    Yo llevo la luz de Dios dentro de mí. Llevo su vida dentro de mí. Conozco a mi amado, ya no me siento encerrada porque conocer a Dios es poseer las llaves del reino. Las paredes están todavía cubiertas con la piedra obscura, gris y filosa, pero su luz ha despejado la obscuridad. La prescencia de Dios ha hecho a un lado las paredes y ahora vivo. Mientras vivo, vivo a través de él, con él y en él. Las rocas están ahí todavía. Los cuartos podrán a veces parecer estrechos, pero las pavesas ardientes del Corazón latiente de Jesús me mantienen cálida y segura.

    Hoy te amo. Gracias por el regalo de tu vida. ¡Gracias por enseñarnos tu camino!

    Hoy estoy viviendo el Misterio Pacual de la muerte - resurrección. Si morimos en él, resucitaremos en él y él nos resucitará en el último día. (Me duelen los pies como si tuviera clavitos en ellos).

    Siento un inmenso dolor y un profundo e impulsante deseo de difundir el amor del hermoso Corazón de Jesús. ¡Es a mi Madre a quién escucho llamando, para que vaya a todos los caminos y sendas a difundir el amor de su Hijo!

    Después de la Comunión, vi el cuarto rojo con las pavesas ardientes. El nos llama para que vengamos a morar en su Corazón y para que sintamos los latidos de su Corazón y experimentemos la calidez y seguridad de este lugar, nuestro lugar de refugio de la noche fría y obscura.

    ¡El está vivo! ¡El está vivo! ¡Su corazón está ardiendo y en fuego por nosotros!

Canto: "Te amo, Jesús:"

Oh Corazón ardiente, oh amor divino,
Qué dulce eres conmigo.
Veo la hostia y sé que estás aquí
para amar y cuidar de Mí.

No puedo decir. No hay palabras
Para expresar mi corazón.
Te amo tanto, que apenas puedo respirar
cuando tú vienes a mí.

Oh cómo late tu tierno corazón,
en este día por amor a todos.
Yo quiero darte todo mi amor,
entregarme totalmente.

Refrán

Sé de tu amor ahora un poquito,
tan amado eres para mí.
Ven y dame vida, vida en abundancia,
sedienta estoy de ti.

 

 

3 de Octubre de 1995

El Vientre Sagrado de María

Escrito después de Misa:

    Me di cuenta de que así como Cristo fue cargado en el vientre de María, él está en mí ahora. La palabra "en", significa la profundidad con la cual él se une a nosotros, ésto me abruma. La palabra "en", significa nosotros "en" él y él en nosotros. ¿Quién soy yo que Dios viene y se entrega a mí?

    Me imagino el vientre de María, con una luz tan brillante, sosteniendo y formando al Hijo de Dios. Contemplo el vientre de María como algo tan sagrado, porque es dentro de ella que Jesús vivió.

    Estoy impactada que el Hijo de Dios entre a mí. Soy tan indigna de que él venga a mí. Veo tan claramente el vientre de María con semejante luz y santidad.

    Estoy tan bendecida, más allá de las palabras, al punto de llorar, de que él, el Hijo de Dios, venga a mí y esté en mí ahora.

    ¡En nosotros, uno con nosotros! Soy tan indigna, tan miserable en mis formas de ser, y tan lejos de la santidad para que él venga y habite en mí y que se una profundamente conmigo. ¡Lo amo tanto!

 

 

4 de Octubre de 1995

Nuestra Arma Poderosa, el Rosario

    Jesús tiene todo el poder. Yo soy totalmente dependiente de Dios. No puedo existir sin la oración y sin estar a solas con él. Le ruego a Nuestro Padre que me guíe.

    Jesús se humilló. El se ofreció a sí mismo para el bien de todas las almas.

    Habrá una era de paz. El Sagrado Corazón de Jesús reinará y el Inmaculado Corazón de María triunfará. Satanás está tan fuerte y quiere detenernos. Bendíganse a sí mismos y bendigan sus lugares de trabajo. No pueden pasar por alto las tácticas del demonio. Bendigan sus carros, sus hijos, todo lo que usen. Recen la oración a San Miguel. Debemos rezarle a San Miguel y bendecir nuestros hogares, nuestro trabajo y nuestros hijos con agua bendita.

    Debemos pasar tiempo a solas con Jesús, todos los días una hora entera de contemplación, un tiempo para escuchar y ser enseñados, un tiempo para ser llenados con los regalos de Dios y escuchar el plan para el día.

    Se nos está llamando a ser los apóstoles de Jesús. Estamos difundiendo su amor a lo largo de este mundo. Es a través del Movimiento Pastores de Cristo que muchos corazones serán tocados. Somos llamados. Somos elegidos.

    Dios puede, en un momento, hacer más de lo que nosotros pudiéramos hacer en un millón de años. Si no rezamos, si dependemos de nosotros mismos, nos desilusionaremos. El está obrando en nosotros. Debemos ser humildes y permitirle cumplir su trabajo a través de nosotros. En Fátima, María nos llamó a difundir la consagración.

    El nos está llamado a una misión especial para difundir el Movimiento Pastores de Cristo y las meditaciones del rosario. Somos sus apóstoles especiales que se nos ha dado una misión especial de parte de Jesús. Es sólo al humillarnos y al permanecer firmes en su amor que llevaremos a cabo esta misión. Debemos unirnos con el propósito de llevar a cabo este mensaje de su ardiente amor.

    El nos ha llamado y hemos respondido a este llamado. Será con nuestro apoyo, unidos profundamente en mutuo amor, que el mensaje de su ardiente amor penetrará los corazones de aquellos que contactemos. Sólo en profundo amor, llenos del Espíritu Santo, marchando de acuerdo al plan del Padre y en su Nombre lograremos esta misión.

    Satanás aspirará dividir a los trabajadores de Dios. El Padre Carter, mi director espiritual, es el director espiritual del Movimiento Pastores de Cristo. Nuestra misión es ayudar a difundir el Movimiento Pastores de Cristo a lo largo del mundo, ser como los apóstoles que van adelante sin temor unidos en amor. Nosotros hemos de animar a todos los que conozcamos a difundir los rosarios y las oraciones de los Pastores de Cristo, especialmente las oraciones de consagración. Animamos a todos a rezar el rosario todos los días y a consagrar sus corazones a los Corazones de Jesús y María. Esto es de acuerdo a la petición de Nuestra Señora en Fátima.

    Satanás tratará de distraernos. Como apóstoles para Pastores de Cristo, debemos tener cuidado en nuestros viajes para permanecer apegados a la verdad absoluta y apoyar este movimiento. Nosotros no nos imaginamos las mañas de Satanás para dividirnos.

    Nosotros recitamos el rosario. Animamos a todos a que asistan a Misa diariamente, a la Santa Comunión y a rezar ante el sagrario. Nosotros les decimos a los demás sobre los Ministerios Pastores de Cristo. Les decimos a los demás sobre cómo formar comunidades de oración centradas en la consagración a los dos Corazones para ayudar en la renovación de la Iglesia y del mundo. Para más información, la gente puede contactarnos a:

Ministerios Pastores de Cristo
P.O. Box 193
Morrow, OH 45152-0193
U.S.A.

Teléfono (sin costo): 1-888-211-3041
Teléfono (internacional): 1-513-932-4451

    Debemos rezar el rosario como un arma poderosa para aplastar a Satanás. Debemos proceder como apóstoles de Dios arraigados en su ardiente amor. No podemos andar con chismes o hablando de los demás. El nos ama con el amor más profundo. En las promesas que Nuestro Señor le dio a Santa Margarita María para aquéllos devotos a su Sagrado Corazón, él promete que aquellos que promuevan esta devoción tendrán sus nombres escritos en su Corazón, y nunca serán borrados.

    Nosotros ayudaremos a llevar a cabo los mensajes del amor de Jesús y muchos corazones se unirán al de él. El ha llamado a sus sacerdotes y religiosos a la misión especial de difundir su amor hacia todo el mundo. Cuando las almas que están hambrientas se unan con su amor, ellas rezarán fervientemente por los sacerdotes y religiosos. Nuestra meta es dirigir a otros, en todo el mundo, a rezar por los sacerdotes y religiosos. Jesús nos está llamando para ayudar a difundir la devoción al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María - para animar a estos corazones a rezar y apoyar a los sacerdotes y religiosos.

    El nos ama mucho, sus apóstoles especiales. Dios está siempre con nosotros y protegiéndonos.

 

 

5 de Octubre de 1995

Amor Más Allá del Amor Se Encuentra
en los Corazones de Jesús y María

    Semejante experiencia: un afinador de pianos estaba en la Iglesia Católica la Santa Cruz - Inmaculada y tuve que esperar en el carro mucho tiempo antes de poder rezar porque había mucho ruido.

    Me imaginé a Nuestra Señora de Lourdes, tan joven y hermosa en la gruta de Lourdes. Fue algo tan bello. Estaba meditando sobre los misterios gozosos. Dentro de mí estoy llena de semejante amor a Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Lo amo. Anhelo por él. Tengo sed de él. Amo su vida. Es él todo lo que yo quiero. Quiero una unión más profunda con él.

    Me uní a mi amado Dios en esta profunda unión el cinco de octubre de 1995. Tengo experiencias especiales con Nuestra Señora aquí los días cinco del mes. Pienso que fue un ratito después de las doce y media cuando experimenté el penetrante amor de la Trinidad. Me sentí saturada de una inmensa paz.

    Experiemento la prescencia de Dios tan fuerte en esta iglesia. Anhelo, tengo sed y quiero esta unión con él. Todo mi cuerpo y mi alma claman por ser uno en él. Mi alma clama por las cortes del Señor, para ser unida más y más profundamente al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

    Me encanta rezar en la Iglesia Católica la Santa Cruz - Inmaculada, ante la gruta de Lourdes y el crucifijo grande que está en la parte de atrás de la iglesia. Experimento gracias especiales ahí. Todos nosotros somos criaturas de Dios. El es nuestro creador.

    Somos pecadores y hemos ofendido a Dios por nuestra maldad. Necesitamos rezar el Rosario de la Divina Misericordia, especialmente a las 3:00, y pedir misericordia por nuestros pecados y por los pecados del mundo entero.

    El corazón de María fue invisiblemente traspasado por una espada. Piensen en la espada entrando profundamente en su precioso corazón de amor. Piensen en la lanza traspasando profundamente el Corazón de Jesús. Cuando pasamos por profundos sufrimientos, sufrimos con él. Si yo habito profundamente en los Corazones de Jesús y María y ustedes habitan profundamente en sus Corazones, estamos unidos en profundo amor en sus Corazones. Cuanto más vivan ustedes en sus Corazones y más viva yo en sus Corazones, más profundamente estaremos unidos. Todas las personas que quieran conocer el amor, encontrarán el amor verdadero en los Corazones de Jesús y María. Estoy profundamente unida a mis hermanos que están enormemente saturados con gracia divina. El amor más allá de todo el amor se encuentra en sus Corazones. La vida nos viene del Padre, en el Espíritu Santo, por medio del Corazón traspasado de Jesús, a través del corazón de María que fue invisiblemente traspasado por una espada siete veces. Nosotros actuamos como conductos de esta vida para todos.

    Veo el amor entre Jesús y María a través de todo el rosario. Veo el gran amor de estos dos Corazones. Quiero estar en este gran amor existiendo entre ellos, por lo tanto, voy al corazón de María y ella me coloca profundamente en el Corazón de su Hijo. Ella habita en el Corazón de Jesús perfectísimamente. Observen los misterios del rosario. Vean los Corazones latiendo en el mismo cuerpo durante la Anunciación y la Visitación. Vean a María sostener al pequeño Jesús, al Niño Cristo y amamantarlo con su leche. Jesús recibió su vida física a través del cuerpo de María. Recibimos una participación en la vida divina de Jesús a través de María, la Mediadora de todas las gracias, Madre de nuestra vida en Cristo, Madre santísima de nuestro amor. Veo esta interacción de profundísimo amor a través de todo el rosario. Es meditando sobre el amor entre ellos que me lleno de semejante satisfacción cuando habito en sus corazones.

    En Fátima, María le dijo a Jacinta que Jesús quiere que su Corazón sea venerado junto al corazón de su Madre. Nosotros recibimos el más profundo amor cuando habitamos en los dos Corazones. Miren sus Corazones en el cuarto Misterio Gozoso del rosario, la Presentación en el Templo. Simeón le dijo a María que también a ella una espada le traspasaría el corazón. Desde ese momento en adelante, María sabía que vendrían sufrimientos. Cada vez que ella miraba al niño Jesús, se acordaba de la profecía de Simeón y tenía un constante dolor en su corazón. Jesús sabía todas las cosas. Los Corazones de Jesús y María se unieron más grandemente al saber de los sufrimientos que vendrían. Miren la imagen de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Miren los rostros de Jesús y María. Ellos compartieron la más profunda intimidad. Jesús y María quieren que consagremos nuestros corazones a sus Corazones. Este es el mensaje de Fátima: No tendremos paz en el mundo hasta que un número suficiente de personas consagren sus corazones a Jesús y María. A través de todo el rosario vemos lo que es realmente el amor profundo.

    El ser humano más excelso se une en la más profunda unión con el Dios Omnipotente en su Divinidad y humanidad. Cuando nos unimos a estos dos Corazones, somos atrapados en el profundo abrazo del amor. Este es nuestro pequeño cielo en la tierra, estar en los Corazones de Jesús y María. El me llevó a la cámara interna de su Corazón y ahí experimenté la abrazadora prescencia de Dios.

    Este libro es para ayudar a que nos unamos más profundamente al sacrificio más grande que existe hoy en la tierra. Este libro es para ayudarnos a estar unidos en este sacrificio único en todo el mundo. Este libro es para ayudarnos a vivir de acuerdo al plan del Padre como hijos de Dios, como un cuerpo en él. Al consagrar nuestros corazones a los Corazones de Jesús y María, al habitar en sus Corazones, ellos viven en nosotros hoy en este mundo. Nosotros somos luces para este mundo. Nuestros corazones son encendidos con el poder de "......la luz del mundo..." (Jn. 8:12), Jescristo, el Hijo del Dios vivo. Cuando habitamos en los Corazones de Jesús y María, estamos conectados y brillamos con su ardiente amor. Somos atrapados en el abrazo del amor. El Padre mira este mundo y ve la obscuridad. Sus hijitos consagrados a los Corazones de Jesús y de María son luces brillando en el mundo obscuro.

    Mientras el Movimiento Pastores de Cristo se mueve a lo largo de la tierra y más y más de los hijos de Dios se unen al rebaño, más y más corazones serán encendidos con el fuego del amor de Dios. Habrá un rebaño y un Pastor. Habrá una era de paz en la cual el Corazón Inmaculado de María triunfará y el Sagrado Corazón de Jesús reinará. El Movimiento Pastores de Cristo está tratando de ayudar a renovar a la Iglesia y al mundo. Este movimiento está centrado en la consagración a los Corazones de Jesús y María. Nosotros somos saturados con gracia cuando habitamos en los Corazones de Jesús y María. Estamos ayudando a dar lugar al triunfo del Corazón Inmaculado y al reinado del Sagrado Corazón. Queremos estar unidos profundamente al Corazón de Jesús y al corazón de María al acercarnos siempre más al Padre en el Espíritu Santo.

    Somos como luces en un árbol de Navidad. Si estamos conectados, todo el árbol se enciende. Dios tiene todo el poder. El es una Fuente inagotable de poder y de luz. Si cada persona en este mundo fuera como una luz en el árbol de Navidad, si cada persona estuviera conectada a la Fuente de poder, el Corazón de Jesús a través del corazón de María, el mundo entero brillaría como el árbol de Navidad más luminoso.

    El Padre mira esta tierra y ve mucha obscuridad. La obscuridad ha cubierto la tierra. Satanás está presionando sobre esta tierra. Satanás causa confusión y división en nuestros corazones. El nos mantiene enfocados en problemas cuando pudieramos estar platicando con Jesús. María nos protege con su amor maternal. Ella nos protege, sus hijos. Ella nos ama más que cualquier madre terrenal. Nosotros podemos ir a su corazón por protección. Debemos hacer a un lado las distracciones, la confusión y la división en nuestros corazones. Vamos a su Corazón con un corazón humilde. Satanás habla en nuestra mente y ocasiona que muchas veces nos sintamos molestos. Debemos desprendernos.

    El camino a la luz es a través de los Corazones de Jesús y María. El amor de Dios arde profundamente por nosotros. No debemos ceder a las distracciones en nuestras mentes.

    Vayan al sagrario. Jesús nos dará nuestras respuestas. El está esperando a que vayamos. Debemos ir y sentarnos en silencio y dejar que él obre en nuestros corazones. Nos llenaremos con su vida profundamente. No debemos estar temerosos. Deberíamos estar llenos de esperanza y alegría. Debemos rezarle al Espíritu Santo para que nos de su sabiduría para saber la voluntad del Padre. María es nuestra Madre. Ella nos ayudará en nuestras pruebas y en todas nuestras luchas. Debemos disciplinar nuestros pensamientos e ir al Corazón de Jesús. Es por medio de la Eucaristía que seremos fortalecidos para todas nuestras pruebas.

    Quizá tengamos que enfrentar muchos sufrimientos. No seremos lastimados. Estamos siendo protegidos por nuestra Madre celestial. Ella nos cubre con su manto. Debemos entergarnos e ir a los Corazones de Jesús y María. Debemos estar profundamente unidos en sus Corazones. Debemos meditar sobre la prescencia del Padre, Hijo y Espíritu Santo dentro de nosotros. Debemos pedir por la gracia para conocer y amar más a Dios. Deberíamos rezarle al Padre, en unión con el Santo Sacrificio de la Misa, en el Espíritu Santo, a través de la poderosa intercessión de la Virgen María.

    Deberíamos rezar a través del día y ofrecer nuestras acciones al Padre con nuestras peticiones en la mañana. Nuestro trabajo es difundir el amor de Jesús al mundo. El Corazón Inmaculado de María triunfará y el Sagrado Corazón de Jesús reinará. Debemos rezar por el crecimiento de la devoción a sus dos Corazones y consagrarnos a los Corazones de Jesús y María todos los días.

    Nuestros corazones son como foquitos en el árbol de Navidad, listos para ser encendidos con su luz y su amor. Nosotros iluminaremos este mundo con el fuego del amor de Jesús ardiendo en nuestros corazones. La tierra permanece en obscuridad. María nos habló en Fátima, pero mucha gente no escucha su mensaje dado ahí.

    María dijo en Fátima que no habrá paz en el mundo hasta que un número suficiente de sus hijos estén consagrando sus corazones a los Corazones de Jesús y María.

    Cuando muchas luces estén encendidas en el árbol de Navidad, el árbol entero parecerá estar iluminado.

    El Padre quiere que toda la tierra esté iluminada con el fuego del amor de Dios. El ofreció a su Hijo como sacrificio para que tengamos vida eterna. Cuando muchos focos están apagados, todo el árbol se ve obscuro, pero los pocos que si están encendidos resaltan en la obscuridad.

    Debemos permanecer arraigados en Jesús. Debemos conectar nuestros corazones al Corazón de María y ella nos conectará al Corazón de su Hijo. El es la Fuente de poder. Su poder nunca se extingue. Su poder nunca se obscurece. Sólo en él brillará la luz. María, Madre nuestra, te entregamos nuestros corazones. Colócalos en el Corazón de tu Hijo para que seamos un cuerpo en él para que iluminemos la tierra. Las luces brillaron como la luz más resplandeciente, y cubrieron la tierra. La luz para este mundo es el fuego del amor de Dios.

    El sacerdote necesita alimentar a la gente con el amor de Dios. Cuando ellos vienen a Misa y a los Sacramentos, son alimentados espiritualmente.

    El mundo clama ser alimentado. La Iglesia es el cuerpo de Cristo. Jesús ha elegido a cada sacerdote y lo ha ungido como Cristo vivo hoy en este mundo. El llamado más grandioso es ser llamado a ser un sacerdote santo por Nuestro Señor mismo. Qué tiernamente ama él a sus amados sacerdotes y anhela su amor. Mientras sufría tanto en su amarga Pasión por la falta de amor de parte de algunos de sus sacerdoes escogidos comprometidos a él, Jesús fue confortado por sus sacerdotes santos. Jesús verdaderamente ama a sus sagrados sacerdotes.

    Jesús tiene que vivir en el sacerdote. Cada acción del sacerdote tiene que ser en unión con Jesús. El es un sacerdote para siempre de acuerdo a la orden de Melquisedec.

    Cuando un sacerdote esté lleno del amor de Jesús, se unira más profundamente con Cristo en el gran sacrificio que está siendo ofrecido al Padre. En el Santo Sacrificio de la Misa, los fieles verán a Jesús a través del sacerdote ofreciendo el sacrificio al Padre. Levantaremos nuestros ojos y sentiremos, en este gran sacrificio, la prescencia de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Nos unimos al ofrecer sacrificio al Padre. Todos nos unimos como uno y nos entregamos en gran unidad con Jesús, en gran amor al Padre, en el Espíritu Santo. Morimos a todas esas cosas que no son de Dios y nos unimos en este gran milagro que está aconteciendo. El Padre mira y ve el sacrificio de su hermoso Hijo a través de las manos consagradas de sus santos sacerdotes. El cielo se une a la tierra. La tierra clama con gran júbilo por el gran regalo que le ha sido dado del Dios Todopoderoso, y nos unimos como criaturas entregándonos como un sacrificio a nuestro amado Creador. ¿Experimentamos la presencia de Dios mientras su poder fluye a través de las manos de un hombre, el sacerdote que toma el pan y el vino y los convierte en el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor? ¿Escuchamos a Jesús clamar, como lo hizo en la última cena, con la intensidad en su voz reflejando todo el conocimiento de los próximos eventos de su pasión y muerte?

    ¿Escuchamos al sacerdote decir las palabras de consagración con la emoción de Jesús, a punto de dar su vida por sus preciadas almas? Y la tierra se queda inmóvil. Ahí, en ese momento, el sacrificio del Calvario se hace sacramentalmente presente a través de las manos del sacerdote. Oh, que Dios haya amado tanto a este mundo hasta entregar a su Hijo único como un sacrificio y que quiera que estemos en está profunda unidad con él. Me entrego a ti, mi hermoso Dios, así como tú te entregaste a mí voluntariamente en el Calvario. Quiero morir contigo.

    El amor entre dos personas es darse mutuamente. Es interacción entre dos gentes. Es intimidad. Este depende de cuanto demos. Recibimos intimidad, interacción, de acuerdo a cuanto pongamos. Dios da su todo. Lo vemos colgado en la cruz, cubierto de sangre, coronado con espinas, con las manos y pies traspasados. Vemos su precioso Corazón, fuente de vida, amor y misericordia, traspasado. Esto es libertad. El nos enseña el camino. Nosotros nos entregamos. Nos sacrificamos y suplicamos ser santificados, pedimos ser como Cristo en este santo sacrificio. El aspecto más importante de nuestra ofrenda de sacrificio es cómo estamos en nuestros corazones. ¿Somos uno con Jesús, entregándonos a nuestro amado Padre quién es completamente digno de nuestro amor? Quienes somos que Dios nos ama tanto, que él, el Dios Omnipotente, se hace presente, no menos presente que el día en que caminó sobre esta tierra, a través de las manos de un hombre y lo tomamos tan ligeramente. Piensen en Jesús llamando. Levanten en alto la Hostia, amados sacerdotes. Este es el Hijo de Dios y a ustedes les ha sido dado el más grande honor sobre esta tierra.

    Dios viene a nosotros. El se entrega a nosotros. Veámonos como uno en él. Unámonos. Mirémonos a sí mismos, todos criaturas de nuestro amado Dios, Dios, todo Santo, todo Magnificente, Omnipotente, todo Poderoso y veamos lo que él nos da. Veámonos como sus criaturas y a él como el creador y observémonos y veamos como nosotros, y toda la humanidad, estamos ofendiendo a nuestro querido Dios. Al unirnos, suplicamos, suplicamos, con este santo sacrificio de su Hijo, por misericordia. La vemos fluir del Padre, en el Espíritu Santo, a través de la fuente de gracia y misericordia, el Corazón traspasado de Jesús, a través del corazón de María, por las manos del sacerdote, que es uno con Jesús, hacia nosotros. Estamos unidos en semejante unidad con los Corazones de Jesús y María. Nos hemos entregado a ellos. Es aquí, unidos a Cristo en esta gran unidad, que mi sacrificio es recibido por las manos amorosas del Padre. Es en esta unidad que él derrama su gracia. Nos unimos por medio de Cristo, con él y en él, en la unidad del Espíritu Santo, y suplicamos por misericordia como sus criaturas que hemos ofendido a nuestro amado Dios. Este es nuestro regalo para ti, nuestro amado Padre. Como el Vaticano II dice; en unión con el sacerdote, ofrecemos el Hijo al Padre. Le damos las mayores gracias por este sacrificio vivo y santo. Nos unimos con toda la Iglesia. Pedimos ser alimentados por su Cuerpo y su Sangre, llenarnos del Espíritu Santo, y hacernos cada vez más un cuerpo en él. Nos unimos con María y todos los santos y constantemente suplicamos por ayuda a través de este sacrificio. Qué por este sacrificio podamos hacer la paz contigo y paz para la salvación del mundo entero. Rezamos en amor y fe por tu Iglesia peregrina, por el Papa, por nuestro obispo, por todos los obispos, por todo el clero y toda la gente. Le pedimos al Padre que escuche las oraciones de su familia y le pedimos en amor y misericordia que una a todos los hijos del mundo. Le pedimos al Padre que lleve al cielo a todos nuestros hermanos y hermanas que han fallecido y que fueron buenos. Y pedimos que tengamos la visión de tu gloria mediante Cristo nuestro Señor, y reazamos por medio de él, con él y en él, en la unidad del Espíritu Santo. Todo honor y toda gloria son tuyos, Padre Omnipotente, por los siglos de los siglos.

    Le rezamos al Padre, con todo nuestro corazón y con todo nuestro amor, el "Padre Nuestro". Decimos cada palabra. Decimos con semejante amor, "Padre Nuestro", pedimos que venga a nosotros tu reino así en la tierra como es en el cielo. Queremos este reino aquí, todos somos hermanos y hermanas y Dios es Nuestro Padre y queremos que todos los hombres estén haciendo su voluntad. Pedimos ser alimentados espiritual y físicamente todos los días. Suplicamos estar libres de todo mal y tener la paz. Le pedimos que nos mantenga libres del pecado y de la ansiedad y esperar su venida. Pedimos que el reino y el poder y la gloria sean de Dios hoy y para siempre. Nos damos la paz unos a otros y suplicamos por el perdón y misericordia. Somos pecadores, pero queremos misericordia. Estamos de pie. Deberíamos gritarle al Padre, "¡Mira qué pecadores somos!" Pedimos misericordia por nuestros pecados y por los pecados de toda la humanidad.

    Experimento la acción del Espíritu Santo de una manera especial por la Consagración de la Misa. Me llena con tal expectación el recibir a Jesús, y quiero ser santa. De la Consagración, me entrego al Padre, unida en el Espíritu Santo, de una manera especial. Consagrada a los corazones de Jesús y María, experimento a Dios. Amo tanto la Misa. Lo que resta de este libro son mis experiencias durante la Misa, después de la Comunión, y otras ocasiones. Muchas son experiencias en la Iglesia Católica la Santa Cruz - Inmaculada en Cincinnati, Ohio. Ahí, experimenté por cuatro meses seguidos momentos especiales con mi amado Jesús.

 

 

5 de Octubre de 1995

La Reparación es la base del Mensaje de Fátima

    Mi experiencia ante la Estatua de Lourdes y la cruz en la Iglesia Católica la Santa Cruz - Inmaculada fue impresionante.

    El mundo está sufriendo y en dolor. Debemos rezar el rosario de la Divina Misericordia.

    "Un sacramento es una señal visible de una realidad divina invisible"25

    Jesús ya no camina en la tierra. Nosotros llevamos a cabo su vida, muerte, y Resurrección en nuestras vidas.

    La Iglesia es la continuación de Cristo sobre la tierra. La Iglesia es un sacramento. Encontramos a Cristo de una manera especial a través de los Sacramentos.

    Si yo estoy unida a los Corazones de Jesús y María, si habito en sus Corazones, ayudo a canalizar gracia hacia otras personas.

    Cuanto más viva yo en los Corazones de Jesús y María y ustedes vivan en los Corazones de ellos, más profundamente estamos unidos.

    Yo estoy unida profundamente a mis hermanos que están verdaderamente saturados con la gracia de Dios.

    El rosario es la historia de las vidas de Jesús y María. Dios se comunica con nosotros a través de su Hijo hecho hombre.

    El Corazón de María fue traspasado siete veces. Hay siete Sacramentos. María es la Mediadora de todas las gracias. Cuando habitamos en los Corazones de Jesús y María, el amor de Dios está tan vivo en nosotros. Estamos unidos en semejante unidad con Dios cuando moramos en sus Corazones. Recibimos su vida y su amor divinos.

    El Corazón de María está lleno del amor de Dios. Ella habita profundísimamente en su Corazón. Su corazón está sin pecado. A través de María, nosotros podemos habitar más profundamente en el Corazón divino de Jesús porque el corazón de María es puro.

    La vida de gracia viene a través de la humanidad de Jesús. La vida viene del Padre, en el Espíritu Santo, a través del Corazón traspasado de Jesús, por medio de María, a nosotros. Actuamos como conductos de esta vida en el mundo. Llevamos a cabo su vida en nuestras vidas.

    Hoy en día la Iglesia continúa la vida, muerte y Resurrección de Jesús. El está presente para nosotros en los Sacramentos. María es nuestra Madre y Madre de la Iglesia. El Espíritu nos transforma en el Corazón de María para hacernos más a la imagen de Jesús.

    Jesús nos da su Cuerpo y Sangre hoy. Su vida fluye de su Corazón traspasado del cual fluyó sangre y agua. El agua es un símbolo del Bautismo, de la vida que él nos da; la sangre es un símbolo de la Eucaristía por la cual somos alimentados.

    La Misa es el Sacrificio del Calvario hecho presente sacramentalmente.

    El ángel les dijo a los tres niños en Fátima:

    "¡Tomen y beban el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, ¡terriblemente agraviado por hombres malagradecidos! Hagan reparación por sus crímenes y consuelen a su Dios!"

    El Padre Carter dice en su libro, La Espiritualidad de Fátima y Medjugorje, que: "La Reparación es la base de los mensajes de Fátima."26

    ... notamos la distintiva naturaleza Trinitaria de los mensajes. Somos instruidos que en nuestra existencia Cristiana, debemos expresar la más grande reverencia por el Padre, Hijo, y Espíritu Santo al servirles mediante las virtudes de la fe, la esperanza y el amor. Estas tres virtudes están en el centro de nuestra vida de gracia.

Se nos recuerda la fea realidad del pecado y nuestro deber de hacer reparación por ello.26

    Nuestra Señora pide un acto específico de reparación, el primer sábado de cinco meses seguidos. La reparación es la base del mensaje de Fátima.

    Amen a Dios, amen a su prójimo. Recen y hagan sacrificios por los demás. Hagan todo lo que hacemos un sacrificio. Debemos estar unidos a Dios a lo largo del día.

    Dios ha enviado a Nuestra Madre Santísima para llamarnos a volver a Jesús y estar en una unión más cercana con él. María es nuestra Madre Espíritual, la Mediadora de toda gracia. Deberíamos aceptar todos los sufrimientos que él nos envía. La cruz conduce a la vida. Nosotros llevamos a cabo el Misterio Pascual en nuestras vidas, aquél de la muerte y la resurrección. La cruz conduce a la vida. Nosotros vivimos la cruz. Actuamos como conductos de su gracia hacia otras personas. La Eucaristía está en el centro de la vida de la Iglesia.

    "Dios mío, creo en ti, te adoro, pongo mi esperanza en ti y te amo! Te pido perdón por aquéllos que no creen, que no te adoran, que no ponen su esperanza en ti y que no te aman."

    Luego, levantándose, dijo: "Recen así. Los Corazones de Jesús y María están atentos a la voz de sus plegarias."27

    En el verano de 1916, el ángel se apareció otra vez a los tres videntes. El les dijo:

    ¡Recen! Hagan mucha oración. Los Corazones de Jesús y María tienen planes misericordiosos para ustedes. Ofrezcan oraciones y sacrificios continuamente al Altísimo. Hagan de todo lo que hacen un sacrificio y ofrézcanlo como un acto de reparación por los pecados por los cuales Dios está ofendido y como una petición por la conversión de los pecadores. Traigan la paz a nuestro país de esta manera.... Yo soy el Angel Guardián de Portugal, acepten y padezcan con sumisión todos los sufrimientos que el Señor les enviará.28

    En el otoño del mismo año, el ángel visitó a los videntes por última vez:

    El ángel vino...llevaba un cáliz de oro en una mano y en la otra una Hostia sobre el cáliz. Los niños asombrados se dieron cuenta de que gotas de sangre caían de la Hostia al cáliz. Presentemente, el ángel dejó ambos suspendidos en el aire y se postró en el suelo, diciendo esta hermosa oración: Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente. Te ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los sagrarios del mundo, en reparación por las atrocidades, sacrilegios e indiferencia por los cuales él esta ofendido. Te ruego la conversión de los pobres pecadores por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y la intercesión del Inmaculado Corazón de María."29 30

    Los Sagrados Corazones de Jesús y de María se nos
presentan en primer término como los inseparables mediadores del Padre de misericordia.

 

 

8 de octubre de 1995

Despierten, Hijos de Dios

    La gente fue tan irreverente en la iglesia el Domingo 8 de Octubre de 1995. Inmediatamente después de Misa, el Domingo, algunas personas estaban vendiendo libros de entretenimiento en la iglesia, tomando café frente al altar y ante el sagrario, estaban riéndose, gritando, platicando y contando el dinero de los libros junto al pasillo de la Comunión, ante el sagrario. Un hombre chifló mientras cargaba a lo largo del santuario, la mesa en la cual vendió los libros, a un lado del altar principal.

 

 

9 de Octubre de 1995

    Dios le dio al hombre semejantes regalos y Adán y Eva pecaron contra Dios. Dios nos da semejantes regalos hoy y el hombre sigue pecando contra Dios. Ayudemos a hacer reparación a Dios por las ofensas en contra de él. Digámosle que lo sentimos por la ingratitud de los hombres pecadores.

    Dios mostró su amor y su fidelidad a su promesa por la Encarnación y por la vida, muerte y Resurrección de la Segunda Persona Encarnada de la Trinidad.

    Dios se conoce y se ama a sí mismo. El era perfectamente feliz y no tenía que crear al hombre. El lo creó gracias a su gran bondad. La creación usualmente es atribuída a la Primera Persona, la sabiduría a la Segunda Persona y el amor a la Tercera Persona, pero todos participan en estas acciones.

    Lo único que quiero hacer es conocer más a Dios. Conocerlo es amarlo.

Jn. 1:1-13:

En el principio era la Palabra:
y la Palabra estaba ante Dios,
y la Palabra era Dios.
Ella estaba ante Dios en el principio.

Por Ella se hizo todo,
y nada llegó a ser sin Ella.
Lo que fue hecho tenía vida en ella,
y para los hombres la vida era luz.
La luz brilla en las tinieblas,
y las tinieblas no la recibieron.

Vino un hombre, enviado por Dios,
que se llamaba Juan.
Vino para dar testimonio,
como testigo de la luz,
para que todos creyeran por él.
Aunque no fuera él la luz,
le tocaba dar testimonio de la luz.

Ella era la luz verdadera,
la luz que ilumina a todo hombre,
y llegaba al mundo,
Ya estaba en el mundo,
este mundo que se hizo por Ella, o por El,
este mundo que no lo recibió.

Vino a su propia casa,
y los suyos no lo recibieron;
pero a todos los que lo recibieron
les dio capacidad para ser hijos de Dios.

Al creer en su Nombre han nacido,
no de sangre alguna, ni por ley de la carne,
ni por voluntad de hombre,
sino que han nacido de Dios.

    La vida fluye del Corazón traspasado de Cristo. El hombre es redimido por la sangre de Jesús. Y la luz brilla en las tinieblas y las tinieblas no la recibieron.

    Te amo. Te amo. Te amo. Quiero conocerte, buscarte, tenerte más y más y más. Mi corazón desea ardientemente tu amor. Tú eres mi amado.

    Nacimos porque Dios quizo que naciéramos. Si somos bautizados, tenemos una participación especial en la vida divina de Dios. Somos hijos de Dios y herederos de su reino si amamos y servimos al Señor.

    Dios existía. El era completamente feliz. No le faltaba nada. El quería comunicar su bondad y su amor, así qué, creó al hombre.

    Adán y Eva, nuestros primeros padres, pecaron. Dios preparó a los hombres para la venida de Jesús. Esto es dado en el Viejo Testamento. La nueva Eva, María, y el nuevo Adán, Jesús, vinieron a esta tierra. María es nuestra Madre espiritual, la Madre de nuestra vida espiritual. Eva es la madre de los vivientes. Dios promete enviar un Redentor. Jesús viene y se entrega a sí mismo para que tengamos vida, para que participemos en su vida divina. Dios mantiene su promesa. Dios siempre es fiel a su Palabra.

 

 

9 de Octubre de 1995

Conocer a Dios es Amarlo

    María ha dicho en Fátima que no tendremos paz en el mundo hasta que un número suficiente de personas estén consagrando sus corazones a Jesús y a María. María será fiel a las promesas de Fátima.

    El Sagrado Corazón de Jesús reinará y el Inmaculado Corazón de María triunfará.

    La Historia de la Salvación incluye el argumento de la terquedad y pecado del hombre. Dios es fiel con su amor y misericordia infinita.

    Dios estaba completamente feliz. De su amor y bondad, él creó al hombre para comunicar su amor a sus criaturas.

    Muchas veces el hombre está ciego y sordo y no ve el plan. Este es el plan de la Historia de la Salvación; que el hombre fue creado para concer, amar y servir a Dios.

    Para amar más a Dios, tenemos que conocerlo. El se está revelando a nosotros en las Escrituras. Debemos leerlas para amarlo más.

    Del costado del primer Adán vino Eva. Del costado de Cristo vino la Iglesia.

    Somos alimentados a través su Cuerpo y su Sangre.

 

 

11 de Octubre de 1995

Vean el Sufrimiento como un Regalo

Escrito a las 4:17 de la mañana:

    Jesús sudó sangre por la indiferencia y el abandono.

    Hoy en día hay grandes problemas en la Iglesia. Sé que quiero difundir los casetes y los libros con el mensaje Evangélico del gran amor de Jesús por nosotros. Los dolores en mis manos y pies son un constante recordatorio de su prescencia conmigo. Todo el sufrimiento es un constante recordatorio de su prescencia con nosotros si vemos el sufrimiento como un regalo de parte suya. Jesús conoce cada uno de nuestros pensamientos. El permite todo lo que estamos experimentando. Los cabellos mismos de nuestra cabeza están contados.

 

 

11 de Octubre de 1995

Debemos Seguir Adelante con una Bandera Blanca

    Me molesta mucho tener algún problema con alguién porque los amo y de ninguna manera quiero lastimarlos, pero quiero responder siempre de acuerdo a la verdad.

    La verdad es mi bandera, para caminar en este mundo. La verdad es la bandera que llevo, el mensaje, el mensaje del amor de Dios y de mi gran amor por él y por la Iglesia. Amo la Iglesia y a los religiosos especialemente elegidos por Dios. Dios los ha ungido y ellos dirigirán a los descarriados a casa. Dios los ha elegido. Quiero difundir este libro a los religiosos. Jesús llama y su clamor cae sobre oídos sordos. El los despierta de un sueño largo y profundo y comienzan a ver la luz del día. La Iglesia llevará una bandera blanca llena de pureza y de amor ardiente por el Sagrado Corazón de Jesús.

Canto:
Oh Corazón ardiente, oh amor divino,
Qué dulce eres conmigo.

    A lo largo del día, me uno en la Misa con todas las Misas de todo el mundo. Amo tanto la Misa. Veo a Cristo actuando a través del sacerdote en la Misa y lo amo profundamente en su gran amor por Jesús. Mi vida entera se pasa en esta búsqueda por una unión más y más profunda con Dios. Estoy muy muy sedienta de este conocimiento de Dios. Conocerlo ayuda a amarlo.

    Dios mío, tengo sed de ti. Mi boca está tan ceca y mi sed es muy profunda. Sólo en ti encuentro mi alegría. El mundo hace alarde de sus bellezas ante mí. Me enfoco en Jesús. El es mi todo. Mi meta es tener unión más y más profunda contigo. Tengo sed, y ésta es apagada por tu sabiduría dada en las Escrituras y por mi director espiritual, el Padre Carter. Te llamo y tú apagas mi sed. Has proporcionado al Padre Carter como un gran regalo que ha sido dado para ayudar en la renovación de la Iglesia y del mundo. Su amor por la Iglesia será transmitido a través de sus escritos. Es en el Corazón de Jesús y en el corazón de María que el hombre se dará cuenta del amor de Dios.

    Los sacerdotes responderán a este llamado a través del boletín y las gracias que estén recibiendo de Dios por medio de las oraciones de muchos. Debemos unirnos todos en un corazón entregando su mensaje de amor al mundo. El nos ama tanto.

    Mi unión más profunda con el sacerdote es en el Sacrificio de la Misa, cuando me uno con Jesús como víctima y me ofrezco con Jesús y María al Padre. El sacerdote se une con Jesús ofreciéndose al Padre. Es Jesús ofreciéndose por medio del sacerdote, al Padre.

    En un momento, el pan y el vino son convertidos en el Cuerpo y la Sangre de Cristo a través del sacerdote. Este es el momento intenso cuando me uno tan profundamente a Dios. Estoy asombrada de este acto. Veo al sacerdote, en este momento, como Cristo y amo a Dios tan profundamente por el gran regalo dado al hombre. ¿Quienes somos que Dios le da a un hombre el poder para convertir el pan en su Cuerpo y el vino en su Sangre?

    Amo tanto a Jesús. Lo adoro. Lo amo. Lo alabo. En este momento, mi corazón está lleno de semejante unión con Dios por su bondad. Amo profundamente al sacerdote ya que sé del gran regalo que Dios nos ha dado en él. Amo la Iglesia. Es por medio del sacerdote que amo más a la Iglesia porque Dios ha elegido al sacerdote para representarse a mí. Yo veo a Cristo en el sacerdote. De la Iglesia recibo la vida de Dios. El sacerdote me administra los Sacramentos. El sacerdote celebra la Misa.

    Amo tanto al sacerdote porque él ha sido elegido por Dios y hoy, está actuando como Cristo en la Iglesia. Amo la Iglesia con todo mi corazón con todo y sus fallas y problemas. Amo al sacerdote porque para mí, él representa a Cristo. Sé que Cristo está obrando en él y en la Iglesia este día.

    Si no tengo este amor por la Iglesia, por el sacerdote, por la Misa, por la Eucaristía, me estoy perdiendo este encuentro especial con Cristo que se nos da este día. Amo la mano que me alimenta.

    Hoy en día los sacerdotes no están siendo amados por los fieles. A la Iglesia se le falta al respeto y en muchos casos es objeto de burla. Debemos rezar para que la gente ame la Iglesia y a los sacerdotes y recen por ellos.

    Mi amor por los demás acrecenta mi amor por Dios, mi amor por la Iglesia, mi amor por los Sacramentos, mi amor por Cristo. Amo los santos sacerdotes de Dios. Debemos amar la Iglesia, los Sacramentos y darle gracias a Dios por estos grandes regalos que nos han sido dados.

 

 

11 de Octubre de 1995

Experimentando a Dios en Misa

    Semejante experiencia después de la Comunión: Mi amado Dios entra en mí y se une a mí. El Dios Omnipotente se entrega a mí. Lloro al expresar mi profundo, profundo amor por él.

    Veo claramente el papel de la Iglesia al formarnos más hacia la imagen de Jesús. Sé que debo amar la Iglesia. Amo la Iglesia. La Iglesia me suministra la vida de Jesús.

 

 

11 de Octubre de 1995

    Para amar a Dios tenemos que conocerlo. La verdad debe ser conocida en la Iglesia Católica. La Iglesia tiene el derecho de gobernar. No podemos decir lo que queremos. La Iglesia tiene el derecho y el poder para gobernar. Debemos obedecer a la Iglesia.

    Dios quiere nuestra salvación y felicidad mucho más que nosotros. Si nos hacemos más como Cristo seremos más complacientes al Padre.

 

 

12 de Octubre de 1995

El Sacrificio de la Misa

    Me doy cuenta de las grandes ofensas contra Dios hechas por mí y por hombres pecadores. Quiero ayudar a hacer reparación al adorable Corazón de Jesús, herido por la ingratitud y la indiferencia del hombre. Mi corazón clama al darme cuenta de los grandes regalos que se nos han dado y cómo Jesús es ignorado y tratado con semejante falta de respeto e irreverencia por el hombre.

    Qué oración de unidad de sus fieles al unificarse en el Sacrificio y hacerse uno en Jesús, ofrecida al Padre, en el Espíritu Santo, con María y todos los ángeles, los santos y las almas del purgatorio. Nos unimos en cada oración en el momento de las peticiones con todo nuestro corazón y nuestra oración conjunta asciende al Padre.

    "Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros." Pedimos, pedimos misericordia para los hombres que están ofendiendo a Dios este día. Veo su Corazón traspasado, una fuente de misericordia y amor derramándose sobre el mundo al unirnos en las oraciones más fervientes de nuestro corazón.

Oración:
    Sacratísimo Corazón de Jesús, ponemos nuestra confianza en ti. Permítenos unirnos con todos los fieles a lo largo del mundo y ofrecer este, nuestro sacrificio, al Padre con el más profundo y ferviente amor, pidiendo que él derrame su gracia y misericordia sobre los hombres malagradecidos.

    Permítenos darle gracias y alabarlo por este gran regalo de sí mismo, ignorado y olvidado tan frecuentemente por hombres pecadores.

    Permítenos unirnos en un corazón amando fervientemente a Dios y rogarle al Padre que una a este mundo en amor. Premítenos vivir siempre de acuerdo a la voluntad del Padre como hijitos, siempre obedeciéndole y dependiendo de él para todas las cosas.

    Yo me uno con el sacerdote, en semejante unidad, con estas oraciones al Padre. Qué estas sean llevadas a su santo Trono, qué el Sagrado Corazón de Jesús reine y qué el Inmaculado Corazón de María triunfe en los corazones de los fieles en todo el mundo.

    Juntos en semejante unidad en este Santo Sacrificio de la Misa, le ofrecemos al Padre un sacrificio. Nos unimos en Jesús y nos ofrecemos al Padre. ¡La Misa es tan poderosa!

 

 

12 de Octubre de 1995

La Misa

    La Misa es un gran acto de amor. El sacrificio del Calvario es sacramentalmente hecho presente. En la Misa, Jesús se entrega a nostros completamente y nosotros nos entregamos completamente a él.

    Qué el sacramento de su amor nos acerque en mutuo amor. Es en la recepción de la Eucaristía que nos unimos profundamente en él y en su amor. Así también, yo me uno a cada persona. Las dificultades que tengo con los demás parecen ser tan pequeñas, porque puedo unirme con ellos en Jesús.

    Amo mucho más tiernamente a las personas en mi vida porque me he unido en la unión más profunda con mi Dios. Cada miembro de mi familia, de mi vida, con los que me reuno socialmente se vuelven tan queridos y tan cerca de mí en Jesús. El se ha unido con mi corazón en la unión más profunda. Ahora tengo que seguir adelante y llevar este amor a todos con los que convivo.

    Me siento tan triste por mis pecados y por los pecados del mundo. Veo que caigo con frecuencia a lo largo del día. Le pido a Dios perdón y misericordia por mí y por el mundo pecador. Quiero ayudar a hacer reparación a su adorable Corazón por los pecados de la humanidad.

    Pido, en este Santo Sacrificio de la Misa, que las peticiones en mi corazón asciendan al Padre, unidas en este Santo Sacrificio, en el Espíritu Santo, con María, los ángeles, los santos y las almas del purgatorio. Pido con todo mi corazón misericordia, misericordia por los pecados de los hombres malagradecidos.

    La Misa es tan hermosa. Nos unimos en el misterio del amor de Dios. Pedimos perdón por nuestra conducta pecadora. Ofendemos a Dios en pensamiento, palabra, y obra, en lo que deberíamos haber hecho y no hicimos. Le ruego al Padre celestial indulgencia y perdón por estos pecados. Pedimos misericordia por nosotros y por nuestros pecados.

    Somos alimentados por su hermosa Palabra. Somos tocados por esta Palabra Viva de Dios. Le pedimos al Padre que nos de lo que necesitamos, y nos unimos con todos los presentes en este Sacrificio, en estas oraciones. En un corazón, levantamos nuestros corazones al Padre y pedimos por nuestras necesidades.

    Participemos en la divinidad de Cristo que se humilló para participar en nuestra humanidad.

    Borra nuestras iniquidades. Nos ofrecemos con el pan y el vino que pronto serán el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Qué el Señor acepte este sacrificio para gloria y alabanza de su nombre para nuestro bien y el de toda su Santa Iglesia.

    Elevado en la cruz, Jesús se entregó. Nosotros nos unimos con todos los ángeles y los santos.

 

 

13 de Octubre de 1995

Las Pavesas Ardientes del Corazón de Jesús

    Jesús levanta el velo y me doy cuenta de la inmensidad de su amor. Me imagino las pavesas ardientes de su Corazón. Yo descansé tan profundamente en su Corazón. Me imagino el resplandor que entra y sale de la obscuridad a la luz. El mantiene una vigilancia constante hacia nosotros.

    Sentí las llamas ardientes de su amor de la obscuridad a la luz. Estas parpadeaban con un color rojizo. Fue un movimiento ardiente de una llama que se prendía y se apagaba.

    Mi corazón está tan caliente. ¡Semejante experiencia! Mi corazón arde con el amor más profundo hacia Jesús. Siento mi corazón en este momento.

    Le rogué a Jesús que me permitiera unirme con él en la unión más elevada a cada momento de mi vida. Anhelo por él, por él solo y por esta profunda unión con él.

    Canto: "En lo más recóndito del Corazón de Jesús...."

    Estoy muy consciente del tirón en mi corazón, como una punzada, pero no dolorosa. Anhelo por una profunda, profunda, profunda unión con él, anhelo ser tan uno en él, incrustada profundamente en su Corazón.

    Al leer "Madre a nuestro Lado", me doy cuenta de que María es nuestra compañera de oración. Una madre está siempre ahí. Está atenta a su hijo. Siente su dolor. María está tan unida a su hijo.

    María esta ahí, está atenta a cada uno de mis cuidados más de lo que yo me imagino. Ella es en realidad mi Madre. No tengo ningún temor, si me doy cuenta de su amor y de su constante cuidado, de que alguien me cuida y me ama día y noche. Conozco su maternal y constante prescencia conmigo.

    Es dándome cuenta de este maternal y constante amor que me libero del temor y puedo descansar tan tiernamente en el Corazón de Jesús.

    ¿Cómo escribir lo que siento? ¡María, Madre mía, ayúdame a conocer tu permanente prescencia conmigo y tu amor y cuidado constante hacia mí! Sé que éste es el secreto para poder descansar profundamente en el Corazón de Jesús.

    Fue por medio de María que Cristo vino. El estuvo en el vientre de María. En las meditaciones del rosario, la conexión entre ellos es muy profunda. Meditando sobre sus vidas, veo esta profunda unión entre sus dos Corazones. Es en María que me sientiré segura y conoceré el amor de Jesús.

    Todos estos años he extrañado a mi madre terrenal quién falleció cuando yo tenía cinco años. ¡Ahora sé que tengo a mi Madre celestial para siempre conmigo, conduciéndome a la unión más profunda con su Hijo! Su papel como mi Madre espiritual es el ayudar a unirme más y más profundamente en Dios.

 

 

15 de octubre de 1995

Aparecio en el Cielo una Mujer, María

Escrito a las 3:00 a.m. en Jackson, Michigan:

    Me desperté y pensé; "¿Cómo podré difundir el amor de Dios hacia los demás si no tengo una profunda relación de amor con él?"

    El Evangelio es la Palabra Viva de Dios. Los mensajes del Evangelio viven en nosotros. Lo que hay dentro saldrá por la boca del hombre. Dejemos que nuestros corazones se llenen del amor de Dios para que podamos proclamar el Evangelio. Dejemos que su Palabra viva en nosotros. Dejemos que esté viva en nuestras almas, y penetrados con su prescencia divina, cantemos de su amor para todos.

    La vida interior puede ser vida o muerte, luz u obscuridad, un lugar de paz o un lugar de temor. Depende del corazón de la persona. Debemos permanecer arraigados en él, entonces permanecemos saturados con la vida de Dios, la vida divina de la Trinidad.

    María nos dijo en Fátima lo que debemos hacer. Cuanto más nos entreguemos totalmente y demos nuestros corazones a Jesús y María, más creceremos en santidad. La consagración a los Corazones de Jesús y María es la respuesta. Cuando entregamos nuestros corazones a María, el Espíritu Santo obra dentro de su corazón para hacernos más y más como Jesús.

    Dentro del corazón de María, recibimos iluminación del Espíritu Santo para conocer a Dios. Somos formados, los hijos de la luz, en el vientre de María. Cristo, el primogénito, fue formado en el vientre de María. El es la Luz del Mundo. Nosotros somos formados en el vientre de María y de ella nacemos como sus hijos de la luz. María nos protege contra el diablo. Ella aplastó su cabeza con su talón y nosotros encontramos refugio en su corazón.

    Este es el mensaje de Fátima: que el corazón de María debe ser venerado con el Corazón de Jesús. Nos unimos más a Dios al hacernos uno en los Corazones de Jesús y María. Dios nos creó para comunicar y compartir su amor con nosotros. Cuanto más nos hagamos uno con ellos, más nos unimos a Dios y a los demás.

    La vida fluye del Corazón de Jesús a través del corazón de María. Ella es la Mediadora de todas las gracias. Bajo Dios, toda gracia fluye a través de ella.

    Dios crea criaturas a su propia imagen y semejanza, por su gran amor al hombre. Las criaturas pecan contra Dios. Dios envía a su único Hijo engendredado para hacer reparación por el pecado. Jesús es el nuevo Adán. María es la nueva Eva.

    "Apareció en el cielo una señal grandiosa: una mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza." (Ap. 12:1)

    Eva fue la madre física de la raza humana. Es a través de Jesús que nos relacionamos con el Padre. Jesús es nuestro mediador con el Padre. El Padre se comunica con nosotros a través de su Hijo.

    Hoy, el hombre peca y trata con tanta indiferencia e ingratitud a Dios. Todos somos miembros de la raza humana, todos hermanos en él, todos sus criaturas. Aquí está Dios. El es un ser divino y da a sus criaturas su amor, su bondad y su vida. Muchos hombres le dan la espalda a Dios. Yo quiero hacer algo de recompensa a Dios por mis pecados y los pecados de mis semejantes. Dios es ofendido muy gravemente por el hombre.

    Jesús nos dio a su Madre bajo la cruz como nuestra Madre. Ella es pura, es inmaculada, concebida sin pecado. Cuando entregamos nuestros corazones a María, podemos unirnos a Jesús en su corazón puro. Somos pecadores. No podemos por sí mismos, unirnos profundamente a Jesús, a menos que vayamos a través del corazón puro y sin pecado de María.

    Dios ha elevado a María a semejantes alturas. Ella es la persona humana que está más cerca de Dios.

María dice en Fátima:

    "...Dios desea establecer, en el mundo, la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si la gente hace lo que les digo, muchas almas se salvarán y habrá paz. La guerra terminará. Pero si la gente no deja de ofender a Dios, otra guerra y peor comenzará en el reinado de Pío XI."31

    Porque no respondieron suficientes personas a la petición de Nuestra Señora de Fátima para la conversión, ocurrió la tragedia de la Segunda Guerra Mundial.

    A través de muchos de sus mensaje en Medjugorje, Nuestra Señora también nos está llamando a la conversión. Es enfático, como lo es parte de su mensaje del 25 de enero de 1988:

    "Queridos hijos, hoy, los estoy llamando de nuevo a la completa conversión... Los estoy invitando, amados hijos, a convertirse totalmente a Dios..."32 33

    Debemos consagrarnos nosotros mismos, nuestros hogares y nuestros negocios al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María. María les enseñó a los tres niños de Fátima una visión del Infierno.

    Ustedes han visto el Infierno, a donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlos, Dios desea establecer, en el mundo, la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si la gente hace lo que les digo, muchas almas se salvarán y habrá paz.

    La guerra (La Primera Guerra Mundial, entonces en su furor) terminará. Pero si la gente no deja de ofender a Dios, otra guerra y peor comenzará en el reinado de Pío XI.34

    Necesitamos rezar por la conversión de las almas. Nosotros estamos entre los hijos de la luz.

    Unidad es el estar muy unido a Jesús, ser uno en los Corazones de Jesús y María al participar en el Santo Sacrificio de la Misa, al vivir sus vidas en el rosario, al vivir las palabras en las Escrituras, la Palabra Viva de Dios. Hay una unidad en cada respiración al arder nuestros corazones por amor a él.

    María es la Reina de la Paz. Ella desea establecer la paz en el mundo y nos pide que le ayudemos a cumplir esta gran meta.

    María nos llama a la conversión. "Esta paz tomará lugar cuando la familia humana esté en paz con Dios, cuando los corazones humanos estén unidos a Dios, en amorosa conformidad a su voluntad."35

    Ella nos llama a la conversión consagrando nuestros corazones al Sagrado Corazón de Jesús y a su Inmaculado Corazón.

La Madre Santísima le dijo a Jacinta:

    Dí a todos que Dios concede gracias a través del Inmaculado Corazón de María. Diles que pidan gracia de ella y que el Corazón de Jesús desea ser venerado junto con el Corazón Inmaculado de María. Pídeles que rueguen por la paz al Inmaculado Corazón de María porque el Señor le ha confiado la paz del mundo a ella.36

    El mensaje de Fátima se centra en el acto de consagración al Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María.

    Digan que "sí" a la consagración. Digan que "sí" a la gracia de María. Lean las Escrituras. Somos hijos de la luz. La conversión está basada en la consagración a los dos Corazones. Fátima subrayó lo que se necesita para salvar a la humanidad. Medjugorje lo confirmó y nos da los detalles. El consagrar significa "santificar." Sólo Dios puede hacernos santos. El Bautismo nos sella con la santidad de Dios - en el Bautismo tomamos parte en su vida divina, nuestra vida en Cristo.37

        Las promesas de María para aquéllos que hagan los cinco sábados primero del mes: "... Yo prometo asistir a la hora de la muerte con todas las gracias necesarias para la salvación, a todos aquéllos, que el sábado primero de cinco meses consecutivos, vayan a la confesión y reciban la Santa Comunión, reciten cinco décadas del rosario y me hagan compañia por un cuarto de hora meditando sobre los misterios del rosario, con la intención de hacer reparación a mí."38

    Dios es fiel a su promesa. María es fiel a sus promesas. Dios escucha las oraciones a través de María.

    Adán y Eva pecaron contra Dios. Dios envió a su único Hijo engendrado para salvar al hombre de su pecado.

    Nuestra Señora está suplicando a la raza humana que vuelva a Dios (en el siglo veinte): "Apareció en el cielo una señal grandiosa: una mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de estrellas sobre su cabeza." (Ap. 12:1)

    En Fátima, ocurrió el gran milagro del sol. María es Nuestra Señora de la Luz. Nosotros estamos entre los hijos de la luz que están firmes en Dios. Ella nos está dirigiendo a nuestro destino final, que es el cielo. Ella es el ser humano más excelso. Ella es la persona humana que está más cerca de Dios. A María le fue dado el papel de Madre nuestra bajo la cruz. Ella es la Reina del Cielo y de la Tierra. A ella le fue dado el título de 'Reina de la Paz' por su Hijo. Todas las gracias fluyen a través de su Inmaculado Corazón.

    Todo el poder está en Dios. En Fátima, el sol se desplomó sobre la gente como si fuera a destruirlos. Veo el sol, el poder es deslumbrante. El sol es la luz para esta tierra. Aunque el sol deje de brillar, nosotros no temeremos porque sabemos que Dios es todopoderoso y él vive en nosotros cuando estamos en estado de gracia.

    El nos da la Santa Eucaristía. El poder de ésta es mayor que el sol - es el Dios Todopoderoso. El hombre, en su ceguedad, ignora las señales dadas.

    El diablo tentó a Eva y ella cedió. La engañó. El diablo, hoy en día, está engañando al hombre para que se separe de Dios. Hoy, el diablo nos dice que no necesitamos a Dios.

    Dios es un Ser Supremo. El, en su bondad y su amor, nos da la vida. El nos da grandes regalos.

    Nosotros tenemos una naturaleza humana caída. A veces, nos rendimos a las tentaciones del maligno.

    El Padre envió a su único Hijo engendrado a este mundo, para hacer reparación por el pecado.

    Eva es la madre física de la raza humana. Ella y Adán pecaron. Este pecado nos es heredado de Adán y Eva.

    En el bautismo recibimos una participación de la vida divina de Dios. El pecado original heredado de Adán y Eva, es removido. En parte, todavía tenemos una naturaleza caída.

    El hombre, hoy en día, está ofendiendo gravemente a Dios. María, nuestra Madre espiritual, la Nueva Eva, está apareciéndose y nos está diciendo que enmendemos nuestras vidas. "Apareció en el cielo una señal grandiosa: una mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de estrellas sobre su cabeza."
(Ap. 12:1)

    María es la Señora de la Luz. Nosotros estamos entre los hijos de la luz. Si permanecemos firmes en Dios y caminamos con nuestra Madre Celestial, ayudaremos a iluminar este mundo obscuro. Ella está dando a luz a sus hijos constantemente. Si permanecemos en su vientre espiritual o corazón, ella nos protegerá. La luna está bajo sus pies. La obscuridad está bajo ella. María aplasta la cabeza de la serpiente. Nosotros somos sus apóstoles de la luz que ella está enviando al mundo.

    El gran milagro en Fátima tuvo que ver con el sol. Jesús viene a este mundo y se entrega por el hombre pecador. El es todo-poderoso. Permanece con nosotros en la Santa Eucaristía. Yo puedo ver el sol y ver el poder y qué tan deslumbrante es. En el milagro del sol, a la gente se le permitió mirar al sol y verlo girar porque Dios puede filtrar la luz deslumbrante. El se entrega a nosotros en la Hostia consagrada. El ha filtrado las luces deslumbrantes. Si él se nos mostrara a sí mismo, nos caeríamos, no podríamos soportar la luz, pero él viene bajo la apariencia de pan y vino.

    En Fátima, el sol en ese momento se vino contra la tierra y todos se atemorizaron, pero se detuvo. El Dios Omnipotente, el Dios de amor y de bondad, en su amor y bondad creó al hombre para compartir su amor. Su amor era completo y perfecto en sí mismo pero él quizo comunicar este amor a nosotros y nos creó a su propia imagen y semejanza para compartir su amor.

    Adán y Eva, por su terquedad y avaricia, pecaron contra Dios. Jesucristo viene a salvar al hombre de sus pecados. El es el sacrificio ofrecido al Padre por el pecado.

    Es a través de su Corazón traspasado, traspasado por una lanza, que toda vida y misericordia fluye.

    El Sacrificio del calvario es sacramentalmente hecho presente en cada Misa. El hombre, hoy día, está ofendiendo a Dios. Dios, el Ser Supremo, nos da amor y bondad y nosotros lo ofendemos con nuestros pecados. ¡Lo tratamos con indiferencia y abandono!

    Todos somos hermanos, todos criaturas de Dios con ofensas contra Dios. María, se aparece y nos dice qué tan ofendido está Dios por los pecados del hombre. María es la nueva Eva. Ella es nuestra Madre espiritual que nos fue dada bajo la cruz de Cristo.

    Desde la profecía de Simeón, sabemos que el corazón de María también fue invisiblemente traspasado por una espada. La vida fluye del Corazón traspasado de nuestro amado Salvador, que murió en la cruz y fluye a través del corazón de su amada Madre, invisiblemente traspasada por una espada. Ella es la mediadora de toda gracia. El Padre la escogió para ser el camino por el cual su Hijo entrara al mundo. Jesús vino en el vientre de María. El recibió su vida en el vientre de ella. Hoy en día, es en María que recibimos la vida de Jesús. Es a través de María que nos acercamos más al Padre, Hijo y Espíritu Santo.

    Dios comunica su amor al hombre a través de la Persona, Jesucristo. Es a través de su Corazón traspasado que nuestra vida fluye. Es a través de María, la mediadora de todas las gracias, que recibimos esta vida. Ella se aparece para decirnos que hagamos reparación a su Inmaculado Corazón.

 

 

16 de Octubre de 1995

Un Sacerdote Santo en la Misa

Escrito después de la Comunión el día de la Celebración de Santa Margarita María:

    Durante la Misa, me di cuenta de la necesidad de implorarle a Dios misericordia por mis pecados y por los pecados de todos. ¡Qué ofendido está Dios por nuestros pecados! Me di cuenta después de la Comunión, que soy una criaturita y él es Dios y se entrega a mí. En este momento, quiero disfrutar todos y cada uno de los preciados segundos que estoy unida a él. Mi corazón arde por amor a él.

    Escucho el canto: "Te amo tanto, que apenas puedo respirar cuando vienes a mí," y canto, "Oh Corazón ardiente, oh amor divino, Qué dulce eres conmigo. Veo la hostia y sé que estás aquí para amar y cuidar de Mí."

    Jesús y María quieren que los sacerdotes sean santos. Yo siento la santidad del sacerdote y ello incrementa mi unión con Jesús, porque la reverencia, la santidad y la unidad del sacerdote con Jesús me son transmitidas mientras celebra la Misa.

    Es un poder el que siento en la ofrenda del sacrificio de Jesús al Padre. Siento la presencia de Dios en la Misa, especialmente cuando un sacerdote santo la está oficiando.

 

 

17 de Octubre de 1995

Soy Crucificada con Jesús

    Dios ofreció a su hijo como un sacrificio para hacer reparación por el pecado. Nosotros nos unimos en este Santo Sacrificio, el sacrificio más complaciente al Padre. Yo me hago uno con Jesús. Soy crucificada con él. Me ofrezco como un sacrificio al Padre por mis pecados y por los pecados de todo el mundo.

    El Santo Sacrificio de la Misa continúa para hacer reparación al Padre por los pecados de hombres malagradecidos. Nos unimos en el Santo Sacrificio de la Misa en todo el mundo, a cada momento, para hacer reparación por los pecados que se cometen en el mundo entero.

    Yo me hago uno en él; El se hace uno en mí y nos unimos y ofrecemos al Padre este Santo Sacrificio.

    Me sigo dando cuenta que soy sólo una pizquita, tan pecadora y tan indigna. No soy nada sin Jesús. Me veo uniéndome a Dios y estoy asombrada de su bondad y su amor. Soy arrasada por sus abundantes bendiciones hacia mí.

 

 

17 de Octubre de 1995

Las Blasfemias a María

    Déjame morir en Cristo. El fue crucificado. Déjame ofrecerme como un sacrificio en la Misa con él para ascender a vida nueva en él. Por Cristo, con él y en él.

    Todas las gracias fluyen a través del corazón de María. Ella es la mediadora de toda gracia. Debemos venerar su Inmaculado Corazón. Ella es el ser humano más excelso. Fue creada inmaculada. Dios nos da un modelo a seguir, uno sin pecado. El eleva a María a grandes alturas. Ella es su Madre.

    Al venerar el Inmaculado Corazón de María estamos reconociendo la bondad de Dios, su amor por sus criaturas y las alturas a las cuales él eleva a la humanidad. El elevó a María, una criatura, a la maternidad de Dios.

    Esto nos muestra la dignidad y el honor que Dios le da al hombre. ¡Dios hizo a María, una persona humana, la Madre de Jesús! El hace a María la Madre de todos los hombres. El hace a María la mediadora de todas las gracias.

    Estamos negando nuestra propia importancia para Dios cuando negamos el hecho de que María fue concebida sin pecado original. Ella es una persona humana. Dios amó tanto al hombre que creó a María sin mancha. Eva estaba sin pecado - Eva pecó. María es concebida inmaculada. Ella está sin pecado - la nueva Eva.

    La primera blasfemia es en contra de su Inmaculada Concepción. El corazón de María es puro y sin pecado. Es en su corazón sin pecado, que podemos morar profundamente en el Corazón de Jesús. El diablo ha emprendido una guerra en contra de María porque sabe que es ella quién cuida la puerta del Corazón de Cristo.

    La segunda blasfemia:

    María no se unió con una criatura humana, ella es la esposa del Espíritu Santo.

    Es en este acto, entre la Divinidad y la humanidad, que nace el Hijo de Dios.

    María es la esposa del Espíritu Santo. Ella está desposada a él.

    La tercera blasfemia en contra de ella es como Madre de Dios. Es amando a través del corazón puro de María que le damos gran amor a Dios. Queremos amarlo tanto en el corazón puro de María, amamos a través de su Inmaculado Corazón. Nosotros somos pecadores. Ella está sin pecado.

    Yo comprendo su papel como mediadora de todas las gracias. Dios ama tanto a las criaturas que elige a María, una persona humana, para ser la Madre de Jesús. Ella es la mediadora de todas sus gracias.

    No reconocer que Dios ha elegido a María para ser la Madre de Dios es no reconocer la gran dignidad a la cual él ha elevado a sus criaturas. Ella es la mediadora de todas las gracias. (No estamos reconociendo nuestra propia dignidad si no reconocemos que a María se le ha dado este gran regalo de Dios. Así es como ama Dios a sus criaturas).

    Dios eleva al hombre a tales alturas que lo crea a su propia imagen y semejanza. Adán pecó contra Dios; Dios es fiel a sus promesas. Dios envía un Redentor para salvar al hombre de sus pecados.

    Dios entra al mundo en una criatura humana, María. Al negar el Inmaculado Corazón de María, estamos negando nuestro propio honor y dignidad. Dios desea que veneremos y que hagamos reparación al Inmaculado Corazón de María. Hacerlo es ver el gran amor, honor y dignidad que Dios tiene por sus criaturas.

    María es el ser humano más excelso. Ella es la Nueva Eva. Es concebida sin pecado original. Es una virgen, desposada al Espíritu Santo. Es la Madre de Dios. Su corazón está invisiblemente traspasado por una espada. Ella recorre la Pasión con nuestro Señor.

    Conocer a María, amarla, ver su gran honor y dignidad es conocer el amor de Dios por sus criaturas, es conocer más su amor por nosotros.

    Odiar a María no es reconocer el gran amor de Dios por nosotros.

    María es el ser humano más excelso que ha sido creado. Ella es nuestro modelo. Es María, Inmaculada, Madre de la raza humana. Es una persona humana y Dios la eleva a todas estas alturas. La gente que no honra a María no comprende la grandeza que Dios le ha dado a sus amadas criaturas. Nos perdemos el amor que Dios tiene por nosotros.

    Es perdernos nuestro propio honor y dignidad. Dios hace a María la mediadora de todas las gracias, toda vida fluye a través de ella. El hombre es unido a Dios en el vientre de María. Oh santo, santo vientre de María. María, Inmaculada, concebida sin pecado, virgen, desposada al Espíritu Santo.

    El trabajo del diablo es blasfemar a María en su Inmaculada Concepción, virginidad, y contra ella como Madre de Dios.

    Cuando comprendo el gran amor que Dios tiene por María, el gran honor y dignidad que él le da a María, comprendo más completamente el gran amor de Dios por mí. María es el ser humano más excelso. Al reconocer qué tan especial es María para Dios, reconozco qué tan especial soy yo para él.

    Hay cinco blasfemias en contra de María. Estas son contra su Inmaculada Concepción, contra su virginidad, contra ella como Madre de Dios, contra sus imágenes y estatuas y contra ella como madre de sus hijos. A algunos pequeñitos se les enseñan cosas feas sobre su Madre celestial. A algunos niñitos se les enseña a odiarla.

    El rosario es la historia del amor de Dios por sus criaturas. El amor de Dios es comunicado perfectamente en las Personas de la Trinidad. Dios desea compartir su amor y su bondad con el hombre.

    Al dar semejante dignidad a María, Dios aumenta la dignidad de cada uno de nosotros. El diablo ha tratado de saparar al hombre de su Madre. Algunos sacerdotes y religiosos no honran a María. Algunos miembros de la Iglesia no honran a María. El no honrar a María es no reconocer apropiadamente nuestra dignidad. No reconocemos las alturas a las cuales Dios eleva a sus criaturas. Ella es el modelo. Ella está tan unida a su hijo.

    El mensaje de Fátima dice ésto: Dios desea que el Inmaculado Corazón de María sea venerado junto con su Sagrado Corazón. Debemos venerar el corazón de María junto con el Corazón de Jesús. El corazón de María está tan estrechamente unido al de él. Su corazón es inmaculado. Ella fue concebida sin pecado. Es una virgen. Todos han de reconocer la cercana unión que Jesús quiere con sus criaturas. El vino a este mundo con un corazón de amor muy profundo. Así es como Dios amó este mundo. El Corazón de Jesús es un símbolo de este amor. Su Corazón fue formado en el vientre de María. Jesús quiere que su Corazón sea venerado junto con el corazón de María. De esta manera, él nos muestra su intenso amor por nosotros, sus criaturas. El nos eleva a grandes alturas. El está enlazado muy estrechamente con el ser humano más excelso. Jesús desea que su Corazón sea venerado junto con el de su Madre. El corazón de su Madre es la llave del Corazón de Jesús. Este es nuestro cielito en la tierra. ¿Cómo podrían entrar los hombres pecadores al Corazón de Cristo? Acudimos al corazón de María, ella es la única sin pecado. Nosotros nos entregamos completamente a ella para que podamos ir a la cámara más profunda del Corazón de Jesús. El corazón de María está sin pecado.

    Para mí, el mensaje de Fátima es éste: Aquí está Dios - Aquí está el hombre. Dios, en su amor y bondad, crea al hombre y el hombre peca contra Dios. Dios ama tanto a sus criaturas que viene al mundo, su Corazón se formó en el vientre de una criatura humana.

    María es el ser humano más excelso. El no reconocer a María, a su Inmaculado Corazón, y el hecho de que ella es una virgen, desposada al Espíritu Santo, es perderse una gran conexión entre Dios y sus criaturas. No podemos ir profundamente al Corazón de Jesús a menos que vayamos a través de la única que está sin pecado, María. Dios hizo a María una persona humana completamente pura y sin pecado. La divinidad se une a la humanidad en el corazón de María.

    Jesús desea que su Corazón sea venerado junto al de María debido a su gran amor por nosotros. El no reconocer a María es perdernos nuestro propio honor y dignidad y el amor que él tiene por nosotros. Fuimos creados para amar, conocer y servir a Dios. Nosotros somos criaturas, él es Dios.

    El cielo es un regalo que se nos da del Ser Supremo, Dios. Debemos darnos cuenta de que si vamos al cielo, es debido a su gran amor por nosotros.

    El no reconocer a María, su Inmaculado Corazón, el nacimiento virgen, a María como Madre de Dios, es tener orgullo en nuestros corazones. Somos criaturas, Dios es nuestro Creador. El no reconocer a María, es no ver la conexión entre Dios y el hombre. La divinidad está unida a la humanidad. Dios, el Hijo de Dios, se hace hombre. Su divinidad es unida a nuestra humanidad en la Encarnación. ¡Ella es la Madre de Dios!

    María es una virgen (desposada al Espíritu Santo) y es inmaculada - concebida sin pecado.

    Dios le ha encomendado la paz del mundo a María. María se aparece en Fátima y nos dice su plan de paz. Este plan está centrado en:

    1. Consagrar nuestros corazones a los Corazones de Jesús y María. 2. El rosario 3. La devoción al primer sábado del mes. 4. Hacer reparación a los Corazones de Jesús y María. Si lo que ha pedido María es atendido, tendremos paz. Si es ignorada, no tendremos paz.

    En reparación, nos entregamos como un sacrificio santo en la Misa. En la Santa Comunión nos unimos en la unión más profunda con Dios y le decimos que queremos ayudar a hacer reparación a su adorable Corazón. Esta es una ofrenda muy complaciente al Padre. Queremos ayudar a hacer reparación por las blasfemias en contra del corazón de María. Si hay guerra o paz en el mundo depende del plan de paz de María.

    En el Movimiento Pastores de Cristo, estamos diciéndole a la gente sobre la consagración de sus corazones a Jesús y María. Si suficientes personas entregan sus corazones a Jesús y María, tendremos paz. Entonces, sus corazones serán corazones de amor y responderán a toda dificultad en amor y voltearán hacia Dios. Si la mayoría de la gente no responde al plan de paz de María y permanecen amargados y con odio en sus corazones, tendremos guerra. El corazón determina nuestras acciones. Los corazones que están consagrados a los Corazones de Jesús y María son corazones de amor. Los corazones que están llenos de odio y amargura responderán con odio y comenzarán guerras.

    Es un gran regalo el ser llamado a ser un apóstol en el Movimiento Pastores de Cristo y difundir el amor de Dios al mundo.

    María dijo que hasta que un número suficiente de personas hayan consagrado sus corazones a Jesús y María, no tendremos paz en el mundo.

    Estas son buenas noticias, debemos tratar de difundir este movimiento a todo el mundo. El Padre Carter está contactando a los sacerdotes en su boletín de espiritualidad. Este boletín está centrado en consagrar los corazones de los sacerdotes a Jesús y María.

    Estamos contactando a las hermanas y hermanos en un boletín para religiosos, escrito por una hermana y el Padre Carter. Tenemos comunidades de oración a lo largo del mundo rezando por los sacerdotes y ellos están consagrando sus corazones a Jesús y María. Tenemos comunidades de oración para adultos y para niños.

    Jesús es mi refugio y mi vida. Vivo en él. Su Madre es mi Madre. Ella es el ser humano más excelso. Qué tiernamene ama Dios a sus criaturas a tal grado que le dio a María el regalo de convertirse en la Madre de Dios. ¡Una criatura se vuelve la Madre de Dios! Al llegar a entender más este misterio, veo el inmenso amor de Dios por mí.

    Dios le da a María el regalo de nacer sin pecado. Ella es una persona humana. Ella es inmaculada.

    María es nuestra modelo y es nuestra Madre. Es inmaculada. Dios la eleva a ser tan pura y santa. Blasfemándola nos lastimamos a nosotros mismos porque ella es nuestra amada Madre. Al blasfemarla, no nos damos cuenta del gran honor y dignidad al cual Dios eleva al hombre cuando le da este gran regalo a María.

    Notas: El sacrificio más perfecto, la oración más eficaz, es, por supuesto, el Santo Sacrificio de la Misa ofrecido a Dios.

 

 

18 de Octubre de 1995

El Corazón de María debe ser
Venerado Junto al Corazón de Jesús

    Jesús quiere que su Corazón sea venerado junto al Corazón de María.

    Esto nos muestra que tanto ama Dios a las personas humanas. Su Madre es una persona humana y Jesús tiene el corazón de su Madre junto al de él. El no reconocer a María es no ver el gran honor y dignidad que él otorga a las personas humanas.

    Reconocer la relación de Dios con María y el gran honor y dignidad que él le da a ella es reconocer el amor de Dios por sus criaturas. El nos eleva a semejantes alturas y nos ama entrañablemente.

    Jesús quiere que su Corazón sea venerado junto a María. El quiere que habitemos en sus Corazones.

    ¡Quiénes somos, tan indignos, pizquitas, para que él nos de semejante honor y dignidad!

    Reconociendo a María y la relación de Dios con ella, somos elevados a grandes alturas porque ella es el ser humano más excelso y es nuestra Madre. Ella es la única pura, la única sin pecado. Habitando en su corazón podemos ir al Corazón de su Hijo. Somos pecadores, ¿cómo podemos, en nuestro pecado, ir a la profundidad del Corazón de Cristo? Vamos a través del corazón purísimo y sin pecado de su Madre.

    Dios elegió a una mujer, a una persona humana, para ser la Madre de Jesús. El fue encarnado en una persona humana. La divinidad se une a la humanidad en el vientre de María, una persona humana. María está desposada al Espíritu Santo, ella (una persona humana) se convierte en la esposa del Espíritu Santo (una persona Divina). Dios eleva a una persona humana a semejantes alturas, más allá de nuestra comprensión. Este es el amor que él tiene por sus criaturas. Tiene que haber gran amor entre el sacerdote y María.

    El diablo ha tratado de separarnos de nuestra Madre.

    María se apareció en Fátima. Ella quiere que hagamos reparación a su Inmaculado Corazón. Ella se aparece con su corazón en la mano. Dios, en su gran amor y bondad, crea criaturas. Adán y Eva pecaron. Dios ama tanto a sus criaturas que él envió a su hijo único. El eleva a María a grandes alturas. Ella está desposada a una Persona Divina - el Espíritu Santo. María se convierte en la Madre de Dios. Jesús es formado en su vientre. Ella es una virgen desposada a Dios y es tratada con falta de respeto, deshonor y burla. ¡Ella es el ser humano más excelso! Es en su vientre que se encuentran la Divinidad y la humanidad. Es ahí donde el Hijo de Dios es formado en su naturaleza humana.

    Dios le da a María el papel de Mediadora de todas las gracias. El la ama tanto.

    El no reconocer a María, el no honrarla, es no reconocer este gran regalo que Dios le ha dado a sus criaturas.

    El no reconocer a María es perderse cómo Dios se une tan profundamente a la humanidad en María.

    Ella es la mujer vestida del sol con la luna bajo sus pies y 12 estrellas sobre su cabeza.

    Ella, la Señora de la Luz, la Madre de los hijos de la luz, coronada Reina del Cielo y de la Tierra - la obscuridad está bajo sus pies. Ella es el ser humano más excelso.

    El no reconocer a María es no ver nuestro propio honor y dignidad como amados de Dios.

    El diablo sabe ésto - ha emprendido una guerra para separarnos de Dios.

    Nosotros somos unidos a Dios en el vientre de la Virgen María. María está desposada al Espíritu Santo, creada sin pecado y es la Madre de Dios.

 

 

18 de Octubre de 1995

Estoy Perdida en Dios

Escrito depués de la Comunión:

    Soy solamente una pizca en el gran abismo del amor de Dios. Me veo a sí misma como una pizquita y arropada profundamete en el oceano de su amor. Me pierdo enteramente en él. Algunas cosas no son tan importantes ahora. Estoy perdida en Dios y en su amor. Puedo ir a él y estoy totalmente en paz. Estoy perdida en él. Puedo desprenderme. Soy tan diminuta, envuelta totalmente en él, sin preocupación, sólo su prescencia. Estoy en éxtasis.

    Estoy en el gran abismo del amor de Dios. Estoy perdida en él. Hay semejante sanación de nuestros corazones en la Eucaristía. ¡Unirse a Dios, quién es amor, es estar llenos de amor!

 

 

19 de Octubre de 1995

Yo Dependo Totalmente de la Gracia de Dios

    He sido provocada por Satanás desde hace dos días, desde antes del rosario. Veo mi culpa. Veo mi orgullo. Veo mis ofensas y egoismo contra Dios. Veo mi falta de confianza. Estoy casada con Jesús. ¡Tan pecadora y tan llena de orgullo, no soy nada sin su gracia!

 

 

19 de Octubre de 1995

Bautismo en el Espíritu Santo

    Necesitamos comenzar nuestras juntas de Pastores de Cristo con un canto. Podemos cantar "Ven Espíritu Santo," "María Inmaculada," o "Al Corazón Ardiente de Jesús." Cantar abre el corazón. Nosotros, en el Movimiento Pastores de Cristo deberíamos inscribirnos en un cursillo "La Vida en el Espíritu."

    Todos pueden cantar en voz baja sin música.

    La oración es el alza de la mente y el corazón hacia Dios. La oración y el canto deben hacerse devotamente, con gentileza y amor. Los cantos deben ser cantos de amor hacia Jesús.

    Nuestros corazones deberían unirse en un corazón con el Corazón de Jesús. Nuestro corazón ha estar en esta unidad con el Corazón de Jesús y con el Corazón de su Madre y con todos los presentes. Nuestra voz se une con los ángeles y santos alabando a Dios. Somos un corazón en los Corazones de Jesús y María.

    Enfocarnos en nosotros mismos es quebrantar la armonía. Nuestro enfoque debe estar en Dios. Satanás está tratando de dividir trabajadores. Les está hablando en sus cabezas. Muchos hijos se llenarán con el fuego del amor de Dios por este trabajo que estamos haciendo aquí.

    Los miembros en el Movimiento Pastores de Cristo necesitan consagrar sus corazones diariamiente al Sagrado Corazón de Jesús, al Inmaculado Corazón de María y al Espíritu Santo.

    Es importante que antes de cada sesión de oración recen la oración al Espíritu Santo que se encuentra en el Manual de los Asociados de los Pastores de Cristo.

   

 

19 de Octubre de 1995

Dios Nos Ama en Nuestra Debilidad

    Si comprendemos el gran honor y dignidad al que Dios elevó a María, entonces comprendemos más acerca de nuestra relación con él.

    El negar la importancia de la conexión entre Dios y María es perderse una inmensa conexión entre Dios y el hombre. Reconozco el desposorio de María al Espíritu Santo, que él sea el Esposo de María - esta íntima relación entre una Persona Divina y una persona humana.

    Veo la intimidad entre Jesús y yo. El quiere ser nuestro amado amante. El quiere una especie de relación conyugal con nosotros en lo espiritual. Saber que María está desposada al Espíritu Santo, me ayuda a unirme más profundamente con la Persona Divina, Jesucristo.

    Al darme cuenta de que Dios se une a mí, quiero ser muy pura. Veo mis pecados y mis debilidades, tengo que pedirle al Espíritu Santo que me santifique. En la Consagración de la Misa, muero a mí misma y le ruego a Dios que me haga más semejante a Jesús y María. Al vivir en los Corazones de Jesús y María, me santifico. El Espíritu Santo obra en el corazón de María para hacerme más semejante a Jesús. Jesús fue formado en el vientre de su Madre por medio del Espíritu Santo. Yo soy formada más hacia la imagen y semejanza de Jesús a través del Espíritu Santo, en el vientre de María.

    Veo más y más qué débil soy en realidad y necesito la gracia de Dios. Necesito que el Espíritu Santo me santifique. Cuando estoy sola, cedo a la tentación y caigo en un comportamiento que no es semejante a Jesús. ¡Soy absolutamente dependiente de él!

    Sólo en Jesús que me santifico, sólo en él que me fortalezco. Soy egoísta y me falta humildad. Es sólo con su gracia que actúo desprendidamente y con virtud. El vino y me rescató de mis pecados y me hizo íntegra. Yo tengo una naturaleza humana, caída. Soy débil. Soy egocéntrica y tiendo hacia a la obscuridad muchas veces. El camino de Jesús es la luz. Su camino es el amor. Su camino es la paz. Su camino es el camino.

    Muchas veces no reconozco el gran amor que me ha sido dado de Dios. No veo los grandes regalos dados. No le doy gracias a Dios por sus grandiosos regalos.

    Tengo mucho que aprender. A pesar de mis faltas y debilidades, Jesús aún me ama.

    En la Consagración de la Misa, me ofrezco como un sacrificio con Jesús al Padre y le pido que acepte mi sacrificio voluntariamente ofrecido para reparación de mis pecados y los pecados de los demás. Ofrezco todo mi ser. Debemos entregarnos a él completamente.

    Quiero ayudar a hacer reparación por mis pecados y por los pecados de los demás al Corazón de Jesús, tan grandemente ofendido por la ingratitud de la humanidad.

    Quiero hacer reparación al Inmaculado Corazón de María por las blasfemias contra su corazón.

 

 

20 de Octubre de 1995

Unanse en Los Corazones de Jesús y María y Mutuamente

    Veo la intimidad entre Jesús y María y cómo quiere él intimidad entre cada uno de nosotros. La unión de sus Corazones es el modelo para nuestros corazones, uniéndonos a Jesús y María y a cada uno de nosotros.

    Comprendo mi relación con Dios y con mis hermanos al comprender más la relación entre Jesús y María (el rosario nos ayuda). Yo entrego mi corazón a Jesús y María, ustedes entregan su corazón a Jesús y María, y todos somos uno en sus Corazones.

Cristo dice:

    Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y recen por sus perseguidores, para que así sean hijos de su Padre que está en los Cielos. Porque él hace brillar su sol sobre malos y buenos, y envía la lluvia sobre justos y pecadores. Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué mérito tiene? También los cobradores de impuestos lo hacen. (Mt. 5:44-46)

    El odio hacia Dios es lo peor - sigue el odio contra el prójimo.

 

 

21 de Octubre de 1995

En el Sufrimiento Hay Alegría

    El 21 de Octubre del año pasado, imaginé vivamente a Jesús. Sus manos estaban en cada lado de su Corazón. Fue una gran experiencia. Imaginé la estatua del Sagrado Corazon como si estuviera viva y resplandeciente, al frente de la Iglesia Católica la Santa Cruz - Inmaculada. Yo recuerdo una experiencia en la misma Iglesia bajo la doceava estación del Vía Crucis.

    María lloró afuera del sepulcro de su amado Hijo por sus hijos del mundo de hoy. Los bebés son asesinados. A los jovencitos se les enseña la maldad y el sexo a una edad demasiado temprana. El Hijo de María fue sacrificado. Hoy en día, los hijos son sacrificados. Sus mentes están siendo sacrificadas. Recen el Vía Crucis, mediten sobre los sufrimientos de su Hijo ahí en las estaciones. Al meditar sobre la Pasión y muerte de Jesús, nuestros corazones ahondarán en semejante amor con él. Debemos rezar. Debemos ir a los Corazones de Jesús y María y encontrar la fuerza para continuar la lucha en contra del mundo maligno. Nosotros somos los apóstoles que Jesús está enviando al mundo armados con corazones de amor. Escuchémoslo. Lo que ustedes hagan con su vida ayudará a muchos a salvar sus almas.

    Recé ante el sagrario para obtener la gracia que más necesitaba y fui conducida a rogarle al Padre que pudiéramos tener retiros en la Iglesia la Santa Cruz - Inmaculada, para sacerdotes y monjas, para rezar aquí el rosario y que la gente pudiera estar afuera en los escalones y escucharlo. Muchos rezarían el Vía Crucis aquí. Quisiera que pudiéramos tener nuestras juntas aquí y rezar ante a la Gruta de Lourdes. A pesar de todo su dolor, yo siento la inmensa alegría de María bajo la cruz. Vi ésto toda la mañana. ¡Ella tenía alegría por las almas que serían salvadas por la Sangre de Jesús!

    En la Misa de la Virgen, las escrituras hablaron sobre Eva y cómo fue engañada por la serpiente. Luego en el Salmo: María se llenó del Espíritu Santo y exclamó la Magnífica. Luego en el Evangelio: María estaba bajo la cruz. Jesús nos dio a su Madre bajo la cruz. María es la Nueva Eva, Jesús es el Nuevo Adán.

    "Proclama mi alma la grandeza del Señor" (Lk. 1:46)

    Vean a Jesús en la cruz y a Juan al pie de ésta. Este mismo sacrificio es sacramentalmente hecho presente en la Misa. El corazón de María tiene dolor y alegría. Hay felicidad en el sufrimiento inmenso. María vio a su Hijo morir. Lo vio cubierto de sangre. Ella grita en el sufrimiento. Entiendo algo del misterio. En los sufrimientos hay felicidad. El corazón de María fue destrozado al ver a su Hijo morir, pero ella supo de todos los que serían salvados por su Sangre.

    María vio a su Hijo, bajo la cruz, cubierto de sangre. Ella supo cuáles de sus hijos morirían y cuáles serían salvados. Ella clama con angustia - llora sus lágrimas de felicidad por sus hijos que serán salvados. Los sufrimientos del corazón en realidad tienen muchas facetas. En la Resurrección, también nuestros cuerpos serán glorificados como el cuerpo de Cristo. Veo tantas cosas a través de todos los misterios del rosario. El cielo y la tierra se encuentran en el Santo Sacrificio de la Misa. Jesús viene y nos salva de nuestros pecados. ¡Eva es la madre de los vivientes; María es nuestra Madre espiritual!

    Cuando miro los vitrales del rosario en el Centro Nuestra Señora del Espíritu Santo, veo a María sobre los Apóstoles cuando el Espíritu Santo desciende sobre ellos. Ella es la Reina de los Apóstoles. Hoy, nosotros somos llamados Apóstoles para difundir la devoción a los dos Corazones. Debemos acudir a nuestra Madre María para que nos ayude.

Una cita explica bien ésto:

    Como ninguna otra criatura, la naturaleza del hombre abarca un elemento espiritual así como uno físico. Hechos de cuerpo y espíritu, a la misma vez, somos mortales e inmortales. Los más bajos de las criaturas espirituales y los más altos de las criaturas físicas. Gracias a la bondad de Dios, nosotros también podemos participar en la vida divina del Creador. Cuando esta participación ocurre, el alma se vuelve semejante a Cristo, el Espíritu Santo habita dentro de ella. Entonces, el hombre se convierte verdaderamente a la imagen y semejanza de Dios.39

    Notas: Dios quiere que seamos felices. Nosotros deseamos ardientemente a Dios, no podemos estar apegados a ninguna persona lugar o cosa. Debemos vivir todas las cosas de acuerdo a su volutad.

    Dios es nuestro Origen. Dios es nuestra meta.

    Lo que nos hará felices es amar y conocer a Dios. Dios amó así al mundo, dio a su único Hijo. Adán pecó, Dios proporcionó un Redentor. El mantuvo su promesa mientras preparó a los hombres.

    Dios entregó a su Hijo, encarnado en el vientre de la Madre Santísima. Esto es su gran regalo para nosotros. Jesús vino para enseñarnos cómo vivir y amar. El dejó un Sacrificio perfecto para ofrecer a Dios - en el cual él es Víctima y Sacerdote - ¡El dejó su Cuerpo y su Sangre!

    El Espíritu Santo trabaja hoy en día en la Iglesia, continuando la Encarnación en la Iglesia y en nosotros.

    Dice San Agustín: "¡Oh hombres, el reino del cielo requiere ningún otro precio sino ustedes mismos, el valor de éste son ustedes mismos. Entréguense a éste y lo tendrán."40  "...la felicidad más esquisita consiste en alabar, adorar, amar y en respuesta ser amado por un Ser que es tan grande y bueno."41

    El amor es despojarse de sí mismo. Debo despojarme de mí misma y hacer espacio para Dios.

    Debo amar a Dios y amar a todas sus criaturas como él me manda hacerlo.

 

 

22 de Octubre de 1995

La Misa

    Hoy en Misa, sentí un gran amor por la Iglesia después de la Comunión. Estaba llorando, amando mucho la Iglesia.

    En Misa en la Iglesia de "Todos los Santos," recibí una bendición muy grande. Experimenté la inmensa prescencia de Dios. Yo estaba en un profundo estado de paz y éxtasis.

 

 

23 de Octubre de 1995

El Espíritu Santo

    Debemos rezar con el corazón, recemos en un corazón - Cantemos "Ven Espíritu Santo."

    El Espíritu Santo es el amor del Padre y del Hijo.

    El Espíriru Santo es el regalo - el regalo de Dios para nosotros.

    El es el dispensador de toda gracia.

    El Espíritu Santo es un Paracleto y defensor. El es nuestro Ayudadante, Consejero, Consolador, Confortador, Guía y Amigo.

    "...los Padres de la Iglesia comparan al Espíritu Santo con un artista que trabaja para sacar toda la belleza de la imagen de Dios en el lienzo del alma individual entre pinceladas de gracia."42

    Cristo es la Cabeza del Cuerpo Místico.

    El Espíritu Santo se nos da en el Bautismo y más aún en la Confirmación. El está presente de una manera especial en un alma que está en estado de gracia santificante.

    Los Apóstoles vieron todos los milagros realizados por Cristo, pero ellos querían ser primero. Fueron transformados cuando el Espíritu Santo descendió sobre ellos en el cuarto superior.

    Pedro le dijo a Jesús que estaría con él y sin embargo lo negó tres veces. Jesús es amor. Alguien no obedeció a Jesús. Juan y Santiago pensaron que él debería mandar fuego sobre ellos. Jesús dijo que no vino a destruir, sino a salvar. Pedro, Santiago y Juan vieron la transfiguración y sin embargo se quedaron dormidos en el huerto. Cuando vinieron a arrestar a Jesús, los Apóstoles huyeron atemorizados. Después de la Resurrección, los Apóstoles tenían miedo. Se escondieron temerosos. El Espíritu Santo descendió sobre ellos y fueron transformados del temor a la valentía. Eran hombres nuevos. Miles se convirtieron y fueron bautizados. El Espíritu Santo obró en los Apóstoles. Debemos abrirnos al Espíritu y permitirle que obre en nosotros. Debemos desprendernos y dejar que Dios haga el trabajo a través de nosotros. Espíritu, ven y obra en nosotros.

 

 

24 de Octubre de 1995

Nuestra Alma Inmortal

    Yo estoy compuesta de cuerpo y alma. Vayamos dentro de nosotros mismos y enfoquémonos en nuestra alma agraciada. El hombre fue creado con un cuerpo mortal y una alma inmortal.

    Déjame ver dentro de mí el gran regalo que se me ha dado, una alma divina. Déjame unirme a Dios en mi espíritu, olvidarme de todo lo que presiona mi mente y experimentar la prescencia del Dios Omnipotente dentro de mí.

    Déjame darme más cuenta de los grandes regalos que se me han dado. Dios comparte su vida divina conmigo. Déjame sentir tal honor y dignidad dentro de mí misma porque he sido creada a imagen y semejanza de Dios.

    Déja que el Espíritu se mueva dentro de mí para moldearme más y más hacia una semejanza de Dios. Así como el Espíritu formó a Jesús en el vientre de María, deja que el Espíritu me forme a imagen y semejanza de Dios en el vientre espiritual de mi Madre.

    Dios envió su Hijo único para que yo fuera salvada y participara en esta vida. Dios tomó la naturaleza de un hombre. Yo puedo comunicarme con Dios. Dios se encarnó, concebido en el vientre sin mancha de María. Dios entra a este mundo en un cuerpo mortal, pero la muerte no tiene poder sobre él. Jesús nos demostró que al tercer día, a pesar de que fue crucificado y murió, a pesar de que estuvo por tres días encerrado en el sepulcro, ¡él resucitó a nueva vida el tercer día!

    Nosotros, también, tenemos un cuerpo que es mortal, que morirá y será sepultado, pero nuestra vida continúa. Tenemos una alma inmortal. Nuestra alma nunca morirá.

    A través del día, sufrimos muchas muertes pequeñas en nuestras vidas, pero nuestra fuerza está en conectarnos a nuestro espíritu. La muerte no tiene poder sobre Jesús. La muerte no tiene poder sobre mí. Mi cuerpo podrá ser quemado, podré ser entregada, golpeada y flagelada cómo lo hicieron con Jesús, pero nadie puede matar mi alma jamás. El Padre, Hijo y Espíritu Santo viven en mí. ¡Por qué me preocupo y me enojo cuando sé que el Dios Omnipotente vive en mí!

    Yo le pido al Espíritu que me ilumine para conocer a Dios. Mi corazón canta porque, aún cuando estoy presionada, siento el amor ardiente de Dios irradiando en mi cuerpo débil. Pido nunca ofender a mi Dios. ¡Lo amo tanto!

    Yo tengo, dentro de mí, al Dios Omnipotente. Lo que deseo ardientemente es al Dios todopoderoso. Conozco esta presencia dentro. ¡Poseo el verdadero tesoro! Le pido al Espíritu que me ayude a darme más y más cuenta del Dios Omnipotente vivo dentro de mí.

    El pecado nos separa de Dios. Mi más grande temor es perder a mi Dios por el pecado. Pido la gracia para resistir la tentación de pecar. Ruego a Dios por gracia. Anhelo. Tengo sed. Quiero estar empapada de su vida divina.

 

 

24 de Octubre de 1995

El Corazón Traspasado de Cristo

    Reposé mi cabeza sobre el pecho traspasado de mi Salvador. Sentí su prescencia y puse mi cabeza sobre su llaga. Veo su pecho y su llaga tan claramente experimentados en mi corazón.

    Su corazón fue herido por los pecados del hombre, yo descanso en su herida.

    Abran la llaga y entren a su ardiente Corazón. Véanla abrirse y entren al gran abismo rojo de su amor. Es en la llaga que yo entro.

    Su cuerpo glorificado tiene esta llaga. Es desde su Corazón traspasado que nuestra vida fluye.

    Es en las llagas, que recibo la vida. Las llagas glorificadas de Cristo son mi delicia. El cargó la cruz. El soportó el dolor. ¡El fue traspasado para que viviéramos en él!

   

 

27 de Octubre de 1995

Mi Precioso Jesús

Escrito después de la Comunión:

    No puedo contener mi emoción al llamarte, mi precioso Jesús. Te amo con el más profundo amor. No puedo, en mi cuerpo, expresar mi amor por ti. En ti, yo vivo, respiro y soy. En ti, existo y soy. Sólo en ti tiene sentido la vida del todo. Apenas puedo respirar al decirte de mi amor. No hay palabras para expresar mi amor.

 

 

30 de Octubre de 1995

Estoy Casada con Dios

    Mi cuerpo está fatigado, mi cabeza está débil, pero voy al pecho de mi amado Esposo y pongo mi cabeza en su llaga. Entro al gran abismo del amor de Jesús a través de la llaga en su costado.

    Veo la necesidad de hacer oración como nunca antes por los sacerdotes, las hermanas y los fieles. Veo que tan lejos estoy de Jesús y que tan cerca quisiera estar. Veo mis ofensas contra mi Señor. Anhelo ser más y más como él. Quiero estar hermosa para mi amado Esposo. Lo que el mundo piensa que es hermoso no importa. Yo quiero vivir en Jesús. Quiero mi alma blanca y pura. Mi alma está manchada con las ofensas diarias contra mi amado Señor. Lo quiero tanto. No quiero ofenderlo.

    Veo como nunca antes, el gran honor y dignidad que Dios le da a sus criaturas y su gran amor por ellas. Siento escalofrío al saber que estoy casada con él, mi amado Salvador. El es el Novio de mi alma.

    Mi espíritu está vivo, mi energía interminable. No me cansaré porque estoy desposada al Dios Omnipotente. El es mi amado Esposo. Yo viajo y hablo de parte de Jesús para decirle a este mundo de su inagotable amor. Pido gracia para mí y para los demás, para que él hable a través de mí y me use como su instrumento. De cualqueir manera que Jesús me utilice es mi delicia, porque mi vida es para él y para él solo. ¡Mi cuerpo podrá sentirse fatigado, mi corazón está en llamas con ardiente amor por mi amado Príncipe, mi Rey, mi Profeta, mi Salvador, mi Amado, mi Dios!

    Me hago uno en el sacrificio al unirme a Jesús a cada momento. Al ser él sacrificado, yo soy sacrificada con él y me ofrezco indigna e imperfecta al Padre por mis pecados y por los pecados de este mundo.

    Te honro. Te amo. Te adoro. Te alabo. Me admiro al unirme con mi amado Dios. ¿Quién soy yo, que me uno con el Dios Divino? Mi fuerza está en ti porque cuando soy débil, soy fuerte. Cuando caigo exhausta al suelo, me levanto con la cruz sobre mi espalda porque estoy viviendo en él. Estoy viviendo la vida de Jesús en mi vida, llevando a cabo su vida, muerte y Resurrección en mi vida.

    Jesús es mi Fuerza. El es mi Dios. El es mi Todo. Hacia él levanto mi alma. Le pido que acepte este indigno sacrificio, que me una más profundamente a mi amado Esposo y seré su florecita, fresca y hermosa ante el trono. Le pido al Espíritu que me transforme más y más. Soy débil y soy pecadora. El es fuerte y es el Dios Omnipotente. Es en él que soy íntegra y es en él que vivo. Es en él que existo. Es en él que amo.

    Tómame, trabaja en mí, porque te amo con todo mi corazón, soy tan débil, pero en ti, soy fuerte. En ti, puedo vivir en la voluntad del Padre. No soy sino una bebé. Déjame morir a mí misma en cada Misa y ser despojada completamente de mis pecados. Al unirme en el sacrificio con mi Señor crucificado, me hago uno en sus llagas. Uno mi espíritu indócil a él.

    Si el pan y el vino son convertidos en tu Cuerpo y en tu Sangre, tú puedes transformarme de mis conductas pecadoras, más hacia tu imagen y semejanza.

    Soy quemada en la hoguera del Corazón de Jesús. Mi basura se consume más y más. En cada Misa, muero más a mis conductas egoístas y orgullosas. Soy unida al sacrificio. En Jesús, me hago más complaciente a Dios. No soy digna. Tengo tantas impurezas. (¡Soy débil en mí misma - sólo en ti soy algo!) Tómame y haz conmigo lo que desees. Soy tuya, Señor. En ti, vivo, respiro, soy. Hazme más y más como tú.

 

 

31 de Octubre de 1995

Halloween

    Fui a un concierto con los compañeros de clase de José. Los niños se portaron muy mal en el autobús. En el concierto
hablaron del diablo.

    Me di cuenta de la gran necesidad que tienen los niños de recibir los mensajes del amor de Dios. Sentí mucho sufrimiento por ellos y lloré por los niños del mundo. Estaba sufriendo por los pequeños. ¡Me sentí muy mal porque Jesús es rechazado y olvidado en el sagrario! Lloré bajo el crucifijo por media hora. Estoy tan débil en estos momentos, no quiero moverme.

    Estoy sufriendo por los hijitos de María perdidos en el mundo, estoy sufriendo y siento dolor en el corazón por el abandono hacia Jesús en el Santísimo Sacramento.

    Hoy es Halloween. Tuve mucho sufrimiento por la pérdida de niños pequeños desfilando vestidos de diablitos. ¡Ellos ni siquiera conocen a Dios!

 

 

1 de Noviembre de 1995

Me Encanta que Jesús Me Ame

    Jesús fue condenado a muerte.

    Jesús cargó su cruz.

    Jesús cayó la primera vez.

    Jesús ve a su Madre.

    No tendré paz hasta ver a mis enemigos con amor. Debo ver sus buenas acciones. Enfocarme en el bien que me han hecho. Ver lo bueno en esa persona. Ver las reflecciones de la vida de Dios en ellos, las acciones amorosas que han hecho.

    Satanás quiere que yo vea las malas acciones de los demás. El habla en nuestras mentes y trata de enfocarme en lo perjudicada que fui. Con la gracia de Dios, veré la belleza de Dios reflejada en ellos y trataré de responderles con amor, trataré de entender su posición, trataré de darle gracias a Dios por los regalos que me han sido dados.

    Mi más grande regalo, es mi unión con Jesús. Semejantes regalos me han sido dados por mi amado Cónyuge. El es una Persona Divina. Nadie puede compararse ni siquiera una pizquita a mi relación con mi Señor Divino. El es Dios; criaturas son criaturas. Atesoraré el amor que comparto con él, mi Salvador, mi Amor, mi Dios, mi Todo.

    La clave que nos hace ser los dicípulos de Jesús es nuestro amor por cada uno de nosotros. Si pienso que yo estoy bien y los demás están mal, no me estoy enfocando en el amor que me ha sido dado de Dios.

    Debo amar. Debo rogarle al Espíritu Santo que dirija mi corazón por las sendas del amor.

    Los Apóstoles se llenaron del amor de Dios por el descenso del Espíritu Santo. Cuando estamos llenos de su amor, compartimos nuestra alegría con los demás. El camino de Jesús es amor. Debemos amarnos unos a otros y confiar en él. Nuestro progreso en ser semejantes a Cristo es crecer en amor. Debemos depender del Espíritu Santo para que nos llene con el fuego ardiente del amor de Dios.

    Amado Espíritu Santo, tú eres mi amigo. Te amo tanto. Te adoro y te amo. El Espíritu Santo es una bola de fuego. El es amor.

    El Padre es amor. Dios nos creó por su bondad.

    Dios es nuestra meta. La felicidad verdadera se logra sólo en él.

    Amo tanto al Espíritu Santo. El es mi muy, muy íntimo amigo. Nuestra meta es amar a Dios. Jesús dejó un sacrificio en el cual es víctima y sacerdote. Debemos darnos a los demás como Cristo se dio a sí mismo.

 

 

2 de Noviembre de 1995

La Juventud Difundirá el Amor de Jesús al Mundo

    Nosotros somos hijos del Padre. Somos amados tan tiernamente por nuestra Madre. Jesús murió y dio su Sangre por nosotros.

    La juventud es muy importante para difundir el amor de Jesús por todo el mundo. Jesús nos muestra su corazón. Es rojo y lleno de fuego. Vemos a Jesús escurriendo sangre. El soporta las llagas que virtió por nosotros. Los niños tienen corazones tan puros y tiernos.

    Jesús está vivo en la Santa Eucaristía. El viene como el Señor resucitado a traernos su vida. Esta es vida verdadera. Es la única vida que alimenta las almas hambrientas. Vean sus llagas glorificadas y resplandecientes. La muerte no tiene poder sobre Jesús.

    La juventud necesita a Jesús en sus vidas. El nos observa y nos cuida a cada momento. El único temor que realmente tenemos es la pérdida de nuestra alma.

    Satanás quiere robar los corazones de la juventud y llevárselos a la perdición eterna en las llamas del infierno.

    El mundo se ha enfermado mucho. La medicina para este mundo es el ardiente amor de Jesús. Los corazones de muchos hombres son fríos y llenos de acciones tan malas.

    Vean los asesinatos que se cometen hoy en día. Vean los pecados de la carne, el odio y la falta de respeto de unos hacia otros.

    Jesús viene a llenar nuestras almas con su luz. El viene a sacarnos de la obscuridad y conducirnos a la luz. El nos muestra su Sagrado Corazón lleno de amor ardiente. Tantos niñitos son abusados y maltratados por los corazones obscuros de este mundo.

    Nosotros somos los hijos de luz. La luz de Dios brilla desde nuestros ojos y nuestros rostros. Algún día estaremos con Dios en el cielo. Debemos rezarle al Espíritu Santo para que esté vivo en nosotros. Debemos pedirle la valentía para defender a Dios.

    El está siempre con nosotros, protegiéndonos y cuidándonos. Debemos despojarnos de nuestras vidas pecadoras.

    Debemos venir con un corazón humilde, tierno y listo para ser llenado con el amor de Dios. Entonces brillaremos en el mundo obscurecido como hijos de la luz. Marcharemos como un pequeño ejército de amor y muchos verán la luz de Dios brillar en la obscuridad.

 

 

2 de Noviembre de 1995

Jesús y María Quieren Nuestro Amor

    Veo el rostro de María y la oigo llorar por los hijitos del mundo que se irán al infierno. Jesús, ayúdame a ser una vasija vacía para que por medio de ésta me uses para difundir tu amor.

    Te ruego que me des los libros para difundirlos.

    Te pido por la manera de comunicar tu amor a los niños.

    Vivo para ti y para ti solo.

    María me está permitiendo sufrir su dolor mientras estuve bajo la cruz. Fue como si tuviera la agonía de ambos Corazones. El de ella, por sus hijitos perdidos - el de Jesús, por su Corazón hambriento del amor más profundo. Jesús desea ardientemente el amor de sus amados.

    Permíteme morir a mí misma para que yo viva en ti y puedas actuar en mí, para ayudar a que otros alcancen el cielo. Yo me despojo de mí misma y te pido que tomes posesión de mi alma, que hagas lo que tú quieras a través de mí para la salvación de las almas que me des la valentía para llevar a cabo el mensaje de tu ardiente amor.

 

 

6 de Noviembre de 1995

Notas del Rosario

    Recibo la Santa Eucaristía y me doy cuenta de la prescencia de Dios dentro de mí.

    Siento como sintió María al saber que el niño Jesús estaba dentro de ella. Medito sobre la venida de Cristo a nosotros en la Santa Eucaristía.

    Sientan como sintió María al visitar a su prima Isabel. Tomen parte en la vida de María, llevando a Jesús dentro de ella.

    María sintió la vida de Jesús moverse dentro de ella. Fue por medio de su cuerpo que nosotros recibimos la vida de él.

    María vio a Jesús en la cruz y observó como la vida abandonaba su cuerpo.

 

 

7 de Noviembre de 1995

Sientan el Dolor por Dentro

Escrito ante el sagrario a las 8:15 a.m:

    Te amo tanto, dulce Jesús. Amo el Santísimo Sacramento. Amo la Eucaristía. Amo cada momento contigo - tan preciado para mí, cada momento, cada segundo en especial. Estoy llorando y llena de gran emoción y de amor por él.

    Nosotros vemos lo de afuera, el cuerpo, las llagas de Jesús, pero el dolor que sintió por dentro, el doblarse de dolor, el ruido en sus oídos de los hombres enfurecidos, la escena - todo dentro del cuerpo de Cristo.

    Hoy la escena desde afuera - miradas que están vacías, que se auto-promueven, el aspecto en su cara, las acciones, las palabras dichas reflejan los corazones por dentro. Cuanto más sea el corazón como el de Jesús, tanto más las palabras serán como las de él. ¿Qué tan impregandos estamos de la vida de Jesús? ¿Qué tanto reflejan nuestras acciones la vida de Jesús dentro de nosotros? ¿Está nuestra vida arraigada en él? ¿Reflejan nuestras acciones la luz de Dios, o la obscuridad que proviene de almas hambrientas? El exterior del cuerpo refleja la vida interior. Una vida arraigada en Jesús refleja su vida. Una vida arraigada en el egoísmo refleja la obscuridad interior. Para ser de Jesús debemos morir a nosotros mismos y vivir en él.

    Las luchas que hemos experimentado nos han hecho regocijarnos en vida nueva.

 

 

8 de Noviembre de 1995

Quiero la Gracia para Amar a Dios Más

    En Misa, estoy muy consciente del milagro que está teniendo lugar a través de las manos del sacerdote. Estoy admirada. El pan es convertido en el Cuerpo de Cristo.

    Con todo mi corazón, sé que este es verdaderamente el Dios Omnipotente, en toda su grandeza. Me di cuenta del gran Sacrificio ofrecido al Padre en la Consagración - muy consciente de todo lo que acontecía y el Sacrificio es